miércoles, 19 de junio de 2019

DESVERGÜENZA PACTISTA


                        La obligada necesidad del pactismo cuando ningún partido político obtiene mayoría absoluta para llevar a cabo sus programas de gobierno, bien sea en municipios, comunidades autónomas o en el Gobierno central, pone en evidencia la desvergüenza política pactista al desdeñar los acuerdos programáticos (que debieran ser el principal objetivo, tras asumir las pertinentes renuncias a los programas de cada uno en pro de un programa pactado viable) y poner el acento en las cuotas de poder personal de los intervinientes, con el objetivo de apalancar una coyuntural investidura, si es necesario mediante engaños y vanas promesas, para que, iniciada la inestable gobernabilidad, todo salte por los aires convirtiendo en acérrimos enemigos a quienes aparecían como leales colaboradores. Lamentablemente, cuando pactar supone asumir las consecuencias inherentes de qué y con quién se pacta, explicándolo a los ciudadanos para que lo entiendan, nuestros políticos se dedican a todo lo contrario, intentando hacer ver que lo que hacen no parezca lo que hacen y que los contrarios, cuando hacen lo propio, actúan mal mientras ellos actúan bien. Sólo con este descarado cinismo cabe entender, por ejemplo, que el PP se niegue a nombrar en el Ayuntamiento de Madrid a “concejales de gobierno” de Vox para no soliviantar a Ciudadanos, necesario en la conformación de las pertinentes mayorías; que el PSOE se niegue a nombrar en el Gobierno de Sánchez a ministros de UPodemos y, en vez de “gobierno de coalición”, se invente el término de “gobierno de cooperación”, para no espantar a posibles coyunturales apoyos de otras opciones no secesionistas en la investidura; que Ciudadanos y PSOE no se entiendan en algunos lugares, como Madrid, y sí en otros, como en Castilla-La Mancha, pactando sin ningún problema; que el PSOE pacte un gobierno de coalición con Colau y con el apoyo de Valls, para evitar el gobierno de ERC y la alcaldesa populista-socialista inmediatamente cuelgue en el balcón del Ayuntamiento un lazo amarillo reivindicando, como los secesionistas, la libertad de los presos golpistas del 1-O; o que el PSOE se incline en Navarra por pactar un gobierno con los abertzales y el apoyo de Bildu en vez de facilitar el de UPN, desechando sus propuestas, con el objetivo de garantizarse los votos de la derecha peneuvista de cara a la investidura de Sánchez. Con tan irresponsables y cínicos planteamientos, no extraña que, nada más conformarse los nuevos gobiernos locales, muchos de los pactos salten por los aires, los reproches y acusaciones afloren por todas partes, peligren los procesos de acuerdos para conformar gobiernos autónomos, varíen las expectativas de apoyos para la investidura de Sánchez, se anuncien mociones de censura a gobiernos locales recién constituidos y otras incongruencias por el estilo, mientras los ciudadanos, que acabamos de votarles en las urnas, nos decepcionamos más y más ante la intolerable incapacidad de quienes, gracias a nuestro voto, tienen la ineludible responsabilidad de conformar gobiernos estables, claros y trasparentes, con programas precisos y concretos, que busquen siempre el bienestar general en vez de las mezquinas y miserables ventajas personales o partidarias de unos u otros, generando no ya la frustración generalizada de la ciudadanía, sino también el irresponsable e inadmisible deterioro de nuestra democracia……¡y eso que los nuevos partidos políticos, tanto de izquierda, centro o derecha, así como los nuevos liderazgos de los partidos clásicos, nos dicen que llegan con el claro objetivo de regenerar la política y de luchar por la transparencia y el bien común.
            Y en este indeseable ambiente de oscurantismo y triquiñuelas interesadas Ciudadanos, Vox y el PP se enredan en una gresca irresponsable, tras investir al popular Almeida como Alcalde de Madrid, cancelando los de Abascal las avanzadas negociaciones para la Comunidad Madrileña hasta lograr una concejalía en el Ayuntamiento de la capital, que, según ellos, habían pactado con el PP y, según los populares, no; y mientras Ortega Smith, Secretario General de Vox, insiste en que el acuerdo escrito contempla tener representación en todos los niveles de gobierno y afirma que “no haremos público el documento por consideración a Almeida”, parece ser que la clave del dichoso documento suscrito entre PP y Vox es que no recoge expresamente el término “concejales de área” y sí “concejales de gobierno”, con lo que quedan excluidos de la Junta aunque no de otras áreas secundarias de gobernabilidad en la ciudad y los distritos de Madrid……y, por su parte, la vicealcaldesa naranja Villacís sostiene que “no habrá áreas de gobierno para Vox”. Así las cosas, Ciudadanos acepta que el PP entregue a Vox juntas municipales en Madrid mientras los preacuerdos de cara a la Junta de la Comunidad se tambalean ante la exigencia de los de Abascal, abriendo graves fisuras en el tripartito de la derecha madrileña, mientras la renuncia de Carmena al acta de concejal, abre la lucha por su legado entre Higueras y Maestre, con los ojos de Podemos puestos en la evolución de la misma. No obstante, Almeida recupera el sueño olímpico para Madrid e iniciará una ronda de contactos con todos los grupos políticos y sectores implicados para preparar la candidatura a los Juegos de 2032. Y mientras Almeida suspende las multas de Madrid Central y desactiva los semáforos de la A-5, su Vicealcaldesa manifiesta que “revertir todo Madrid Central no sería una buena política, hay que llegar a un acuerdo”…… pero, ¡no debiera estar dicho acuerdo, como el resto de asuntos pactados, ya plasmado en el pacto de gobernabilidad suscrito! En fin, esperemos que en Castilla y León, donde ya se ha acordado que Ciudadanos presida las Cortes tras un pacto con el PP (y, previsiblemente, que el PP gobierne dicha Comunidad), sí se haya acordado algún programa de Gobierno autonómico.
            Algo parecido sucede con el cachondeo que nos traen con la previsible investidura de Sánchez, mientras el PSOE opta por la vía nacionalista para gobernar Navarra, declinando tres propuestas de UPN y ofreciendo a Geroa Bai la presidencia del Parlamento Foral (y, a cambio, la gobernabilidad de Navarra para el PSN), en tanto que en la ciudad de Barcelona el PSC apuesta por el populismo radical de Colau con un gobierno local de coalición para evitar que la alcaldía recaiga en ERC, con el necesario apoyo de Manuel Valls, quien dispone a sus tres concejales a votar a favor de la alcaldesa con el argumento de cerrar el paso al secesionismo de los republicanos. Y mientras en la Comunidad Valenciana se cierra otro gobierno de coalición con Compromís y Podemos, que ya se conoce como la “vía valenciana” en contraposición con la “vía andaluza” ya conocida, Pedro Sánchez mantiene el veto a Podemos para formar un gobierno de coalición, inventándose el indefinible “gobierno de cooperación” y negándose a tener ministros podemitas en su Consejo de Ministros, como exige Iglesias, aunque le ofrece cargos intermedios en niveles secundarios (¿no les recuerda a lo que el PP de Madrid pretende con Vox?), para no espantar a posibles aliados constitucionalistas de cara a su investidura como Jefe de Gobierno y que no dependa sólo de populistas, nacionalistas, abertzales y secesionistas totalitarios. Un Sánchez, dispuesto a ir a la investidura sin tener los apoyos claros, para presionar a los partidos, mientras los pactos locales y territoriales complican el éxito de la misma, reforzando las alianzas de PP-CS (sin Vox, lo que no da mayoría suficiente en muchos lugares) y alejando al PSOE de ERC (que pide liberar a los presos como “gesto” para apoyar la investidura), UPN y CC (lo que impide mayoría suficiente para ser investido). Entre todos la mataron y ella sola se murió. No extraña que, tras ser investida Colau, inmediatamente cuelgue en el balcón del Ayuntamiento un inmenso lazo amarillo (la cabra siempre tira al monte), asunto que, supongo, avalarán sus socios de gobierno, el PSC, y sus avalistas, la lista de Valls, mientras Ciudadanos rompe con el hispano-francés y éste se reafirma en su decisión ya que “frustró el acceso del independentismo en Barcelona” y arremete contra sus, hasta ayer, socios de candidatura, los concejales naranjas, en tanto que su colega francés, Macron, pedirá a los eurodiputados de Rivera aclarar su relación con la ultraderecha, pero ninguno tiene escrúpulos en exigir aclaraciones a quienes se relacionan con populistas anti-sistema, abertzales, nacionalistas radicales o secesionistas totalitarios.
            Entretanto crece la presión interna para que Rivera frene el presunto giro a la derecha de Ciudadanos y dirigentes críticos demandan “volver al centro”, aunque la dirección ignora los reproches y cree que es buena la estrategia, insistiendo en confrontar el sanchismo, el populismo y el independentismo, reconociendo que su candidato, Valls, ha sido un “fiasco”, mientras los tres ediles de éste (no los tres de CS de su lista) forman grupo municipal propio en el Consistorio de Barcelona, apoyando a la alcaldesa, quien, una vez más, decide alinearse con los secesionistas en esa especie de ambigüedad calculada….peo el grupo de Valls, valedor de Colau, se queda reducido a dos concejales ya que el ex socialista Corbacho, tras apoyar la investidura de la alcaldesa la deja ahora en minoría al abandonar a Valls y pasarse al grupo de Ciudadanos, que tendrá cuatro miembros, mientras algunos militantes naranjas critican internamente a Arrimadas por la pérdida de espacio en Cataluña, diciendo que “nos ha dejado tirados”; la realidad es que la apuesta por Valls, a quien se plegó Ciudadanos incluso omitiendo el logo de su partido, ha sido un desacierto político de primera magnitud, como suele suceder cuando se priorizan los personalismos. Por otro lado, mientras Colau es insultada por los secesionistas tras ser investida alcaldesa (no tienen suficiente con sus gestos a favor de ellos y quieren mucho más, y no le perdonan que haya quitado la alcaldía a ERC), fracasa el intento de Puigdemont de acreditarse por poderes como eurodiputado, al impedir la Junta Electoral su última artimaña de acatar la Constitución a distancia a través de su abogado con un poder notarial, en vez de tener la gallardía y el valor de pisar suelo hispano, incluido el catalán, y afrontar la responsabilidad, no baladí, por su suprema ilegal actuación en el ilegal “procés” por el que están pendientes de sentencia sus compañeros de aventuras totalitarias. Y mientras se especula con que los presos del 1-O volverán a las cárceles de la Generalitat antes de la investidura, en tanto que Fiscalía denuncia la falta de respeto del Govern a los jueces en política penitenciaria (baste recordar que mientras Urdangarín lleva ya un año preso por corrupto, como debe ser, en una cárcel castellana, Oriol Pujol está libre casi sin haber pisado una cárcel catalana, sin que nadie ponga el grito en el cielo), se pone una denuncia contra una profesora de Tarrasa por agredir a una alumna en el colegio por el mero hecho de haber pintado la bandera de España.
            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que un telescopio de Almería descubre dos planetas similares a la Tierra en un sistema solar a solo 12´5 años luz; que Álvarez de Toledo se refuerza para ser portavoz del PP en el Congreso, asumiendo los críticos que Casado decidirá; que más de 40.000 agentes estarán atentos en zonas de turismo a una posible amenaza yihadista; que entra en vigor la nueva ley para poner fin a los abusos bancarios al contratar una hipoteca; que Alonso gana en Le Mans las 24 horas y hace doblete al conseguir también el Mundial de Resistencia; que el SMI dispara los costes del trabajo a su mayor ritmo en cinco años; que Messi pide al Presidente del Barça que fiche de nuevo a Neymar; que España rechaza que se fije un plazo mínimo de internamiento de inmigrantes, oponiéndose el Gobierno de Sánchez al endurecimiento de las reglas de detención de inmigrantes acordada hace unos días por los Estados de la UE en Luxemburgo y plasmada en un documento provisional; y que el Rey Felipe VI es investido Caballero de la Orden de la Jarretera en Windsor, la máxima distinción británica, cuando se celebra el quinto aniversario de su proclamación, un Rey renovador en esta España convulsa que ha superado con éxito el relevo de su padre, el envite golpista y un convulso panorama político con tres elecciones generales y seis rondas de consultas para formar gobierno….un rey al que rinden homenaje los ex presidentes Rajoy, Zapatero, Aznar y González, con motivo de la reunión del Patronato del Real Instituto Elcano.
            Y del exterior cabe citar que Platiní es detenido por corrupción en el Mundial de 2022 ante la elección fraudulenta de Qatar; que Hong Kong redobla la protesta contra la injerencia de Pekín; que Francia empieza a ensayar la mili cívica de Macron; que EEUU amenaza con aranceles a la importación de vino español; que el estado de salud de Merkel preocupa tras sufrir temblores en público, aunque ella sostiene que se debe a una deshidratación; que un apagón masivo deja a oscuras a Argentina, Uruguay y zonas de Chile durante horas, al parecer a causa de una avería; que el ex presidente egipcio Morsi, el único elegido en las urnas y preso desde 2013, muere ante el Tribunal que lo juzga al sufrir un infarto; que El Vaticano abre la puerta a la ordenación sacerdotal de casados en zonas aisladas, como la Amazonia, ante la falta de sacerdotes en muchas zonas donde no llega la evangelización; que Irán amenaza con violar los límites que fija el acuerdo nuclear, asegurando Teherán que superará en diez días el tope acordado de uranio enriquecido; que España, Francia y Alemania desarrollarán el nuevo caza europeo, un gran avión de combate para el ambicioso proyecto de competir con EEUU, valorado en 200.000 millones de euros; y que la UE alerta de los planes contra el cambio climático insuficientes por lo que Bruselas da seis meses a los Gobiernos para mostrar más ambición en los mismos, mientras Draghi prepara estímulos para la UE y desata las iras de Trump al abrir el BCE la puerta a rebajar los tipos para estimular a los mercados, al extremo de que, por primera vez en la Historia, estarían en negativo ante el frenazo de la Economía y la baja inflación.   
                                    Jorge Cremades Sena

domingo, 16 de junio de 2019

IRREVERSIBLE PELIGRO


                        Queda por fin “visto para sentencia” el caso sobre el ilegal procés secesionista tras 52 sesiones en el Tribunal Supremo, cuya sentencia se espera para final del verano, mientras los líderes juzgados del 1-O hasta en su turno de “última palabra” descalifican al Estado Español, del que forma parte la Comunidad Autónoma de Cataluña, y al que como representantes del mismo, bien desde el Govern o del Parlament, estarían obligados a defender, tal como juraron o prometieron en sus tomas de posesión, en vez de pretender acabar con él desde el desacato a lo democráticamente establecido mediante actos ilícitos no contemplados en las reglas de juego que todos los españoles, incluidos los catalanes, nos hemos dado y, por tanto, no recogidos ni en la Constitución Española, ni en el Estatut de Catalunya, ni en la normativa legal derivada de los mismos. Los acusados del procés cierran el juicio con un alegato político después de cuatro meses, utilizándolo para exigir al Alto Tribunal que les juzga que anteponga la Política a la Justicia como si la Justicia no formara parte sustancial de la Política en un Estado Democrático de Derecho, como es el caso, y como si por el mero hecho de ser políticos debieran estar exentos y al margen de la legalidad vigente, pues sólo desde este intolerable planteamiento cabe entender lo que hicieron en su día y lo que ahora Quim Torra, actual President de la Generalitat (su antecesor anda huido de la Justicia Española), pretende al sentenciar orgulloso que “lo volveremos a hacer”; es decir, que utilizarán la ilegalidad desde las mismas instituciones del Estado para arremeter contra él, como hicieron sus compañeros, lo que le llevaría a los tribunales “ipso facto” como a cualquier otro presunto delincuente. Y mientras los líderes del 1-O descalifican de forma irresponsable al Estado y prometen reincidir, Junqueras, el principal encausado, pide “devolver la cuestión a la política”, en tanto que Romeva, ve el procesamiento como un “escarmiento ideológico” y Rull amenaza diciendo que “esta inmensa ola es imparable…después de nosotros, vendrán muchos más”. Como se ve, arrepentimiento cero; y mantenimiento del pulso al Estado, todo, con el mantra, según Junqueras, de “devolver la cuestión al terreno del diálogo y el acuerdo”, mientras Fiscalía mantiene la rebelión contra el criterio de la Abogacía del Estado, como si el terreno del diálogo no fuera la legalidad vigente y cualquier acuerdo político no tuviera que ajustarse a la misma y, en todo caso, concitar amplísimos consensos para hacer las modificaciones constitucionales pertinentes que dieran cabida a las, hoy por hoy, ilícitas pretensiones de los secesionistas totalitarios. Para nada el Tribunal Supremo persigue ideas, como ellos dicen cínicamente, sino conductas presuntamente delictivas y, obviamente con todas las garantías procesales para los encausados. Un TS que, con buen criterio, rechaza que Forn, tras el permiso para recoger su acta como edil de Barcelona, se quede en una cárcel catalana, obligándole a regresar a la de Madrid con el resto de sus compañeros, y que da un lógico revés a la Abogacía del Estado evitando la inmunidad de Junqueras (que jamás sería en todo caso con efecto retroactivo y no le exoneraría de los presuntos delitos cometidos) al no permitirle salir de prisión para recoger su acta de eurodiputado, alegando, con toda la razón, que autorizarlo, como solicita el líder de ERC y la Abogacía, “pondría en peligro” la ejecución de la sentencia, un “irreversible peligro” dado el precedente de Puigdemont que se fugó a Bruselas. Un TS que hace balance del impecable juicio del procés y anda tranquilo ante los recursos en Estrasburgo, pues “no hay ni una duda de cómo se ha actuado”, a pesar de que “ha habido una campaña feroz para masacrar al Supremo” y “juicios paralelos que reparten absoluciones”.
            Mientras tanto el Gobierno, al no alcanzar los apoyos para la investidura de Sánchez, vuelve a hablar de diálogo con los grupos independentistas cuando un ejército de unos 6.000 ediles secesionistas, elegidos en las elecciones pasadas, se preparan para boicotear la Constitución; en definitiva, para seguir vulnerando la ley actuando a su antojo en sus municipios como han venido haciendo sus antecesores. La realidad es que la falta de apoyos para la investidura de Sánchez como Jefe de Gobierno y la de María Chivite en Navarra vuelve decisivos de nuevo a ERC y Bildu, requiriéndose la abstención de los republicanos en Madrid y la de los abertzales en Pamplona, por lo que hay que suavizar el enfriamiento de relaciones tras el veto a Iceta para ser senador impidiéndole presidir el Senado. Así las cosas, Ábalos ya no descarta, como hace cuatro días, ni la abstención de ERC ni ministros de Podemos, dando así Sánchez de nuevo un giro copernicano al asumir pactar su investidura con quien sea y como sea, mientras ERC se abre a la abstención, aunque anuncia que pondrá precio. La negativa categórica de PP y Cs a facilitar la investidura de Sánchez, tal como hizo él en su día a la de Rajoy, condena de momento al Presidente interino a cambiar el “no se puede depender de los independentistas, porque no son de fiar” por quedarse ahora en sus manos para ser investido como Jefe de Gobierno…..o, en caso contrario, a convocar nuevas elecciones y renunciar, como hizo Rajoy, al encargo del Rey. La cuestión, y no baladí, es si ahora ya son fiables estos socios totalitarios para dar consistencia a esa especie de engendro gubernamental acordado entre Sánchez e Iglesias de un “gobierno de cooperación” que nadie sabe definir.
            Entretanto, se constituyen los Ayuntamientos y prosiguen los pactos de cara a la gobernabilidad de las Comunidades Autónomas con el reparto de poder entre un bipartidismo a cinco (PP-CS-Vox, de un lado, y PSOE-UPodemos, de otro), salvo excepciones puntuales, y la incidencia de los nacionalismos en sus territorios. En efecto, tras las especulaciones, postureos y estrategias chulescas de presión de los últimos días, en que destacaba que Vox arrancaría a PP y Cs concesiones a su línea dura en Andalucía; que Ximo Puig cedería una vicepresidencia a Podemos a cambio de su reelección; que Ciudadanos exigiría al PP por escrito que Vox no entrase en ningún nivel del Gobierno en Madrid; que Coalición Canaria en las islas insistía en su “no” a Sánchez y ofrecía el Gobierno regional al PP; que en Castilla y León el PP seguiría en la Junta tras un pacto con Ciudadanos, que gobernaría Burgos y Palencia; que Colau rechazaría el tripartito y miraría al PSC, ofreciéndole casi la mitad de los cargos en Barcelona; que PP y Cs llevarían hasta el final su pulso por el poder en Madrid, rechazando los populares la exigencia de repartirse la alcaldía de la capital en dos años para Villacís y dos para Almeida; que PSOE-Cs suscribían un pacto en Castilla-La Mancha para los Ayuntamientos, único pacto global de Rivera con el PSOE de García-Page, rompiendo el veto a los socialistas….. y otras tantas suposiciones por el estilo, se llega a la hora de la verdad renovándose miles de Ayuntamientos. Y la realidad global, salvo excepciones, es que el PP, gracias al tripartito con Ciudadanos y Vox, recupera grandes ciudades (como Madrid, Zaragoza y Córdoba), aunque pierde algunas capitales pequeñas; que el PSOE aumenta su cuota territorial y domina en municipios medianos; que Ciudadanos consigue gobernar en Granada, Melilla y Palencia y medio mandato en cuatro capitales tras el pacto global con el PSOE en Castilla La Mancha; que Podemos sólo consigue gobernar en su emblemática Cádiz e IU en Zamora; que Vox renuncia a la visibilidad a cambio de poder en la sombra; que Colau consigue retener Barcelona gracias al acuerdo con el PSC y a los tres votos de Manuel Valls (los otros tres de Ciudadanos no la apoyaron); y que Navarra Suma se hace con la alcaldía de Pamplona, arrebatándosela a los proetarras, después de que el PSN no apoyara a GBai y Bildu. Como sorpresas y asuntos más llamativos cabe citar, entre otros, que Ciudadanos mandará en Melilla teniendo un único representante, arrebatándosela al PP casi veinte años después; y que Vox da Burgos al PSOE.
            Y tras la constitución de los nuevos Ayuntamientos cabe destacar que Manuel Valls, en la investidura de Colau con su apoyo, dijera a Forn que “en España no hay presos políticos ni exiliados” mientras la alcaldesa se estrenaba en su nuevo mandato colocando un lazo amarillo tras recibir los votos del hispano-francés; o que Martínez-Almeida, nuevo alcalde de Madrid, diga que “es lógico que Vox participe en cuestiones de Gobierno” y que “Madrid será el contrapeso de La Moncloa”… Para el recuerdo quedarán manifestaciones de Abascal como “no vamos a apoyar al Gobierno de dos partidos si uno se niega a sentarse con nosotros” o “Carmena va a ser alcaldesa si Cs se empeña, aún no hay acuerdo y se vota el sábado”; o las de García Egea como “el alcalde será Almeida o Carmena, no hay otra opción” tras negarse el PP a repartirse por dos años la alcaldía entre Villacís y Almeida…. Mientras tanto queda por confirmar si se cumplirán otras sobre la próxima investidura en la Comunidad, como las de Abascal en el sentido de que “si PP o Cs tienen cuatro consejerías, Vox debe tener dos” o que “desconfiamos del PP porque no han cumplido en Andalucía, cedimos demasiado”, o las de García Egea diciendo que “Vox es más útil fuera del gobierno de Madrid” pues “con su fuerza parlamentaria puede impulsar acuerdos sin estar en el Ejecutivo”. La batalla por algunos gobiernos autonómicos sigue vigente y, al final, los acuerdos, aunque sean “in extremis” serán los que sean para que la lógica de las cosas no se altere demasiado y la ilógica quede como algo anecdótico. Las amenazas previas, los vetos y las bravuconadas quedan como medidas de presión y poco más. El bipartidismo a cinco sigue funcionando aunque sea con altibajos y alguna sorpresa que otra.
            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Máxim Huerta cobrará en TVE cuatro veces más que como efímero ministro de Sánchez pues vuelve a televisión con un sueldo de 23.000 euros mensuales por presentar el programa “A partir de hoy”, cuadruplicando el sueldo de un ministro; que la princesa Leonor, al igual que hizo su padre, dará su primer discurso en los Princesa de Asturias y también viajará a Barcelona; que la pausa del café cuesta 3.300 millones anuales a las empresas y una de cada tres detecta abuso de tiempo perdido; que, según la AIReF, Correos arrastra un déficit de 220 millones anuales; que se detectan tres infectados por chikungunya en Alicante; que el futbolista Hazard devuelve la ilusión al madridismo, mientras unos 50.000 aficionados le dan la bienvenida en su presentación en el Bernabeu; y que los españoles Marc Gasol e Ibaka, hacen historia tras el triunfo canadiense en la NBA al ganar su club, Toronto Raptors, al Golden State Warriors en la serie final del campeonato que, por primera vez, gana un equipo de fuera de EEUU.
            Y del exterior, destacar que la presión popular gana su primera batalla en Hong Kong al lograr una manifestación masiva que el Parlamento aplace sin fecha la tramitación de la polémica ley que permite extraditar a China; que sigue la protesta en Rusia tras la liberación de un periodista crítico con el régimen; que el euroescéptico Boris Johnson vence en el primer asalto para relevar a May; que Francisco abronca a los nuncios manifestando que “no se critica al Papa a sus espaldas”; que la socialdemocracia vuelve a dar señales de vida tras los éxitos en cinco países europeos, lo que anima a una familia política en declive; que la Eurozona acuerda por primera vez un presupuesto para afrontar reformas, aunque los socios del euro se atascan a la hora de fijar con qué dinero se nutrirá ese fondo; y que EEUU acusa a Irán del ataque a dos petroleros en el Golfo de Omán, donde otros cuatro barcos fueron saboteados en mayo, disparando este incidente el precio del crudo por encima de los 62 dólares, al tratarse de una zona por donde pasa el 42% del petróleo, mientras las navieras plantean suspender las cargas de crudo y Rusia sale en apoyo de Irán, disparándose así de nuevo la alerta máxima en la zona.  
                                    Jorge Cremades Sena

miércoles, 12 de junio de 2019

GOBIERNO DE COOPERACIÓN


                        Mal asunto cuando nuestros gobernantes o nuestros políticos en general prefieren descartar la trasparencia para refugiarse en el oscurantismo terminológico a la hora de explicarnos qué es lo que hacen o lo que pretenden hacer, lo que inmediatamente les hace sospechosos de buscar engañarnos o, “en román paladino”, de vendernos la burra ….¡vaya usted a saber con qué intenciones!. Y en tales argucias o artimañas es maestro Pedro Sánchez sin lugar a dudas, al extremo de que con él nos estamos acostumbrando a innovaciones democráticas insólitas como, por ejemplo, que es posible perder estrepitosamente las elecciones con el peor de los resultados históricos y gobernar el país con sólo 84 escaños por decreto, que es posible desacatar a los órganos de dirección de tu partido como estrategia de hacerte con el poder en el mismo, que son beneficiosos los apoyos gubernamentales de quienes atentan de forma flagrante contra el Estado de Derecho, o, finalmente, que, ante la imposibilidad de un gobierno monocolor o de coalición, cabe ofertar un insólito y novedoso “gobierno de cooperación” que nadie sabe explicar en qué consiste. En efecto, tras recibir el “no” a su investidura por parte de Rivera y Casado, dejando claro que ni siquiera se abstendrán para que pueda ser investido en segunda votación (recibiendo así la misma medicina que en su día aplicó al PP de Rajoy con su empecinado “no es no”) e incapaz de doblegar a Iglesias en su empeño de formar un gobierno de coalición, ya que, según el resultado electoral, un gobierno monocolor no es viable, Pedro Sánchez en vez de reconocer su incapacidad de salir airoso en la investidura, como hizo en su día Rajoy, y, especialmente, de gobernar con solvencia estable, como demostró con su propio gobierno bautizado por Rubalcaba como “Frankenstein”, se inventa ahora la creación de un nuevo gobierno, “el gobierno de cooperación” con el único fin de rebajar la tensión con Podemos, su único posible aliado preferente con quien mantiene el pulso, que Iglesias acepta de entrada sin saber exactamente en qué consiste, pero que sigue vendiendo como de coalición, mientras desde el PSOE sanchista lo niegan por activa y por pasiva. Y, dado que nadie entiende este incomprensible tránsito del gobierno “de coalición” al indefinible “de cooperación” sólo cabe aproximarse al diccionario de la lengua para intentar aproximarse a la burra que pretende ahora vendernos el líder socialista y entender su significado, ya que nadie sabe definir este nuevo invento de Pedro. Y, según el diccionario, “coalición” es un “pacto o unión entre personas, grupos sociales o estados para lograr un fin común” o “una entidad creada a partir de la unión de dos o más partidos políticos”….pero, según Sánchez, no es lo que busca hacer con Podemos; y, siguiendo el diccionario, “cooperación” (acción o efecto de cooperar) es “hacer algo para que junto a la acción o el esfuerzo de otras personas se consiga un determinado resultado”….que es lo que busca Sánchez de cara a su investidura, es decir, que con el esfuerzo, aparentemente gratuito y altruista de Podemos y sin pretender un fin común de gobierno, el resultado sea una investidura positiva. Y luego, ya veremos….para eso están los decretos. De momento el problema es que algunos otros partidos minoritarios, que Sánchez necesita, se niegan a facilitar su investidura si pacta con Podemos, mientras PP y Ciudadanos, únicos que podrían facilitarle una investidura no traumática, rechazan abstenerse y le urgen a que fije lo antes posible la fecha de la investidura en el Congreso de los Diputados……y tanto el sanchismo como el populismo radical, que entre ellos no suman la mayoría necesaria, pretenden venderle a los demás y sobre todo a sus propios votantes la viabilidad de un teórico gobierno monocolor inexistente o la de uno de coalición, sabiendo que sólo cabe éste si Podemos mantiene sus exigencias, ya que Sánchez ni quiere apechugar con las consecuencias negativas que le acarrearía el reconocimiento del mismo con todas las de la ley….ni reconoce la soledad en que se encuentra, salvo que se coaligue con UPodemos para gobernar. Y eso que amaga con repetir las elecciones, lo que a nadie le interesa…..y menos a Podemos, con lo que el paripé de este invento de “cooperación”, ni chicha ni limoná, tiene visos de viabilidad, siempre que los demás se lo traguen.
            Además la investidura de Sánchez se juega en el mosaico de pactos territoriales y locales, en un contexto en el que Iglesias sigue exigiendo ministerios y un gobierno de coalición (salvo que el de cooperación pueda venderse sin problemas), Ciudadanos y PP se reafirman en el veto a Sánchez, Vox pide la abstención de Rivera, y el PSOE juega al farol de repetir las elecciones como medida de presión para que le invistan. En efecto, de momento, Iglesias exige al líder socialista entrar en el Gobierno con las carteras de Empleo y Hacienda, así como las pensiones; Díaz Ayuso plantea facilitar la investidura de Sánchez pero Génova la desautoriza y Casado, aunque insiste en su “no” a Pedro, le ofrece pactos de Estado; y en Ciudadanos se desata el malestar con las críticas de Valls a Vox, aunque, de momento, descartan la ruptura con el hispano-francés. No obstante, algo se va avanzando en el puzzle territorial y municipal, pues Ciudadanos levanta el veto a Vox para bordar el gobierno de Madrid y Aguado se reúne con Monasterio, negociando para que Ciudadanos salve la Mesa de la Asamblea pese al cordón que puso la dirección naranja, con lo que Cs acepta a Vox a cambio de presidir la Mesa, entre los tres se reparten los cargos y PP acuerda con los de Abascal su entrada en puestos de la Administración regional aunque no consejerías; por otro lado en Castilla-León los de Rivera se abren a hablar con el PSOE para presionar al PP, mientras en Murcia los socialistas ofrecen la capital a Ciudadanos, que eleva el precio a Génova, y los naranjas consiguen también la presidencia de la Asamblea murciana y con el PP se repartirán las carteras; y en Barcelona Colau se enfrenta a una investidura por accidente con un “tripartito” de En Comú Podm-ERC-PSC o el apoyo de Valls, para mayor descontento de Ciudadanos. En todo caso, todo está cogido con pinzas, con sobresaltos como la desestabilización de las negociaciones por parte de Vox al filtrar que entrarían en la Comunidad de Madrid, mientras Génova descarta un tripartito y sólo dará cargos de “segundos niveles” a los de Abascal, y Casado advierte de que no cederá la Alcaldía a Villacís, en detrimento de su candidato, dejando claro que el alcalde será “o Almeida o Carmena”.
            Y mientras Sánchez baraja la creación de una Vicepresidencia Ecológica en su futuro Gobierno, el PNV exige a cambio de darle el “sí” a la investidura el acercamiento masivo de los 209 presos de ETA y el control de las cárceles, justo en la recta final del juicio a los líderes del “procés”, en el que cada acusado contará con 15 minutos para ejercer su derecho a la última palabra, previéndose un alegato político por parte de éstos. Por otro lado, las defensas de Junqueras, Forn y Romeva ya reconocen el delito de desobediencia, mientras la portavoz del Govern rechaza preguntas hechas sólo en castellano en sus ruedas de prensa y la Abogacía del Estado respalda que Junqueras adquiera la inmunidad, defendiendo así la representación del Gobierno de Sánchez que salga de prisión para adquirir la condición de eurodiputado, en contradicción, una vez más, con la Fiscalía, que advierte de que la amplia inmunidad que tendría el acusado paralizaría la causa, justo cuando el Tribunal permite a Forn ir a Barcelona a recoger su acta como edil, aunque avisa a los Mossos de que no puede hacer ninguna otra cosa. Por su parte el Defensor del Pueblo carga contra PSOE y PP por permitir adoctrinar en Cataluña y Baleares, denunciando incluso que las señales de tráfico estén en catalán. Ya ven, entre todos la mataron y ella sola se murió.
Entretanto, el Tribunal de Cuentas constata la quiebra de la Seguridad Social, certificando que el conjunto del Sistema registra ya “patrimonio neto negativo” tras perder 100.000 millones desde 2010 y criticando que los gobiernos  populares y socialistas se han limitado a poner parches con préstamos que no resuelven el agujero, por lo que pide al Pacto de Toledo que promueva “las reformas precisas para resolver de forma estable la situación”. En fin, como para andar jugando con gobiernos de cooperación y otras ocurrencias por el estilo.       
Por lo que respecta a otros asuntos cabe destacar que el Consejo Escolar bloquea un millón de becas en protesta por el “modelo Wert”, paralizando el organismo consultivo al menos una semana la tramitación de las ayudas, mientras el ex ministro popular dice que “si el PP hubiera aplicado la Lomce, habría una única selectividad”; que el recorte laboral en la banca española supera ya los 100.000 empleos, elevando el BCE al 35% el ajuste de plantilla en diez años; que Interior borró con fondos reservados las huellas del robo a Luis Bárcenas, confesando el comisario al juez la compra de un portátil para que el “número dos” de Interior con el PP consultara los móviles robados; que Pepe Álvarez, Secretario General del sindicato, dice que “UGT tiene que recuperar prestigio; no haremos más cursos de formación” y que “nunca he oído a ERC decir que votará a favor de la reforma laboral sólo si hay referéndum”; que la trama de amaños en el fútbol lavaba dinero de la droga, revelando el sumario que las apuestas en la Liga no eran “el negocio principal” de Aranda, sino “una inversión” para blanquear fondos del narcotráfico, mientras Íñigo López, ex jugador del Huesca, afirma que ha cobrado primas de terceros por ganar y que “perdimos con el Nástic porque teníamos un pacto” y el Girona propone una Liga de 21 equipos por las dudas sobre el Valladolid-Valencia; que hallan una embarazada de seis meses degollada en Játiva; que en Vall D´Hebrón crean un fármaco que noquea a los tumores y frena la metástasis; que el Gobierno de España apuesta por Teresa Ribera, Borrell y Calviño para la cúpula de la UE; que España gana 3-0 a Suecia con muy buen tono; que el gran Nadal, tras ganar el duodécimo Roland Garros y sumar ya 18 grandes, manifiesta “no puedo explicar lo que siento, la 12 es increíble”, “toqué fondo, me cansé de sufrir dolor”, “tengo lo importante para ser feliz: amigos y un buen entorno” y añade “soy un afortunado, no un mártir”; que Daniel Ortega libera a los líderes de las protestas en Nicaragua; que el Gobierno de Sánchez da luz verde al aumento de tropas de EEUU en la base de Rota; que las plantas se extinguen más rápido que nunca y unas 600 especies han desaparecido en los últimos 250 años, un proceso acelerado por el ser humano desde la Revolución Industrial; que la ruptura de una pareja de narcos acaba en tragedia, provocando un baño de sangre en Aranjuez, donde Juan Mendoza Jiménez dispara a sus dos cuñadas, matando a una de ellas, y a su suegra, a quienes deja gravemente heridas; y que el asesinato de Beatriz a manos de su pareja supone la víctima número mil de violencia machista desde 2003 evidencia un absurdo reguero trágico de muerte incomprensible a causa de la violencia de género, al que tenemos que poner coto de forma inmediata, mientras otras víctimas, como Marta, que sobrevivió a semejante locura, poniendo fin a seis años de maltrato, yéndose de casa y denunciando al agresor, viven atemorizadas sabiendo que sus agresores están en la calle, y como ella, manifiestan “cada día sigo pensando que me puede matar”…..es, sin duda, la esclavización del siglo XXI que ninguna sociedad desarrollada y libre debiera soportar y, por tanto, está obligada a erradicar con todos los medios a su alcance.
                                    Jorge Cremades Sena

domingo, 9 de junio de 2019

DEL NO ES NO AL SÍ ES SÍ


                        Bienvenido sea Sánchez al mundo de la cordura y la responsabilidad tras haber sido propuesto por el Rey para formar Gobierno (como era de esperar después de haber ganado las elecciones) al decir en rueda de prensa que ha aceptado “con honor” el encargo de Felipe y que apela a la responsabilidad de UPodemos, PP y Ciudadanos, los partidos mayoritarios de la oposición, ya que, como tales, son los más responsables a la hora de “facilitar o bloquear la investidura”, subrayando que “no hay otra alternativa posible” ya que “o gobierna el PSOE, o gobierna el PSOE” y solicitando además que actúen como lo hará él, con “altura de miras” y “enormes dosis de responsabilidad”, buscando “grandes consensos” y “dialogando con todos, dentro del marco constitucional”. Por tanto, bienvenido sea a la cordura responsable, beneficiosa para todos, aunque venga a ella sólo cuando le beneficie a él personalmente y a su partido, ya que es justo lo contrario de lo que hizo tras las elecciones del 20-12-15 cuando el PP de Rajoy ganó (curiosamente con los mismos diputados que él tiene ahora, 123) y se enrocó con su estrambótico e irresponsable “no es no” al PP y a Rajoy, lo que desembocó finalmente en una legislatura perdida sin posibilidad de gobierno alguno (a pesar de que incluso él lo intentó en vano tras el bloqueo a Rajoy y su consecuente renuncia), que desencadenó una obligada convocatoria de elecciones el 26-6-16, que de nuevo ganó el PP con 137 escaños, mientras él obtenía 85 (cinco menos que en 2015), el peor resultado electoral de toda la historia del PSOE, y, para colmo, cuando el Comité Federal, el máximo órgano del partido entre Congresos, decidió, precisamente por responsabilidad, facilitar la investidura de Rajoy, él, en vez de acatarla y ser responsable, dimitió como diputado, antes de plegarse a la responsabilidad que reclama ahora, para emprender una exitosa aventura personal semi-populista, apelando a las bases y contra los órganos de dirección del partido, que le catapulta al liderazgo socialista de nuevo y le ha traído hasta aquí. El tránsito de su “no es no” al PP y a Rajoy a este actual “sí es sí” al PSOE y a él mismo pasará sin duda a los anales de la incoherencia y del cinismo político, salvo que Sánchez pueda explicar ahora (y, en caso contrario, pedir perdón a los ciudadanos por su irresponsabilidad anterior) por qué Rajoy, según él, no debía gobernar en 2015 con 123 diputados, ni en 2016 con 137, mientras ahora a él hay que facilitarle por responsabilidad la investidura con sus 123 escaños, después de haber gobernado mediante una exitosa moción de censura con sólo 85 diputados, tras desalojar a un gobierno que contaba con 137 escaños, gracias al apoyo coyuntural de populistas, radicales, nacionalistas y secesionistas totalitarios. Por mera higiene democrática, Sánchez debiera explicar su giro político copernicano, que apoyamos (al igual que rechazamos su anterior proceder), exigiendo ahora gestos responsables a los demás frente a su irresponsable comportamiento en 2015, 2016 y 2018 (moción de censura con populismos, secesionismos y radicalismos), por más que con ello haya obtenido ventajas personales gracias a los indeseables apoyos de ciertos compañeros de viaje que, con buen criterio, ahora rechaza, pidiendo a los demás que le ayuden a hacerlo y liberarse así de ellos……pero tomarnos por idiotas o amnésicos del pasado, intentando aparecer él como paradigma de la responsabilidad, no es la mejor forma de iniciar el camino.
            Gracias a esta trasmutación beneficiosa, Sánchez, con buen criterio (como en similar situación pedía Rajoy en vano), pide, de cara al inicio de la ronda de contactos y para favorecer su investidura, la abstención de PP y Ciudadanos frente a Podemos, que le exige un Gobierno de coalición, y para liberarse de los chantajes indeseables de radicales secesionistas, que le niegan el apoyo que otrora le dieron, y, por supuesto, para evitar la convocatoria de nuevas elecciones, que supondría superar el mismo error que él provocó en 2015 con su patético e irresponsable "no es no”, que tan buenos resultados le dio a nivel personal. Así, tras ser propuesto por el Rey, el candidato socialista, que hablará con todos “dentro de la Constitución”, iniciará los contactos con la estrategia de cercar especialmente al PP, pero también a Ciudadanos, exigiéndole la abstención en su investidura en pro de la estabilidad política, mientras Génova esquiva la estrategia considerándola como el “abrazo del oso” y Rivera reitera su “no” a la investidura. Sánchez, sin tener amarrada una mayoría parlamentaria para su investidura (Rajoy ante la cruda realidad declinó la propuesta del Rey, que Sánchez aprovechó para su fracasada investidura), inicia la legislatura bajo la amenaza de Podemos, desdeñando a Iglesias, que está en momentos bajos, e iniciará las conversaciones para su elección al mismo nivel con PP, CS y Podemos; asumiendo que no habrá acuerdos hasta cerrar los pactos autonómicos y municipales; metiendo en cintura al PSE navarro para que no torpedee un acuerdo con UPN, que le ofrece facilitar su investidura a cambio de un gesto en Navarra para formar un Gobierno Foral sin secesionistas; y beneficiado por la no renuncia al escaño de los diputados secesionistas, lo que facilita su investidura, aunque JxC decidirá a última hora si los releva para dificultarla. Y es que, aunque Iglesias amenaza con tumbar al PSOE si no entra en el Gobierno, dos circunstancias favorecen la investidura de Sánchez sin el apoyo de populares y naranjas: la situación de gobernabilidad en Navarra y la de los diputados secesionistas inhabilitados (obviamente siempre que Iglesias se baje del burro, que finalmente lo hará). En efecto, UPN, que se presentó apoyado por PP y Ciudadanos, ofrece a Sánchez una vía para investirlo sin separatistas a cambio del Gobierno Foral, que los socialistas navarros quieren arrebatarle con apoyo de nacionalistas y Bildu, con lo que esta “fórmula navarra”, que Casado bendice, allanaría la investidura en segunda vuelta por la ausencia de los diputados presos. Entretanto, cuando cada uno de los escaños vale un potosí, dada la composición del Congreso, Coalición Canaria ni respaldará al PSOE ni se abstendrá si pacta con Podemos, mientras, en todo caso, se vislumbra un gobierno monocolor debilitado en su quehacer diario por el chantaje del independentismo y por el malestar de Podemos, ya que, salvo coaliciones sólidas, la oposición actuaría tras la investidura con total contundencia.
            Mientras tanto prosiguen las negociaciones para formar gobiernos locales y autonómicos, destacando hasta el momento que el PP pacta con Vox para gobernar en 35 municipios en los que no se requiere el apoyo de Ciudadanos, entre ellos el de Almería, Algeciras y los del cinturón azul de Madrid; que Carmena ya no se ve alcaldesa tras la primera reunión de Almeida y Villacís, mientras Ciudadanos tensa la negociación con el PP para quedarse Madrid y Génova advierte de que “saltará todo por los aires” si Rivera insiste en hacer alcaldesa a su candidata; que el PP sí estaría dispuesto a ceder la presidencia a Cs en Aragón para que no pacte con el PSOE; que Rivera cierra con Ayuso la Comunidad de Madrid, donde Vox suaviza su postura y allana el pacto PP-Cs, mientras hay sectores del PSOE-M reclamando la salida de Gabilondo; que Ciudadanos da una vuelta de tuerca al PP en Murcia, escenificando su distanciamiento con el PP para formar gobiernos en la Región, y en Castilla-León, exigiendo incluso que no repitan los alcaldes de Palencia y Burgos ni el Presidente de la Diputación de Valladolid; y que Colau, apoyada masivamente por sus bases para que repita como alcaldesa, asume el riesgo de revalidar su cargo sin acuerdos y presenta su candidatura frente a Maragall pensando en ser elegida con los votos del PSC y de Manuel Valls para evitar una alcaldía secesionista en Barcelona, aunque no estaría de más que, en todo caso, dadas las veleidades, ambigüedades y simpatías de la alcaldesa barcelonesa con el secesionismo, tanto socialistas como liberales le exigieran expresamente un rechazo, concreto y contundente, al secesionismo totalitario y al inexistente derecho a decidir por referéndum catalán. Entretanto, empresarios catalanes piden a Sánchez “gestos con los presos”; un sargento de los Mossos pide pasar a otra Policía por la “politización” del cuerpo, manifestando que “Torra llama a un choque armado y yo no voy a colaborar”; y Junqueras solicita permiso al Supremo para recoger el acta que le dé inmunidad como eurodiputado.
            Por otro lado, los parlamentarios declaran sus bienes, que oscilan entre el sueldo mileurista de la socialista Andrea Fernández, la más joven de la Cámara, y los cincuenta y tres millones del diputado naranja Marcos de Quinto, quien manifiesta “todo lo que tengo me lo he ganado y pago tres millones al año en impuestos”, pasando por declaraciones llamativas como los dieciséis euros que declara tener en su cuenta el popular Juan José Cortés o la situación real de la fortuna de Iglesias y Montero, entre otros casos. Y entretanto, la destitución de Echenique deja el camino libre a Irene Montero en Podemos, mientras Iglesias nombra al diputado Alberto Rodríguez como nuevo Secretario de Organización y acalla a los críticos blindando su autoridad con una reorganización de la Ejecutiva que consolida la influencia de su círculo más próximo y despejando la hoja de ruta propuesta por él para negociar un Gobierno de coalición con Sánchez, mientras culpa a los barones del batacazo electoral y afianza su plan de aguantar hasta 2021 y dar el relevo a Montero en su momento.
            Por lo que se refiere a otros asuntos cabe citar que la Autoridad Fiscal pide que se considere la renta en el copago de las medicinas; que Bruselas levanta la tutela de las finanzas de España, tras una década de control, y la Comisión exige al Gobierno nuevos ajustes en los Presupuestos por unos 15.000 millones en dos años, alertando de la necesidad de que España ponga en marcha “políticas presupuestarias sólidas” y que rebaje la deuda; que el Metro de Madrid ocultó hasta las elecciones el cierre de la Línea 4 durante dos meses; que Celáa admite desigualdad en la selectividad pero no tomará medidas; que gracias a una grabadora en la mochila se detecta el maltrato de sus profesoras a una niña autista, a quien, entre otros despropósitos, decían “tiene el cerebro cascado”, por lo que la Junta de Andalucía actuará tras la denuncia del padre; que Nadal jugará la duodécima final de Roland Garros tras ganar a Federer; que muere a los 83 años Chicho Ibáñez Serrador, verdadero genio de la televisión; que el caso Noa, la joven holandesa, irrumpe en el debate en España, mientras el PSOE insiste en que su ley no avalaría una muerte como la de Noa, pero sí recoge la eutanasia si fuera mayor de edad y se determinase un sufrimiento psíquico sin posibilidad de alivio, en tanto que el presidente del Comité Español de Bioética sostiene que “España no está preparada para una ley como la holandesa”; que el Real Madrid ficha por más de cien millones al “galáctico” belga Hazard, el fichaje más caro de su historia; y que el Banco de España revela que el Plan E de Zapatero dilapidó 13.000 millones para maquillar el paro ya que cada empleo generado por el programa anticrisis costó 160.000 euros, insistiendo además a Sánchez que su subida del salario mínimo interprofesional lastrará la ocupación a pesar del buen dato de empleo del pasado mes, eso sí, como siempre, temporal y de baja calidad.
            Y del exterior, destacar que Dinamarca afianza el giro socialdemócrata en los países nórdicos al ganar las elecciones con casi el 26% de los votos la candidata del centroizquierda; que el futbol femenino celebra su éxito en el mundial más reivindicativo, el octavo, que se celebra en Francia; que EEUU y Europa se dan una tregua en la celebración del 75 aniversario del desembarco de Normandía, el famoso Día D; que Putin se alía con Xi Jinping y explotará el 5G de Huawei en Rusia, desarrollando las redes de quinta generación y la inteligencia artificial; que los líderes europeos abren la batalla por el poder en la UE, librando Sánchez y Macron un pulso con los conservadores sobre la presidencia de la Comisión, que amenaza con derivar en bloqueo; que May dimite como líder “tory” y deja la puerta abierta a un Brexit duro, arrancando así la carrera por el control del Partido Conservador, sumido en una crisis histórica; que Trump consigue una victoria política al arrancar un pacto migratorio a Méjico, que acepta actuar como guardián de fronteras de EEUU en el acuerdo; y que el BCE descarta subir los tipos hasta 2020 ante la inestabilidad de la Economía, advirtiendo Draghi de que el precio del dinero podría incluso bajar aún más, mientras se da un año de tipos cero a consecuencia del pesimismo sobre la UE.
                                    Jorge Cremades Sena

miércoles, 5 de junio de 2019

EL PROCÉS, UN GOLPE DE ESTADO


                        Mientras el separatismo nombra nuevo jefe de los Mossos para afianzar su control, generando “indignación” entre los comisarios del cuerpo el nombramiento de Eduard Sallent, el juicio en el Supremo a los cabecillas del 1-O (menos a los prófugos con Puigdemont a la cabeza, que les han dejado tirados) toca a su fin. Y mientras Fiscalía sostiene que hubo delito de rebelión, la Abogacía del Estado defiende que hubo delito de sedición, con lo que entre ambos delitos, habrá de pronunciarse el juez, salvo que se incline por lo que defenderán las defensas de los procesados que sin lugar a dudas será que no ha habido comisión alguna de delitos. Estamos hablando pues de gravísimos delitos, sea sedición o rebelión, que ningún Estado democrático puede permitir si no quiere ponerse en la antesala de la desaparición del mismo. Y a tal efecto Fiscalía en un duro informe, muy bien documentado y argumentado, concluye que hubo rebelión, llamando por vez primera lo acaecido como “golpe de Estado” en el que Junqueras aparece como motor del mismo, ante la oposición de la Abogacía del Estado que se inclina por sedición con el argumento de que la violencia, que sí la hubo, “no fue estructural”. Así los fiscales prueban la rebelión que ignora la Abogada del Gobierno, la letrada que fue impuesta por Sánchez en los días de vino y rosas con el secesionismo para rebajar la acusación a sedición, que, siendo gravísima, es mucho más benévola, en cuanto a las penas se refiere, que la rebelión. Desde Fiscalía tienen claro, según el fiscal Zaragoza, que “lo que sucedió en Cataluña se llama golpe de Estado, la sustitución de un orden jurídico por otro medio ilegal”; según el fiscal Moreno, que “hubo violencia en las cosas, hubo intimidación y hubo violencia física”; según el fiscal Cadena, que “la pasividad de los Mossos en el 1-O fue la de un cuerpo armado al servicio de la rebelión”; y, según el fiscal Madrigal, que hubo “dejación de funciones de la Generalitat ante el expolio de sus fondos”….. es lo que todos pudimos ver aquellos negros días preñados de totalitarismo con el objetivo de doblegar la soberanía del pueblo español (incluido el catalán) y por medios ilegales cambiar desde las propias instituciones del Estado, como el Govern o el Parlament de Cataluña, el orden constitucional establecido, tanto en la Constitución como en el Estatut catalán. Lo vimos todos excepto la Abogada del Estado, impuesta por Sánchez, que entiende que sí hubo “fuerza” en el 1-O pero no violencia y que ésta no estaba en los planes de los líderes secesionistas, como si la fuerza no fuera violencia, cuando los fiscales hablan de “violencia” física y además señalan que la Generalitat era un “cortijo” de apoyo al 1-O; como si la utilización de un cuerpo armado para ayudar a subvertir la ley y el orden establecido no fuera violencia; cómo si la utilización del poder institucional, incitando (y actuando) a incumplir la ley, cuando debieran ser garantes de ella y ampararla, no fuera violencia; como si pudiéramos adentrarnos en las intenciones de los promotores del golpe para concluir que no estaba la violencia en sus intenciones; y como si no hubieran sufrido violencia las varias decenas de policías y guardias civiles, enviados a mantener el orden con el uso de la fuerza, que tienen encomendado si es necesario, para mantener la paz y el orden. En fin, lo importante es que ya queda menos para que estos golpistas totalitarios paguen por los graves delitos que han cometido, ya sea rebelión o sedición,  además de malversación de caudales públicos….lo españoles, incluidos los catalanes, no nos merecemos esto.
            Entretanto los partidos políticos pretenden hacer la cuadratura del círculo con sus pactos y componendas. El PP propone a Ciudadanos “mesas a tres” con Vox en toda España y pide a Rivera que opte por el centro-derecha para gobernar juntos cuatro CCAA y 23 importantes ayuntamientos, además defiende ante Abascal que Vox no puede estar en los gobiernos y le dice que “todo lo que pida tiene que entrar en la Constitución”, mientras Ciudadanos pretende fijar al PP como socio principal ante el sector de Garicano, que exige no ser “muleta” de los “populares”, y no quiere ni sentarse con Vox pretendiendo a lo sumo la “vía andaluza”. Po su parte Vox no está dispuesto a pactar con quienes ni siquiera quieren sentarse con ellos a hablar y amenazan con una enmienda a la totalidad a los presupuestos de Andalucía, lo que el PP ve como un farol o medida de presión, mientras negocia que Ayuso gobierne Madrid, que Ciudadanos presida la Asamblea y Vox entre en la Mesa. El problema es que la aritmética falla y si cada uno mantiene sus exigencias las mayorías necesarias no salen por ningún sitio, aunque parece que Vox acepta negociar programas aunque Ciudadanos no esté en la mesa de negociación. No obstante Emilio García-Page manifiesta que “Sánchez está dispuesto a resetear y sorprender con Ciudadanos”, lo que podría abrir un nuevo cauce de negociaciones con los naranjas, mientras ERC ofrece a Colau un pacto en Barcelona con Maragall de alcalde. Y todo bajo el prisma de la investidura de Sánchez que complica más aún los pactos territoriales, cuando, según NCReport, los votantes del PSOE no quieren a Iglesias en Moncloa, la opción preferida por los españoles, con el 32%, es un Gobierno con Ciudadanos, el pacto “a la andaluza” es el mayoritario en Madrid, Murcia, Castilla-León y Aragón, el 76% rechaza que se acepten los votos de ERC para la investidura y el 51% no vería bien repetir elecciones.
            Es obvio que algunos partidos con semejantes incertidumbres y temores a errar sufren crisis internas, más o menos preocupantes. De un lado la división de sus bases abre un dilema para Colau, pues los comunes se debaten entre apoyar a los independentistas de Maragall o pactar con el PSC en el Ayuntamiento de Barcelona (toca decantarse y no mantener la ambigüedad de Colau con el secesionismo). De otro lado Casado aplaza la designación de los portavoces parlamentarios hasta después de los pactos, en plena pugna con los barones, mientras Alfonso Alonso plantea una refundación del partido en el País Vasco sin consultar con él. Pero la crisis interna más preocupante es la que sufre Podemos desde la debacle electoral, pues, mientras Iglesias desoye las críticas y no adelantará Vistalegre3, ya se postula Espinar (el del dichoso pisito de protección oficial y su mal uso) para disputarle el liderazgo, en tanto que los críticos de Podemos movilizan a las bases para forzar a Iglesias a debatir sobre el futuro del partido; los “barones” avalan a Espinar frente a Iglesias y quieren un Vistalegre3, mientras éste, para intentar calmar la situación, releva a Echenique de la Secretaría de Organización, aunque encabezará una nueva comisión de seguimiento de los posibles pactos con el PSOE, intentando así acallar a los críticos del partido.
            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que arranca la selectividad de acceso a la universidad con pruebas desiguales en las CCAA; que la Autoridad Fiscal denuncia la falta de evaluación de subvenciones y la insuficiencia del control en ayudas sobre 14.000 millones; que irá a juicio la muerte de una congoleña en 2011 desatendida en el CIE de Madrid, tras haber pedido asistencia médica diez veces, mientras el médico que la atendió asegura que pensó que sólo era una gripe; que sigue el asunto del amaño de partidos, ratificando las grabaciones a Aranda el tongo en el último partido de Liga, donde el Valencia, frente al Valladolid, salió vencedor en las dos partes, como estaba previsto y se clasificó para Champions; que el TS frena la exhumación de Franco y no se pronunciará hasta otoño; que García Castaño confiesa ante el juez que robó documentos de Bárcenas para el “dos” de Interior, entregándole al Secretario de Estado del Gobierno de Rajoy un “pendrive” con el material sustraído al ex tesorero del PP; y que Don Juan Carlos, tras una vida al servicio de España, se retira de la actividad oficial, siendo su último acto público presidir una corrida de toros en Aranjuez, donde recibe una larga y calurosa ovación.
            Y del exterior, citar que el Gobierno alemán se tambalea por la crisis del SPD, ante la renuncia del líder del partido por los resultados de las europeas, agrietando así la coalición, mientras los socialdemócratas tienen dificultades para encontrar un sustituto a su liderazgo; que Bruselas da el primer paso para tutelar las cuentas de Italia, tras constatar que el Gobierno de Roma “no ha cumplido” con el criterio de deuda en 2018 y no lo hará en 2019 y 2020; que Canadá admite su culpa en el genocidio de mujeres indígenas, concentrándose la investigación en un millar de asesinatos perpetrados entre 1980 y 2012; que Tintori, la activista venezolana y esposa del líder opositor, se instala con sus hijos en España, hará una gira europea y no descarta pedir asilo; y que Trump visita el Reino Unido entrando como un elefante en una cacharrería: avala un “Brexit duro”, se alinea con Johnson y Farage e invita a no pagar la factura de la UE, insulta al alcalde de Londres, agita la eurofobia y se ofrece como aliado preferente de los británicos frente a la Europa Continental, promete a Reino Unido compensar el Brexit con un pacto comercial “fenómeno”……bien podríamos decir los europeos, salvo los británicos, que el tradicional “amigo americano” se ha convertido en peligroso enemigo.
                                    Jorge Cremades Sena

domingo, 2 de junio de 2019

POSTUREO, CINISMO Y DEMAGOGIA


                        Pendientes de conformar un gobierno estable para España, varios gobiernos autonómicos y miles de gobiernos locales, nuestros políticos dan rienda suelta al postureo, al cinismo y a la demagogia para intentar con ello convencernos de que los pactos gubernamentales que pretenden es lo más conveniente y acertado, aunque para nada se corresponda con lo que dijeron y prometieron en la campaña electoral. Se trata de que aceptemos ahora, con el menor rechazo posible, aquellos pactos, algunos antinatura y otros incomprensibles, que en campaña dijeron que jamás harían, o la trasgresión de promesas, meramente electoralistas, que inspiraron nuestra decisión a la hora de votar, cuando su verdadera motivación es conseguir el poder, sea como sea, y, por tanto, arrebatárselo al contrincante político, ya sea dentro o fuera del mismo bloque ideológico en términos de izquierda-derecha, de radicalismo-moderación o de secesionismo-constitucionalismo. Mero postureo, cínico y demagógico, cuando sabemos que todo ello es hasta conseguir el objetivo de auparse al poder con quien sea, como sea y a costa de lo que sea, hasta que después, cuando haya que dar trigo en vez de predicar, las formas vuelvan de alguna forma a su cauce normal. Hasta entonces, lo pernicioso o bondadoso de las distintas opciones político-ideológicas será mero instrumento pragmático para denostar al contrincante, siendo factible que quienes descalifican opciones de extrema izquierda como socios no pongan reparos a opciones de extrema derecha y viceversa. Es más, hasta lo que pueda venderse como pernicioso en un territorio o lugar, puede venderse como bondadoso en el de al lado, y viceversa, por los mismos protagonistas del pacto. Y con estos ingredientes inasumibles y en pleno baile de concejales por errores del recuento, que el propio Gobierno reconoce aunque niega que sea masivo mientras pide explicaciones a las empresas encargadas (los más llamativos el cambio de manos de la alcaldía de Ibiza o de León, junto a otras localidades), el intento de forjar pactos transversales tras las elecciones agrieta los dos bloques ideológicos, mientras el punto de mira se extiende a la futura investidura de Sánchez, sobre la que el CIS de Tezanos ofrece datos falsos en el resumen de su encuesta para favorecerle de forma descarada, manifestando que la opción preferida de los españoles es un Gobierno en solitario, como el Presidente desea, cuando el sondeo señala que los encuestados quieren una coalición PSOE-Podemos, como quiere Iglesias, quien ahora manifiesta que “los ministerios es lo de menos” y le plantea un programa económico, que desvela en su intervención en el Círculo de Economía, basado en la prestación mínima de 600 euros, la semana laboral de 34 horas y más impuestos…..un órdago en toda regla a Sánchez, aunque da la sensación de ser mero postureo de cara a la investidura y a los acuerdos territoriales y locales en curso, ya que Podemos, que ha perdido 12´5 millones por su debacle electoral, no está en su mejor momento para andar con exigencias, siendo cierto, en todo caso, que los diputados con que cuenta en el Congreso, no han variado y siguen siendo los mismos que cuando Sánchez era más tolerante con el pretendido gobierno de coalición. Además, como parte del chalaneo negociador, otros socios de Sánchez en la moción de censura, como los secesionistas o el PNV, pretenden utilizar su apoyo a la investidura como monedas de cambio… ¿postureo, cinismo, demagogia?, ya veremos.
            En efecto, ERC, por boca del Vicepresidente de la Generalitat y pasada la marejada del veto a Iceta, le ofrece a Sánchez volver a Pedralbes y recuperar el diálogo con la mesa de partidos y con el inaceptable relator o mediador internacional, mientras la patronal catalana pide que Torra renuncie por escrito a saltarse la ley para que vuelvan las empresas y le reprochan la parálisis de la Generalitat sugiriéndole cambiar el rumbo tras evidenciar “la pérdida de poder económico” en Cataluña, pues “la única perspectiva no puede ser el deterioro”. Por su parte el PNV exige a Sánchez que le entregue Navarra, aprovechando las negociaciones de pactos tras el 26-M para presionar al PSOE y que facilite que el Gobierno Foral sea de los batasunos si quiere sus votos para La Moncloa, mientras se conoce que el PSE negoció con ETA la unión del País Vasco y Navarra en época de Zapatero y que Josu Ternera fue el negociador con el zapaterismo de los beneficios a presos etarras, pues, según actas de ETA, el PSOE ofreció a la banda un estatuto único para País Vasco y Navarra, acabando dichas negociaciones con el inesperado atentado de la T-4 en Madrid en 2006. Y mientras José Javier Esparza, presidente de UPN, dice que “Sánchez tiene el 28% de los votos, yo el 36%; tengo la legitimidad para gobernar”, Bildu reclama Pamplona a cambio de entregar el Gobierno de Navarra al PSOE, en tanto que Ferraz avala que la candidatura del partido en la Comunidad Foral intente ser elegida presidenta con la imprescindible abstención de la izquierda “abertzale”, que pide negociar.
            No andan mucho mejor las cosas por Barcelona o Madrid, donde Ciudadanos tiene dilemas de envergadura. En Barcelona resulta que Valls, al que incomprensiblemente los naranjas se plegaron sumándose a su personal candidatura en vez de presentar su marca propia de partido, choca con Ciudadanos por ofrecer su apoyo a Colau (otra que tal baila como Carmena en Madrid), contradiciendo a la dirección del partido al disponerse a votar a la actual alcaldesa o al socialista Collboni, para que no se haga ERC con la alcaldía de la Ciudad Condal, lo que coloca a Valls al borde de la ruptura con Ciudadanos, donde piensan ahora que, al igual que hizo Carmena con Podemos, el hispano-francés prepara un nuevo partido de centro para Cataluña, generando una crisis en Ciudadanos de envergadura; y es que, como suele pasar con las candidaturas personalistas, supuestos salvadores de no se sabe bien qué, Rivera paga duramente sus bandazos al perder nada menos que 930.000 votos en Cataluña sólo en dieciocho meses, pues, tras ganar las autonómicas con Arrimadas al frente, la marcha de ésta a Madrid y la designación de Valls han lastrado severamente al partido en su bastión, perdiendo en poblaciones como Badalona, por ejemplo, el 90% de apoyos….y Valls, que no tiene problema para apoyar el populismo radical de izquierdas, se opone radicalmente a que los naranjas busquen apoyos en el populismo radical de derechas, es decir, en Vox. Y en Madrid, Errejón propone otorgar, con el beneplácito del PSOE, el Ayuntamiento a Villacís a cambio de que Gabilondo alcance la presidencia de la Comunidad de Madrid, mientras el PP, que tampoco quiere entregar el gobierno de Murcia a Rivera y sí le ofrecería Castilla y León, marca la línea roja en las negociaciones, cual es “todo menos ceder Madrid”, en tanto que el candidato popular Martínez-Almeida responde a Errejón “que la izquierda no se ponga nerviosa” y “que se tranquilice”.
            Entretanto, la Fiscalía mantiene las penas para los líderes del “procés”, reiterando que cometieron un delito de rebelión y solicitando penas que van desde los 16 a los 25 años de cárcel, mientras la Eurocámara niega la entrada  a Puigdemont y Comín, que protagonizan otro numerito al intentar acceder al Parlamento Europeo para acreditarse como eurodiputados e impedírselo la seguridad ya que el Parlamento justifica que no están validados en España; un portazo de Europa a los prófugos en toda regla, mientras el ex president fugado, experto en experiencias totalitarias, busca indecentemente estatus de refugiado para volver a España y recoger su acta, al extremo de que su entorno ya ha tanteado a las embajadas de Croacia y Eslovenia, que, por el momento, han declinado darle protección. Además, el fiscal, tras mantener la petición de penas en sus conclusiones finales del juicio, reclama que Torra no intente liberar a los presos y que, por tanto, no se les pueda conceder el tercer grado anticipadamente, como ha hecho la Generalitat con Oriol Pujol, a quien han liberado días después de ser condenado a pesar de que el juez revocara el insólito tercer grado, apelando la Generalitat a su competencia en Prisiones que, como otras muchas competencias, jamás debiera haberle transferido el Estado, pero que puede ser la fórmula para dejar libres a los totalitarios líderes del “procés” si son condenados y cumplen condena en cárceles catalanas, por más que el Ministerio Público crea que, como en el caso Oriol Pujol, la salida de prisión de forma “excepcional” decidida por el Govern sea irregular y la recurra. En fin, sorpresas de nuestro absurdo Estado de las Autonomías tal como está diseñado, que serían impensables en cualquier otro Estado, incluso en los de estructura Federal.
            Y mientras Sánchez centra en la Economía del futuro su discurso en Cataluña, evitando hablar del “procés” ante los empresarios, a quienes intenta tranquilizar sobre los impuestos, García-Page, el Presidente de Castilla La Mancha, manifiesta que “los separatistas deben perder la esperanza esta legislatura” y que “o los independentistas se pliegan a Sánchez o será implacable con ellos” ya que “la unidad de España está vinculada al ADN del PSOE, que es la igualdad”, añadiendo que “la investidura en el Congreso no está tan a tiro como parecía el 28-A”, lo que, teniendo en cuenta la composición de la Cámara Baja, no está exento de razón ya que, aunque con algo más de holgura para el sanchismo todo apunta a una repetición del indeseable gobierno surgido tras la moción de censura a Rajoy….y los nacionalistas y secesionistas no están dispuestos a dar apoyos a cambio de nada. Por su parte García Egea, Secretario General del PP, dice que “Vox no puede ser como los nacionalistas y condicionar gobiernos desde la minoría”, mientras defiende su gestión y señala que el problema del PP no ha sido perder el centro ya que “eso nada tiene que ver con la corrupción o la gestión de la crisis”. Y todo ello cuando los críticos de Podemos quieren forzar un Vistalegre-3 en medio de una cascada de dimisiones tras el batacazo electoral, al extremo de que Podemos-Andalucía solicita el divorcio con Iglesias y se pone al frente de la rebelión territorial, iniciando un proceso de refundación para tener autonomía total, mientras los fiscales acusan a la juez de dormir los ERE del PSOE, denunciando la “pasividad evidente” de la magistrada María Núñez, que ignora los avisos de Anticorrupción y sigue archivando piezas del caso.
            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Casado no descarta a Álvarez de Toledo como portavoz y en el partido consideran que “la decisión es sólo suya”; que amañar el partido Huesca-Nastic en 2018 costó 200.000 euros; que Huawei sigue adelante con su plan del 5G en España pese al veto de EEUU; que Rajoy reconoce en privado que debió gestionar más “ordenadamente” su salida, pues “se nos fue de las manos la situación”, concluyéndose en el partido que “el PNV nos traicionó pero Rajoy falló por miedo a la guerra entre Soraya y Cospedal”; que la precariedad empuja a médicos de Andalucía a emigrar; que el Supremo prevé paralizar la exhumación, por lo que el nicho para Franco tendrá que esperar; que el ex novio de Verónica, la mujer que se suicidó en Madrid tras la difusión de un video sexual y que se investiga como  un caso de acoso, se entrega a la policía y, tras declarar, queda en libertad; que el Ejército español se amplía por primera vez en democracia, pues el Gobierno rompe una tendencia de décadas y autoriza un aumento de 7.000 militares hasta 2024; que Economía creará un foro con las autonomías para la unidad de mercado; que arranca la Feria del Libro en el Retiro, inaugurada por la reina Letizia, donde se espera superar los 2´2 millones de visitas y los 8´2 millones en ventas del año pasado; que el Liverpool consigue su sexta Champions al derrotar en el Metropolitano al Tottenham por 0-2, con un Madrid en el que casi 100.000 seguidores ingleses invaden la ciudad; que muere en accidente de tráfico el futbolista José Antonio Reyes, conmocionando no sólo a Sevilla sino a toda España y al mundo del fútbol; y que se celebra en Sevilla el desfile de las Fuerzas Armadas presidido por el Rey Felipe, “por España, lo que más nos une”, rindiéndose homenaje a los 186 militares muertos en misiones internacionales durante 30 años.
            Y del exterior, destacar que el fiscal Mueller refuerza el “impeachment” contra Trump al no exculparle de la trama rusa; que el rey mejicano del acero, Alonso Ancira, dueño de la mayor siderurgia del país y que estaba en busca y captura por presuntos sobornos a políticos mejicanos, es apresado en el aeropuerto de Palma en una operación relacionada con el “caso Odebrecht”; que Trump amenaza con asfixiar a Méjico con fuertes aranceles por la inmigración; que Israel subasta bienes donados por la UE requisados por el Ejército a los palestinos, tratándose de material de construcción de una escuela que fue demolida; que se hunde en el Danubio a su paso por Budapest un barco que transportaba a turistas surcoreanos, dejando un trágico balance de siete muertos y veintiún desaparecidos; que el joven Marcus Ball puede tumbar al veterano Boris Johnson por sus mentiras sobre el Brexit; y que, mientras Caracas admite una caída del PIB del 52% y una inflación del 130.000%, alguien del círculo de Maduro le traiciona y difunde la censurada entrevista que le hizo el periodista Jorge Ramos en Univisión, donde un chulesco Presidente, con trazas de matón de barrio, amenaza al periodista diciéndole “te vas a tragar con Coca Cola tu provocación” al preguntarle éste por los presos políticos venezolanos…. en fin, un ejemplo paradigmático del matonismo que caracteriza a los políticos totalitarios.
                                    Jorge Cremades Sena

miércoles, 29 de mayo de 2019

VICTORIA AGRIDULCE; AHORA A PACTAR


                        Tal como se esperaba según los sondeos, el PSOE de Sánchez ha conseguido la victoria en las europeas, y en las autonómicas y locales en casi todos los lugares, menos en los territorios con altas dosis de nacionalismo, como Cataluña y Euskadi, donde los ultranacionalistas se han hecho con la victoria. Por tanto, se trataba de ver no ya el triunfo sanchista, que todos daban por hecho ante la división del centro derecha como en las generales, sino el margen que dicho triunfo le daría para conformar gobiernos con IUPodemos (las mayorías absolutas son ya “rara avis”), lo que, en definitiva, supondría una victoria contundente o una victoria agridulce, como finalmente ha sido. En efecto, en el Ayuntamiento y Comunidad de Madrid, convertidos en el máximo exponente de la disputa electoral y donde el centro izquierda se presentaba tan dividido como el centro derecha, el hundimiento de Podemos no llega para tener la gobernabilidad, lo que ensombrece, sin lugar a dudas, el éxito electoral del sanchismo. En definitiva, a efectos prácticos, el PSOE se impone en las elecciones pero las derechas, si quieren, ganan Madrid, así como otros territorios de tradición popular, con lo que España dice “no” a entregar todo el poder al sanchismo y a sus socios populistas; o, dicho de otra forma, el PSOE gana en las tres elecciones pero la debacle de Podemos le amarga el triunfo y le aleja de pactos con ellos para afianzar más poder territorial. Con estos resultados Sánchez afianza su poder al revalidar una victoria sin paliativos, tras la conseguida recientemente en las generales; y Casado resiste gracias al regalo de Madrid y la recuperación de parte del voto perdido con Vox, evitando que Rivera le dé el “sorpasso”, aunque Ciudadanos sigue subiendo por más que no se hayan cumplido sus expectativa; Abascal pierde fuerza, aunque, partiendo de mínimos, obtiene resultados nada desdeñables; y Podemos se da un descomunal batacazo, que le deja sin poder de decisión, al extremo de que donde han cosechado sonados triunfos, como en Cádiz y Zamora, ni siquiera se presentaban con la marca Podemos, pues Kichi en la ciudad andaluza lo hace como Adelante Andalucía reforzando la corriente Anticapitalista contraria a Iglesias, y Guarido en la ciudad castellana revalida la alcaldía con las siglas IU en vez de Podemos y lo consigue con mayoría absoluta. Así las cosas, de cara a la gobernabilidad de CCAA y Ayuntamientos toca pactar, sí o sí; y, obviamente, a modificar promesas de campaña electoral más o menos temerarias o inviables para intentar conseguir más votos….es decir, el manido “donde dije digo, digo Diego” con la esperanza de que, si no se cometen demasiadas barbaridades, los votantes hayamos olvidado las promesas falsas, los vetos inaceptables y los insultos innecesarios para, de nuevo, confiar en dichos partidos a la hora de ir de nuevo a las urnas. Ya de entrada, y cuando las obligadas negociaciones ni siquiera se han iniciado, Rivera pasa del “no” a Sánchez al “ya veremos”, levantando el veto al líder socialista y a Vox al asegurar que Ciudadanos decidirá sus socios para alianzas en comunidades y municipios “caso por caso” para rentabilizar su condición de bisagra en el que le han situado los votantes; Sánchez se muestra más firme contra los secesionistas y enfría la coalición con Podemos, presionando a Ciudadanos, que crea una comisión de pactos sin líneas rojas, mientras Valls rompería con Rivera si llega a acuerdos con Vox, quien da por muerta la “vía andaluza” y exigirá sillones para pactar, en tanto que PP apuesta por gobiernos sin Abascal; y Podemos, a pesar de haber perdido nada menos que 75 diputados autonómicos, insiste en tener ministros aunque Ferraz enfría la coalición con Iglesias. La gobernabilidad de muchas CCAA y Ayuntamientos es bastante incierta…..y, quien sabe, si la de España también.
            Con respecto a las elecciones municipales, aunque Interior admite errores en el recuento de votos que podrían alterar gobiernos locales, cabe destacar que Carmena pierde la Alcaldía de Madrid, que podría gobernar el PP si hay acuerdo del centro-derecha, incluido Vox, pero el PSOE no descarta apoyar a Villacís como alcaldesa, siendo la tercera más votada, al no sumar con Carmena la mayoría necesaria; que Maragall es el más votado en Barcelona frente a Colau, ganándole por la mínima y con empate de concejales, con lo que ERC desbanca a la marca populista, pero el PSC, tras el veto a Iceta, busca que los republicanos no gobiernen la ciudad; que el PNV gana en las capitales vascas; que Kichi en Cádiz, al margen de Podemos, retiene el bastión del “cambio” y Guarido, con la marca IU, consigue mayoría absoluta en Zamora, diciendo tras su triunfo que “no soy nadie para pedir la dimisión de Garzón, pero las cosas no se están haciendo bien”; que Ciudadanos logra 2.795 concejales frente a los 20.322 del PP, mientras el pinchazo de Valls lastra la marca en Barcelona (a diferencia de Podemos, que se ha estrellado donde usaba su marca, Ciudadanos sí usaba sus siglas y su logotipo, excepto en la capital catalana, cuyo experimento ha pinchado); y que Almeida, dando por hecho su investidura como alcalde madrileño, dice “revertiremos Madrid Central a la situación anterior”, lo que divide a la derecha, y añade que “si se mantiene el acuerdo, lo razonable sería aprobar Madrid Nuevo Norte lo antes posible”.
Con respecto a las autonómicas, donde los socialistas son la fuerza más votada en diez de las doce CCAA que celebraban elecciones, aunque ocho de ellas van a necesitar pactos entre partidos, el PP podría gobernar en principio en la Comunidad de Madrid, en Castilla y León, en Aragón y en Murcia si pacta con Ciudadanos y Vox, mientras el PSOE arrasa en Castilla-La Mancha y en Extremadura, siendo el más votado en Castilla-León, La Rioja, Canarias, Aragón y Asturias. No obstante Rivera se abre a negociar con el PSOE en Castilla-León y Aragón, aunque Ciudadanos se abre a buscar acuerdos de gobierno con el PP como socio preferente, sobre todo en Madrid y Murcia, mientras Sánchez le presiona y afirma que no aceptará a EHBildu en Navarra, donde ganó la coalición
            Con respecto a las europeas, el PSOE barre sin lugar a dudas con un resultado inapelable: 20 eurodiputados para el PSOE, 12 para el PP, 7 para Ciudadanos, 6 para UPodemos, 3 para Vox, 3 para Ahora Repúblicas ERC-EHBildu-BNG, 2 para Junts de Puigdemont, y 1 para Ceus-PNV. Contundente victoria del PSOE en España para conformar una Eurocámara en la que a nivel global Los Verdes y los Liberales, que logran su mejor resultado y se convierten en la tercera fuerza, frenan el avance ultra en Europa, mientras Populares y Socialistas, que dejan de sumar mayoría absoluta, resisten en el Europarlamento pese al avance del populismo eurófobo que, al igual que la ultraderecha, quedan por debajo de sus expectativas. En efecto, Europa frena los extremos y el crecimiento de liberales y verdes frena el auge del populismo y la ultraderecha, que, no obstante, son los más votados en Italia y Francia, mientras en Alemania la CDU sigue como la mayor fuerza del PPE y en España lo consiguen los socialistas para el PSE. Así las cosas Macron y Sánchez escenifican la alianza de liberales-socialistas buscando un acuerdo para arrebatar a los populares el mando del Ejecutivo comunitario e impulsar una agenda más progresista, mientras el creciente interés por el medio ambiente impulsa a las opciones Verdes. España, que quiere tener un puesto de peso en la nueva legislatura europea, se convierte en pieza clave en el reparto de poder en Europa, y mientras Sánchez presiona para forzar a Rivera en clave nacional, reuniéndose en el Eliseo con Macron, éste pide vetar a Vox.
            Entretanto, mientras Casado planta cara a Feijóo y Moreno, quienes le plantan cara a puerta cerrada, y se atribuye la “remontada”, que ellos achacan al nuevo giro hacia el centro, Iglesias se desentiende del batacazo para preservar su liderazgo, a pesar de perder dos tercios de sus escaños autonómicos, mientras se constata que el fracaso de Carmena para repetir como alcaldesa se debe a la abstención en los distritos que la apoyaron hace cuatro años, como Vallecas, por ejemplo. Y mientras los barones del PP frenan que Álvarez de Toledo sea la portavoz parlamentaria en el Congreso, Ciudadanos pone duras condiciones para apoyar a los socialistas y pactar con los barones “disidentes” del sanchismo, pidiendo que apoyen la aplicación del 155. Por su parte Sánchez pide claramente a Iglesias que desista del Gobierno de coalición, instando a Podemos a reconsiderar sus exigencias a la vista de los resultados del 26-M y apostando por un Ejecutivo socialista con independientes, especulándose con que, si llega el caso, amagará con repetir elecciones generales como presión a Ciudadanos para que permita su investidura y abanderará el discurso de la estabilidad contra Casado y Rivera.
            Y una buena noticia sin lugar a dudas. El Tribunal de Estrasburgo avala al Tribunal Constitucional español y da un verdadero varapalo al ilegal “procés” (¡qué se estaría diciendo en caso contrario!). En efecto, los jueces del Tribunal Europeo respaldan por unanimidad la suspensión del pleno en el Parlament sobre la secesión, inadmitiendo el recurso presentado por Puigdemont y Forcadell, junto a otros diputados secesionistas, con el argumento de que “suspender el 1-O era necesario en una sociedad democrática”. Los nacionalismos vasco y catalán reciben así las peores noticias del Tribunal de Estrasburgo, que avala la dispersión de presos etarras y rechaza las demandas de Puigdemont y compañía, desenmascarando el plan del secesionismo totalitario de denigrar a España y poner en entredicho su sistema democrático y complicando los futuros recursos contra el juicio a los responsables del “procés” que acabará el próximo once de junio y en el que Fiscalía no rebaja el delito de rebelión, mostrando, por cierto, una serie de videos de aquellos lamentables días que avalan su carácter intimidatorio, organizado y con violencia física, por lo que los fiscales sostendrán hasta el final que el ilegal “procés” fue una rebelión violenta que convirtió el Parlament de Catalunya en una cámara legislativa ilegal.
            En cuanto se refiere a otros asuntos cabe citar que cae una red de futbolistas por amañar partidos de Primera y Segunda (entre los 21 implicados en la trama de apuestas y amaño de partidos figuran el internacional Raúl Bravo, que lideraba el asunto, Borja Fernández y el presidente del Huesca); que el Banco de España urge a reformar las pensiones antes de que el sistema se convierta en insostenible; que una mujer se suicida tras viralizarse en su empresa un video sexual (al parecer un compañero con el que tuvo una relación lo difundió por despecho en un grupo de WhatsApp); que la muerte de un ciclista de Glovo destapa un mercado negro de repartidores; que los Franco dan por hecho que el TS parará la exhumación; que Fiat propone a Renault unirse para crear el tercer fabricante mundial; y que Don Juan Carlos anuncia por carta afectuosa a su hijo, el Rey Felipe, que se retira de la vida pública y deja toda su actividad institucional a partir del dos de junio, quinto aniversario de su abdicación, manifestando que “ha llegado el momento de pasar una nueva página de mi vida”, una vida, sin duda, dedicada al servicio de España y de la democracia, y lo hace con “orgullo de padre, con mi lealtad siempre”.
                                    Jorge Cremades Sena