martes, 3 de enero de 2017

AÑO NUEVO, POLÍTICA NUEVA



                        Si 2016 se convirtió en el año de las incertidumbres políticas en España para dejar finalmente un embrión de esperanza sobre la forma de hacer política para la gobernabilidad del Estado, el nuevo año 2017 debe ser, sin duda, el de la consolidación de esa nueva forma de hacer política, ya iniciada hace un par de meses, para gobernar desde una minoría parlamentaria, que requiere un proceso de pactos y acuerdos permanentes con la oposición, o para buscar pactos gubernamentales sólidos y estables. Los partidos actualizan por tanto sus propuestas para esta nueva etapa política ya que tanto PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, es decir los cuatro partidos más importantes, tienen que elegir en este año que comienza líderes y programas, así como las estrategias de éxito ante los ciudadanos. De sus decisiones dependerá, sin duda alguna, el futuro de cada uno de ellos y, obviamente, el grado de bienestar de todos los españoles. Ha llegado pues la hora de la verdad, la de hacer propuestas concretas para resolver los problemas de los ciudadanos y rechazar las soflamas ideológicas de carácter demagógico. Y, como aperitivo, para saber de entrada en qué escenario de partida nos movemos, valga el sondeo de Sigma-Dos, el primero que se publica este año sobre intención de voto, según el cual, en caso de nuevas elecciones, el PP volvería a triunfar a día de hoy con el 34´8% de los votos, seguido de Unidos Podemos con el 22´5%, del PSOE con el 19´4%, de Ciudadanos con el 12´6%, ERC con el 2´7%, PDC con el 1´7% y PNV con el 1´2%. Así las cosas y como aviso a navegantes (aunque sólo se trate de encuestas) el PP aumenta su ventaja en sus dos primeros meses de gobierno en minoría y sube dos puntos desde las últimas elecciones generales, Podemos se consolidad en segunda posición pese a la lucha fratricida por el poder entre Iglesias y Errejón, el PSOE baja más de tres puntos por su incomprensible crisis interna, y Ciudadanos se mantiene sin apenas altibajos en el cuarto puesto. Además, según dicha encuesta los votantes del PP prefieren a Díaz y los del PSOE a Sánchez (el 70% de los “populares” quiere que Susana lidere al PSOE y el 53´8% de los socialistas opta por Pedro); el Presidente de la Gestora es mejor valorado por los votantes del PP que por los socialistas; el 80% de votantes del PP reclama listas abiertas y limitar a dos legislaturas el mandato de cargos públicos; y el 65´3% desea que los políticos sean apartados en el momento de su imputación por casos de corrupción. No está nada mal pues el dibujo de este escenario demoscópico como base para que cada partido tome nota para adoptar las decisiones que considere más oportunas desde el punto de vista ideológico y electoral, así como la conveniencia o no de adelantar unas elecciones que con gobiernos en minoría, como es el caso, jamás ha de ser descartable.
            Entretanto y de momento, el PSOE, que quiere imponer vetos a la política de pactos del PSC, mientras los barones temen el “efecto Sánchez” en sus congresos internos, advierte a Rajoy de que la duración de la legislatura sólo depende de él, mientras el Ejecutivo diseña una “operación Presupuestos” para evitar el “no” del PSOE, pues su rechazo en el Congreso podría ser causa de un adelanto electoral. Por su parte en Podemos el sector radical será decisivo para su control, mientras los anticapitalistas, que rechazan integrarse en la lista de Iglesias, preparan un golpe contra Errejón en Vistalegre II y entretanto Carmena vende “tribunas exclusivas” por 30.000 euros para la Cabalgata de Reyes, pues, a pesar de que el Ayuntamiento de Madrid anunciara que no habría “asientos vip para niños vip de familias vip” como ocurría con el PP, ahora pone a disposición de las empresas patrocinadoras 215 butacas en “tribunas privilegiadas” por tan módica cantidad más IVA. Y, mientras el soberanismo da ciertas muestras de fragilidad en el año clave del “procés” catalán dirigentes del PP llevarán a su Congreso la limitación de cargos y presentarán enmiendas para que se debatan casos como el de Cospedal, que acumula ya tres, pidiendo que sólo se pueda compatibilizar un puesto dentro del partido y otro institucional, pero no limitarán los mandatos en los nuevos Estatutos que aprobarán en febrero, por lo que, tal como está el panorama de los partidos de la oposición, algunos dirigentes, como Martínez Maíllo, ya se permiten, con demasiado optimismo, afirmar “veo a Rajoy gobernando doce años; es nuestro valor más importante”… en fin, ni tanto ni tan calvo ¿no les parece?.
            En cuanto a otros asuntos cabe citar que el Consejo de Estado responsabiliza a Defensa por el accidente del Yak-42 en 2003; que Sanidad busca el apoyo de la industria para combatir el consumo de alcohol entre los más jóvenes ya desde las aulas; que el cine español mantuvo en 2016 el 18% de la cuota de pantalla; y que la vivienda se recupera con un alza del 37% del crédito a la construcción.
            Y mientras Europa afronta un año en el que el populismo mide su fuerza en las urnas, este 2017 se estrena con nuevos episodios de terror en Turquía y en Irak, mientras de momento los europeos se libran de los mismos durante las fiestas navideñas en sus respectivos países blindados por las respectivas Fuerzas de Seguridad. En efecto, Turquía paga bien caro con una nueva masacre su intervención en la guerra de Siria y un atacante mata a tiros a 39 personas, entre ellas 24 extranjeros, y deja heridas a otras 69 en una fiesta de Fin de Año en una elitista sala de fiestas de Estambul y se da a la fuga tras la matanza; Erdogan apunta al Estado Islámico y les acusa de querer “sembrar el caos” para desestabilizar el país, mientras se desarrolla una “operación jaula” para detener al terrorista huido a pesar del fuerte dispositivo policial. Por otro lado otro atentado en Bagdad deja medio centenar de víctimas, justo cuando Hollande visitaba a las tropas francesas, iraquíes y kurdas en Irak desde la primera línea del frente en Mosul, mientras Francia prevé erradicar el califato de Irak antes del verano. El Estado Islámico, que reclama la autoría del atentado de Estambul, amenaza con aumentar las matanzas, en tanto la policía turca detiene a ocho sospechosos y sigue la búsqueda, bajo el temor a nuevos ataques en la frontera con Siria, creyendo que el terrorista se infiltró entre los refugiados sirios y destacando su “alto nivel” de entrenamiento ya que disparó sin parar durante más de veinte minutos a la multitud. Por su parte Occidente teme una escalada de atentados cada vez más destructivos, pues el Daesh venga así con matanzas civiles su debilidad militar propiciando este comienzo sangriento del 2017 y, por muchas medidas preventivas que se tomen es imposible garantizar la seguridad total de los ciudadanos. Es la nueva guerra desatada por la barbarie contra la civilización establecida, ya sea la cristiana, musulmana o judía.
                                       Jorge Cremades Sena