lunes, 21 de septiembre de 2020

¿QUIÉN DOBLEGA A QUIÉN?

 

                        Mientras miles y miles de personas se van contagiando del coronavirus y cientos de ellas se van muriendo a causa del mismo, y mientras los hospitales y el sistema de Salud ya da síntomas de volver a colapsarse si no se pone remedio, se tiene la sensación de que nuestros representantes políticos, tanto Gobierno como Oposición y en los diversos espacios territoriales, andan inmersos en una especie de absurda estrategia de ver quién doblega a quién, obviamente con el raquítico objetivo de ganar ventaja electoral, en vez de buscar consensos adecuados para desarrollar conjuntamente soluciones para salir de la crisis sanitaria, social, económica, política e institucional en que estamos inmersos. Y en este absurdo e irresponsable proceder se va a producir hoy, tarde y mal, una reunión entre Sánchez, el Presidente del Gobierno, y Ayuso, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, de la que la ciudadanía, conociendo a los personajes, espera bien poco, pues ambos andan enzarzados en una lucha electoralista fratricida irresponsable sin enterarse de que hay situaciones, como la crisis actual, en que lo esencial es entenderse, sí o sí, para salir todos de ella en vez de pelear para ver quien hunde más a quién en medio del hundimiento colectivo inevitable al que nos llevan sus miserables estrategias. Lo evidente, visto lo visto, es que aquel canto gubernamental de “salimos más fuertes” de la pandemia es, de momento, un fiasco pues una desescalada precipitada, las disfunciones autonómicas y un Gobierno ausente en verano han marcado los tres meses posteriores al estado de alarma cuando dicho tiempo debiera haberse dedicado intensamente a prepararse conjuntamente para afrontar con cierto éxito la ya anunciada nueva oleada de contagios que los expertos anunciaban para el otoño y que, adelantándose un poquito, nos ha vuelto a coger a pie cambiado. No sin razón, los profesionales de distintas áreas sanitarias critican la gestión política global que ha llevado a España al liderazgo de contagios en toda Europa cuando recuerdan que “avisamos hace meses de que en otoño tendríamos un tsunami”, mientras un destacado ex líder de IU denuncia que “no hay un Estado estratega” y desde el PP señalan que “eso de que salimos más fuertes era sólo propaganda”. La patética realidad es que Sánchez ofrece ahora a Ayuso reunirse en Sol, que no en Moncloa, ante la grave situación de Madrid, que no es la única autonomía que atraviesa una situación preocupante, mediante una carta a la Presidenta de la Comunidad, quien celebra que “por fin acceda” a reunirse con ella tal como ella le había solicitado varias veces mediante otras misivas sin haber recibido respuesta alguna. Al final, más vale tarde que nunca, la triste realidad es que al agravarse la expansión del covid en Madrid (y también en buena parte de otras CCAA), Sánchez accede a verse con Ayuso para “reforzar los mecanismos de cogobernanza” (eufemismo sin duda ya que cogobernar supone “gobernar con” y no “gobernar contra”, como ambos dirigentes políticos vienen haciendo mutuamente), mientras desde Moncloa se frotan las manos porque Ayuso “va a tomar su propia medicina” y en Génova, la sede del PP, aparece cierta inquietud ante la “imagen de inseguridad” de la Presidenta. Sánchez, que descarta un nuevo confinamiento, asegura “iré a Sol con voluntad de ayudar y no juzgar”, mientras Ruíz Escudero, consejero de Sanidad madrileño manifiesta que “la estrategia del Gobierno es que Madrid claudique y declare el estado de alarma”, que “si es necesario cerrar Madrid, se hará” y que “no hay médicos para contratar y reforzar los centros de Salud”. ¿Quién doblega a quién? Ese  es el dilema. Los contagios y las muertes de los madrileños y de otros españoles en el resto de CCAA pueden esperar, mientras los ciudadanos esperan bien poco de la reunión de hoy entre Ayuso y Sánchez, cuando ya hay una alerta nacional de que las UCIs se colapsarán a partir de finales de este mes.

            Entretanto, el Gobierno de la Comunidad Madrileña, a la espera de lo que pueda surgir de la reunión Sánchez-Ayuso, vuelve a tomar duras medidas: limita la movilidad en seis distritos de la capital y en otros siete municipios (afectando a 850.000 madrileños) al restringir la entrada y salida en esas 37 zonas con tasas superiores de contagios al 25% de la población, los aforos en comercios no superarán el 50%, se hará casi un millón de test de antígenos en las zonas afectadas en esta semana, no se podrán reunir más de seis personas en ningún lugar público o privado de la Comunidad….. Medidas muy duras sobre las que los expertos echan en falta otras para reforzar la atención primaria y en las que, al establecer muchas excepciones ya que se descarta el confinamiento o la vuelta al estado de alarma, sobre lo que la Comunidad no tiene competencias, el plan topa con graves problemas de gestión dificultando la eficacia de las mismas. No obstante la policía efectuará controles aleatorios en las zonas afectadas que son las más densas, las más pobres y las que tienen mayor inmigración. Sánchez y Ayuso se reúnen hoy a fin de “doblegar la curva” cuando se intuye que el objetivo prioritario es quien se doblega entre ellos, mientras las medidas duras, como las de Madrid, se van extendiendo por el resto de CCAA, aunque sin desatar tanto ruido. Por lo demás, cabe añadir que las 55 sociedades médicas piden a los políticos una respuesta coordinada; que las CCAA piden al Gobierno que refuerce la seguridad para las restricciones a la movilidad incluso volviendo a sacar al Ejército a las calles; que el virus en algunas zonas afecta ya a una de cada 823 personas mientras en julio era a una de cada 20.000; que el 63% de plazas de UCI de la Comunidad madrileña se destina ya a pacientes de la covid; y que la saturación sanitaria impide aplicar el protocolo en las escuelas con agilidad. Y mientras “hackers” chinos roban datos de la vacuna española contra el coronavirus (el CNI alerta de una ola de asaltos a investigaciones médicas internacionales), se publica que el Gobierno preguntó a la UE por la “amenaza de pandemia” cincuenta días antes del famoso 8-M, al pedir por carta “prioritaria” a Bruselas qué medidas tomar para preparar los hospitales ante “la más que probable introducción” del virus en Europa….

            Y en este siniestro ambiente de demagogia y cinismo llama la atención que en vísperas de la reunión de hoy entre Sánchez y Ayuso, de la que nadie espera nada novedoso, líderes de Podemos, partido cogobernante con el PSOE, como Monedero o Isa Serra, se pongan al frente de una manifestación en Madrid contra las restricciones adoptadas por Ayuso cuando dichas restricciones ya están tomadas en otras zonas de España sin que surjan estas manifestaciones de repulsa contra las mismas y cuando, no sólo en Madrid, esta segunda ola de contagios golpea a otras zonas urbanas como, entre otras, Salamanca, Talavera, Ciudad Real o Vitoria….está claro que el principal objetivo de algunos es utilizar la pandemia con fines políticos indeseables. Por su parte Casado, que veta que las CCAA gobernadas por el PP pidan el estado de alarma (entraría en contradicción con lo que él defendió en el Congreso), protege a Ayuso de las críticas de los propios barones del PP a su gestión, ya que, al final, todo este tipo de estrategias de acoso y derribo, practicadas por unos y otros, van calando en la credibilidad colectiva de los ciudadanos, por lo que se convierte en el objetivo esencial frente al de la protección de la salud que es el que debiera serlo. Y en medio de especulaciones sobre lo que dará de sí la reunión de hoy, muchos ya se preguntan si es casualidad que las movilizaciones contra las restricciones se den sólo en Madrid cuando no se dan en otros territorios donde también hay restricciones como, entre otras, en las provincias de Valladolid, Salamanca, Cantabria, Zaragoza, Valencia, Murcia, Málaga, La Rioja, Teruel, Navarra, Badajoz, Palma de Mallorca…..y así hasta 23 provincias más en toda España. Es obvio que la Comunidad de Madrid, tanto para el PSOE y Podemos como para el PP, es algo más que una comunidad autónoma que, en este caso, gobierna la oposición.

            Por otro lado, mientras Calviño pide unidad, en presencia del rey, para afrontar la crisis, argumentando que “los próximos meses son clave para tomar el camino correcto” de la recuperación, el Gobierno, al que ella pertenece, encauza el apoyo de Bildu a los Presupuestos con más favores a los presos (Iglesias traslada a los representantes de Otegi “la predisposición” del Gobierno a ceder en política penitenciaria, cuando casualmente Marlaska acerca a cinco etarras en plena negociación con los herederos de ETA), mientras Ciudadanos se dispone a no levantarse de la mesa de negociación pese a que se negocie con Bildu y ERC, pues los naranjas quieren llegar hasta el final para forzar a los socialistas a elegir sus socios, dado que tanto los vascos como los catalanes vetan a los de Arrimadas al igual que ésta les veta a ellos, mientras Iglesias presume ya de un Presupuesto que prevé subidas fiscales. Entretanto, tres ministros socialistas torpedean el acuerdo de los ERTE con sindicatos y empresarios (Calviño, Escrivá y Maroto bloquean el pacto de Trabajo con los agentes sociales); el Gobierno se venga de los alcaldes y elimina el fondo de 5.000 millones (tramitará la reforma por decreto ley tras ser rechazada en el Congreso); y Torra, que comparece ante el Supremo sin pena ni gloria (un pequeño grupo de secesionistas escenifica a las puertas del Tribunal una falsa unidad del independentismo), descarta ir a elecciones entre reproches a los jueces e insiste en su falso victimismo, atrincherándose pese a ser inhabilitado.

            Además, según NCReport, en caso de elecciones, la coalición gubernamental se dejaría 13 escaños, aunque el PP frenaría su ascenso, lo que se achaca a la corrupción (el ex ministro Fernández Díaz acaba de ser imputado en la operación Kitchen de espionaje a Bárcenas, centrándose en Interior “desde donde se habría dirigido la operación”), con lo que los resultados electorales serían: PSOE 26´8% y entre 115-116 escaños, PP 24´1% y 100-101, Vox 15´2% y 52-53, UPodemos 11´3% y 27-28, ERC 4% y 12-13, Ciudadanos 6´3% y 9-10, JxCat 2´6% y 9-10, PNV 1´5% y 6, EHBildu 1´2% y 5, y Otros 7´6% y 11-12 (nótese la injusta distribución de escaños en favor de los partidos nacionalistas que con menor porcentaje de voto superan con creces a Ciudadanos; asunto que debiera ser corregido legalmente lo antes posible dado que además, dichos partidos, como ERC o PdeCat, pretenden romper unilateralmente España y separar de ella a los territorios donde viven: entre ambos, según esta encuesta, sumarían con el 6´6% de votos 23 escaños, mientras Ciudadanos con el 6´3% sólo llegaría a 10 escaños…..¿no se garantizaría mejor la gobernabilidad de España simplemente eliminando este absurdo favoritismo electoral hacia los secesionistas?).

            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que España se recupera peor que el resto de grandes economías y corre el riesgo de descolgarse por la debacle del turismo; que los consejos de Bankia y CaixaBank dan luz verde a la fusión para crear el mayor banco de España (aglutinará a 18 antiguas cajas de ahorro) y Goirigolzarri admite que “no hay calendario” para la salida del Estado de dicho macrobanco; que diputados y senadores deberán hacer públicos sus contratos de los últimos cinco años; que Celia Villalobos, la “progre” del PP, dice que “Franco hizo un país socialdemócrata”; que un vecino de Manuela Chavero, desaparecida hace cuatro años del pueblo extremeño de Monesterio, confiesa que la enterró tras morir accidentalmente; que el desplome del turismo se ceba en destinos como en Baleares o Benidorm; que niños marroquíes, menores de diez años, se lanzan al mar para huir del hambre e intentan llegar a la costa española en barcas hinchables; que el Teatro Real suspende la función tras las protestas del público por falta de distancia social; y que Carnicero, el amigo de Sánchez, cobró 18.000 euros por un informe de “corta y pega” de diez páginas, encargado y pagado por Ábalos antes de que Carnicero fuera nombrado Director General.

            Y del exterior, destacar que, según Von der Leyen, “la UE necesita un pacto migratorio efectivo y humano”; que el esloveno Pogacar, de 21 años de edad, se convierte en el vencedor del Tour de Francia más joven en 116 años tras entrar en París como ganador de este año; que Borrell pide a Maduro un retraso electoral para enviar observadores; que, según Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, “Europa está detrás de España, pero ahora hay que aplicar una política correcta”; que Lukashenko emprende una purga de académicos, artistas, periodistas y obreros en Bielorrusia; y que Trump precipita la batalla por el control del Supremo disponiéndose a proponer inmediatamente y en campaña electoral a otra jueza para relevar a la icónica Ginsburg, fallecida hace unos días.

                                               Fdo. Jorge Cremades Sena

jueves, 17 de septiembre de 2020

DELGADO, EN EL PUNTO DE MIRA

 

                        Cuando Sánchez decidió de forma insólita hacer pasar de un día para otro a su ministra de Justicia, Dolores Delgado, a Fiscal General del Estado desencadenó una oleada de críticas que, en sólo un año, se han recrudecido ante determinadas decisiones tomadas Fiscalía que ponen en duda el principio de imparcialidad que debiera presidir tan alto cargo, basado en la independencia de los tribunales españoles. El último caso es escandaloso al rechazar Fiscalía todas las querellas contra el Gobierno por su gestión de la pandemia, por lo que no pocos fiscales, hartos del descrédito que provoca Delgado, critican los argumentos “políticos” utilizados por el Ministerio Público para pedir el rechazo en bloque de esta veintena de iniciativas que instaban a una investigación sobre la gestión gubernamental de la pandemia. Un malestar entre los fiscales al extremo de que varios de ellos manifiestan que “hay un desembarco del Gobierno” ya que reclamaron debatir las querellas pero su Jefa se negó, con lo que incluso un fiscal de Sala del Supremo afirma que “ha sido un proceso llevado por el ocultismo”, evidenciando que “usar un trono laudatorio de esta pésima gestión hace que la Fiscalía pierda credibilidad” pues “es vergonzoso que no se consulte a la cúpula fiscal” para tomar tan delicada decisión. En efecto, Fiscalía pide archivar todas las querellas rechazando en un dictamen los argumentos esgrimidos porque no hay delito en la gestión, con lo que, para muchos, lo que hace Fiscalía es salir al rescate del Gobierno, pidiendo al Supremo que las rechace todas porque es “imposible afirmar que debiera haber previsto” la pandemia, esgrimiendo como eximente que varios ministros se pusieron incluso en riesgo acudiendo a la manifestación del 8-M y haciendo una defensa de la gestión de la pandemia que califica como “idónea”, por lo que solicita al Supremo que ni se investigue. Y es que, al margen de las polémicas grabaciones de Delgado en el caso Villarejo, se hace difícil buscar la imparcialidad, la independencia y la autonomía que debe tener quien ocupe el alto cargo de Fiscal General del Estado, en una persona que se levanta del sillón de ministro y que es diputada del partido gobernante para sentarse “ipso facto” en el sillón de la Fiscalía General del Estado. Si a ello se añade que Sánchez declaró públicamente que Fiscalía depende del Gobierno (cuando lo que depende del Gobierno sólo es el nombramiento del Fiscal General del Estado, que no del Gobierno) el asunto es obvio, la imparcialidad e independencia de los fiscales queda por los suelos. Por ello no cabe asombrarse de que las decisiones de Fiscalía sean más que polémicas y cada vez tomadas con más descaro, pues, desde que está Delgado al frente, casualmente todas suelen ir en la misma dirección: ordenar investigar “bulos” contra el Gobierno sobre el coronavirus a instancias de Podemos; solicitar el archivo de la investigación contra el Delegado del Gobierno en Madrid; asumir la investigación al Rey Juan Carlos por el AVE a La Meca; rebajar de rebelión a sedición la acusación contra Trapero; oponerse a investigar al Ministro Marlaska por el cese de Pérez de los Cobos…. No sé si los españoles podrán estar tranquilos, pero Sánchez sí que podrá estarlo pues, blindado por las decisiones de su Fiscal General (salvo que los jueces decidan lo contrario, asunto bastante difícil) y por sus socios en el Congreso de los Diputados quedará exento de cualquier investigación judicial o política. ¿Se puede pedir más? Yo creo que no: que se investiguen las fechorías o negligencias de los demás, pero las mías, no.

            Mientras tanto España desciende al puesto 27 mundial en la realización de test cuando la segunda ola de virus desborda la atención primaria y los sanitarios alertan del riesgo de colapso en los centros de salud. En efecto, los contagios por covid se multiplican por treinta en apenas tres meses, pero, como la gestión ha pasado del “ordeno y mando” durante el estado de alarma al “que cada cual se lo monte como pueda” de las CCAA, entre todos la mataron y ella sola se murió. España vuelve a los 10.000 contagios diarios y en la Comunidad de Madrid, aunque no es la única, la situación se hace cada vez más insostenible. El Gobierno regional madrileño, desbordado por las circunstancias, siembra el desconcierto sobre posibles confinamientos, con el viceconsejero anunciando “medidas drásticas” en las zonas más afectadas, mientras Ayuso no da explicaciones convincentes y remite a una reunión extraordinaria para hoy o mañana, mientras su Ejecutivo estudia reabrir el hospital de campaña de Ifema para descongestionar los centros con mayor presión y limitar la movilidad, aunque, parce ser que con carácter voluntario y pudiendo seguir yendo al trabajo. Y mientras los fallecidos por covid se duplican en las dos última semanas, cada vez se hace más evidente que Sánchez quiere forzar a Ayuso a ir al Congreso a pedir el estado de alarma.

            Y por si no hubiera pocas preocupaciones y problemas, el PSOE saca del Código Ético de las Cortes acatar la Constitución, eliminando del documento la referencia que obliga a actuar a los parlamentarios “con pleno acatamiento y respeto” a la Carta Magna porque la considera “innecesaria y redundante”. ¿Otro guiño o cesión a los secesionistas y radicales para que le aprueben las cuentas? La realidad es que el Gobierno negociará los Presupuestos, además de ERC, con EHBildu pues Otegi dice que está “predispuesto a hablar, negociar y en su caso aprobarlos”, seguramente, a cambio de beneficios penitenciarios para los encarcelados de ETA y de “concesiones territoriales”. Por su parte ERC exhibe su complicidad con Iglesias y desdeña a Carmen Calvo, pues el Vicepresidente podemita presiona para pactar con ERC y Bildu y para evitar a Ciudadanos, iniciando al efecto gestiones en paralelo a la Vicepresidenta socialista. En definitiva, mientras los retrasos en el Presupuesto fuerzan ya una tercera prórroga en enero, el Gobierno, que aún no ha presentado el techo de gasto ni el objetivo de déficit, eleva a Bildu a socio preferente, en tanto que Podemos destaca la “buena sintonía” que aleja el acuerdo con Ciudadanos y preocupa al PNV por el temor de perder influencia en La Moncloa. Además el Gobierno de Sánchez reactiva la ley de Memoria Histórica y fija sanciones, un proyecto que busca acabar con los últimos rescoldos del franquismo…..¡qué pena que la Memoria se olvide tan pronto de atrocidades más cercanas como los asesinatos de ETA! Lo cierto es que Sánchez obvia la Ley de Amnistía de la Transición, que la izquierda, incluso la comunista, propició para consolidar un proceso de paz y libertada, e investigará ahora delitos del franquismo aprobando el anteproyecto de una Ley de Memoria Democrática (entre tantas memorias nos vamos a desmemoriar), escudándose en que una nueva interpretación de los tratados internacionales así lo permite y está dispuesto a que la “memoria democrática” se incluya en el currículo escolar; la realidad es que esta especie de revisión del franquismo, con el objetivo de derogar definitivamente la Transición, choca con el Supremo que hasta en siete ocasiones ha rechazado “resentenciar” estas causas; una ley que contempla sanciones desde 200 a 150.000 euros por incumplimiento, que convertirá el Valle de los Caídos en un lugar de memoria y del que expulsará a los benedictinos, que ilegalizará fundaciones que exalten a Franco y que se estudiará obligadamente en Secundaria, Bachillerato y en la formación del profesorado. 

            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el juez ordena investigar la “tapadera” mejicana que recibió fondos de Podemos, reclamando a la Udef que averigüe el domicilio real y el objeto social de la empresa pantalla usada por Neurona; que el Gobierno rectifica el mismo día sobre los ERTEs y los alcaldes permitiendo a los ediles gastar más; que la Audiencia devuelve a Iglesias la condición de víctima por el “caso Dina” e impide que se le investigue; que el PP prevé endurecer las medidas contra los posibles imputados por Kitchen y no asumirá la defensa de Jorge Fernández ni de Cospedal si son imputados, pero Casado reitera que no “admite juicios paralelos; que, según Calvente, “Podemos tiene un equipo a sueldo para cargarse a los jueces y a quien les ataca”; que un instituto de Ibiza reprende a un profesor por emplear el castellano con el argumento de que “el catalán está por encima de tus derechos individuales”; que otra ex abogada de Podemos ratificará ante el juez que había “caja B”; que Pérez Jácome, el alcalde de Orense perteneciente a Democracia Orensana, un partido “ni de izquierdas ni de derechas, de Ourense” cobraba a sus asesores por colocarlos con la excusa de que tenía que mantener la televisión local de su propiedad; que el Estado tendrá presencia en el consejo del nuevo superbanco pues contará al menos con un miembro; que Ayuso aleja el cambio de gobierno, cuya gestión defiende, y descarta cambiar a los consejeros; que la empresa regada de dineros por Griñán colocó a la Ministra Ribera, pues tras abandonar la Secretaría de Estado de Energía fichó por Isofotón, investigada por malversar 80 millones en ayudas de la Junta de Andalucía; que Torra no designará sucesor si es inhabilitado para retrasar las urnas y la legislatura quedaría en el aire ya que sólo el President del Parlament podría convocar comicios; y que el Banco de España augura una economía débil en 2021 por los rebrotes, enfriando así la recuperación que “será frágil e incompleta” mientras aboga por extender los ERTEs a las empresas solventes y recorta hasta la mitad el crecimiento.

            Y del exterior destacar que se han hallado posibles indicios de vida en Venus atribuyendo un grupo de científicos a microbios la existencia de gas fosfina detectada en dicho planeta por lo que sus nubes podrían albergar bacterias; que Melinda Gates, codirectora de la Fundación Gates, dice que “la pandemia no sólo nos ha estancado, nos ha hecho retroceder”; que Navalni, recuperado del envenenamiento, está dispuesto a volver a Rusia; que Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, eleva al 55% el recorte de emisiones para 2030, situando como prioridad la transición a la economía verde, mientras pide competencias para una Unión Europea de la Salud; que la Casa Blanca es escenario del mayor acuerdo de paz en Oriente Próximo en más de cuatro décadas, en este caso entre Israel y dos países árabes, Bahrein y Emiratos Árabes Unidos; y que, mientras la ONU acusa a Maduro de crímenes de lesa humanidad y pide que se investigue la Presidente venezolano y a dos generales por ello, nuestra ministra Laya dice ahora que España apoyará las elecciones de Maduro si son democráticas….¿la mano de Podemos? ¿quién sabe?.

 

                                               Fdo. Jorge Cremades Sena

lunes, 14 de septiembre de 2020

ESPAÑA EN NÚMEROS ROJOS

 

                        En esta España en número rojos, en plena oleada de rebrotes de la pandemia del coronavirus y con un gobierno débil y dividido, que hace aguas por todas partes, dicho Gobierno sufre una dura derrota parlamentaria por la rebelión de los alcaldes, una derrota humillante por la que se tumba el decreto de la Ministra Montero (la socialista, no la comunista) que pretendía apropiarse de los fondos locales acumulados por los superávits de los ayuntamientos (la voracidad por tener liquidez es atroz). Ya en la FEMP la ocurrencia de la Ministra de Hacienda pasó el filtro gracias al voto de calidad del Presidente de la misma, el socialista y alcalde de Vigo Abel Caballero, que inclinó la balanza a favor a pesar del descontento de muchos ediles, incluso socialistas, que en sus respectivos Ayuntamientos sufren escaseces y necesidades tan urgentes como las que puede tener el Gobierno a nivel nacional. Al final, toda la oposición, tanto la que apoyó en su día la investidura de Sánchez como la que la rechazó, vota en contra de PSOE y Podemos, menos el diputado de Teruel Existe que insólitamente lo apoyó: el resultado 156 votos a favor y 193 en contra (esta es la fortaleza real que tiene este Gobierno de coalición y ello tras regatear para que Podemos, su socio, le diera el visto bueno a regañadientes). Ahora, que cada cual explique en sus municipios lo que votó en el Congreso, tildado por quienes lo rechazaron de “corralito a los ahorros públicos de los ayuntamientos”, “chantaje”, “ataque a la autonomía local”, “incautación de recursos municipales”, “el robo del siglo”…..entre otras lindezas. En definitiva, el Gobierno no logra arrebatar a los ayuntamientos su superávit. Todo ello cuando España necesita más que nunca redefinir su sistema tributario ante la crisis y a las puertas de la aprobación de unos Presupuestos complicados, mientras Podemos, cogobernante con el PSOE, aunque finalmente y de momento se decide a aparcar la subida de impuestos, pide más gasto y fía al fondo europeo el pacto presupuestario, lo que inevitablemente supone más déficit y más deuda (si se ingresa igual o menos y se gasta más el resultado final es obvio). Entretanto el Gobierno prorrogará los ERTEs, que algunos todavía no han cobrado, a costa de consumir tiempo de paro (es decir, reducción de la cobertura a cambio de su extensión temporal), mientras el Banco de España alerta de un “agotamiento” en el empleo desde mediados de agosto y Moncloa prepara recortes en las pensiones y en el sueldo de los funcionarios, generando un nuevo choque interno, uno más, en el Ejecutivo. Por su parte la Seguridad Social, en esta España en números rojos (preñada de demagogia y estéril de eficacia y realismo) anula por carta el ingreso mínimo a no pocos solicitantes tras habérselo concedido con un SMS, con lo que en una especie de círculo vicioso, los concede por una vía y los deniega por otra alegando superar el límite de ingresos u otras razones por el estilo, mientras más de 700.000 familias no saben nada de sus solicitudes para recibir la ayuda, manifestando, algunos de ellos, “llevamos tres meses en espera del ingreso mínimo”. Es la consecuencia lógica de aprobar medidas muy populistas de difícil ejecución, bien por falta de medios humanos para gestionarlas, bien por falta de liquidez para pagarlas. Y todo ello en la antesala de la aprobación de unos Presupuestos, para los que el Gobierno últimamente reactiva la negociación con ERC a costa de Ciudadanos, a quien ha estado engañando con el simulacro de que sería con ellos con quienes los pactaría, para finalmente, dar otro giro copernicano, uno más de los que Sánchez nos tiene acostumbrados, y, doblegándose a las exigencias de Iglesias, primar a los republicanos en las conversaciones, para lo que, sin importarle pagar el peaje que se le exija, se dispone a convocar la mesa de negociación sobre Cataluña con los secesionistas y además a reformar el delito de sedición, para que los futuros delitos, que los habrá, les salgan más baratos a los independentistas, acelerando para reunir la “mesa de diálogo” antes del día 17, antes de que el Supremo aborde la inhabilitación de Torra.

            Mientras tanto, se sentarán en el banquillo treinta implicados en el 1-O, entre ellos actuales altos cargos, en tanto que Torra exige al Rey que pida perdón por el “asesinato” de Compayns en una Diada de alto riesgo por la pandemia y de bajo perfil por la ruptura evidente del secesionismo, con una ANC urgiendo a Junts y Ezquerra a “sentarse y hablar”. En efecto, se celebra una Diada bronca y desvaída y con el secesionismo más dividido que nunca, marcada por el hastío y el coronavirus, en la que, no obstante, los más radicales, los CDR, retoman los sabotajes y la ANC, desoyendo a los médicos, saca a 60.000 personas a la calle (los expertos creen que habrá miles de infectados), en una especie de lucha de todos contra todos, eso sí, todos ellos contra la bandera española y la Monarquía, evidente en incidentes aislados con quema de fotos de la Familia Real y de banderas españolas.

            Una España en números rojos en la que la segunda ola de coronavirus ya amenaza la capacidad de realizar PCR, aunque Sanidad habla de “estabilización” pese a registrarse un record de contagios (10.764 en 24 horas), pues Simón sigue haciendo una lectura positiva de la tragedia manifestando que “parece que los incrementos se están estabilizando”, mientras el Gobierno blinda las cárnicas por miedo a que los rebrotes lleguen a generar una crisis alimentaria. La realidad es que las muertes por Covid-19 ya son 53.000 y superan en 24.000 a las que dan las cifras oficiales, para mayor desconcierto de la población, mientras Moncloa descarta volver a aprobar un estado de alarma en toda España y, a seis meses del anterior confinamiento, insiste ahora en “confinamientos quirúrgicos” que deberán aplicar las CCAA, en tanto que Sanidad admite que parte del material que compró aún no ha llegado. Y todo ello en plena vuelta al cole (como hecho anecdótico, hasta la clase de la Princesa Leonor ha quedado en cuarentena por el positivo de un compañero suyo), cuando doce CCAA, entre ellas Madrid, Valencia o Andalucía, son incapaces de garantizar la presencialidad al 100%.

            Y por si todo lo anterior fuera poco, mientras el Ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, dice que “la Justicia no está politizada en lo más mínimo”, el PSOE y el PP, entiéndase Gobierno y principal partido de la oposición, son incapaces, como en otras tantas cosas urgentes, de ponerse de acuerdo para renovar el CGPJ, por lo que Lesmes, el Presidente del Gobierno de los Jueces, que no esconde su malestar por la insólita situación de semejante bloqueo político, les lanza un órdago a la grande y llevará la renovación de las plazas pendientes de la institución al pleno del día 30 pese a que el Ministro de Justicia lo desaprueba. En fin, es lo que hay.          

            Entretanto siguen coleando los dos asuntos de presunta corrupción política que sobrevuelan sobre el PP y sobre Podemos. En el caso del espionaje a Bárcenas (el caso Kitchen) Rajoy se exculpa y descarga el espionaje en el ex “número dos” de Interior, Francisco Martínez, mientras su entorno apunta a la “relación íntima” que existía entre Martínez y Villarejo, que presume de que “las cosas delicadas me las encargaban a mí, ya sea la izquierda, la derecha o el centro”, mientras Martínez dice “voy a contar al juez todo lo que sé” y relata que se quedó “atónito” cuando el ex ministro Jorge Fernández le detalló la operación para espiar al ex tesorero del PP; por su parte Casado, cuya doctrina es “hay que romper con lo anterior” mientras el partido atribuye el origen de Kitchen y las intrigas policiales y del CNI en torno a la gestión del caso Bárcenas al “juego sucio” que alentó Rajoy entre sus sucesoras, Soraya y Cospedal, se distanciará de Rajoy en el Congreso tras la confesión de Martínez (a quien la Guardia Civil alertó sobre Villarejo y en una reunión le advirtieron de que no trabajase con el hoy comisario encarcelado), aunque el PP admite su “preocupación” ante sus revelaciones sobre el operativo ilegal del espionaje…..y en este preocupante ambiente el ex ministro de AAEE, García Margallo, manifiesta lo siguiente: “¿el CNI y Vicepresidencia? El tiempo aclarará todo”, “Jorge Fernández es de una lealtad absoluta” y como “no hay ninguna imputación” apela a la presunción de inocencia. Y en el “caso Dina”, como presunta estrategia electoral de Podemos, las declaraciones ante el juez de Calvente, el ex abogado del partido, no dejan lugar a dudas al manifestar que “la estrategia era usar el caso Villarejo para beneficio político”, añadiendo que Iglesias y Montero, su compañera, urdieron el “caso Dina”, que fue un “montaje” ideado por los actuales Vicepresidente, la Ministra, Mayoral y Del Olmo, que “Iglesias no devolvió la tarjeta a Dina porque temía que la filtrara” y la ocultó para que no se divulgara su contenido “antes de las elecciones” de 2016 y además denuncia haber sufrido acoso de la “guerrilla de Podemos”; el juez envía a Anticorrupción las campañas de difamación orquestadas por Podemos, mientras Fiscalía pide que Dina y su marido vuelvan a testificar para que aclaren su papel en el escándalo de la tarjeta, con lo que la declaración de Calvente abre la vía para investigar a Iglesias por denuncia falsa y le deja cerca de ser acusado por ello, una situación jurídica delicada a la que hay que añadir las sospechas sobre la consultora Neurona, no obstante, de momento su situación política es firme al rechazar su propio partido y el PSOE, junto a otros que apoyaron la investidura de Sánchez, la creación de una comisión parlamentaria de investigación al respecto, pues consideran que sólo con investigar al PP es suficiente para la transparencia política.

            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el ministro Castells cede a las CCAA la acreditación de profesores universitarios; que Caixa Bank pretende asegurarse al menos un 75% del nuevo superbanco y lo pone como condición para seguir las negociaciones mientras el Estado pide un 30% más en la valoración de Bankia y por ello se retrasa la fusión; que, según una macroencuesta de Igualdad, contando como acoso las miradas, las bromas y las insinuaciones, 2´8 millones de españolas han sufrido violencia física o sexual, y un 57% relata episodios de miradas lascivas, acoso o tocamientos; que el Madrid conquista su 7ª Supercopa de Baloncesto tras derrotar, 72-67, al Barça; que está en el Plan Calvo, exhumar de forma exprés a Queipo de Llano y García Morato; y que, según sondeo de NCReport, los madrileños avalan la controvertida gestión de Ayuso, pues, en caso de elecciones autonómicas, los resultados serían PP 28´4% de votos y 39 escaños, PSOE 27´4% y 37, Ciudadanos 14% y 19, Más Madrid 13% y 17, Vox 9% y 12, y UPodemos 8´9% y 8.

            Y del exterior destacar que Blair y Major urgen al Parlamento británico a parar el desafío de Johnson; que Israel ordena volver al confinamiento duro para frenar la ola de contagios ante el avance del coronavirus; que un infierno de fuego en el oeste de EEUU deja un San Francisco apocalíptico y medio millón de evacuados en California y Oregón; que el ex coronel y ex viceministro de El Salvador, Inocente Moncayo, ha sido condenado por la Audiencia Nacional a 133 años de prisión por la matanza de los jesuitas que ordenó en 1989, entre ellos Ignacio Ellacuría, a quienes tres décadas después de los hechos se les hace algo de justicia; que EEUU estudia trasladar a Rota su mando para África pues fuentes del Gobierno de Trump desvelan que España es una de las alternativas tras haber reducido su presencia militar en Alemania; y que Guaidó, el Presidente encargado de Venezuela, dice: “Capriles intenta validar el fraude electoral de Maduro”, “yo lo que quiero es derrotar al régimen, porque censura, persigue y asesina”, “sufrimos una especie de genocidio silencioso, quiero recuperar la dignidad del país”.

                                    Jorge Cremades Sena

jueves, 10 de septiembre de 2020

GANA IGLESIAS, PIERDE ESPAÑA

                        Cada vez es más evidente que en la pugna política entre el socialista Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno, y su Vicepresidente populista Pablo Iglesias, éste va ganando por goleada, lo que supone que junto a él ganen los radicalismos, el populismo y los ultranacionalismos separatistas que, por acción u omisión, catapultaron a Sánchez en la moción de censura y luego posibilitaron el actual gobierno de coalición social-comunista, a la gresca interna desde el primer momento y a la gresca pública “in crescendo”. Ello supone que, en definitiva, el problema no es, aunque también, que Iglesias le gane el pulso a Sánchez, sino que con esta derrota quien pierde de forma evidente es España y los españoles, según se desprende de las propias palabras de otro socialista, Rubalcaba, ex Secretario General del otro PSOE, que en 2016 se refería a la ya entonces conocida como “coalición Frankenstein”, para rechazar la oferta de Iglesias de un gobierno de coalición, con el argumento de que “los socialistas no pueden ir a la investidura de la mano de los independentistas” porque quieren romper aquello que ellos quieren gobernar, es decir, España. Pues bien, hoy no sólo tenemos dicho gobierno social-comunista de coalición indeseable de la mano de los independentistas, sino que en él cada vez lleva más la voz cantante el sector populista, pues, en caso contrario, se rompe la baraja y a dar cartas de nuevo, que es lo que el sector socialista no quiere por temor a perder el sillón. Gana Iglesias, pues, y pierde España, líder en destrucción de PIB y de empleo, siendo ya la única gran economía europea que no crece, según informe de la OCDE, e inmersa en una profunda crisis social, política, institucional y sanitaria, que nos aboca directamente al caos. Así las cosas, cuando parecía que Sánchez intentaba, a pesar de su socio comunista, buscar una alianza con Ciudadanos para diseñar los Presupuestos, el Presidente da en sede parlamentaria un inesperado giro copernicano y, en plena sintonía con UPodemos y ERC, llama a unos “presupuestos progresistas” mientras, sorprendentemente, acusa a los de Arrimadas de tener vinculaciones con la extrema derecha, en tanto que Rufián, líder de los republicanos secesionistas, anima a Iglesias a resistir hasta el final dando esperanzas para dar su apoyo a las cuentas si Ciudadanos queda fuera de la negociación de las mismas (ya, en días anteriores el Presidente había desafiado a Arrimadas haciendo guiños al secesionismo al retomar la promesa de rebajar las penas de sedición y la Mesa de dialogo con Torra). Además Sánchez, sabedor de que sólo con el apoyo de ERC no salen los Presupuestos, da un paso más y, en sede parlamentaria, hace un indignante guiño a los abertzales secesionistas de Bildu, lamentando “profundamente” el suicido en la cárcel del etarra González Sola, lo que ha provocado la indignación de las asociaciones de víctimas del terrorismo, de la oposición y de policías y guardias civiles por tamaña deferencia con el terrorista, cuando el mismo día de su suicidio, otro preso, Pepón, hacía lo propio sin merecer la mínima mención de pésame por parte del Presidente (en este año, 29 presos se han quitado la vida y, por lo visto, sólo el etarra merece sus condolencias)….está claro: los votos de los abertzales se compran al precio que sea. Mientras tanto Iglesias revela que tuvo una “fuerte discusión” con Sánchez por ocultarle la “huida” del Rey Juan Carlos (término improcedente ya que al no estar imputado por nada es libre y como tal no huye de nada) y que por ello el Presidente le pidió luego perdón, añadiendo que todo esto es lógico al tratarse de que en “un gobierno en el que hay un partido republicano y otro socialista, hay posiciones diferentes” y que ERC, la formación republicana secesionista, “tiene que ser un socio fundamental” ya que ha demostrado su disponibilidad para negociar los Presupuestos, al igual que otras formaciones como Compromís. Entretanto el PSOE de Sánchez veta cínicamente la creación de una comisión parlamentaria para investigar a Podemos, mientras exige que sí se investigue al PP, cuando ambos partidos andan inmersos en una investigación judicial por presuntas conductas delictivas. Está claro, gana Iglesias y pierde España.  

            En efecto, al margen de la envergadura de los presuntos delitos cometidos por los dirigentes actuales o anteriores de los partidos políticos investigados judicialmente, además cabe la posibilidad de investigar en sede parlamentaria sus responsabilidades políticas en pro de la transparencia; pero lo que no cabe, al contrario de lo que suele suceder, es que estas propuestas de crear comisiones de investigación se apoyen o rechacen según afecten a unos partidos u otros en base a la afinidad política que se tenga con ellos. Y ha querido el destino (o quién sabe qué o quién) que en estos momentos dos partidos de signo ideológico contrario, el PP y UPodemos, se vean inmersos en sendas investigaciones judiciales, que dirimirán las responsabilidades penales en que hayan incurrido, en el caso del PP sus anteriores dirigentes y en el caso de Podemos su dirigentes actuales, como debe ser. Lo paradójico, insólito y cínico es que el PSOE de Sánchez (al igual que la mayoría de quienes le auparon al poder) impida con sus votos crear una comisión parlamentaria para dirimir las responsabilidades políticas de la actual dirección de Podemos, cogobernante con él, mientras al día siguiente avala que se constituya una para investigar a la anterior dirección del PP. ¿Es que la transparencia ha de aplicarse a unos sí y a otros no? Lo razonable, lógico y sensato es que, al margen de las responsabilidades penales investigadas, que dilucidarán los tribunales, si se quiere además dilucidar las responsabilidades políticas (las del PP incluso ya dilucidadas por los votantes, al igual que las del PSOE) se exijan para todos y sobre cualquier asunto de presuntas conductas indecorosas o delictivas de la índole que sean. Curiosamente hay un cierto paralelismo en la génesis de los asuntos judiciales investigados en el PP y Podemos, al margen de su distinta índole, ya que el asunto de ambos partidos llega a los tribunales por las denuncias de dos destacados miembros rebotados de sendas formaciones políticas.

            En el caso del PP, que debe ser depurado judicialmente con todas las consecuencias, el ex número dos de Interior con Jorge Fernández Díaz declara “mi error fue ser leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal”, sintiéndose el entonces Secretario de Estado de Seguridad “utilizado vilmente” en la llamada “operación Kitchen”, que trata del grave asunto de un presunto espionaje al que fuera su tesorero, Bárcenas, para recuperar documentos que pudieran comprometer a la cúpula del partido dirigida por Rajoy y a cargo de fondos reservados del Ministerio de Interior. Según Fiscalía, hay también indicios de que, al margen de Fernández Díaz, la ex ministra Cospedal tenía “interés personal” en espiar a Bárcenas, y el juez culpa a la cúpula del Gobierno de Rajoy del “operativo policial”, mientras el ex número dos de Interior apunta a la implicación del mismísimo Rajoy en el asunto, aportando sobre ello una serie de mensajes comprometedores, tras haber advertido que si declaraba, como es el caso, podría implicarle con pruebas que conllevarían su imputación. Dicho número dos de Interior, reprochó en su día al ex presidente su exclusión de las listas electorales y le pidió que no “le dejen tirado” y señala al CNI y el desastre de Villarejo, quien dijo a Cosidó en 2012 “dile al barbas que le meto en la cárcel el primero”. Y mientras llegan noticias de que Interior pagó 53.000 euros al chófer de Bárcenas por espiarle y que su seguimiento comenzó diez días después de confesar la existencia de una “caja B”, Casado, el actual líder del PP, se desliga definitivamente de la era Rajoy, alegando “yo era diputado por Ávila: no estaba en la dirección del partido”, mientras en dicho partido apuntan, en referencia a Rajoy que “nada se hacía sin él” y que, por tanto, debería estar “muy preocupado” y algunos incluso plantean abandonar Génova para romper definitivamente con la imagen de corrupción, en tanto que los afectados por este gravísimo asunto afean a Casado “no cuidar” al “ex dos” de Interior, reprochándole “eres el sucesor y asumiste una mochila, esto te afecta”. La realidad es que, gracias a la comisión parlamentaria aprobada por PSOE, UPodemos y el resto de partidos de la investidura, Mariano Rajoy comparecerá para dar explicaciones en el Parlamento al igual que Casado.

            Y en el caso de Podemos, que también debe ser depurado judicialmente con todas las consecuencias, la Fiscalía pide investigar los contratos del partido con la consultora Neurona, mientras pide archivar el resto de cuestiones denunciadas por su ex abogado, Calvente, porque se basan en “rumores”. Sobre los contratos de Podemos con la consultora citada la Fiscalía de Madrid dice que “existen elementos que determinan que no se ha acreditado la justificación de este gasto resultando además que es una empresa creada ad hoc para la prestación del servicio…..indicios racionales suficientes de la perpetración de un hecho delictivo”. Por otro lado Calvente, que fue cesado como abogado de Podemos y acusado de un falso acoso sexual, declara además como testigo que el actual “equipo directivo” del partido diseñó la “estrategia” para la “patraña”, que en su opinión ha sido el “caso Dina”, otro turbio asunto protagonizado por Iglesias, mientras Errejón, fundador de Podemos y actual líder de Más País, afirma que “Unidas Podemos no es el proyecto que fundamos”. Sin embargo Iglesias esquiva al Congreso al rechazar él mismo con el apoyo del PSOE y la mayoría de quienes le auparon al Gobierno la creación de una comisión parlamentaria sobre la presunta financiación ilegal del partido…..para algunos, la ofensiva de la Fiscalía, que reduce al mínimo el caso, y el PSOE que veta que el Congreso indague sobre el asunto, el Vicepresidente del Gobierno se librará de dar explicaciones en la Cámara Baja, seguramente porque la transparencia en las actuaciones de Podemos se dan previamente por hecha y las del PP no, así como las respectivas presunciones de inocencia.

            Por su parte Lesmes urge a los partidos a renovar el Poder Judicial “sin dilaciones” en plena guerra sin cuartel entre PSOE y PP por controlar dicho poder ya que nadie quiere pactar la renovación de sus miembros, pues mientras Sánchez filtra un mensaje de Casado para intentar aislarle, el PP señala a Podemos por su radicalismo con la Corona y los jueces como la razón para no acceder a que el partido populista tenga representantes como quiere el Presidente, que, para contentar a su socio de gobierno, quería dos vocales para Iglesias mientras éste atacaba al CGPJ y descalificaba al juez que investiga su financiación. La realidad es que el CGPJ ha exigido a Podemos desde que llegó al Gobierno dos veces que respete su independencia y que el Ejecutivo prometió al PP que estudiaría cambiar el sistema de elección de los vocales. El CGPJ desafía tan abominable bloqueo y prevé renovar el Tribunal Supremo este mes, mientras PP y PSOE dan por rotas las conversaciones por el papel que desempeña Podemos, cuando, curiosamente, todos los partidos apoyan la elección directa de los vocales pero no la ejecutan. Y mientras los vocales progresistas se rebelan por la renovación del Supremo en pleno bloqueo del Gobierno de los jueces, Casado, que reitera que “en los años de Kitchen yo no tenía responsabilidades en el PP, era diputado por Ávila; reafirmo mi compromiso con la ejemplaridad”, afirma “sólo renovaré el CGPJ si Sánchez lo despolitiza y no entra Podemos”, añadiendo, en otro orden de cosas que “Sánchez quiere que el PP se rinda con los Presupuestos y diga sí bwana aunque suban impuestos y los pacte con ERC”, añadiendo “nunca aposté tanto por alguien como por Cayetana, pero el presidente del partido marca la estrategia en temas clave”.

            Mientras tanto, desconcierto en los primeros días de colegio, en plena confusión sobre las nuevas normas, poniéndose de manifiesto las dificultades para mantener distancias de seguridad en todo momento. Un curso que arranca a trompicones, con mezcla de edades, turnos de tarde y refuerzos de profesores aún sin llegar, cuando España cuenta con la mayor tasa de contagios de Europa, suponiendo la covid ya el 19% de los ingresos en hospitales de Madrid, lo que obliga ya a derivar enfermos y suspender operaciones, en plena segunda oleada en que el 40% de los contagiados son extranjeros y en que el perfil de los ingresados son pacientes más jóvenes que los de en plena pandemia y con menos carga viral. Y mientras la pandemia revela las lagunas tecnológicas del profesorado español, estando España entre los países que más tiempo cerraron aulas sin estar preparada para la enseñanza “on line”, dice Ayuso que “no mandamos a los alumnos a una zona de riesgo”…..esperemos que así sea, no sólo en Madrid sino en todas las CCAA.

            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Moncloa aprobará el martes la Ley que ilegaliza la Fundación Franco; que Ayuso plantea adelantar las elecciones autonómicas e ir a la vez con Cataluña ante las presiones del PSOE para una moción de censura con Ciudadanos, pero Génova frena el adelanto electoral ante el riesgo de perder la Comunidad de Madrid, aunque en la Puerta del Sol consideran que una campaña en clave más nacional les beneficiaría; que Air Europa pide al Gobierno un rescate de 400 millones para evitar la quiebra; que el Ejecutivo incluye ajustes en la reforma laboral en su plan legislativo, en que tendrán prioridad los convenios de sector con prórroga automática, para cambiar la reforma laboral del PP antes de fin de año, una modificación exprés que indigna a los empresarios pues, según ellos, “no es el momento”; que Canarias pasa de destino seguro a poner en riesgo su temporada turística; que se edifica un muro de diez metros en la valla de Melilla mientras lentamente se van retirando las concertinas sustituyéndolas por muros más difíciles de escalar y menos peligrosos; que Sánchez apura para confiscar el dinero de los ayuntamientos con el objetivo de aliviar a una Moncloa sin liquidez, por lo que negocia “in extremis” con sus socios para que le apoyen en el Congreso que las arcas municipales “rescaten” las de Hacienda con un préstamo, asunto que en principio está complicado de conseguir; que Cataluña es la primera Comunidad Autónoma en poner tope de alquiler de vivienda por ley; que las pensiones han subido tres veces más que los precios en los últimos quince años; y que la UE arruina el plan de Sánchez para exigir al PP apoyo a sus Presupuestos presentándolos como imprescindibles para acceder a los nuevos fondos europeos, pues la Comisión Europea niega dicha vinculación ya que “son procesos distintos”.

            Y del exterior destacar que cunde la alarma en la UE ante la ruptura del pacto del Brexit por Johnson, quien está dispuesto a incumplir lo firmado por él mismo aunque “rompa las leyes internacionales”; que, según Capriles, “Europa tiene un papel clave para que Venezuela recupere la democracia”; que Trump admite que minimizó la pandemia para evitar el pánico; que la ONU alerta de que las emisiones de CO2 vuelven a los niveles anteriores a la pandemia; que el fuego devasta el mayor campo de refugiados de la UE, el campamento de Morla en la isla de Lesbos, dejando a la intemperie a 13.000 personas ingresadas, por lo que Atenas declara el estado de emergencia en la isla; que la premio Nobel Alexiévich alerta del clima de “terror” que vive Bielorrusia; y que un revés aleja la esperanza de tener este año la vacuna de Oxford, pues AstraZeneca interrumpe de momento los ensayos tras sufrir un voluntario la rara enfermedad de la mielitis, por lo que Europa busca alternativas a dicha vacuna, mientras la OMS la retrasa hasta 2022, con lo que se frustran las promesas, entre ellas las del Gobierno español, de comenzar la vacunación antes de fin de año…..una mala noticia internacional, sin lugar a dudas.

                                    Jorge Cremades Sena

lunes, 7 de septiembre de 2020

TRAMPAS EN EL SOLITARIO

 

                        Cuando en asuntos de salud y económicos, que están bastante relacionados, nos la estamos jugando, se tiene la sensación de que nuestros gobernantes, tanto los nacionales como los territoriales, andan enfrascados en sus miopes intereses partidistas y, al efecto, se hacen trampas en el solitario, lo que nos conduce al caos, en vez de buscar soluciones conjuntas viables que nos conduzcan hacia la salida de este oscuro túnel en que nos hemos metido. En efecto, España es ya el primer gran país con mayor tasa de muertes por covid, con más de diez mil nuevos contagios (estadísticamente sólo le superarían Andorra o San Marino, con poblaciones mucho menores) y bate todos los records negativos, mientras fracasa estrepitosamente la última Conferencia de Presidentes Autonómicos que acaba sin acuerdo alguno y sin reparto de fondos (Torra se desmarca y sólo se llega a acordar que las CCAA tendrán que informar a Sanidad del cierre de colegios….¡menos mal!), cuando comienza un desconcertante y caótico curso escolar atomizado territorialmente y sin medidas uniformes, cuando el gobierno de coalición sigue enfrascado en peligrosos enfrentamientos internos, y cuando gobierno y oposición son incapaces de consensuar las más esenciales medidas solventes para hacer frente a lo que se nos avecina. Y mientras España, que ya renunció en su día al reparto de mascarillas de la UE en el pico de la pandemia, registra en un solo día un nuevo record de 10.476 contagiados y Sanidad da por hecho que tendrá dosis de la vacuna antes de fin de año, el Gobierno social-comunista de Sánchez y el conservador-liberal de la Comunidad de Madrid protagonizan una absurda gresca insoportable para ver si uno se queda ciego aunque el otro se quede tuerto en vez de intentar ambos graduarse la vista para ver y enterarse de que en esta terrible crisis global vamos todos en el mismo barco. Dice Isabel Díaz Ayuso, la popular presidenta de Madrid, que “si Madrid no se reactiva, se hunde España”, que “Sánchez ha estado ausente y el verano ha sido muy duro para los presidentes autonómicos” y que “nuestras aulas se van a convertir en lugares muy seguros con medidas de protección”, mientras se blinda para frenar la nueva ola de la pandemia con más restricciones (prohibición de reuniones de más de diez personas y de los bailes en las bodas, más limitación del aforo en bodas, terrazas, misas y funerales…..) limitando la vida social bajo la presión de autonomías limítrofes, que detectan contagios importados y en pleno ataque del Gobierno, con lo que, en definitiva, la Comunidad de Madrid regresa a una especie de fase 3´5 de la pintoresca desescalada que se hizo tras las cotas más altas de la pandemia y la finalización del estado de alarma. Cierto que los hospitalizados por Covid se duplican en diez días en Madrid, con casi 1.900 ingresados a uno de septiembre, pero también es cierto que quince autonomías superan en mortalidad a la Comunidad madrileña en esta segunda oleada de contagios, pues en dicha comunidad fallecen 1´01 personas por cada 100.000 habitantes, frente a las 8´6 de la media nacional o, por ejemplo, las 25´7 de Extremadura, siendo el País Vasco, Navarra y Murcia las regiones, junto a Madrid, con menor tasa de mortalidad. En definitiva, tirarse las cifras de contagios o fallecidos a la cabeza entre unos y otros o camuflar estratégicamente los datos en un morrocotudo embrollo estadístico que nadie entiende, con el único objetivo de obtener ventajas partidistas o perjudicar las expectativas del contrario es sencillamente una indecente trampa en el solitario cuando la triste realidad se impone al final, dejando al descubierto la pésima gestión, egoísta y descoordinada, que nuestros gobernantes vienen haciendo para atajar la pandemia e intentar reconducir la catastrófica situación económica, social y laboral por la que atraviesan los españoles.

            Trampas en el solitario cuando Rufián (de momento) mantiene el veto a unos Presupuestos con Ciudadanos y Sánchez pacta con ERC convocar este mes la mesa sobre Cataluña, dando a los republicanos secesionistas esta discriminada concesión con la esperanza de que si fracasaran las negociaciones con Ciudadanos los Presupuestos puedan salir adelante con el apoyo de los independentistas, tal como prefiere Podemos. Por su parte Arrimadas, que ya negociaba con el Gobierno antes del estado de alarma (impulsó el giro de Ciudadanos tras ganar las primarias, siendo el socialista Bolaños y el naranja Cuadrado, claves en el deshielo) deja claro que “no asumiremos las subidas de impuestos de Podemos”, en tanto que el fiscal ataja el intento de Iglesias de penar las críticas al Gobierno y archiva la denuncia de Podemos contra bulos porque la libertad de expresión debe primar. El PP, por su lado, propone una fuerte reducción de altos cargos en una proposición no de ley en el Congreso y se niega a cualquier negociación presupuestaria mientras Podemos forme parte del Ejecutivo, aunque oferta a Sánchez la posibilidad de crear una Agencia para la Recuperación y plantea que la dirija el ex ministro socialista Solbes o el ex gobernador del Banco de España Caruana. Y ante semejante embrollo el Presidente incluye en la negociación con Cs bajadas de impuestos (las rebajas fiscales barajadas serían selectivas y estarían limitadas a las tasas aeroportuarias y al sector turístico, uno de los más castigados por la crisis), asunto que incomoda a su socio gubernamental Iglesias, y la Vicepresidenta Carmen Calvo manifiesta que “es secundario con quien salgan los Presupuestos, la meta es sacarlos”, cuando lo realmente esencial es que sirvan para sacar a este país de la crisis, sabiendo además que ante la necesidad de rescate por parte de la UE no serán viables unos Presupuestos, sean los que sean y con quienes sean. No en vano cada vez más se desata una cierta inquietud en el PSOE pues dirigentes socialistas alertan de que el socio de Gobierno de Sánchez, Pablo Iglesias, “pone en peligro la seguridad jurídica” y “esto puede acabar mal” ya que es obvio que las palabras de Iglesias “tienen un coste”.

Y si a todo ello añadimos la caótica estructura territorial en que ha derivado el Estado de las Autonomías, cada una por su lado y a lo suyo, con el fantasma del soberanismo como telón de fondo, ya es el colmo de los colmos del desbarajuste. En efecto, mientras las universidades públicas catalanas se rebelan contra la asfixia del independentismo, Torra, en plena guerra interna en el secesionismo catalán, echa a tres consejeros para facilitar la campaña de Puigdemont, purgando así su Govern y alejando las elecciones, con el objetivo de colocar perfiles más duros y purgar a un PDeCat roto en mil pedazos. Y, como se propone dirigir el Govern en la sombra en caso de ser inhabilitado, el President Quim Torra torpedea a su propio Vicepresident, de ERC, queriendo designar Conseller en Cap a la imputada Laura Borrás para impedir que ERC se quede con el Govern tras su más que probable inhabilitación. Entretanto la sediciosa Carme Forcadell es recibida y aplaudida en el Parlament con todos los honores, aprovechando que su tercer grado carcelario no ha sido revocado y la oportuna invitación por parte de su sucesor Torrent como President de la Cámara al acto de conmemoración del 40º aniversario de la restitución de la misma. Por su parte la Delegación de Gobierno avala una Diada de alto riesgo, mientras la oposición denuncia una convocatoria irresponsable; la ANC prevé reunir 48.000 personas pese al elevado número de contagios en Cataluña, y los juristas alertan de que debería prevalecer el derecho a la salud pública….. pero, ya ven, el Govern, por boca de la consejera de Presidencia, Meritxell Budó, ya dijo, sin que se le cayera la cara de vergüenza, que en una Cataluña independiente o con más competencias “no habría habido ni tantos muertos ni tantos infectados y probablemente se hubiera podido controlar esta enfermedad”; en fin, más trampas al solitario…. y la enfermedad política del secesionismo totalitario, ese virus liberticida, ¿quién lo controla?; evidentemente nadie, incluso se negocia y pacta con él.

Entretanto, por si fueran pocas las discrepancias entre la parte socialista y la comunista del gobierno de coalición, dos más. La primera como consecuencia del plan de bajas paternales de Iglesias, que abre otro frente con la patronal, que se opone a costear esos días de cuarentena, mientras los padres andan divididos ante la vuelta al colegio de sus hijos más incierta, en tanto que los juristas advierten de que los progenitores tienen la obligación legal de llevar a sus hijos a clase desde los seis a los dieciséis años, aunque reconocen que será difícil aplicar acciones penales si no lo hacen. La segunda como consecuencia de la inminente fusión de Caixa Bank y Bankia, favorecida por la parte socialista del Gobierno de Sánchez para crear el mayor banco del país y repudiada por la parte comunista del mismo que apostaba por la consolidación de una banca pública; una fusión, que respaldan los mercados, mientras las dos cajas se disparan en Bolsa, cuya negociación es tutelada desde hace meses por el Gobierno, aunque Calviño la ocultara a Iglesias, dejándole fuera cuando Fainé la mantenía informada desde hace semanas de por dónde iban las negociaciones entre ambas entidades, lo que ha levantado ampollas en el sector comunista del Gobierno; Podemos se revuelve ante los hechos consumados y pide mantener la participación pública en la nueva entidad, mientras el Ejecutivo, del que forma parte, aunque no se fíen unos de otros, dice que “maximizará el valor de la participación pública” en la operación (cabe recordar que Bankia, entidad que Iglesias pretendía nacionalizar, fue rescatada por 24.000 millones del que sólo se han devuelto 3.300) y Calviño sostiene que “en esta crisis los bancos son parte de la solución, no del problema”; la realidad es que la operación es un proyecto largamente pensado e impulsado por Fainé, que el procés y la moción de censura truncaron cuando ya Rajoy lo había cerrado en 2017 y que ahora retoma el Gobierno de Sánchez, que rechazó la unión de Bankia con el Sabadell, donde el Estado hubiera sido socio mayoritario, para prever ahora Moncloa mantenerse como segundo accionista…..las previsiones sobre las consecuencias, además del cabreo de Iglesias, un recorte de plantilla de unos 8.000 trabajadores, reducción de sucursales en un 23% y el paso de la participación del Estado en la nueva entidad del 61´8% que poseía en Bankia a apenas un 14% del nuevo banco que controlará la cuarta parte del mercado.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que los Mossos acusan al Barça de corrupción en pleno “caso Messi”; que el PP propone en el Congreso que los funcionarios de prisiones sean agentes de la ley; que en el próximo acuerdo del Pacto de Toledo no habrá recortes para las pensiones anticipadas; que Anticorrupción pide imputar a Cospedal y a Fernández Díaz al implicarles Fiscalía en la trama de espionaje a Bárcenas; que Messi se queda finalmente en el Barça pero carga contra Bertomeu y le acusa de que “no hay proyecto ni hay nada” y de faltar a su palabra al decirle que al final de temporada el jugador podría decidir, pero no mediante un pleito con el club que Messi no quiere emprender; y que el ex ministro Martin Villa, respondiendo ante la justicia argentina sobre muertes durante su gestión, dice a la juez que “la Transición fue lo contrario a un genocidio”, mientras un importante sector de la fiscalía critica a Delgado por permitir el interrogatorio de dicha jueza argentina y considera al ex ministro víctima de la “esquizofrenia jurídica” de la Fiscal General del Estado.

            Y del exterior, destacar que Francia lanza un programa de estímulo con rebajas fiscales; que Capriles rompe con Guaidó e irá a las elecciones legislativas venezolanas; que la UE confirma la llegada de vacunas anti-covid a finales de diciembre; que las protestas masivas llegan al palacio de Lukashenko en Bielorrusia; que otra muerte a tiros eleva la polarización social en EEUU tras matar los agentes federales a un autodenominado militante antifascista cuando iban a detenerlo; y que Boris Johnson amenaza a la UE con un Brexit duro si no hay acuerdo antes del 15 de octubre.  

                                    Jorge Cremades Sena

jueves, 3 de septiembre de 2020

SÁNCHEZ, DESHOJANDO LA MARGARITA

 

                        Negar a Sánchez la habilidad para sobrevivir políticamente como sea en situaciones adversas sería no reconocer una de sus principales habilidades y ahora la más adversa situación por la que atraviesa es la aprobación de los Presupuestos, pues de ello depende en buena parte la continuidad de su gobierno de coalición social-comunista o, por el contrario, la anticipación de elecciones generales. Sus socios de gobierno, que han proclamado a los cuatro vientos que jamás apoyarían unas cuentas pactadas con Ciudadanos, ya van reculando y, salvo que los naranjas mantuvieran su palabra de no apoyar unas cuentas de Podemos, todo apunta a que lo que llaman “gobierno progresista” puede sobrevivir gracias a un acuerdo presupuestario con Ciudadanos y PNV, es decir con la derecha, con el beneplácito de Unidas Podemos. Al efecto Sánchez ya escenifica una cercanía con los empresarios en pleno desplome económico y éstos le piden más ayudas públicas, prorrogar los ERTEs e incentivos fiscales, mientras los desacuerdos entre Sánchez e Iglesias retrasaban “sine díe” el proyecto presupuestario, pues las exigencias del podemita dejaban en el aire el calendario de Hacienda, en tanto que el socialista trata de atraerse a los grandes empresarios (a esos que Podemos pretende crujir a impuestos) con las ayudas europeas y aparcando de momento la subida de impuestos. Así, Sánchez sigue deshojando la margarita asegurando a las empresas la estabilidad de su Gobierno (les promete “40 meses” de legislatura) y pidiendo unidad (que ni su Gobierno garantiza a nivel interno), mientras los altos ejecutivos (es decir, la “casta”, según Iglesias) apoyan dicho consenso pero, visto lo visto, lo ven difícil con el PP, que, en todo caso, exige que para intentarlo con Sánchez, éste debe prescindir de Unidas Podemos. La realidad es que Sánchez, sabedor de que a nadie le interesa la convocatoria de nuevos comicios en estos momentos, no da su brazo a torcer y por ello convoca, previamente a su cita con Casado, a empresarios del Ibex y a representantes de la sociedad civil, después de evitarle durante medio año, para pedirles que todos “arrimen el hombro” y que acepten sus propuestas, que no detalla, para permitir renovar el CGPJ y aprobar unos Presupuestos que garanticen una legislatura “larga y fecunda”. Y en este ambiente previo de incertidumbres de estos últimos días ya se van despejando algunas incógnitas….. y que después cada quien que apechugue con las consecuencias. En efecto, Sánchez, tras usar el Ibex contra el PP sin romper con Podemos, inicia la ronda de contactos con Casado y Arrimadas mientras Iglesias cede y se pliega a negociar las cuentas con Ciudadanos, exigiendo participar en la negociación, en tanto que PSOE, invitando a no ser “ciegos a la situación”, y Podemos, consciente de ello (la permanencia de ambos en el poder les va en ello), pactan negociar juntos con Ciudadanos intentando finiquitar de momento la tensión. Así las cosas, Casado durante la cita mantiene el veto contra Podemos, tal como había prometido, y rechaza renovar las instituciones si Podemos continúa en el Gobierno al igual que rechaza apoyar los Presupuestos, aunque le oferta a Sánchez diez medidas a pactar, entre ellas la creación de una Agencia Nacional para la recuperación económica, pero el Gobierno le acusa de practicar el “frentismo” y Sánchez lo descalifica por no aceptar su “trágala” y lo califica de “obstruccionista”. Por su parte Arrimadas, contra lo que venía sosteniendo, se dispone a negociar incluso con Podemos “para frenar su ideología”, por lo que Sánchez aúpa a la líder naranja colocándola como socio preferente, mientras el Vicepresidente Iglesias, tras sostener por activa y pasiva que jamás pactaría con Ciudadanos, marca ahora la línea roja en la reforma de los impuestos y exige negociar con las cuentas con los independentistas y con Bildu, aunque acepta la negociación con los naranjas. Al final Sánchez sigue deshojando la margarita con los Presupuestos pero cada vez con más posibilidades de que le salga un “sí”, cuestión distinta es si serán los Presupuestos adecuados para sacar al país del profundo agujero en que está metido.

            Entretanto, España destruye más empleo que ningún país europeo, mientras Podemos pide, de entrada, más gasto, más impuestos y cero recortes con un Iglesias tutelando la negociación presupuestaria con Ciudadanos, imponiendo un representante en la cita con los naranjas que hasta ahora rechazaban unas cuentas con Podemos, mientras Moncloa busca consolidar la vía con PNV al margen de los independentistas. Y mientras el turismo extranjero cayó en julio un 75%, un desplome sin precedentes, y el gasto se hunde un 80%, la CEOE exige alargar los ERTEs hasta junio, pues, según Garamendi, “iremos a muerte con el turismo, el Gobierno no ha hecho los deberes” en tanto que empresarios y sindicatos retoman el diálogo sobre su duración este viernes y los empresarios cubrirán los costes de quienes trabajen un 30% de su horario en casa. La cruda realidad es que sólo se ha recuperado el 20% del empleo perdido por la Covid-19 y tenemos 29.780 parados más, pues el último día de agosto se destruyeron nada menos que 211.566 puestos de trabajo.

            Por otro lado, cuando ya comienza el curso escolar, se constata que el ritmo de contagios se multiplica por cinco en el mes de agosto, un “agosto negro” con 174.000 nuevos contagios, un 344% más que en julio, provocando que Simón admita ya un incremento “importante” y añada que controlar el virus en Madrid “no es fácil”, volviendo a señalar a Díaz Ayuso al resaltar que “la gran parte de los diagnósticos y muertes se deben a Madrid” que suma ya un tercio de casos y hospitalizados de España, donde la pandemia avanza con casi 50.000 nuevos contagios en una semana. Las CCAA andan a la caza de los que incumplen la cuarentena, siendo el perfil de esta nueva oleada de brotes joven, mujer y asintomática; por su  parte los expertos alertan de la presión sobre la Sanidad si no hay ya medidas drásticas (Castilla y León impone restricciones de fase 1 a Valladolid y Salamanca) y el Instituto de Salud Carlos III confirma una segunda oleada de muertos en España desde finales de julio y desmonta el triunfalismo de Sánchez, desmintiendo también al Gobierno en su cifra de 29.152 fallecidos, pues, según el Carlos III serían 46.096, y según el INE 50.420. Por su parte el ministro Illa desborda de asesores Sanidad en plena pandemia al contar con dieciocho personas, el doble que el departamento de Simón, con seis de los contratos exclusivamente para el Gabinete del Ministro.

            Y mientras Celáa amenaza con sancionar a quien no lleve a sus hijos a clase de cara a un polémico inicio de curso escolar por causa de la pandemia, la Universidad endurece las medidas para la vuelta a las aulas, en tanto que en Madrid se suspende el proceso de hacer test a los profesores ante la aglomeración de éstos que no podían ni guardar la distancia social decretada. La realidad es que hay más que preocupación sobre cómo se va a garantizar el mínimo riesgo de contagios en los escolares (parece que incluso “los niños de 3 a 6 años deberán llevar mascarilla en el colegio”) y sobre cómo se podrá conciliar la vida familiar en caso de que los alumnos queden contagiados, lo que ha generado nuevas discrepancias internas en el Gobierno, pues mientras la portavoz anunciaba que los padres sólo podrán acogerse a  una baja si su hijo da positivo (si el niño está en cuarentena por un compañero con covid o por cierre escolar, los progenitores deberían pactar con la empresa un permiso o el teletrabajo), el Vicepresidente Iglesias corrige a Hacienda dejando bien claro que se pagará a los padres con hijos en cuarentena.

            Además, por si todos los problemas anteriores fueran pocos, el secesionismo catalán se prepara de cara a la celebración de la Diada, cundo se constata que Barcelona quedó por detrás de Madrid a causa de la tensión política en Cataluña que, sin duda, aceleró el “sorpasso” económico de la capital de España. Un secesionismo dividido (como sucede con el Gobierno de Sánchez) en que cada grupo va a la suya: Puigdemont rompe el carnet y consuma así la ruptura con el PDeCat, Mas repudia a Puigdemont “por convertir el PDeCat en la CUP”, Torra plantea desobedecer al TS y la ANC convoca, con la venia de Torra, una Diada de 48.000 personas pese a los rebrotes. Y ERC esperando su momento, mientras decide si apoyará o no los Presupuestos de Sánchez como prefiere Podemos.

            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el CNI alertó a Moncloa de un hackeo masivo a ministros; que Álvarez de Toledo busca condicionar la oposición de Casado como hizo con Rajoy; que Colau se une a los alcaldes rebeldes contra Hacienda para exigir los 5.000 millones; que el constructor Marjaliza dice en el “caso Púnica” que “pagamos en negro al PSOE como al PP, y a IU un poquito para callarla”; que Marlaska rechaza el recurso del coronel Pérez de los Cobos por su destitución; que Telefónica lanzará el 5G antes de fin de año para un 75% de la población; que Irene Montero se niega a decir los nombres y los salarios de sus asesores (su ministerio cuenta con cinco asesoras y tres consejeros designados a dedo); que el Rey retoma su agenda en un curso político que asume “difícil” pues Zarzuela da por hecho que seguirá la ofensiva contra la Corona; y que una jueza ordena a los Franco devolver el pazo de Meirás, estimando así en su integridad la demanda del Gobierno de Sánchez al declarar el palacio como propiedad del Estado, aunque los herederos del dictador recurrirán ante el Supremo para no entregarlo.  

            Y del exterior destacar que Biden acusa a Trump de haber alentado la violencia, mientras éste agita la ira en su viaje al epicentro de la protesta racial, Kenosha, la ciudad de Wisconsin donde se desató una ola de disturbios tras los disparos de la policía a un afroamericano, y llama a los manifestantes “terroristas domésticos”; que Navalni fue envenenado en Rusia con un agente nervioso y Merkel pide una respuesta a Putin por el veneno hallado en el cuerpo del opositor ruso; y que Maduro, a las puertas de las elecciones, indulta a varias decenas de presos políticos y perseguidos, para presionar con su gesto a la oposición para que participe en los comicios del 6 de diciembre, que trata de blanquear con esta liberación de opositores e invitando a la UE y a la ONU a supervisarlos.

                                    Jorge Cremades Sena

domingo, 30 de agosto de 2020

CON AMIGOS ASÍ, NO SE NECESITA ENEMIGOS

 

                        Una vez más y en el momento más crítico se constata el garrafal error de Sánchez al elegir a sus “amigos” y socios de viaje para llegar a La Moncloa, primero con la moción de censura y después repitiendo con ellos una paupérrima investidura para conformar por la mínima un gobierno de coalición minoritario con Podemos, cuando el propio Sánchez ya intuía el fiasco poco antes afirmando que ni él ni la mayoría de los españoles podrían dormir tranquilos con Pablo Iglesias en su Gobierno. Sánchez era libre para elegir, incluso para  no presentarse a la investidura y convocar otras elecciones, y eligió su propio insomnio y la pesadilla para la mayoría de españoles que, cada vez más decepcionados, observan hoy cómo España se hunde sin que, desde ese mismo gobierno, se vislumbre el más mínimo atisbo de solución a los problemas que padecen. En efecto, a la ristra de evidentes desencuentros, incluso en cuestiones de Estado, entre la parte socialista y la comunista-populista del pintoresco gobierno de Sánchez, siempre superada hasta ahora por el mayor interés de ambos de permanecer en el poder (en caso contrario se les acabaría el chollo), se añade ahora la más crucial, como es la elaboración y aprobación de unos Presupuestos, pues sin ellos el camino es claro, la disolución del gobierno social-comunista y, salvo alguna otra solución, la convocatoria de nuevas elecciones para ver si los españoles apostamos ya decididamente por una sólida mayoría parlamentaria, del signo que sea, que garantice la estabilidad gubernamental de una vez por todas. Y, al efecto, cuando Sánchez intenta buscar esos apoyos en Ciudadanos para aprobar las cuentas, aunque a su vez haga guiños, por si acaso, a ERC (prometiendo incluir en ellas una partida de 759 millones pendiente del Estatuto Catalán y advirtiendo de que dichos fondos sólo podrían ir a la Generalitat con unos presupuestos nuevos), Unidas Podemos, su socio de coalición gubernamental, le lanza un desafío público en toda regla para excluir cualquier tipo de negociación con los naranjas de Arrimadas y, en caso contrario, se muestra tajante para no apoyar las cuentas, rompiendo así el Vicepresidente Iglesias la estrategia de su Presidente en el momento más inoportuno: justo ante la ronda con los partidos políticos y en medio de la presión al PP para que pacte. Podemos, con el veto a Ciudadanos, veta así cualquier opción que no sea ERC o Bildu….y, mientras Carmen Calvo pide asumir “posiciones” ajenas a la coalición, los de Iglesias reivindican la reedición de los pactos de investidura. Es tal el esperpéntico despropósito que, al final, Unidas Podemos decide suavizar su posición (lo contrario sería poner fin al chollo que tienen) y anuncia que no vetará totalmente a Ciudadanos (en fin, aquello de estar embarazada pero sólo un poquito), aunque exige a Sánchez que primero pacte las cuentas con ellos antes de negociar con otras fuerzas. ¿Es que no se da por hecho que los Presupuestos son del Gobierno y por tanto ya habrían de estar pactados si ese gobierno es de coalición? ¿A qué juega Podemos diciendo primero que por nada del mundo apoyarán unos Presupuestos negociados con Ciudadanos y al día siguiente manifestando que Sánchez podrá negociar con quien considere oportuno si antes los ha pactado con ellos? En definitiva, se da la paradoja de que al final se esté buscando (e igual se consigue) la aprobación de unos Presupuestos de un gobierno sin el apoyo de parte de dicho gobierno y con el apoyo de parte de la oposición al mismo. ¿Consideran que semejante insensatez es asumible por alguien que tenga dos dedos de frente? Lo trágico es que un presidente de Gobierno se encuentre atado de pies y manos por una parte de su propio gobierno, albergando sólo la esperanza de que al final las tragaderas de unos u otros propiciaran la aprobación de los mismos como sea por el mero motivo de permanecer en el poder y gracias a la ingenuidad de quienes pasaban por allí para echarles una mano en la aprobación de los mismos. A Sánchez, porque él mismo lo eligió, se le puede aplicar sin espacio para el error el dicho popular de que “con amigos así, no se necesita enemigos”.

            No obstante Sánchez intenta salir de este atolladero en que le meten sus propios socios de gobierno, sus amigos, rodeándose de empresarios y banqueros para presionar a Casado, convocándoles para hoy, un día antes de su cita con el Jefe de la oposición, a una reunión, que denomina “cumbre empresarial”, bajo el disfraz de una especie de “conferencia de país” con el título de “España puede” para reivindicar la necesidad de “unas cuentas de país” para superar la crisis, mientras los empresarios, en medio del desconcierto por una especie de “sumisión” de Garamendi, el presidente de la CEOE, ante el plan del Gobierno, que algunos califican de “mera propaganda”, recelan de Sánchez (y muy especialmente de su socio Iglesias) considerando que en todo este juego “hay mucho humo” y lo califican de “mera propaganda”. En dicha cumbre, reunión o acto propagandístico, que cada uno lo denomine como considere oportuno, Sánchez pedirá “unidad” para salir de ésta, cuando queda más que evidente que ni siquiera su Gobierno está unido. ¿A qué unidad apelará Sánchez si sus propios socios de Gobierno y quienes lo apoyaron abogan permanentemente por la división? En fin, sin comentarios. ¡Claro que se requiere unidad para conformar esas “cuentas de país” para superar la crisis! Pero qué unidad puede reclamar a la ciudadanía y al resto de partidos políticos si su propio gobierno anda desunido y enfrentado públicamente. Casado, a quien Podemos se lo pone como se lo ponían a Felipe II, manifiesta con razón que “no se puede pedir al PP apoyar unos Presupuestos de Podemos” y, aprovechando la ocasión, añade que su partido “siempre ha estado en el centro” y, ante el cese de Álvarez de Toledo, que dice “por el momento, me quedo: voy a averiguar hasta dónde llega la libertad de un diputado de base”, recuerda que “lo difícil no es invocar la libertad de cada uno, lo valiente es defender la de todos”.

            Por su parte Educación, aunque tarde e insuficientemente, pacta con las CCAA unas mínimas reglas para la vuelta al cole, consensuando un amplio acuerdo de mínimos para retomar la educación presencial pese a los rebrotes, decepcionando a la comunidad educativa por esta especie de escenificación de acuerdo de mínimos centrado en aspectos sanitarios, sin contemplar cuestiones básicas como la ratio de alumnos por aula, el refuerzo del profesorado o el baremo para cerrar los colegios que será “sólo en caso de contagio descontrolado” (¿y quién decide dicho descontrol?). Un acuerdo que se limita a asuntos básicos, casi de sentido común, como llevar mascarillas en clase (desde los seis años), guardar la distancia social (casi imposible en muchos centros) o la higiene (lavado de manos cinco veces al menos). En definitiva, el Gobierno se lanza a por un curso escolar sin controles ni plan B, acordando con las CCAA un plan de clases presenciales sin previsión para confinamientos, sin distancias concretas para todos los territorios, sin la obligación de test PCR, sin vigilar que se cumplan los contenidos…..es decir, ni test, ni ratios, ni enfermeros en los centros, que es lo que haría falta y Educación no concede. Dice Celáa que “los beneficios de la escuela son superiores a los riesgos” pero habría que añadir que dichos riesgos han de minimizarse de forma drástica y para ello se requiere algo más que un acuerdo genérico y en asuntos menores con las CCAA. No en vano, profesores, padres y alumnos, ante el abandono de Celáa, se quejan de que “nos lo han dejado todo a nosotros”, pues la comunidad educativa denuncia que, en definitiva, Educación y las CCAA han dejado “toda la responsabilidad a los centros” ya que no hay “medidas claras” y la “ausencia de criterios es absoluta”.

            Entretanto Sanidad registra 9.658 nuevos contagios, la cifra más alta de la segunda ola de coronavirus, y 3.781 sólo en un día, la peor cifra desde abril, mientras Defensa forma 2.000 rastreadores en cinco semanas con virología y técnicas de interrogatorio, ya a disposición de las CCAA, que seguro algunas considerarán una afrenta del maldito ejército español para sus territorios (menos mal que, al menos, ya son siete las que han solicitado su presencia). Y en semejante situación, el ministro Illa improvisa  una rueda de prensa, cuando rozamos 100.000 contagios, para anunciar los primeros ensayos en España de un laboratorio belga, sin ninguna financiación ni participación del Estado, en que se contempla que 190 voluntarios españoles sanos prueben su vacuna en tres hospitales españoles, dos de Madrid y uno de Cantabria, con la esperanza de obtener los primeros resultados en pocos meses, aunque  ello no suponga prioridad alguna en el futuro reparto de dosis. Al efecto España reclutará 190 voluntario para probar una vacuna anti-covid, autorizando por primera vez semejante ensayo, mientras el IBEX vuelve a la oficina tras las vacaciones con test, turnos rotatorios y aplicaciones para sus empleados.

            Y para poner la guinda a este pastel de despropósitos, Colau, socia de gobierno de los socialistas, facilita una moción contra Juan Carlos I y contra el propio Gobierno de Sánchez, pues en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona, por quince votos independentistas a favor, 10 abstenciones de la alcaldesa, y 14 votos en contra del PSC, Ciudadanos y PP, más la inasistencia al pleno del ex primer ministro francés y su compañera de partido (los hay para todos los gustos) se reprueba al Gobierno de Sánchez como “cómplice” de Don Juan Carlos I por ser “colaborador necesario en la huida” del anterior Jefe del Estado y además se retira la medalla a Don Juan Carlos (los socios y amigos de Sánchez no dejan de dar sorpresas). Por su parte el prófugo Puigdemont  pone en marcha en secreto el próximo 1-O (las Fuerzas de Seguridad detectan que “elementos clave del 1-O” ya encabezan otra “sedición-rebelión” y los jueces ya han autorizado 15 órdenes de escucha), mientras la inestabilidad política en Cataluña se agrava con la baja de cargos del PDeCat, pues concejales y senadores abandonan el partido heredero de Convergencia para sumarse al antidemocrático proyecto del fugado Puigdemont….y, entretanto Torra, en plena guerra del independentismo, quiere que Mascarell le sustituya cuando sea inhabilitado para evitar que ERC se haga con la Presidencia de la Generalitat antes de las elecciones. Por otro lado, fuera de Cataluña también cuecen habas: mientras la Guardia Civil acusa al Gobierno de “pasividad” por permitir el “día del odio” en Alsasua, el PSOE facilita que Cádiz elimine de su callejero al Rey Juan Carlos, permitiendo, con la abstención de los cinco ediles socialistas, que el alcalde radical-populista Kichi saque adelante su moción.

            En fin, es el país y los políticos que tenemos, mientras los españoles, desde la llegada de Podemos para debilitar al PSOE (es decir a la izquierda) y la de Vox para debilitar al PP (es decir a la derecha), finiquitando el bipartidismo moderado, seguimos enrocados en las urnas para no poder salir de este laberinto político infernal que nos conduce al caos (político, social, económico e institucional) si es que ya no estamos en él. Como muestra valga la última encuesta de NCReport (aunque sólo se trate de encuestas) que predice que el Gobierno de coalición se deja 1´4 millones de votos con un Podemos que es el que más sufre pero con un PSOE que no rentabiliza la caída de su socio, mientras el bloque de la derecha sumaría hasta 166 escaños (23 más que el de la izquierda) pero con la moción de censura de Vox, dando algo de aire a Sánchez y frenando al PP en un mes, lo que, al final, deja en manos del secesionismo y el nacionalismo la futura gobernabilidad…..según la encuesta los resultados serían los siguientes: PSOE 26´9% y entre 113-115 escaños, PP 24´7% y 105-107, Vox 15% y 49-51, UPodemos 10´7% y 26-27, y Ciudadanos 5´7% y 8-9. Es lo que hay.

            Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el consumo de luz en hoteles cae un 43% en el peor verano de la historia; que España pierde un total de 27.592 pensionistas tras el coronavirus; que, según la ministra de Exteriores González Laya, “el PP casi ha rozado lo desleal con el fondo europeo”; que un incendio forestal sin control devasta 10.000 hectáreas en Huelva; y que el PP exige al ministro Escrivá que explique por qué no se paga el ingreso mínimo. 

            Y del exterior, destacar que el Tour de Francia arranca con dos meses de retraso, mascarillas y muchas caídas de ciclistas; que Lukashenko no quiere testigos de su represión y anda a la caza del periodista internacional, mientras una gran marcha por la democracia desafía su despliegue militar, pues 100.000 manifestantes se enfrentan a la represión en el día del cumpleaños del dictador bielorruso; y que en EEUU los republicanos agitan el miedo al caos social y Trump responde a los disturbios apelando a “la ley y el orden” y anunciando un largo periodo de tipos de interés cero, mientras el espíritu de Luther King revive con una gran marcha en Washington contra el racismo tras el cierre de la convención republicana para conmemorar el discurso genial de King en 1963 y su mítica frase “tengo un sueño”…..un sueño que, desgraciadamente, sigue siendo una pesadilla.

                                    Jorge Cremades Sena