domingo, 19 de mayo de 2019

VETAR EL DIÁLOGO


                        Tras materializarse el anunciado veto de los secesionistas a Miquel Iceta en el Parlament para designarlo senador y facilitar así su ascenso a presidir el Senado, tal como pretendía Sánchez, éste acusa a los secesionistas de “vetar el diálogo” y de tener “miedo a las soluciones”, calificando el “no” a Iceta de “veto al diálogo y la convivencia”, mientras el vetado Iceta dice ahora que “el Gobierno no puede depender de los secesionistas”. Dado que los secesionistas totalitarios auparon al poder a Sánchez en la moción de censura, convirtiéndose en el principal soporte de su minoritario Gobierno y en protagonistas con él de un falso diálogo de cara a la galería hasta dejarle caer finalmente en los Presupuestos y obligarle a adelantar los comicios, cabe despejar la disyuntiva de por qué antes sí podía el Gobierno depender de los secesionistas y ahora no. En fin, un mínimo de seriedad en asunto tan peliagudo, pues, ni antes ni ahora, es saludable ni recomendable la dependencia del Ejecutivo de unos personajes que andan siendo procesados por presuntos delitos muy graves contra el Estado de Derecho. Por tanto, si a base de palos, que no de razonamientos y coherencias, el PSOE de Sánchez ha caído finalmente del burro y se coloca del lado inequívoco de los demócratas constitucionalistas, sin ambigüedades calculadas por intereses electoralistas y poniendo siempre el interés general por encima del particular, bienvenida sea la conversión de Sánchez e Iceta, pero si de lo que se trata es de utilizar el veto a Iceta para blanquear sus cesiones al separatismo, escenificando estratégicamente su distancia con los independentistas en plena campaña electoral por haber frustrado sus planes de colocar al Primer Secretario del PSC al frente del Senado, es que no tenemos arreglo. Lo cierto es que el “no” de ERC a Iceta pone en riesgo la investidura de Sánchez, que puede quedar en manos de Bildu o de una carambola con los presos electos del 1-O, aunque ERC, tras el veto a Iceta tiende la mano para investir a Sánchez, en tanto que el escaño de Junqueras puede ser decisivo para la investidura (los presos electos tomarán posesión como parlamentarios pero serán suspendidos inmediatamente después por su situación judicial y todo dependerá de si sus escaños quedan vacantes o se sustituyen).  Mientras tanto, Sánchez redobla su apuesta catalana proponiendo para presidir el Congreso a la ministra catalana Meritxel Batet y para presidir el Senado al filósofo barcelonés federalista Manuel Cruz, ambos del PSC, impulsor de una Estado plurinacional y comprensivo con el independentismo, en tanto que Iglesias coloca en la Vicepresidencia al “número dos” de Colau, es decir, a Pisarello, afín al nacionalismo. Las Cortes quedan así gobernadas por destacados simpatizantes e impulsores de un Estado plurinacional federalista, todos ellos catalanes y comprensivos con el nacionalismo, que controlarán tanto el Congreso como el Senado en la legislatura que arranca. Y, para colmo, el Sánchez del “no es no”, que recolocará a Iceta como ministro, tras esta pintoresca e insólita propuesta de gobernanza del Legislativo de forma unilateral y sin negociación alguna, se permite, de cara a la galería, proponer a PP y Cs que se abstengan y permitan así su investidura sin necesitar el apoyo del independentismo, añadiendo Ábalos que faciliten la investidura “como un servicio a España”. Ya ven, vetar el diálogo y la convivencia se puede hacer de muchas maneras, cuando el diálogo, honesto y constructivo, siempre necesario en democracia, se hace imprescindible si ninguna opción política obtiene mayorías absolutas.
            Y mientras Fiscalía acusa a ex altos cargos de Puigdemont de organización criminal, tratándose de ex altos cargos de la Generalitat, de máximos responsables de TV3 y Catalunya Radio, de funcionarios y empresarios, por su “plan delictivo soberanista”, pidiendo procesarles por colaborar en el 1-O, la extrema izquierda lleva al Parlamento alemán el juicio del 1-O cuestionando la independencia de la justicia española; Torra reafirma el desacato por los lazos amarillos con un lacónico “pagaré el precio”; y la Cámara de España exige lealtad a la de Barcelona para darle acceso a fondos de la UE, en tanto que en el 43% de municipios catalanes sólo habrá listas soberanistas, pues PSC, Ciudadanos, En Comú Podem y Vox no se presentan en la mayoría de pueblos pequeños, feudos indiscutibles del secesionismo totalitario, del clientelismo y de la hispanofobia, adecuadamente adoctrinada.
            Entretanto, el etarra Josu Ternera, ex jefe de la banda terrorista ETA, es detenido, tras una fuga de diecisiete años, en Francia, donde tiene pendiente una condena de ocho años, mientras en España ha de responder a cuatro causas pendientes en la Audiencia Nacional. En efecto, cuando faltan por detener otros treinta pistoleros de ETA (la mayoría de ellos viven en Venezuela, protegidos por el régimen de Maduro), el terrorista y negociador con el Gobierno de Zapatero, Josu Ternera, que, entre otras barbaridades, ordenó la masacre de Zaragoza y la de Hipercor, y que ahora vivía en una cabaña en Francia, donde se hacía pasar por escritor, es detenido gracias a la colaboración de la Guardia Civil y la Policía francesa, tras quince días de rastreo a ciegas, cuando asistía a una cita en un hospital, donde se trataba de un cáncer, y una guardia civil le reconoció e informó a sus colegas franceses. Lamentablemente para el ex líder de los socialistas vascos, Eguiguren, que luego ha pedido disculpas, el sanguinario terrorista es un “héroe de la retirada”, mientras Sortu, la izquierda abertzale, homenajea al asesino reuniendo a cientos de personas en Ugao-Miraballes para pedir su libertad. Es el siniestro espectro del totalitarismo violento y sus alrededores.
            En este ambiente nada sosegado prosigue la campaña electoral, en la que unos treinta activistas antidesahucios (otros que tal bailan) escrachean en la Pradera de San Isidro en Madrid a la candidata de Ciudadanos a la Alcaldía de la capital, Begoña Villacís, que anunció que adelantaba su parto por consejo médico (felizmente ha dado a luz)….. un acoso que se extiende también a Albert Rivera, Casado e Isabel Díaz Ayuso, mientras las encuestas confirman genéricamente el triunfo del PSOE y el descalabro del PP, aunque Casado, que dice que no apoyará a un PSOE que “llama héroe a Ternera”, se muestre optimista ante los comicios pero se cura en salud sobre su liderazgo en el PP afirmando que “en 2015 perdimos mucho poder y nadie pidió explicaciones” y zanja el debate interno argumentando que “Feijóo está en Galicia y mi mandato es para cuatro años”. La realidad demoscópica es que el PSOE desbancará al PP como fuerza más votada en las europeas (según 40dB); que Armengol revalidaría su pacto con Podemos y los soberanistas en Baleares y el PSOE se convertiría por primera vez en el partido más votado en las islas (según SigmaDos); que la Alcaldía de Barcelona está en un puño entre Collboni, Colau y Maragall, mientras el fuerte ascenso del PSOE en Valencia amenaza la Alcaldía de Compromís y los socialistas no tendrán problemas para gobernar Sevilla ante el batacazo del PP (según SigmaDos); que las coaliciones de izquierdas se imponen en las grandes capitales como Valencia, Sevilla, Zaragoza y A Coruña, aunque la victoria de Carmena pende de un hilo, mientras Colau se acerca a ERC (según 40dB); que ERC doblega a Colau y Ciudadanos se queda sin “efecto Valls” ya que el separatismo ganaría el Ayuntamiento de Barcelona, aunque la alcaldesa podría repetir con un pacto con el PSC (según NCReport); que el PSOE deberá optar entre dar Navarra a los “abertzales” o a la coalición PP-UPN-Cs (según SigmaDos); que el PP mantendría el Gobierno de la Comunidad de Madrid con el apoyo de Cs y Vox, pese al avance de la izquierda, que sí permitiría a Carmena volver a ser alcaldesa con el respaldo socialista (según GAD3); y que el PP quedaría en manos de Ciudadanos para mantener su feudo de Castilla y León, donde el PSOE ganaría por primera vez desde 1983 pero no gobernaría si hay pacto de centroderecha (según SigmaDos). En general, un momento dulce para el PSOE de Sánchez, tras el viento favorable por su acceso al poder, y muy amargo para el PP, tras su desalojo del Gobierno por la moción de censura, al extremo de que incluso se juega su tradicional mayoría en Ceuta después de 18 años.
            Respecto a otros asuntos cabe citar que Exteriores resta importancia al feo a Trump por la retirada de la fragata, ya que “no hay queja formal”; que Casado hará cambios en su equipo tras la cita electoral del próximo domingo; y que casi seis millones de contratos laborales duran menos de una semana, evidenciando la precariedad laboral, mientras el 37% de los indefinidos causó baja el año pasado.
            En cuanto se refiere a asuntos del exterior cabe destacar que las donaciones prometidas no llegan a Notre Dame de París; que la ultraderecha europea acude a la llamada del italiano Salvini, reuniendo en Milán a los principales líderes europeos, como la francesa Marine Le Pen o el holandés Geert Wilders; que Fernández de Kirchner da un golpe sorpresa al postularse como Vicepresidenta y no encabezando la lista; que cae el gobierno austriaco por un escándalo de corrupción con oligarcas rusos; que EEUU esgrime la amenaza iraní para evacuar su legación en Irak, mientras Alemania y Holanda anuncian la retirada de su misiones militares en el país árabe por la creciente tensión regional; que Alemania supera el bache y da aire a la economía de la eurozona; que Annegret Kramp-Karrembauer, heredera de Merkel como presidenta de la CDU, dice que rechaza “cualquier cooperación con los populistas de derechas”; y que intermediarios de Maduro y Guaidó abren una vía de negociación en Oslo, mientras el colapso económico en Venezuela ya afecta hasta las gasolineras, al extremo de que el racionamiento del chavismo paraliza el país con mayores reservas de petróleo, dándose hasta ocho horas de colas para obtener una simple bolsa de ayuda con leche china……es el trágico resultado de los salvapatrias populistas.
                                    Jorge Cremades Sena

miércoles, 15 de mayo de 2019

TOCA PACTAR


                        Los resultados electorales del 28-A obligan inevitablemente a pactar, sí o sí, tanto la gobernabilidad de las Cámaras legislativas como la gobernabilidad del Estado, y, tal como apuntan los sondeos, la de muchas Comunidades Autónomas y Ayuntamientos después del 26-M, por tanto, toca pactar, lo que, en democracia no es malo, al contrario, aunque depende del objetivo que pretendan los protagonistas de dichos pactos, pues, si se trata de pactar proyectos y programas en beneficio de la mayoría de ciudadanos, bienvenidos sean los pactos, pero si sólo se pretende lograr la colocación de amiguetes mediante componendas y triquiñuelas, como si se tratase de un canje de estampitas, mejor que se repitan los comicios para ver si los españoles nos aclaramos de una vez y nos ponemos definitivamente las pilas. De entrada, el anuncio por parte de Sánchez y su entorno de designar a Miquel Iceta como futuro presidente del Senado, cuando ni siquiera es senador y requiere previo nombramiento como tal por designación en el Parlament de Catalunya, mientras el PSOE pacta una Mesa del Congreso sin Vox ni ERC, decidiendo con Podemos un reparto en el que también han de estar PP y Ciudadanos, no parece un buen comienzo para alcanzar pacto alguno, aunque supongo que, pasado el cabreo inicial, y como hay otras muchas cosas que repartir, las aguas volverán a su cauce. En efecto, aunque al inicio ERC decidiera levantar el veto a que el líder del PSC presidiera el Senado y previera votar a favor en el Parlament para designarlo senador, como inicio del proceso, finalmente y de momento, el secesionismo se muestra partidario de bloquear la elección de Iceta, tras conocerse el acuerdo sobre la Mesa del Congreso sin ERC, PNV o Vox, por el que el PSOE tendría la Presidencia y Podemos la Vicepresidencia, con lo que el veto de ERC a Iceta en el Parlament, al que podría sumarse JxC y la CUP, echa por tierra las aspiraciones de Sánchez de colocarle en tan alta designación. Por su parte, Génova, que quiere a Pastor como portavoz del Grupo Popular, llegó a proponer en las negociaciones un pacto para que repitiese como Presidenta del Congreso, lo que, obviamente no ha prosperado. Toca pactar pues, pero para llegar a buen término se requiere que cada quien asuma sus limitaciones con arreglo al resultado electoral obtenido, pues desde la quiebra del bipartidismo ya no vale ganar unas elecciones, sino la capacidad de negociación que cada grupo político tenga luego para conformar mayorías en la Cámara Legislativa. Entretanto, el Supremo permite a Junqueras y al resto de políticos presos por los graves hechos del 1-O, que han sido elegidos como parlamentarios, asistir a la Constitución del Congreso para que consumen su condición de diputados o senadores, pero sin que el juicio se suspenda, como pretendían sus defensas, con lo que tras recoger el acta seguirán en prisión hasta que se emita la pertinente sentencia, mientras tanto la Junta Electoral prohíbe a Junqueras participar en los debates electorales del 26-M por razones de horario. Y mientras las empresas se llenan de estupor por el giro separatista de la Cámara de Barcelona, quien más claro lo tiene es Puigdemont que anuncia dejar la política catalana para ser eurodiputado, afirmando que no volverá a presentarse a presidir la Generalitat (para eso ya tiene a su testaferro Torra) ya que su intención es recoger el acta de eurodiputado y quedarse en Europa….es decir, me fugo de la justicia española a diferencia de otros compañeros que por idénticos delitos comparecen en los tribunales para asumir sus responsabilidades civiles y penales por idénticos hechos, me presento a las elecciones europeas por la circunscripción española donde soy un prófugo y, si salgo elegido, me quedo en Europa, que no en España, viviendo como un maharajá, ¡así cualquiera! ¡y viva la política….y la república catalana!.
            Entretanto prosigue la campaña electoral de cara a los comicios del 26-M, en la que Casado y Rivera recrudecen su lucha por el poder territorial, mientras Feijóo mide sus actos de campaña para no quemarse y Génova avisa a los críticos de que “el PP no resistirá más turbulencias”, cerrando filas de momento en torno a Casado, descartando que el líder gallego plantee batalla y afirmando que sus encuestas reflejan el retorno al PP del voto de Vox; por su parte, Rivera vuelve a reivindicarse como líder de la oposición y dirige su discurso a los votantes “populares”, el “número dos” del PP dice que Ciudadanos “plagia” sus propuestas y hace “populismo de centro”, y Mañueco, el candidato popular de Castilla y León, cree que culpar a Rajoy del resultado del 28-A es “profundamente injusto” y afirma que “Aznar y Rajoy ganaron las elecciones desde el centro”. Y, mientras Felipe González pide a Sánchez que integre a los “rubalcabistas” que depuró y Errejón, candidato de Más Madrid, afirma “renuncié al acta de diputado por hacer política coherente”, Moncloa frena a Iglesias dejando claro que sólo habrá “vía portuguesa”, pues Sánchez, en principio, ofrecerá un acuerdo de programa pero sin ceder ningún ministerio a Podemos, aunque los morados usarán los pactos autonómicos para presionar y obtener sillones. Y Rocío Monasterio, candidata de Vox a la presidencia de la Comunidad de Madrid, afirmando que “lo ideal es gobernar, pero es más importante cumplir nuestras propuestas”.
            Así las cosas, según GAD3, el 26-M habrá un empate técnico entre izquierda y derecha en las municipales, aunque se impondrá el PSOE y el PP superará en cinco puntos a Ciudadanos: el PSOE ganaría los comicios con el 28% de votos, seguido de PP con el 19%, Ciudadanos con el 14%, Podemos con el 9%, Vox con el 5´5%, IU con el 1´5% y Otros con el 21´5%; también el PSOE ganaría las europeas con el 30´3% de votos, seguido de PP con el 18´5%, Ciudadanos con el 16´6%, UPodemos con el 11´4% y Vox con el 7´8%. Y, según NCReport, sobre la Comunidad de Madrid, el PP podría conservar la Comunidad Madrileña con Ciudadanos y Vox “a la andaluza” pero de forma muy ajustada, pues el PSOE obtendría el 27% de votos y entre 36-37 escaños, el PP el 21´7% y 29-30, Ciudadanos 19´4% y 26-27, UPodemos 10´8% y 14-15, Más Madrid 9´8% y 12-13, y Vox 9´1% y 13-14; sin embargo, según SigmaDos, el PSOE podría recuperar la Comunidad de Madrid y Carmena repetir como alcaldesa de la capital, con lo que el PP perdería el Gobierno autonómico tras 24 años de gobierno y en la capital la alcaldesa mejoraría sus resultados pese a la ruptura con Podemos. En fin, sólo son sondeos….el verdadero el 26-M.
Y en este ambiente político incierto, mientras más de 50 personas entran en España tras saltar la valla de Melilla, provocando cuatro agentes de la Guardia Civil heridos, e Interior vuelve a retrasar la retirada de concertinas que anunció como medida estrella, el Gobierno pide a la Iglesia que acoja a refugiados abandonados por Carmena y Colau, pues la Secretaria de Estado de Migraciones firma un acuerdo con Escuelas Católicas para acoger a solicitantes de protección internacional ante la falta de respaldo en Madrid y Barcelona, pues los ayuntamientos populistas de izquierdas, que habían alardeado de solidaridad con los inmigrantes, los han dejado a su suerte a la hora de la verdad. Por otra parte, Trabajo busca 500 millones con el registro horario laboral, aunque se ve obligado a aplazar las sanciones hasta el verano por el caos desencadenado, y es que la Seguridad Social quiere vigilar que 152 millones de horas extras coticen, lo que no está nada mal si se hace bien, en tanto que Valerio amenaza a las empresas por “no tomarse en serio” dicho registro y el Ministerio propone sacar las pausas del cigarro y el café de las horas cotizadas, planteando “redondear” el tiempo laboral no efectivo.
Respecto a otros asuntos cabe citar que los Reyes presiden en el Palacio Real el acto conmemorativo de los 175 años que lleva la Guardia Civil estando al servicio de España; que el Banco Santander prescinde de 3.700 empleados por el cierre de oficinas; que Griezmann dice adiós al Atlético de Madrid, el equipo que lo convirtió en estrella, para irse al Barça seguramente; que Daniel I. Aguirre, el padre que ha recuperado a la menor raptada por su madre en Madrid, dice que “ha habido momentos en los que me he desmoronado” tras la falsa denuncia de su mujer, perteneciente a Infancia Libre, por abusar de su hija.
Y del exterior destacar que España promete a la UE una financiación autonómica nueva para esta legislatura, tal como figura en el Plan de Estabilidad 2019-2022; que un cardenal, al estilo Robin Hood en el Vaticano, desafía a la industria eléctrica y devuelve la luz a una casa okupada en Roma; que la policía impide la reunión del Parlamento en Venezuela, siendo la Asamblea Nacional tomada definitivamente por Maduro; que, según un sondeo en España y otros siete países, los europeos temen más una crisis migratoria que una segunda recesión, y la lucha para frenar el cambio climático se convierte en una prioridad compartida en todo el Continente; que Alemania enfría la colaboración con la UE en víspera de las elecciones; y que EEUU amenaza a Bruselas por sus planes de defensa en solitario, anunciando por carta represalias políticas y comerciales más o menos veladas si mantiene su idea de desarrollar proyectos de defensa sin contar con el país. Pero la principal preocupación está en la escalada de tensión en el Golfo Pérsico, donde los sabotajes en Ormuz abren un nuevo frente internacional mientras Arabia Saudí denuncia ataques con drones a sus oleoductos y a sus petroleros en plena tensión con Irán, China responde a la guerra comercial con EEUU (responde a Trump con aranceles de 60.000 millones de dólares) y una fragata española  abandona la misión con EEUU; en efecto, España retira la fragata “Méndez Núñez” del grupo de combate estadounidense ante la crisis de Irán cuando escoltaba al portaaviones de EEUU “Abraham Lincoln” a su paso por Oriente Medio, ordenando la ministra Margarita Robles abandonar “temporalmente” la flota y alegando cuestiones “técnicas”, mientras Celáa justifica el abandono por la “cautela” ante su presidente o su “imprevisibilidad” y Borrell critica el “unilateralismo” norteamericano, pues Sánchez no se “fía” de Trump, en definitiva, razones políticas por más que Robles pretenda negarlas; obviamente la retirada de la fragata causa malestar en la Armada por la precipitación de la ministra, que convierte a España en un aliado poco fiable, y tensión entre España y EEUU, que, seguramente, estudia tomar medidas, temiéndose que Trump vete la negociación de contratos millonarios con los astilleros españoles, poniendo en riesgo un contrato de 16.400 millones que tenía pendiente Navantia. Como ven un panorama internacional encantador se mire cómo se mire.
                                    Jorge Cremades Sena

domingo, 12 de mayo de 2019

DE NUEVO EN CAMPAÑA


                        No hay tregua, acabamos de celebrar elecciones generales y ya estamos de nuevo en campaña electoral de europeas, autonómicas y municipales…. ¡para que los secesionistas catalanes se quejen luego de que lo que quieren es votar y no pueden hacerlo! Pues bien, que voten, como el resto de españoles. Por cierto, una campaña electoral, interrumpida en su comienzo por todos los partidos, excepto Vox, ante la prematura e inesperada muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba, quien no ha podido superar un ictus tras ser operado en estado de “extrema gravedad”, llenando de dolor no sólo a familiares y amigos o a toda la familia socialista, que se ha volcado con él en tan aciagos momentos, sino a todo el espectro político español ya que todos, al margen de coincidencias o discrepancias y al margen de las luces o las sombras, hemos perdido a un verdadero hombre de Estado, de los que ya casi no quedan, inteligente y audaz, que dedicó gran parte de su vida a servir a España en puestos de gran responsabilidad y en momentos complicados, tal como hoy reconocen tanto los afines como los adversarios. Ministro con González, Vicepresidente con Zapatero, Secretario General del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno son suficientes títulos para avalar su trayectoria política hasta su retirada hace cinco años para incorporarse a su puesto de trabajo, como debe ser, en la Universidad. Cabe sumarse pues a los elogios a su figura por parte de unos y otros; yo, que compartí con él compañerismo como diputado en el Congreso (según él, el mejor cargo al que puede aspirar un político) en el Grupo Socialista me sumo desde aquí a los elogios, resumiendo todos ellos en las palabras que le ha dedicado el Rey Felipe: “le agradeceremos siempre su profunda visión institucional y alto sentido del Estado”, que tanto escasea en estos tiempos y que tanto se echa en falta. Y comienza esta campaña electoral con la publicación del barómetro del CIS, una macroencuesta preelectoral que da la victoria al PSOE en diez de las doce CCAA (salvo Navarra y Cantabria) que celebran elecciones y augura también el triunfo en las europeas, donde los socialistas pasarían a ser primeros y, además, Puigdemont lograría entrar en la Eurocámara tras el aval de la Justicia, aunque los populares evitarían el sorpasso de Ciudadanos; además, Carmena podría gobernar Madrid con Pepu Hernández y Colau se disputaría la alcaldía de Barcelona con ERC. Una clarísima victoria del PSOE que ahondaría más la crisis de un PP, desnortado y estupefacto, que perdería feudos tradicionales como Madrid o Castilla y León, y que trata ahora de retener ante la subida de Ciudadanos y del PSOE. Estamos pues ante una campaña decisiva, especialmente para el PP, que sólo ganaría en Navarra en alianza con Rivera y UPN, pues en Cantabria, la otra CA en que no ganaría el PSOE, el triunfo sería para el regionalismo de Revilla. De confirmarse estos resultados electorales, una alianza entre PSOE y Ciudadanos sería factible en siete autonomías, mientras la “vía andaluza” sólo lo sería en tres. Es obvio que Casado se la juega y con la nueva estrategia popular tendrá presencia diaria en la campaña, aunque más “medida” que en la del 28-A, y recurrirá a Rajoy para la campaña del 26-M a diferencia de la anterior. Es el ambiente demoscópico que se respira al inicio de esta campaña, reanudada tras el luctuoso suceso del inesperado fallecimiento de Pérez Rubalcaba, quien desde sus profundas convicciones socialistas calificó en su día al actual débil gobierno de Sánchez como “gobierno Frankenstein” y hoy es despedido de forma multitudinaria y cálida en la capilla ardiente ubicada en el Congreso de los Diputados, para ser definitivamente incinerado en la intimidad. ¡Descanse en paz!
            Menos mal, pensarán los del PP, que, según NCReport, en Madrid, cuya pugna va a medir el giro a la izquierda de España y el futuro de varios líderes nacionales, la “vía andaluza” sacaría a Carmena de la Alcaldía en términos de una suma de bloques muy ajustado ya que Más Madrid conseguiría 17 concejales, el PP 13, Ciudadanos 12, PSOE 11 y Vox 4. Más ajustado, imposible. El acierto o error en esta campaña, puede decantar a un lado u otro el resultado final, no sólo en el Ayuntamiento o en la Comunidad de Madrid, motor económico indiscutible, pero con graves problemas de desigualdad, sino en otras grandes ciudades o CCAA. Por otro lado, un millón y medio de votos va a decidir el liderazgo del centro-derecha, al extremo de que la pugna Casado-Rivera dejará a los de Abascal en segundo término. Y mientras Podemos, también en horas bajas, afronta estas elecciones con el objetivo de revalidar el poder local conseguido, desde el PP, dice Núñez Feijóo que “Podemos no sustituirá al PSOE, ni Ciudadanos al PP”, que “la responsabilidad del 28-A es del PP y todos sus dirigentes” y que “en junio, con todos los datos, tenemos que hablar de los resultados electorales”, mientras Casado sostiene que “la campaña fue un acierto y yo tengo mandato para cuatro años”, que “este proyecto no era para nueve meses: los milagros en Lourdes”, que “seguiré reconstruyendo el PP piedra a piedra, pase lo que pase el 26-M” y que “mi único error fue no ver que el rival de Vox y Ciudadanos era el PP y no el PSOE”.
            Y, hablando de sondeos, según el del CIS catalán, el “no” a la independencia vuelve a ganar al “sí”, pues en el barómetro en Cataluña el 48´6% de catalanes rechaza que Catalunya se convierta en Estado independiente, siendo la primera vez desde junio de 2017, tres meses antes del ilegal 1-O, que superan a quienes sí quieren la independencia, un 47´2%, añadiendo el barómetro que el 20´6% cree que la situación política española es buena, cifra inédita desde hace 10 años. Pero, aunque el resultado fuera otro, el problema no sólo es el porcentaje de secesionistas que haya en Cataluña o en cualquier otra Autonomía….el problema esencial es si pretenden conseguir su objetivo dentro de la vía constitucional o no, es decir, con arreglo a la legalidad y procedimientos establecidos o de forma ilegal y totalitaria. Así las cosas, mientras Arrimadas se despide del Parlament para irse a Madrid, prometiendo que seguirá defendiendo “a los que sufren el nacionalismo”, los expertos dicen que el TS no debe parar el juicio del 1-O como piden ahora los presos electos, mientras Junqueras, los Jordis, Rull, Turull y Romeva pretenden que se paralice el proceso entendiendo que al haber sido elegidos en los comicios del 28-A tienen derecho a la inmunidad parlamentaria, pero olvidando que la inmunidad sólo tiene sentido en el ejercicio de la actividad parlamentaria pero no les exime de responsabilidad penal por delitos cometidos anteriormente o fuera del ámbito parlamentario, con lo que ser electos no da derecho a impunidad alguna ni a una sentencia absolutoria bajo ningún concepto. El TS pues permitirá a los políticos presos, que no “presos políticos”, recoger su acta pero no suspenderá el juicio, por más que sus defensas pidan su libertad para “acatar la Constitución”. Entretanto el independentismo se apodera de la Cámara de Barcelona y promete usarla para la inexistente “república catalana” hostigando a las empresas que salieron de Cataluña…su plan es que Caixa-Bank o Banco Sabadell no puedan usar la marca Cataluña y fomentar “un sistema bancario propio”.
            Por su parte Sánchez, como gesto a Cataluña o guiño al secesionismo, según otros, designa al líder del PSC, Miquel Iceta, para presidir el Senado, generando una nueva polémica, que se suma a la desencadenada por la entrada en vigor de la norma que obliga a las empresas a registrar la jornada real de dieciséis millones de asalariados, lo que de entrada genera un caos en el control de horarios laborales, especialmente en las pequeñas empresas y en los autónomos con algún trabajador por cuenta ajena, al extremo de que Trabajo se ve obligado a aplazar las sanciones. Según Sánchez elige a Iceta para que dé un impulso, desde la Cámara Alta, al Estado Autonómico, que los secesionistas no quieren ya que su objetivo es la independencia, por lo que tendrá que negociar con éstos, quienes amenazan con vetarlo, que posibiliten el nombramiento, comenzando por elegirlo senador por el cupo autonómico en el Parlament, mientras los partidos de la oposición recelan de que presida el Senado quien defiende los indultos y aboga por un referéndum. En efecto, entre otras lindezas, el líder catalán nacional-socialista (o social-nacionalista, para evitar suspicacias) ha manifestado que “los referéndums sobre la independencia se tienen que poder hacer” (2012), que “el PSOE no quiere una consulta, nosotros, el PSC, sí” (2014), que “el indulto…algunos vamos a tener que arriesgar más por la reconciliación” (2018), o que “si una mayoría muy amplia de catalanes quiere la independencia, la democracia tendrá que abordar eso” (2019).....¿y si una amplia mayoría de españoles representados en las Cortes no quiere que se independice Cataluña cómo se abordaría el pulso totalitario?. Por otro lado, PSOE y Podemos intentarán controlar la Mesa del Congreso sin los nacionalistas.
            En cuanto se refiere a otros asuntos cabe citar que cinco empresarios han sido detenidos por haber pagado diez millones al ex comisario Villarejo para librar de la extradición a un naviero; que la policía libera a una niña de diez años raptada por su madre desde 2017, dándose la circunstancia de que ésta fue ayudada en su fechoría por una asesora de Podemos, detenida en abril por hacer lo mismo con su progenie; que encuentran a Natalia, la joven española desaparecida en Francia desde el uno de mayo, ingresada en un hospital psiquiátrico de París; que la Autoridad Fiscal cuestiona el plan del Gobierno por inflar ingresos e infravalorar gastos, alertando de la urgencia de revisar las pensiones; que un edil de Carmena “se apropia” de la cuenta bancaria de Ahora Madrid, mientras el TSJM suspende la moratoria del Ayuntamiento para abrir hoteles; que Telefónica gana un 10´6% más, obteniendo un beneficio de 926 millones, y acelera para recortar su deuda; y que el torero Pablo Aguado es el nuevo rey de Sevilla al abrir la Puerta del Príncipe tras cortar cuatro orejas y cuajar una faena histórica, mientras Morante y Roca Rey se hacen con un trofeo en una memorable tarde de toros en la Feria sevillana.  
            Y del exterior destacar que Irán amenaza con el rearme nuclear, recrudeciendo el conflicto entre potencias; que el Papa impone más controles a los obispos en casos de abusos; que Maduro se lleva detenido al Vicepresidente de la Asamblea en su coche y con una grúa; y que Fernández de Kirchner regresa a la arena política. Pero el interés y la preocupación principal en Europa es que el proyecto europeo se juega su futuro en las elecciones europeas que se celebrarán del 23 al 26 de mayo, pues se convierten en un verdadero plebiscito sobre un proceso de integración que se enfrenta a muy serias amenazas, al extremo de que la lucha por el poder tras el 26-M puede paralizar la UE con una Eurocámara muy fragmentada según los sondeos, que marcará la nueva etapa de la Unión, que, entre sus retos, habrá de abordar la creación de un ejército común, en medio de la proliferación de opciones políticas de uno u otro signo, pero radicales, eurófobas y populistas; de entrada, Giuseppe Conte, Primer Ministro de Italia, manifiesta que “no necesitamos nacionalismos ni europeístas baratos”, mientras Mélenchon, líder de Francia Insumisa, sostiene que “los tratados de la UE niegan las necesidades de Francia”…..y todo ello en plena crisis del Brexit que no encuentra salida.
                                    Jorge Cremades Sena

miércoles, 8 de mayo de 2019

ATÍPICA RONDA DE CONTACTOS


                        Destacan algunos medios que Pedro Sánchez se salta al Rey con sus primeras consultas en La Moncloa y que algunos juristas le afean que con su atípica ronda “debilite” al Jefe del Estado, cuya ronda de consultas con los líderes de los distintos partidos políticos, incluido Sánchez, que tendría que celebrarse el próximo día 22, queda aplazada para no interferir en la campaña de europeas, autonómicas y locales. Y además Sánchez, que desde la oposición exigió a Rajoy que los contactos se celebrasen en el Congreso de los Diputados y no en Moncloa, dada su situación de Presidente en funciones y sólo en calidad de líder del partido más votado (entonces el PP con 137 escaños), decide celebrar su atípica ronda precisamente en la Sede del Gobierno, sin que nadie le rechiste, suponiendo que lo hará también no como Presidente de Gobierno en funciones, igual que entonces era Rajoy, sino en calidad de ser el líder del partido más votado (contando el PSOE ahora con 123 escaños). En fin, al margen de polémicas más o menos justificadas, nadie debiera sorprenderse de estas habituales incoherencias del líder socialista, dada su personalidad descarada, imprudente y temeraria, con la que acometió en su día el liderazgo del PSOE apelando a las bases y frente a los órganos de dirección del partido para, una vez conseguido, dejar las estructuras como estaban, o con su gobierno tras la investidura con la moción de censura para, una vez investido como Presidente, usar de forma arbitraria y en beneficio propio, aunque a gobiernos anteriores se lo criticara cuando lo intentaban, todos los resortes y triquiñuelas legales que se ponen a disposición del gobernante, como, por ejemplo, gobernar sistemáticamente con decretos leyes si no tengo mayoría en la Cámara Legislativa. Si de todo esto ha sido capaz Sánchez cuando sólo contaba con el apoyo expreso de 84 diputados y venía de tener dos estrepitosas derrotas electorales consecutivas (algo insólito en nuestra Democracia), cabe preguntarse de qué no será capaz ahora cuando cuenta con 123 escaños, que tampoco es para tirar cohetes, y viene de ser el partido más votado en las elecciones generales. Por tanto, que obligara a Rajoy a celebrar su ronda de contactos en el Congreso, para celebrarlas él ahora antes que la ronda del Rey y en La Moncloa, es “pecatta minuta”, sólo atribuible a su capacidad de distorsionar la realidad según si gobierna él o lo hacen otros, no dependiendo tales incoherencias de la bondad o maldad de los hechos: simplemente ni es bueno ni malo, ni conveniente o no para nuestra democracia, que, por ejemplo, las rondas de contactos postelectorales se celebren en Moncloa o en el Congreso….. si las celebra Sánchez son buenas y convenientes, si las celebra otro gobernante y él está en la oposición son malas e inconvenientes. Así de fácil de entender y punto. Por tanto con tan convincentes argumentos, cabe comprender muchas cosas inmediatamente como, por ejemplo, los decretazos-ley, la reforma laboral, el empleo precario y temporal, el déficit…..y tantas y tantas otras cuestiones que, de la noche a la mañana, han pasado por arte de magia a ser buenas o malas simplemente con el cambio de gobierno. Donde dije digo, digo Diego, es la práctica habitual de nuestro Presidente en funciones, famoso ya por sus incoherencias manifiestas y sus rectificaciones de bulto para acertar y sin el menor rubor o explicación a los ciudadanos. Al fin y al cabo, Sánchez, que pretende gobernar solo “a izquierda y derecha”, ofreciendo a sus rivales pactar “acuerdos de país”, mientras en el propio PSOE algunos se preguntan sobre la formación de gobierno por qué con “¿independientes que satisfagan a Podemos?” “¿y por qué no a todos?”, sólo intenta con esta ronda atípica de contactos pulsar la voluntad de PP y Ciudadanos de pactar en temas de Estado, lo que debiera estar en el abecedario de cualquier político democrático aficionado. Y que lo haga desde Moncloa o el Congreso, aunque él a Rajoy no se lo permitiera…. qué más da, dirán algunos, forma parte de su ego.
            Mientras tanto, según NCReport, los votantes del PSOE piden no pactar con los soberanistas, la mitad de los que apoyaron a Casado cree que debe haber un giro al centro en el partido y el 68% de los “naranjas” considera que Rivera debe abrirse a acuerdos con los socialistas. Y en este ambiente se produce la famosa ronda de contactos de Sánchez en Moncloa. Con Casado a quien recibe primero y le da rango de Jefe de Oposición, reservándole el primer día en solitario, pacta abrir un diálogo sobre Cataluña, y el líder popular se centra en una oposición “firme y responsable”, moderando la forma pero no el fondo, y sugiere que sea Ciudadanos el que evite, absteniéndose, un Gobierno sostenido por Podemos y los secesionistas, pues tiene claro que el PP no investirá a Sánchez, al que emplaza a formar un Gobierno “sin independentistas”, en tanto que Sánchez habla de “reunión cordial” con Casado y quita cordones sanitarios, mientras Arrimadas le acusa de haber pactado ya con Podemos y los nacionalistas, en medio de las críticas de los barones socialistas que dificultan el objetivo de Iglesias de gobernar con el PSOE. Rivera, por su lado, recibido al día siguiente por la mañana y en su pugna por aparecer como el verdadero líder de la oposición, mantiene, en apenas 50 minutos que duró el encuentro, el todo duro y exige la aplicación del 155 en Cataluña, afirmando que Podemos será la muleta para “maltratar” a impuestos a los españoles, manteniendo las distancias y aclarando a Sánchez que vigilará su política territorial y fiscal, además de ofrecerle sus diputados y senadores para aplicar el 155. Y, finalmente, Iglesias, recibido por Sánchez en la tarde y al que le dedicó una hora más que a Rivera, mantiene un tono discreto, rebajando ambos sus polémicas previas y preparándose para una larga negociación, seguramente obligado por el Presidente a dicha discreción y sin aclarar si entrará en el Gobierno, como él quiere, para no perjudicar al PSOE ante el 26-M, en definitiva, un Iglesias conciliador buscando un pacto de gobierno y dispuesto a no cometer los errores de hace cuatro años, que, tras la larga reunión, despacha la trasparencia de la misma con una breve rueda de prensa de cuatro minutos para desvelar que “nos hemos puesto de acuerdo en ponernos de acuerdo, y estos procesos son largos”, dando pie a quienes sostienen que el pacto PSOE-UPodemos está ya hecho.
            Por su parte la Generalitat de Cataluña utiliza, una vez más, de forma vergonzante como es habitual en ella, un acto, en este caso en Mauthausen para defender indecentemente el totalitario “procés”, pues en pleno homenaje a las víctimas del nazismo, Gemma Doménech, representante del Govern como Directora General de Memoria Democrática, refiriéndose a Romeva, que participó en el acto el año pasado, se refiriese a “presos políticos”, provocando con ello el abandono acertado del acto por parte de Dolores Delgado, representante del Gobierno de España como Ministra de Justicia. Por otro lado, un “lobby” catalán se moviliza para que Planellas, afín al soberanismo, sea arzobispo de Tarragona, diciendo que “no queremos obispos de Barbastro ni valencianos”. Y es que, ya ven, el secesionismo totalitario lo ocupa todo, a imagen y semejanza del Movimiento Nacional franquista. Y, a pesar de todo, el Supremo ve legal la lista con Puigdemont, al no ver motivo para impedir la candidatura y defender que “tiene derecho a presentarse”, aunque delega en los jueces ordinarios la decisión y estos inmediatamente permiten que el prófugo de la Justicia, junto a otros secesionistas fugados, concurran a las europeas, mientras un Jefe de los Mossos desvela en el juicio del 1-O el complot violento de Jordi Sánchez…..sólo cabe ahora la esperanza de que Puigdemont pueda ser detenido y puesto a la disposición de la Justicia si viene a España para recoger el acta, aunque, visto lo visto, cabe preguntarse si no hay forma de proteger radicalmente a nuestra democracia y nuestro marco de libertades de semejantes golpistas totalitarios por acción u omisión.
            Y mientras, al parecer, Sánchez disparará los impuestos a record histórico, con un “sablazo” fiscal para recaudar 26.500 millones más en esta legislatura, el enfriamiento económico eleva el riesgo para la banca (según el Banco de España la desaceleración económica global puede elevar la volatilidad en los mercados, despreciar activos financieros y dañar el sector), en tanto que Bruselas prevé que el déficit se dispare pese al sablazo de impuestos, estimando que en los próximos dos años crecerá hasta 14.500 millones más de lo previsto hace una semana por el Gobierno….y es que España “encubre” 3.600 millones de déficit a la UE, que empeora en tres décimas los cálculos del Gobierno, hasta el 2´3%, con lo que el desvío sobre el objetivo pactado alcanzará los 30.000 millones entre 2019 y 2020. Por su parte el empleo, bajo la vigente reforma laboral de Rajoy, sigue creciendo y vuelve a niveles precrisis, aunque caen por tercer mes consecutivo los contratos fijos, ya que sólo uno de cada diez contratos creados en abril era indefinido……y la prometida reforma de la reforma de Rajoy sin llegar, pero ahora casi nadie pone el grito en el cielo por la precariedad, que, aplicando la teoría de la ronda de contactos, ni sería mala o buena “per se” sino según gobiernen unos u otros.
Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Rivera no vetará los pactos con el PSOE en alguna de las CCAA; que la llegada de inmigrantes crece más del doble en este año, achacándolo algunos al efecto llamada; que candidatos municipales populares “vetan” a Aznar en su campaña y Casado visitará todas las Autonomías para cerrar la crisis; que PP, Cs y Vox unen sus fuerzas contra Carmena en el primer debate televisivo, dibujando un Madrid sucio, con atascos, contaminado y sin libertades, diciendo la alcaldesa “que no es cierto”; que la policía copió la llave de uno de los domicilios de Bárcenas para asaltarlo; que el Banco de España supo que BFA-Bankia estaba en quiebra doce días antes de la OPV; que el Barça, llevando 3-0 de ventaja del Camp Nou, cae estrepitosamente en Liverpool, 4-0, y se queda sin final de Champions, firmando uno de los principales ridículos de su historia; y que la solidaridad nacional española paga las pensiones de catalanes y vascos, junto a otras once regiones que no pueden abonar las nóminas de los jubilados con sus cotizaciones, pues sólo Madrid, Baleares, Canarias y Murcia son capaces de afrontar los desembolsos.
            Y del exterior destacar que Israel y Hamas se sitúan al borde de la guerra en Gaza, tras los ataques cruzados que han causado la muerte de 21 palestinos y 4 israelíes, en la mayor escalada violenta desde 2014; que la agresiva política exterior de Trump eleva la tensión global; que Guaidó abre la puerta a una intervención militar de EEUU y Rusia exige a Trump que cese en el “acoso” al régimen de Maduro; que el pulso nuclear eleva la tensión entre Irán y EEUU, y el gobierno de Teherán se dispone a “reducir su compromiso” con el acuerdo atómico firmado en 2015; que la UE aborda en la última cumbre antes de las elecciones sus grandes retos; que Reino Unido participará en las europeas por la parálisis del Brexit, aunque May espera aprobar su plan antes de que tomen posesión los diputados; y que un informe de la ONU alerta de la devastación sin precedentes causada por el hombre, al extremo de que una de cada ocho especies del Planeta están ya en peligro de extinción.
                                    Jorge Cremades Sena

domingo, 5 de mayo de 2019

DIVERTIRSE Y DESCONECTAR


                        Se publica que Iván Redondo, el gurú de Sánchez con quien habla hasta ocho veces al día, impregnó en la exitosa campaña electoral socialista el mantra de “divertirse y desconectar” volviendo a demostrar que su teoría de “ganar y ganar” sigue en alza….y, obviamente, mientras se gana siempre tiene razón. Justo todo lo contrario de lo que le pasa al PP de Casado tras su debacle electoral, buscando ahora, como le sucediera al PSOE de Sánchez tras sus consecutivas debacles electorales de 2015 y 2016, la fórmula más adecuada para intentar remontar, como ha hecho el PSOE, de su peor suelo electoral, lo que, en principio, no es una tarea imposible cuando se parte de semejante abismo ya que, de no conseguirlo, la consecuencia puede llegar a ser la desaparición del partido o su supervivencia como mera opción política testimonial. De entrada, al igual que hizo Sánchez en su día en el PSOE en pleno fracaso electoral y con el partido dividido y enfrentado, Casado se reivindica como líder de un PP roto y como líder de la oposición al gobierno socialista, que es donde le han situado los votantes, aunque, como en su día hizo Podemos durante el gobierno popular, Ciudadanos le esté pisando los talones y reivindique semejante estatus. Sin duda hay una cierta simetría entre la trayectoria de Sánchez y Casado, entre la del PSOE y del PP, en su obligada renovación, veremos si para bien o para mal, que marcará definitivamente el futuro de sendos partidos y de nuestra democracia, dado que, hasta la fecha, han sido los principales protagonistas de nuestra convivencia en paz y libertad. De entrada, Casado modera su discurso para intentar retener el control del PP (Sánchez radicalizó el suyo para mantener el control del PSOE) y centrará la inminente campaña de europeas, autonómicas y municipales del 26-M en reivindicar la gestión local, cediendo protagonismo a sus alcaldes ante su “crisis reputacional”, por lo que Génova permitirá que potencien su imagen ante el deterioro de las siglas, que achaca a Rajoy, confiando en la implantación de sus candidatos, a quienes permitirá que eviten las siglas del partido si fuese necesario. Y, como sucediera con Susana, el baluarte socialista territorial con Sánchez en la oposición, Feijóo, baluarte territorial del PP, carga contra el equipo de Casado y exige no culpar a Rajoy (a quien reprochan que la caída electoral comenzó durante su gobierno), asegurando que ha habido “errores de estrategia” por dejar el centro político, acordando, no obstante, reunirse para dar una imagen de unidad y cerrar filas para remontar el 26-M. Al final, Casado y Feijóo reconocen errores; Casado dice que ha captado el mensaje de las urnas, y Feijóo reclama un partido centrado, marcándole el rumbo de un PP “con espíritu ganador”, manifestando que “es hora de remontar…se acabaron el duelo, la decepción o la derrota” y reivindicando que “debemos volver a unirnos; este partido es amplio y en él no cabe el pensamiento único e intransigente”, mientras los críticos del PP censuran la “excesiva” influencia que ha tenido Faes sobre Casado, quien, coincidiendo durante la recepción del 2 de mayo en Madrid con Garrido (a quien ni saluda) tras su sonada fuga a Ciudadanos, se reivindica como líder de la oposición y acusa a Rivera de acoger “tránsfugas” y critica a la “derecha radical” pese a la amenaza de Vox de romper el acuerdo en Andalucía. Al final, el giro popular sobre Vox tensa la estabilidad del gobierno andaluz ya que el grupo de Abascal amenaza con retirar su apoyo a Juanma Moreno, mientras Vox agita la violencia de género para presionar a PP y Ciudadanos, afirmando que la Junta accede a darles datos de los trabajadores que valoran a las víctimas. Del acierto o error estratégico de unos y otros dependerá sin duda la evolución inmediata del PP como ha sucedido con la del PSOE….y entre tanto, como dice Redondo a “divertirse y desconectar”.
            Donde no cabe “divertirse y desconectar” es en el proceso de formación del nuevo gobierno de Sánchez, que ofrece a Iglesias pactar un programa pero no un gobierno de coalición como quiere el líder de Podemos, mientras convoca a Casado, Rivera e Iglesias, pero hará un “veto de legislatura” a Vox, ya que los de Abascal quedarán fuera de las negociaciones para conformar la Mesa del Congreso, mientras Lastra sí se reunirá con ERC y PNV en los próximos días. Y es que Sánchez, aunque Iglesias le presiona, no quiere a Podemos en su Gobierno y contempla sólo que sea su socio preferente pero no con una “cuota Podemos”, mientras duda sobre si Celáa seguirá como portavoz y Delgado como ministra, y hará guiños a Iglesias con independientes para que renuncie a formar parte del Gabinete. Entretanto, la ronda de consultas del Rey, que tendría que celebrarse el día 22, queda en el aire por las elecciones, aunque Sánchez se adelanta al citar a los partidos antes de que comience la campaña, en tanto que Moncloa, según el Plan remitido a Bruselas, congela el Presupuesto para Sanidad y Educación, cuando en campaña electoral prometió aumentar las partidas, y tampoco crecen otras partidas sociales como Vivienda y Medio Ambiente, aunque prevé incrementar la presión fiscal hasta el nivel más alto de la democracia con promesas que van en contra de las rebajas que propugnan ahora líderes como Tsipras o Costa, tras la intervención por parte de la UE de sus respectivos países. Y es que una cosa es “divertirse y desconectar” en campaña electoral, y otra bien distinta gobernar, una cosa es predicar y otra dar trigo. A Sánchez le llega ahora la hora de la verdad, la hora de demostrar que sus “viernes electorales o sociales” de campaña y sus “decretazos electoralistas” son viables. De entrada, CCOO y UGT, que aceptan un nuevo Estatuto de los Trabajadores si cambia la reforma laboral, tal como ha prometido, no confían en que Sánchez quiera corregir la reforma laboral del PP, vigente durante el pasado y efímero gobierno de Sánchez y en la actualidad, mientras esperan casi nueve millones de subvenciones públicas y aprovechan la celebración del día de los trabajadores para exigirle a Sánchez un gobierno sin Rivera, esperando que las nuevas mayorías permitirán aprobar en el Congreso su promesa de elevar las subvenciones a las organizaciones obreras, en tanto que se prevé que la Seguridad Social acumulará más de 30.000 millones de déficit esta legislatura…..menos mal que, como, según la Vicepresidenta Calvo, “el dinero público no es de nadie”, nadie notará pues su despilfarro o mal uso, con lo que, al final, todos tan contentos, con permiso de la UE, los mercados y las redes financieras.
            Tampoco cabe “divertirse y desconectar” del secesionismo catalán, pues, mientras Torra ratifica el galardón a De Gisper, la política que llamó “cerdos” a dirigentes del PP y Ciudadanos y que recibirá la Cruz de Sant Jordi pese a celebrar e instar a Arrimadas a que se fuera de Cataluña, la Fiscalía apoya que Puigdemont y otros fugados de la Justicia española se presenten como candidatos a las europeas, intentando rectificar así a la Junta Electoral al rechazar su fallo y señalar que la presunción de inocencia les permite presentarse, con lo que obliga que, hoy mismo, el Supremo decida al respecto. Obviamente acatando lo que decida el Supremo, en caso de que el rechazo de la Junta no se ajuste a derecho como sostiene Fiscalía, debiéramos hacernos mirar nuestra legislación sobre la presunción de inocencia, pues parece razonable que quienes rechazan comparecer ante los tribunales de Justicia y prefieren huir de la misma, están renunciando expresamente de su presunta inocencia que, obviamente, en caso de demostrarse cierta, quedaría expresamente ratificada en el respectivo juicio….pero, ya ven, este país es jauja para los presuntos culpables de haber cometido delitos, algunos muy graves, como es el caso. El Supremo, con su superior sapiencia, tiene la última palabra al respecto….y los ciudadanos a través de sus representantes políticos debieran tener la última palabra sobre la idoneidad o no de la vigente legislación al respecto, pues, en caso de que los prófugos de la Justicia puedan ser candidatos a instituciones del Estado, menudo espectáculo bochornoso estamos dando y menudo ejemplo a la ciudadanía. Curiosamente, el Supremo acaba de decidir devolver a la justicia ordinaria la decisión y se declara incompetente para tomarla, aunque, en principio, parece sintonizar con lo que propone la Fiscalía. Y, entretanto, continúa la burla de estos presuntos delincuentes secesionistas al Estado de Derecho, sabiendo que siempre es mejor para ellos huir de la Justicia española que comparecer ante ella para dar cuenta de los presuntos delitos que se les imputan.
            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que los consejeros de empresas ganan hoy el doble que antes de la crisis; que Camps vuelve al banquillo por los contratos de la Fórmula 1; que el Gobierno despliega a 200 diplomáticos para cuidar la imagen de nuestro país; y que una ordenanza municipal de Barcelona impedirá la reproducción en los zoos de especies que no estén en peligro de extinción, lo que amenaza el futuro no sólo del centenario reciento barcelonés, sino de la misma idea  tradicional de zoológico que se tiene hasta hoy….es obvio que el objetivo del populismo político de imponer a toda la sociedad su particular visión de las cosas no tiene límites. 
            Y del exterior, mientras el Rey de Tailandia se casa por sorpresa con una ex azafata tres días antes de su proclamación, cabe destacar que España acoge al opositor venezolano Leopoldo López en su embajada de Caracas en plena crisis venezolana, asumiendo así un papel clave en Venezuela, mientras Guaidó, tras liberar a López, pide que se mantenga una presión constante en la calle contra Maduro y llama a una huelga general, arengando a miles de venezolanos a continuar con la Operación Libertad, manifestando que “no hay vuelta atrás”, aunque reconoce no tener suficientes apoyos militares, en tanto que el Gobierno español presiona a través del Grupo de Contacto para que haya elecciones, mientras negocia con el chavismo la transición y, entretanto, insta al “invitado” López, que no pide asilo político en la Embajada española, a no utilizar la sede diplomática para el activismo político, generando críticas a Borrell, mientras Guaidó respeta que “cada sede diplomática tiene sus normas” y denuncia que “ya son 271 asesinados simplemente por protestar contra el régimen”; por su parte Maduro, ordena detener a Leopoldo López y tensa la relación con España, cuyo Ministerio de Exteriores advierte de que “en ningún caso” contempla su entrega a las autoridades venezolanas y confía en la inviolabilidad de la residencia diplomática, optando por mantener abierta la interlocución con la oposición venezolana y con el régimen de Maduro; EEUU, entretanto, estudia ya sus opciones militares en Venezuela, recriminando Trump a Putin su apoyo a Maduro, enviando a su ministro de Exteriores a tratar con su homólogo ruso sobre el cambio de régimen y convocando una reunión en el Pentágono para estudiar una intervención si fuera necesario, mientras anuncia que en “Venezuela van a pasar muchas cosas”, cuando más de un millón de venezolanos ya se han ido a Colombia, consiguiendo una cifra record de refugiados; son las trágicas consecuencias para el pueblo venezolano tras haber cometido en su día el grave error de apostar por el populismo chavista que ahora no le deja apostar por su libertad, un aviso a navegantes para aquellos pueblos que se dejan llevar por cantos de sirena o soluciones mágicas inexistentes como solución inviable a los problemas que padecen mientras disfrutan de regímenes democráticos en libertad.
                                    Jorge Cremades Sena

martes, 30 de abril de 2019

GANA EL PSOE; EL PP SE HUNDE


                        Tal como vaticinaban los sondeos el PSOE de Sánchez, que partía del peor resultado electoral de su historia (85 diputados en el Congreso), gana las elecciones generales del 28-A, obteniendo 123 escaños, mientras el PP de Casado, que partía como el grupo parlamentario mayoritario (137 diputados), se hunde estrepitosamente, quedándose con 66 escaños. Es la cara y la cruz de unos comicios en los que de forma ejemplar los españoles han participado masivamente (un 75´75%, casi seis puntos más que en las de 2016), evidenciando la fortaleza de nuestra democracia, por lo que sólo cabe felicitar en su conjunto a la ciudadanía y, por supuesto, a los socialistas por su triunfo indiscutible. El PSOE ha ganado los comicios con el 28´7% de votos y 123 escaños, seguido de PP con el 16´7% y 66, de Ciudadanos con 15´9% y 57, de UPodemos con 14´3% y 42, de Vox con 10´3% y 24, de ERC con 3´9% y 15, de JxCat con 1´9% y 7, de PNV con 1´5% y 6, de Bildu con 1% y 4, de CC con 0´5% y 2, de Navarra Suma con 0´4% y 2, de Compromís con 0´7% y 1, y de PRC con 0´2% y 1……conformando así un Congreso de Diputados en que Pedro Sánchez tiene prácticamente garantizada la formación de un gobierno, de coalición o en solitario con apoyos puntuales, aunque obviamente pactando bien con Ciudadanos, bien con UPodemos y parte de quienes le auparon al Gobierno en la moción de censura. Los cien escaños perdidos entre PP, 71 escaños, y UPodemos, 29 escaños, delatan a los dos grandes perdedores de estos comicios, en los que el PSOE sube 38 escaños, Ciudadanos 25, y Vox irrumpe en el Congreso con 24 diputados, menos de los que esperaban, pero, sin duda un preocupante éxito. Todo ello en una España bien polarizada e igualada en términos de izquierda-derecha, en la que el bloque de izquierda (PSOE, UPodemos y afines) obtiene 11.213.684 votos, el 43%, frente a los 10.531.384, el 43´7%, que obtuvo en 2016, y en la que el bloque de derecha (PP, Ciudadanos y Vox) obtiene 11.169.793 votos, el 42´8%, frente a los 11.082.806, el 46 %, que obtuvo en 2016. Al PSOE de Sánchez le ha salido la jugada redonda y su estrategia de campaña le ha funcionado a las mil maravillas: su perfil bajo de campaña para no airear los asuntos más escabrosos de su efímero gobierno dejando el secesionismo catalán como un tema menor, su desarrollo en plena celebración de Semana Santa, sus descarados consejos de Ministros electorales de los viernes, que ahora tendrá que gestionar si gobierna, y su apelación al voto del miedo a la extrema derecha para movilizar al electorado de izquierda quien, incitado hacia el voto útil al PSOE, ha hundido a la izquierda de UPodemos, que no hace mucho incluso optaba a dar el sorpasso, son aciertos claros y evidentes de su estrategia electoral, no para tirar cohetes (al fin y al cabo los 123 diputados obtenidos sitúan todavía al PSOE en la época de la transición y a gran distancia de los resultados obtenidos a partir de 1982), pero sí para salir del profundo bache en que progresivamente se había ido metiendo desde el liderato de Rubalcaba, rematado por el liderato de Sánchez. Al final la fragmentación del voto de derecha (la mitad del electorado) en tres opciones bastante igualadas (y eso que la opción de Vox no ha conseguido lo esperado, lo que hubiera sido bastante peor para el PP), frente a la concentración del voto de izquierdas (la otra mitad del electorado), dividido sólo en dos opciones y con un reparto muy desigual a favor de una de ellas, la socialista, junto a la Ley D´Hondt, ha facilitado este éxito indudable del PSOE de Sánchez y este fracaso rotundo del PP de Casado, sólo a un mes de nuevos comicios, en este caso europeos, autonómicos y locales.
            Ahora sólo cabe por parte de los expertos analizar las diversas causas del resultado electoral y especular con las diversas opciones sobre la formación del nuevo Gobierno de España, pivotado obviamente sobre Pedro Sánchez, ya que las opciones de Casado, Rivera y Abascal no suman para conformar una mayoría parlamentaria de signo contrario. Y Sánchez, con la aritmética parlamentaria que posibilita el nuevo Congreso de los Diputados y con cierta lógica de vecindad ideológica, tiene varias opciones de ser investido Presidente y de conformar Gobierno, una gran ventaja frente a su efímero mandato actual en que inevitablemente dependía del apoyo del secesionismo totalitario. En efecto, aunque Sánchez necesitará pactar, tras ganar de nuevo el PSOE las elecciones después de once años, puede sumar mayoría bien con Ciudadanos (180 escaños), bien con UPodemos (165 escaños) y otros apoyos de ámbito nacionalista (al menos, 11 escaños más), y puede lograrlo bien con un gobierno monocolor socialista con apoyos puntuales de unos y otros, bien con un gobierno de coalición. Pero ello tendrá que esperar, pues la inminente convocatoria de elecciones locales, autonómicas y europeas desaconsejan desvelar pactos o estrategias. De entrada, Rivera dice no a Sánchez y sí a intentar liderar el centro-derecha para dar el sorpasso al PP, de quien le separan apenas 200.000 votos, ante los nuevos comicios, mientras el poder económico pide estabilidad y le presiona para que impida que el independentismo y el populismo condicionen al nuevo Gobierno; por su parte el PSOE insiste en gobernar en solitario y desdeña a Rivera porque no es el líder de la oposición (estrategias de confrontación electoral), mientras Podemos insiste en formar un Gobierno de coalición y, por tanto, sólo dará su apoyo a cambio de ministros (ya han insinuado públicamente colocar al núcleo duro podemita en altos cargos gubernamentales, entre ellos al propio Iglesias, a Mayoral, Echenique o Yolanda Díaz), mientras ERC, el gran triunfador del 28-A en Cataluña, pone precio al apoyo a Sánchez: referéndum y fin a las causas judiciales. Todo ello, y en serio (no de farol), para después del mes de mayo.
            Y como datos curiosos de estas elecciones del 28-A, cabe destacar que en Cataluña ERC salta a la primera fuerza política y el PSC remonta, mientras Puigdemont y los comunes se debilitan y el PP sólo salva el escaño de Cayetana por Barcelona; que en Andalucía se da un tirón socialista tras perder la Junta y obtiene la victoria con Ciudadanos en segundo lugar; que en País Vasco hay un amplio apoyo al PNV y avance del PSE, al extremo de que el popular Maroto se queda sin escaño y de que Bildu consigue cuatro escaños mientas el PP desaparece como fuerza parlamentaria; que en el Senado el PSOE consigue la mayoría absoluta y se hace con el control de la aplicación del artículo 155; y que en la Comunidad Valenciana, donde Puig hizo coincidir las autonómicas con las generales para aprovechar el viento favorable al socialismo, el PSPV con el 23´9% de votos y 27 escaños (cuatro más que en 2015) consigue la victoria tras 28 años de derrotas, seguido de PPCV con el 18´9% y 19 escaños (doce menos que en 2015), de Ciudadanos con el 17´5% y 18 (cinco más), de Compromís con el 16´5% y 17 (dos menos), de Vox con el 10´4% y 10 (irrumpe con fuerza en el Parlament), y UPodemos con el 8% y 8 (cinco menos)…lo que posibilita la reedición del pacto del Botánico, que ahora permite gobernar en tierras valencianas. La realidad en el conjunto de todo el territorio nacional es que, según los analistas, el PP pierde 1´6 millones de votos con Vox y 1´4% con Ciudadanos; que de los 7´5 millones de votos del PSOE, 1´1 procede de Podemos (voto útil de la izquierda) y más de un millón de la abstención (voto del miedo a la ultraderecha); que Sánchez consigue retener el 78% de sus votantes y de los del PP 441.000 se quedaron en casa; que la alta participación dio 438.000 sufragios a Ciudadanos, pero Vox le quitó medio millón; y que, prácticamente, PSOE y Podemos suman 11´2 millones de votos, los mismos que acumulan PP, Ciudadanos y Vox.
            Obviamente la euforia entre los socialistas contrasta con el descontento de los populares, cuya cúpula promete “autocrítica” tras semejante desplome electoral, pero cierra filas en torno a Casado, manifestando Teodoro García que “necesita el tiempo que todo el mundo ha tenido”, mientras el líder popular se ve legitimado para seguir al frente del PP, en tanto que los barones sostienen que “debe alejarse de Aznar y rodearse de otras caras”, pero la dirección, que se juega ahora el 26-M, achaca el mal resultado a la herencia de Rajoy y, en principio, descarta dimisiones. De entrada, mientras el sector centrista de Ciudadanos asume el viraje de Rivera, en el PP, tras la reunión de su Ejecutiva, Casado, que dice a puerta cerrada “soy el único responsable”, anuncia un giro hacia el centro tras la debacle electoral y tacha por primera vez a Vox de “ultraderecha” entre aplausos de sus colegas, mientras los barones apuestan por ese giro al centro, pues Feijóo, Moreno Bonilla o Mañueco le fuerzan a admitir su “error” y a moderar sus mensajes, al final una lógica grave crisis en el equipo de Casado, de la que ya sale degradado Maroto, quien no coordinará la campaña para las inminentes elecciones del 26-M; toca pues, intentar enmendar el entuerto estratégico evidente de los populares de cara al futuro.
            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que la victoria de Sánchez en las generales eleva el ánimo de los socialdemócratas en Europa de cara a las europeas; que la Junta Electoral anula la candidatura de Puigdemont a las europeas, considerando que se encuentra “en una situación de burla” a la Justicia; que el éxito de Ciudadanos abre la batalla de la derecha en la Comunidad de Madrid especialmente; que el TS permitirá a los soberanistas electos presos recoger su acta de diputados; que la economía española se acelera pese al frenazo mundial, pues, según el INE, en el último trimestre el PIB ha crecido un 0´7%, una décima más que en el anterior; que una matanza de cerdo clandestina, típica en las zonas rurales, sin control sanitario causa el mayor brote de triquinosis en casi una década; que el Gobierno prevé una subida adicional de impuestos de 26.000 millones hasta 2.022, pues, según el Plan de Estabilidad que envía a Bruselas, estima elevar la presión fiscal del 35´1% al 37´3% del PIB; que, según un documento operativo, Defensa sitúa como un riesgo “la cohesión territorial”; y que Asturias, La Rioja, Cantabria y Valencia no han recuperado el PIB de 2008, siendo Madrid la Comunidad que más crece y se acerca a Cataluña.
            Y del exterior destacar que la UE relanza el diálogo en los Balcanes para evitar un nuevo conflicto nacionalista; que Al Bagdali, el líder del Estado Islámico, reaparece en un video cinco años después y pone los atentados de Sri Lanka como “ejemplo” para su cruzada; y que el emperador de Japón abdica en su hijo Naruhito tras tres décadas de mandato. Pero el interés internacional reside en Venezuela, donde Guaidó, con la ayuda de militares rebeldes, libera a Leopoldo López, que se refugia con su familia en la Empajada de Chile, y llama a los militares contra Maduro, cuyo régimen cierra filas en torno al Jefe y reprime violentamente las manifestaciones, acusando de golpismo a su rival, en tanto que la multitud se enfrenta a los paramilitares y las tropas del dictador, quien, al parecer, de momento frena la rebelión militar alentada por Guaidó, quien logra el apoyo de parte del Ejército pero no consigue el “cese de la usurpación” de los chavistas; y mientras EEUU insta a los militares a respaldar el alzamiento, España pide que “no haya derramamiento de sangre”, que es la mayor preocupación sobre el pueblo venezolano, que ansioso de libertad busca la caída de la dictadura y el regreso a la democracia.
                                    Jorge Cremades Sena

sábado, 27 de abril de 2019

LA HORA DE LA VERDAD, A VOTAR


                        En un clima de extrema polarización político-ideológica, con la mayor fragmentación histórica de oferta político-partidaria (cinco partidos de ámbito nacional, que abarcan todo el abanico ideológico desde la extrema izquierda a la extrema derecha), con una patente y potente rebelión separatista contra el orden constitucional, que puede condicionar la estabilidad gubernamental de España, y con la amenaza de una cierta recesión económica europea, que para nuestro país sería nefasta, finaliza una campaña electoral de elecciones generales (y autonómicas en la Comunidad Valenciana), que serán decisivas, esta vez más que nunca, para el incierto futuro inmediato de todos los españoles. En efecto, no pocas circunstancias hacen que estas elecciones, las más imprevisibles de nuestra democracia, se conviertan en una experiencia única y novedosa, no ya por la incertidumbre de resultados que vaticinan las encuestas, sino además por el contexto histórico en que se producen tras el turbulento recorrido de la anterior legislatura, fracturada mediante una exitosa moción de censura al débil gobierno de centro-derecha surgido de las urnas (apoyado por 137 escaños) para dar paso a otro gobierno coyuntural de signo ideológico contrario más débil aún (apoyado por 84 diputados), que finalmente se ha visto obligado por sus propios valedores a hacer este adelanto electoral de imprevisibles consecuencias tras rechazarle los Presupuestos que, al menos, le hubiera permitido acabar la legislatura. La liquidación definitiva del bipartidismo, que ha dado estabilidad gubernamental durante las últimas décadas, la mayor fragmentación de la derecha con la aparición exitosa de Vox, su versión más radical, en la escena política, la previsible concentración del voto útil en torno al gubernamental PSOE frente a UPodemos, que se aleja del pretendido “sorpasso” de las últimas elecciones, y el protagonismo e influencia del radical secesionismo totalitario en la conformación de este gobierno surgido de la moción de censura, son ingredientes esenciales que, sin duda, condicionarán, para bien o para mal, el resultado final de estas elecciones, al igual que han condicionado la campaña electoral que hoy termina. Atrás quedan las estrategias y tácticas electorales, las promesas programáticas más o menos creíbles, los debates reales o inventados, las acusaciones verdaderas o falsas, los insultos y conatos de violencia a determinados candidatos por parte de los intransigentes, las verdades y mentiras a medias, la apelación al voto útil o al voto del miedo, los errores y aciertos de los candidatos, las ambigüedades calculadas….. Ahora llega la hora de la verdad, la hora de votar, elemento esencial de la democracia; votar con total libertad según el criterio personal de cada ciudadano y bajo su responsabilidad individual del conocimiento de causa que cada quien haya querido obtener para hacerlo con el menor error posible; votar dentro del marco democrático legal constituido y no al libre albedrío como algunos pretenden para después no acatar los resultados; votar con la razón o con el corazón, pero votar, para que, al menos, nadie decida por nosotros nuestro futuro; y votar, si es posible, con responsabilidad, pues luego no vale lamentarse de las consecuencias derivadas del resultado electoral que, en definitiva, será el que hayamos decidido todos los españoles para bien o para mal.
            Y finaliza esta campaña electoral marcada por una serie de ofertas de pactos ante la evidencia de que ninguna opción política conseguirá por sí misma una mayoría suficiente para gobernar en solitario, con un PP abriéndose a gobernar en coalición con Ciudadanos y Vox y con un PSOE abierto a gobernar con UPodemos, convencidos de que cualquier gobierno de coalición, insólito también a lo largo de nuestra democracia, siempre será preferible a un gobierno minoritario con apoyos parlamentarios puntuales. Pero hasta entonces, los candidatos, en plena pugna por el voto, dentro del espectro político al que pertenecen, nos dejan sus últimos mensajes, a la espera del día después en que, sin duda, si dan las sumas, todo cambiará. Cabe añadir además que el fichaje a última hora del ex presidente popular de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, por parte de Ciudadanos, presentado públicamente a bombo y platillo, ahonda más aún la pugna por el voto entre Casado y Rivera (Garrido irá de número trece en la lista autonómica naranja, cuando iba como número cuatro en las listas europeas del PP), enrareciendo el final de campaña en el ámbito de la derecha este torpedeo a Casado por parte de Rivera, quien se sirve de la manifiesta vendetta del expresidente madrileño popular por la pugna de Génova de los históricos del PP, al anunciar, un día después del debate en que por fin salió airoso el líder popular, su fichaje por Ciudadanos de Garrido, quien se ofreció a Rivera el lunes tras conocer las listas autonómicas y locales, y envió un whatsapp a Génova con el mensaje de que “han ejecutado a todo el que me rodea”, y que, mientras hace bien poco sostenía, como persona destacada del PP, que “Ciudadanos es el tonto útil de la izquierda, el auténtico rey de la hipocresía; apostar por Ciudadanos es no saber a qué se apuesta”, dice ahora, tras su fichaje por los naranjas, que “Ciudadanos es el partido que mejor representa los valores del centro democrático, moderación, diálogo y concordia”, presumiendo de que el partido naranja es “un proyecto ganador en el que los moderados suman fuerzas” en torno a una idea de país; en fin, una operación desestabilizadora del PP a última hora que ha provocado la pertinente reacción en Casado, manifestando que “los partidos que incitan al transfuguismo son de luces cortas; si llevas veinte años en listas del PP, hay que ser coherente”; y, una operación que se cierra incluyendo al padre del opositor venezolano Leopoldo López en las listas europeas del PP para sustituir a Garrido, quien dice “no soy un traidor por irme a otro partido”, mientras Leopoldo añade “nobleza obliga; Casado siempre nos ha dado todo su apoyo” como golpe de efecto ante Ciudadanos, tras ser incorporado a las listas populares.
            A votar pues tras esta agitada recta final de campaña debido al pulso sobre Cataluña, asunto esencial a tener en cuenta, al extremo de que los cuatro grandes partidos eligen Barcelona para su penúltimo mitin y dejar sus últimos mensajes, cuando, según NCReport, siete de cada diez indecisos decantaron su voto tras los debates, en los que Rivera fue el ganador pero también el más bronco, Casado el más presidencial, Sánchez el peor e Iglesias el más creíble, tras el debate de Atresmedia que hizo historia con un 48´7% de cuota de pantalla. En la retina quedan los mensajes más recientes de los candidatos al final de campaña. Casado dice que “Rivera no es fiable; si puede, repetirá su pacto con Sánchez”, que “nunca los enemigos de la libertad habían mandado tanto”; que “Sánchez es el caballo de Troya de los que quieren destruir España”, que “al PP que yo presido lo puede votar cualquier simpatizante de Vox o Cs”; que “hay gente que me va a votar y todavía no lo sabe”, que “el PP recuperará el rumbo de la nación”; que “nos jugamos España, cuarenta años de concordia y Constitución”, que “cuando hemos gobernado se ha creado empleo y frenado al separatismo”; y que “la continuidad histórica de nuestro país depende de un gobierno del PP”, mientras Álvarez de Toledo añade que “la política del PSOE es la más anticatalana”. Pedro Sánchez agita el miedo a Vox y sostiene que “tenemos un riesgo real de que la derecha sume con la ultraderecha”, y que la entrada de Podemos en el Gobierno “no es ningún problema”. Albert Rivera manifiesta “propongo un plan a diez años para que el Estado vuelva a Cataluña”, que “no podemos pactar con el PSOE; un presidente que miente y que es capaz de dar a Torra las llaves de España es un peligro”, que “el PP perdió su oportunidad; ha gobernado quine años y no ha hecho reformas en Administraciones Públicas, educación y empleo”, y que “quiero gobernar con Casado, no con Vox; bastante difícil es un Ejecutivo entre dos como para añadir posiciones ultras”. Pablo Iglesias se presenta como el candidato moderado y dice que UPodemos son los únicos que pueden frenar a la derecha y evitar un acuerdo PSOE-Ciudadanos. Y Santiago Abascal, habla de “la supervivencia de España o el caos de un frente popular” y espera “espantar a los traidores de La Moncloa”, vaticinando el “caos y la violencia” si gana el bloque de izquierdas.
            Entretanto, según los expertos, Sánchez sí pactaría con Rivera, aunque este lo niegue, si no suma con Iglesias, mientras el PP se juega entre dos y tres puntos decisivos con los de Abascal, en plena movilización “histórica” de la derecha, con un imprevisible reparto de escaños en las urnas y la posibilidad de que, como ya pasó en Andalucía, la demoscopia pueda volver a fallar a la hora de prever las dimensiones reales del electorado de Vox, en tanto que, al parecer, el PSOE, claro ganador en todos los sondeos, pierde algo de fuelle tras los polémicos debates en televisión. Casado ofrece a Vox entrar en su posible gobierno para arrastrar a sus votantes y Rivera le pide que “deje de repartir ministerios”, mientras Sánchez alerta de la “amenaza real” de la ultraderecha….. sobrevolando en el ambiente la posible reválida de la moción de censura, con la que Sánchez llegó al Gobierno con sólo 84 diputados gracias al apoyo coyuntural de la misma por populistas de izquierdas, radicales, nacionalistas de izquierdas y derechas, y secesionistas totalitarios, lo que Sánchez intenta evitar buscando con este obligado adelanto electoral su primer triunfo en unos comicios generales. Y, mientras en la Comunidad Valenciana, donde también se celebran autonómicas junto a las generales, la izquierda trata de limar diferencias para reeditar su pacto de gobernabilidad, en toda España la fragmentación puede penalizar a la derecha y dar un gobierno menos inestable que el actual a Pedro Sánchez, en este caso en coalición con UPodemos, si reedita su alianza con los independentistas y Bildu, mientras fluye un aluvión de “fake news” y “hackeo” a PP, Vox y Ciudadanos desde cuentas de Cataluña. Al final, todo apunta a un gobierno de coalición por primera vez en España, bien nucleado por PP o Ciudadanos con el apoyo de Vox, bien nucleado por PSOE y UPodemos con el apoyo de nacionalistas-secesionistas, pues, parece ser que tanto Ciudadanos como UPodemos están decididos a pedir sillones para pactar la futura gobernabilidad de España, salvo que los españoles decidamos lo contrario. En juego está pues apostar por un “gobierno a la andaluza” o por un “gobierno Frankenstein”, ya que, a estas alturas, no parece que estemos decididos a reeditar pasadas mayorías absolutas de nadie. Llega la hora de la verdad y los españoles tenemos la última palabra en las urnas.
            En cuanto a la Economía y al empleo se refiere, mientras, según la OCDE, el 20% de los empleos en España pueden ser sustituidos por robots, situando a nuestro país ente los más expuestos a la automatización, se produce el peor arranque anual del paro desde 2013, aunque Sánchez lo venda como un éxito, pues casi 50.000 personas engrosan las listas del paro hasta marzo, elevando la tasa de desempleo al 14´7%, por más que Sánchez valore los 600.000 empleos creados en el último año y afirme que la Economía va “razonablemente bien”; la realidad es que cada día 800 trabajadores más van al paro, con el negativo balance de 49.900 desempleados más en el primer trimestre, la peor cifra en seis años, 1.500 empleos destruidos a diario según la EPA, y 36.000 hogares más con todos sus miembros en paro, arrojando un total de 1.089.400 hogares en tan indeseable situación.
Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el Comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, dice que “tras los grandes sacrificios, es hora de subir salarios en España”; que España vuelve a ser el país de la UE con más abandono escolar, con el 18% de los jóvenes de 18 a 24 años sin estudios más allá de la Secundaria; que la Guardia Civil implica a Aguirre por primera vez en la trama del “caso Púnica”; que la Fundación Faffe blanqueó con facturas de UGT pagos en prostíbulos, pues ex directivos de la entidad de la Junta de Andalucía intentaron camuflar sus gastos en clubes de alterne como si fueran de la caseta del sindicato en la Feria de Abril; que el TC tarda diez años en emitir una sentencia sin efectos sobre el castellano en Cataluña, mientras profesores no independentistas manifiestan “estamos atados de pies y manos, el sistema no garantiza el castellano en el aula”; que un niño alemán de seis años huye de su padre y, deambulando cinco horas, alerta del asesinato de su madre y de su hermano en Tenerife; que Peter Brook, leyenda teatral del siglo XX, gana el Princesa de Asturias; que la crisis de Día ya afecta a sus stocks y sigue perdiendo ventas mientras se aplaza la OPA; y que Rosell, expresidente del Barça, estudia querellarse contra la juez después de pasar 643 días en prisión preventiva y ser ahora absuelto de los delitos de blanqueo y organización criminal por falta de pruebas con lo que la Audiencia no ha podido acreditar las acusaciones.
            Y del exterior, destacar que los terroristas de Sri Lanka llevaban una vida acomodada y tenían un alto nivel educativo; que Rusia exige “garantías” a EEUU para que Corea se desnuclearice; que Escocia lanza un segundo referéndum de independencia para antes de mayo de 2021; que en el funeral de la víctima del Nuevo IRA se oyeron gritos de “¡no tenemos miedo!”; que Facebook se enfrenta a la mayor multa de su historia en EEUU por sus problemas de privacidad, una sanción histórica de entre 3.000 y 5.000 millones de dólares; y que Macron rebaja los impuestos de la clase media y mejora las pensiones, cediendo así ante los “chalecos amarillos”.
                                    Jorge Cremades Sena