viernes, 30 de junio de 2017

JUAN CARLOS I, EL GRAN AUSENTE



                        En este país, donde la polémica por todo y por nada es el deporte nacional, la ausencia del Rey Emérito, Juan Carlos I, en la sesión solemne de las Cortes Generales para conmemorar el cuarenta aniversario de las primeras elecciones democráticas postfranquistas del 15 de junio de 1977 ha desatado un debate público mediático de envergadura. Y en este caso no exento de razón aunque de haber asistido nada aseguraba que se hubiese desencadenado otro debate por motivos contrarios; siempre los hay cuando se pretende buscarle los tres pies al gato. En efecto, en dicha conmemoración, a la que fueron invitados los principales artífices vivos de la Transición y en caso contrario sus familiares (como las nietas de La Pasionaria, por ejemplo), el gran ausente, incomprensiblemente, ha sido Juan Carlos I, probablemente el gran protagonista, junto a Suárez y el resto de líderes políticos de la época, del tránsito modélico de una dictadura a una democracia mediante el consenso, que tanto se echa hoy en falta en asuntos de Estado. Por lo demás, en tan interesante evento, presidido obviamente por Felipe VI y Letizia, la Presidenta del Congreso, Ana Pastor, con toda razón ha sostenido que “estamos orgullosos de lo que hemos construido unidos” y el Rey Felipe ha dejado bien claro que “fuera de la Ley sólo hay arbitrariedad, imposición e inseguridad”, exigiendo que “ningún camino rompa la convivencia” y pidiendo cumplir la Ley para no volver a la “España desgarrada”; una reivindicación, sin duda, al consenso político perdido como fórmula ideal para responder a los temas importantes, y un rechazo a los desafíos independentistas, sin nombrarlos, y al creciente objetivo por parte de algunos, de desacreditar aquella difícil Transición, tan difícil de lograr, que ha traído los cuarenta mejores años de la Historia de España en progreso y libertad. Por lo demás y con toda razón del mundo, Juan Carlos I, aplaudido merecidamente en cada mención a su persona en dicho acto, marcado por su incomprensible ausencia, ha trasladado a su entorno su gran malestar por no haber sido invitado, al parecer, porque Zarzuela veía una “anomalía” la coincidencia en acto de semejante calado de los dos reyes, mientras Moncloa y el Congreso se desmarcan del veto a su presencia en el mismo, la Casa Real achaca su ausencia al protocolo del acto en el Parlamento, Iglesias dice que “hubiera tenido todo el sentido del mundo” su asistencia, y Hernando afirma que “nadie lo entiende”. En fin, entre todos la mataron y ella sola se murió. Mientras tanto, pasa desapercibida la verdadera anomalía que supone la asistencia de algún líder socialista, como Odón Elorza, al acto alternativo organizado por Podemos, así como dicho acto en sí mismo, convocado por un movimiento político que no tiene reparo alguno en manifestar que su principal objetivo es acabar con el “régimen” iniciado con aquellas elecciones de 1977, es decir, acabar con la democracia….¡menos mal que el líder socialista vasco asistió al mismo a título personal!, aunque no deja de ser sorprendente que desde la dirección del PSOE de Sánchez, a la que pertenece, no se le haya desautorizado.
            Entretanto, los líderes políticos exhiben su división en dos bloques claramente definidos, pues Rajoy y Rivera, haciendo frente a la “agenda común” de la izquierda, tratan los principales asuntos de Estado horas después de que Sánchez e Iglesias creen una comisión para estrechar su colaboración, con lo que la presencia de Elorza en el acto alternativo de Podemos al de la sesión solemne en las Cortes recobra todo su sentido. En efecto, el líder del PP y de Ciudadanos ultiman un acuerdo para el techo de gasto y negocian ya los Presupuestos de 2018, que podrían incluir una rebaja simbólica de 2.000 millones en el IRPF, mientras los líderes del PSOE y de Podemos aparcan una segunda moción de censura y buscan fórmulas para desmantelar las políticas del Gobierno de Rajoy. No obstante, Sánchez y Rivera (lo cortés no quita lo valiente) pactan abordar la reforma de la Constitución, mientras que el lider socialista trata de purgar de la Mesa del Congreso a uno de sus críticos, Juan Luis Gordo, Secretario Segundo del Congreso, quien se niega a poner su cargo a disposición de la nueva dirección del PSOE.
            Y mientras ninguna empresa se presta a suministrar las urnas para el referéndum catalán, cuyo concurso para la compra de urnas destinadas a la consulta separatista queda desierto, la Generalitat plantea ahora comprar urnas de cartón por la vía de urgencia, en tanto que el Parlament pide el boicot a los medios que no apoyen el referéndum ilegal, mediante una resolución que niega subvenciones, entre ellas la publicidad institucional, si no publicitan la consulta, aprobada con los votos de Junts pel Sí y la CUP, con la abstención de Catalunya Sí que es Pot y el voto en contra del resto de partidos. En fin, o anuncias el ilegal referéndum o corto el grifo de la financiación, mientras Puigdemont se queda sin urnas y sin funcionarios para celebrarlo, y mientras crece el miedo a las inhabilitaciones en su esperpéntico Govern. Por su parte, la postura de El Vaticano sobre Cataluña es que “todos los españoles tienen que decidir”, en tanto que el fiscal del TS no cree que haya altercados si se actúa para evitar los preparativos de la ilegal consulta y, por su parte, los vecinos de Narila, el alpujarreño pueblo natal del alcalde socialista de Blanes, que nos ilustró con sus pintorescas comparaciones de Cataluña con Dinamarca y el resto de España con El Magreb, sostienen que “parece mentira que sea del pueblo”.
            Abundando en las polémicas, Montoro se convierte en protagonista tras publicarse determinadas actividades del despacho que fundó cuando estaba en la oposición, tras la caída de Aznar, llamado “Equipo Económico”, al que, al parecer, introdujo en cenas donde adelantaba a directivos del IBEX el programa de gobierno del PP y, según asistentes a dichos encuentros, organizados por Rodrigo Rato en 2011 durante el gobierno de Zapatero, se “repartían tarjetas” del bufete creado por Montoro cinco años antes, al que se le achaca ahora que cobraba para influir en el cambio de leyes. Para unos, algo normal por parte del entonces ex ministro, que simplemente se dedicaba a ejercer su profesión privada; para otros, algo totalmente anormal, repudiable desde el punto de vista ético e incluso susceptible de ser condenado por vía penal. Polémica, en definitiva, otra más, que veremos lo que da de sí, publicándose entretanto que el actual Ministro de Hacienda está “esperando” a que ABC (uno de los medios que se hace eco en portada del asunto) “pase la raya” para ir a “los tribunales”. Además, Montoro, recién reprobado por el Congreso, rehúsa dar la lista de beneficiados por su amnistía fiscal y traslada a Ciudadanos su “preocupación” por la propuesta de Ley del PSOE para levantar el secreto, en tanto que los socialistas le exigen explicaciones, mientras él se niega a bajar el IRPF en 2018, poniendo así en riesgo el apoyo de Ciudadanos al techo de gasto, aunque su actual soledad política es más que probable que le fuerce a reconsiderar el asunto y ceda a dicha rebaja fiscal. Y por si todo lo anterior fuera poco, las CCAA del PSOE y Cataluña se rebelan para gastar más, cuando Montoro mantiene el 0´3% de objetivo de déficit y avisa a las regiones, mientras Hacienda propone subir 1.500 millones el techo de gasto en 2018 y se acuerda un crédito de 10.192 millones para pagar la extra de las pensiones. Sin duda, Montoro, genio y figura.
            En cuanto se refiere a otros temas, cabe destacar que el TS endurece las penas por corrupción en empresas del sector público; que el fiscal acusa al presidente de “La Razón” de fraude en las subvenciones, mientras Planeta se personará como acusación en la investigación por fraude al Grupo Zed pero desvincula al diario y cifra el daño en 120 millones; que los inmigrantes vuelven a España tras seis años de retirada con lo que de nuevo vuelve a haber más inmigrantes que emigrantes; que Carmena desoye a la oposición y no destituye a Mayer y Mato, negándose a ordenar el cese de los concejales reprobados en el Pleno municipal; que el cubano Roberto Polo elige Toledo y Cuenca para su colección de 7.000 obras de arte moderno, un tesoro que ya está rumbo a España; que Ciudadanos lleva al Congreso la gestación subrogada; y que el salario más habitual en España no llega a 1.000 euros.
            Y en el exterior, mientras la UE, que perderá 11.000 millones anuales tras el Brexit, impone a Google una multa récord de 2.424 millones por abuso de posición dominante, Merkel establece un frente en Europa por el libre comercio, forjando una posición común europea para enfrentarse a las políticas de Trump respecto al cambio climático y al proteccionismo, en tanto que España ratifica el acuerdo con Canadá con la incomprensible abstención del PSOE de Sánchez; así, a una semana de la cumbre del G-20, Ángela Merkel lidera una posición común europea crítica con el proteccionismo de EEUU y lanza un mensaje rotundo a favor del libre comercio y del Acuerdo de París del cambio climático. Entretanto un nuevo ciberataque masivo, iniciado en Ucrania, golpea a empresas de todo el mundo, en tanto que Europol avisa de que habrá más. Por su parte, Nicolás Maduro se vale de un extraño atentado al Supremo (un ataque con helicóptero robado por parte de un conocido policía y actor venezolano) para poner en alerta al ejército, sosteniendo paradójicamente que existe “una escalada golpista” (dijo la sartén al cazo) y amenazando con las armas a los ciudadanos venezolanos, alegando que la revolución bolivariana se defenderá sea como sea pues “lo que no se pudo con los votos, lo haríamos con las armas” (sin comentarios). Y todo ello mientras se lucha por la conquista del último rincón en Mosul, donde unos 300 yihadistas resisten aún en un kilómetro cuadrado, el último reducto del ISIS en Irak, y donde residen 50.000 personas que son utilizadas como escudos humanos.
                                                Jorge Cremades Sena