martes, 17 de abril de 2018

INVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA


                        Incomprensiblemente y por meras razones de no seguir perdiendo afiliados, los sindicatos UGT y CCOO encabezan en Barcelona la marcha de miles de personas por la libertad de los presos del “procés” (que no presos políticos) y, asumiendo la cínica doctrina secesionista sostienen que “España vive una involución democrática”, uniéndose por vez primera al independentismo al participar activamente en la manifestación convocada por Omnium Cultural y la ANC, entre otros, a favor de los políticos separatistas encarcelados e imputados de haber cometido gravísimos delitos contra el Estado. Indecentemente el injusto y cínico discurso secesionista de la “involución democrática” es asumido por las centrales sindicales tradicionales, cuando, si alguna involución democrática se está dando en suelo español es la que están protagonizando los independentistas catalanes con su intento de golpe de Estado para conseguir antidemocráticamente la independencia unilateral de Cataluña, y lo triste es que los sindicatos democráticos decidan marchar contra el Poder Judicial, sirviendo de altavoz al independentismo, por perder un 17´3% de afiliados durante el “procés”, evidenciando su incapacidad para que las bases sindicales hagan piña por la defensa de la Constitución y la democracia, pues sabido es que sin un sistema democrático sólido los principales perjudicados siempre son los trabajadores. No en vano, ante este despropósito monumental de UGT y CCOO, el mismísimo PSOE, en un acto de honestidad y veracidad manifiesta, ha dejado bien claro que, como todo el mundo sabe, “España es un Estado de Derecho impecable”, aunque algunos, por meros intereses particulares, pretendan hacer ver lo contrario. Lo denunciable y rechazable, que es lo que debieran repudiar los sindicatos tradicionales, es que cargos de Ciudadanos, PSC y PP (es decir, de las fuerzas democráticas constitucionalistas en Cataluña) tengan que soportar a diario insultos y amenazas por no plegarse a la diabólica estrategia totalitaria del “procés”, al extremo de que no puedan vivir con plena libertad cotidianamente, tal como denuncia un concejal constitucionalista: “ya no hago vida normal, sentarme en una terraza, ir a un concierto….”; y todo, por culpa de esta intolerable presión “borroka” que sufren por el mero hecho de ser demócratas y, como tales, defender las normas democráticas que nos hemos dado todos los españoles. La verdadera “involución democrática” que se da en España es precisamente no ponerse en contra radicalmente de estos totalitarios gobernantes que traicionan a la legalidad que les legitima como tales gobernantes para arremeter luego contra ella desde el poder y actuar al margen de la misma para imponer su totalitario proyecto. Ponerse del lado de semejantes personajes o simplemente buscar equidistancias entre semejante totalitarismo y nuestra democracia es la peor y la más cobarde postura de cualquier ciudadano (que no súbdito) que pretenda seguir siéndolo en el futuro, pues a los fantasmas del autoritarismo político (fascista, nazi, estalinista…o del signo que sea), una vez sueltos y con cierto poder, es muy difícil encerrarlos en el marco de la ley, única garantía de libertad de la ciudadanía y de sus derechos.
            Entretanto, el partido de Merkel actúa para aislar en Europa el “caso Puigdemont” (la CDU está radicalmente en contra de internacionalizar la crisis catalana tal como pretende el ex president), mientras Rajoy se dispone a defender ante la UE la legalidad frente al secesionismo, por lo que Moncloa ya prepara su comparecencia en el Parlamento Europeo para contrarrestar la sucia propaganda secesionista, y en un Pleno debatirá con los grupos, descartando “fisuras” entre los socios, mientras ya trabaja con que habrá nuevas elecciones y con prorrogar el artículo 155 de la Constitución si la gobernabilidad en Cataluña sigue poniéndose en entredicho, en tanto que Puigdemont vive en un apartotel de tres estrellas en Berlín a 100 euros-noche, su amigo y empresario Matamala le hace la compra y él se reúne con sus fieles para internacionalizar el “procés”, aunque se mantiene discreto para no irritar al Gobierno alemán. Y mientras el ex president, desde Alemania, dice a TV3 que no quiere repetir elecciones, los presos piden una solución ya porque “Puigdemont los mantiene en la cárcel”, argumentando que “ya basta de tonterías” y que “hasta que no haya Gobierno no se revisará la reincidencia delictiva ni el riesgo de fuga”, en tanto que informes de la Guardia Civil, Policía y asociaciones privadas documentan ante el juez numerosos casos de intimidación, amenazas y acoso hasta un total de 404 actos violentos de este ilegal “procés”, por más que Trapero alegue  ahora en la Audiencia que se opuso al plan independentista ante Puigdemont, que Jordi Sánchez ponga en duda en su declaración la objetividad e imparcialidad del juez Llarena, y que Junqueras asegure al juez que no se desvió ni un euro del Presupuesto para el “procés” (aferrándose a las palabras de Montoro de que no le consta que se gastara dinero público en el referéndum), lo que, en todo caso, habrá de demostrarse en sede judicial. Y en plena crítica interesada por parte de los secesionistas a la Justicia española, Hervé Falciani, ingeniero informático acusado de espionaje, dice “me fío de la Justicia de España, no de la Suiza” (curiosamente donde se refugia Marta Rovira); M. Rebelo de Sousa, presidente de Portugal asegura “sobre Cataluña, nuestra postura es no intervenir en la vida de otro Estado”; y Joaquím Gay de Montella, presidente de la patronal catalana declara: “Cataluña puede estar diez años sin crecimiento si seguimos así”, “no tiene sentido pretender que alguien privado de libertad sea Presidente de la Generalitat”, “debemos mirarnos en el País Vasco, que ahora es una de las mejores áreas para invertir” y “entiendo la posición de Urkullu, pero no aprobar los Presupuestos nos ocasiona dificultades a todos”. Más claro, el agua.
            Y, mientras dos sectores del PP utilizan a Cifuentes para librar su guerra interna, Montoro declara “acepto que al PP le pasa algo, pero su problema no es Rajoy”, “Cifuentes es eficiente y leal, pero no entiendo esa obsesión por los títulos, yo sólo tengo uno”, “se puede impedir presupuestariamente la independencia, y es lo que hemos hecho”, para rematar con que “la Agencia no es la Inquisición, el problema de este país es que los ricos se quejan de más”. Todo ello coincide con la declaración de Manuel Chaves en sede judicial por el “caso ERE” de Andalucía, donde sostiene que su papel no era vigilar cómo se daban las subvenciones, que “era muy difícil pensar que se pudiera establecer un procedimiento ilegal”, que “yo en eso no entraba” refiriéndose a los presuntos centenares de millones derrochados y que nunca supo ni cómo ni a quién se repartían las ayudas de los ERE (precisamente algún medio publica, sin que se haya desmentido, que el amnésico Chaves dio un ERE a la familia del empresario que le presta un chalet en Huelva)….y todo el mundo sabe que buena parte de esos millones de dinero público sirvió para beneficiar a simpatizantes socialistas con falsos EREs, resultando chocante que tras casi 20 años de Presidente de Andalucía no supiera cómo se daban las ayudas, o que, padeciendo una sorprendente amnesia se defienda con “no lo recuerdo, no lo conocía”, al igual que hizo Griñán ante el juez la semana pasada, mientras el PSOE se desvincula de tan importantes líderes tradicionales del partido. Lo cierto es que, entre pitos y flautas, si hoy en día se convocaran elecciones generales, según NCReport, ganaría de nuevo el PP con el 26´3% de los votos y obtendría entre 110-113 escaños (sufriendo un desgaste de 1´6 puntos en plena crisis de Cifuentes), seguido de Ciudadanos con el 24´3% y entre 76-79 escaños, PSOE con el 23´5% y entre 88-91 diputados, Podemos con el 16´2% y entre 46-49, ERC con el 2´9% y entre 10-11, PDeCat con el 1´4% y entre 5-6, PNV con el 1´1% y 6, y Bildu con el 0´8% y 2 escaños.
            Por lo que se refiere a otros asuntos cabe citar que sólo el 36% de los diputados saben lo que es trabajar en una empresa, con lo que les viene como anillo al dedo lo de “de profesión, político”, se hacen como tales desde el seno de los partidos con la pretensión de jubilarse en la política tras dedicarse a ella desde bien jovencitos (el 78% de los parlamentarios socialistas no han tenido nunca un empleo ajeno al sector público, mientras el 70% de los de Ciudadanos proceden del sector privado). Y cabe destacar por supuesto que, mientras el Gobierno navarro arropa a los agresores de Alsasua en una marcha en Pamplona, comienza el juicio por dichas agresiones, alegando los detenidos que bebieron ese día y negando las agresiones a los agentes, al extremo de que uno de ellos sostiene que “se habrán confundido; me pudieron ver bailando, pero no agredí a nadie” y escudándose en el “contexto etílico”, en tanto que el Parlamento navarro humilla a los guardias civiles y se niega a apoyarlos y la madre del teniente, que resultó malherido manifiesta: “pido, sin odio, Justicia”…..en efecto, dejemos el odio para los totalitarios abertzales, pero hágase Justicia con mayúsculas, pùes al final va a resultar que los guardias civiles y sus parejas se autolesionaron adrede aquel fatídico día cuando tomaban unas copas en un bar tranquilamente; en fin, sin más comentarios.
            Y del exterior cabe citar que un grupo de eurodiputados impulsa leyes en la UE contra las noticias falsas; que el ex jefe del FBI cree que Putin puede chantajear a Trump con un episodio sexual; y que la revuelta del #yosoygay derrota a la censura china, dando marcha atrás la campaña de control de contenidos en las redes. Pero donde está toda la atención mediática y la preocupación máxima es en Siria, que finalmente fue atacada por EEUU con un golpe limitado para evitar una escalada, con participación de Francia y Reino Unido en la intervención militar con el impacto de un centenar de misiles, sin muertos, en Damasco y en Homs contra tres almacenes de armamento químico; el Kremlin condena el bombardeo pero no amenaza con represalias, Putin denuncia el ataque contra “un Estado soberano” (se olvida del suyo a Ucrania y la posesión de Crimea) y alerta a Occidente sobre el peligro de “una nueva ola de refugiados”, Trump da un aviso a Asad y presume del “ataque perfecto”, declarando la misión “cumplida” tras destruir “infraestructuras químicas”, la UE y la OTAN respaldan el bombardeo, España lo califica como una “respuesta legítima y proporcionada”, la izquierda intenta resucitar el “no a la guerra” y Asad vuelve a la carga, recibiendo a cargos rusos, mientras Siria y Rusia impiden llegar a los inspectores al lugar del ataque químico que provocó semejante reacción por parte de Occidente……al final, el cuento de nunca acabar.
            Y respecto al futbol el Madrid, con un gol de Isco de falta directa y una buena forma del malagueño, derrota 1-2, al Málaga; el Barça, 2-1, al Valencia y el Atlético de Madrid, 3-0, al Levante, por lo que por arriba todo sigue casi igual, salvo que ahora el Valencia queda cuarto y el Madrid tercero. 
Jorge Cremades Sena