viernes, 10 de noviembre de 2017

FORCADELL, LIBERTAD BAJO FIANZA



                        Tras varios días de especulaciones sobre el destino judicial inmediato de Carme Forcadell y del resto de miembros de la Mesa del Parlament investigados por el ilegal “procés” independentista, el juez del Tribunal Supremo despeja las incógnitas decretando prisión provisional eludible bajo fianza de 150.000 euros para la Presidenta y libertad para el resto, que tendrán que pagar 25.000 euros. El juez del Supremo, que destaca el “liderazgo” de Forcadell en los hechos delictivos que se instruyen, contradice a la Fiscalía, que pedía prisión incondicional, y permite su libertad bajo fianza a la espera del desarrollo del proceso judicial en curso, lo que diferencia sustancialmente su situación procesal de la de los miembros del Govern, en prisión preventiva sin fianza decretada por la Audiencia Nacional, cuya jueza, Lamela, se reafirma incluso en su decisión inicial y mantiene presos a Junqueras y a los ex consellers comparecientes y en busca y captura a Puigdemont y los consellers que huyeron con él de la Justicia. Sin lugar a dudas el juez del TS ha tenido presente la diferente actitud de Forcadell y de los miembros de la Mesa quienes, a diferencia de los miembros del destituido Govern en la AN, se han mostrado dispuestos a colaborar en todo momento con la Justicia desde que fueran imputados y citados a comparecer, contestando a todas y cada una de las preguntas que se les han hecho, renegando de la secesión unilateral, acatando el artículo 155, plegándose a la ley y renunciando “a cualquier actuación fuera del marco constitucional”, desvaneciéndose así las razones que justificarían una prisión preventiva incondicional, que en el caso de los miembros del Govern (unos fugados y todos en actitud rebelde y desafiante) están más que justificadas, al margen de que se trate de presuntos delitos con cierta similitud y de dos tribunales diferentes. Forcadell, que, en su día prometió no dar “ni un paso atrás”, rectifica ahora y aceptando el 155, incluso manifiesta que la independencia fue simbólica, evita la prisión incondicional a espera del juicio, contrastando su actitud con la del cesado Puigdemont y compañía que, cada vez más solo, ataca otra vez a la UE y se ofrece a gobernar Cataluña vía internet desde su retiro de Bruselas, dando por válidas todas las decisiones ilegalmente tomadas durante el antidemocrático “procés” y dispuesto a seguir tomándolas al igual que hace Junqueras y compañía. Razones más que sobradas que justifican la distinta decisión tomada por el TS y por la AN, al extremo de que Fiscalía revisaría la cárcel de los exconsellers si éstos acataran la Ley, pues, ya ven, aunque el TC había denunciado por cuarta vez a Forcadell, complicando que pudiera evitar la cárcel (los delitos que se le imputan son de extrema gravedad) al anular todas las leyes que ella permitió tramitar, incluso en contra del criterio de los servicios jurídicos del Parlament, ha bastado una disposición de colaboración con la Justicia y una expresa renuncia a mantenerse en la ilegalidad para en libertad condicional bajo fianza quedar a la espera de que se esclarezcan y depuren los graves delitos que se le imputan.
            Entretanto, los separatistas, que pensaban confiar la defensa de Cataluña a otro país por diez años, siguen a la suya, emperrados en consolidar la ruina social, política y económica que ya han iniciado. Y al efecto, frente al criterio de los grandes sindicatos españoles y catalanes, fracasa estrepitosamente una huelga general, con estricto carácter político, que no laboral reivindicativo, al quedar en manos de la extrema izquierda y los antisistema, quienes, al no lograr parar Cataluña, como pretendían, emprenden una auténtica jornada de “kale borroka” catalán, que no vasco, saboteando las carreteras y el AVE sin que el Ministerio de Interior practicara detenciones ni impidiera tamaño desafío. En efecto, una minoría bloquea Cataluña ante la intolerable pasividad policial en una jornada de escasísimo seguimiento de una indecente huelga que sólo tuvo repercusión en la educación y en el transporte por los sabotajes en carreteras y estaciones de tren, una huelga política secesionista en la que, una vez más, participaron menores e incluso bebés como “escudos humanos” de la defensa de la ilegal república y en la que los piquetes cortaron carreteras violentamente y provocaron retrasos y problemas a más de 150.000 usuarios de tren, mientras los Mossos cumplían las órdenes incomprensibles de actuar con moderación y cautela (órdenes dadas no ya por ningún Govern cesado, sino por el Ministerio del Interior). Lamentablemente se impuso el temor a que, como en el 1-O, se produjeran algunas imágenes violentas por parte de las fuerzas de seguridad, fácilmente utilizables por la demagogia propagandística secesionista, frente a intolerables atropellos a determinados derechos de los ciudadanos que impotentes tuvieron que soportar horas y horas retenidos en medio de atascos circulatorios insoportables. Y mientras ya el 23% de los españoles no compra nada catalán y el 20% se lo piensa (sin reparar en el daño global que se hace no sólo a Cataluña sino al resto de España), el PP presentará una queja denunciando la manipulación de TV3 ante la Junta Electoral Central que advertirá a la cadena y si no rectifica la sancionará; el PSC ficha al “conseller” de Interior del 9-N y los barones piden a Iceta que explique el pacto con nacionalistas; y Barcelona se queda sin la Agencia del Medicamento y su millar de empleos, en tanto que el Mobile World Congress también amenaza con irse de la ciudad. Por su parte, Bruselas cree que la recuperación peligra por la crisis catalana, mientras diputados europeos piden firmeza a la UE ante la injerencia rusa en Cataluña y en un escrito dirigido a Federica Mogherini califican el apoyo de Moscú al proceso independentista de “interferencia descarada” y Juncker reitera “digo no a cualquier separatismo que añada división” y añade que “el nacionalismo es un veneno que amenaza a Europa”, en tanto que Sandra Kalniete, del Grupo Popular del Parlamento Europeo, dice que “España debe tomar en serio esta amenaza”…. Y Puigdemont dando guerra desde Bruselas.
            En cuanto a otros asuntos se refiere cabe citar que Trías “descubre” ahora que sí tiene cuentas en Suiza; que once avalistas logran en un día los 400.000 euros de fianza de Ignacio González, quien sale de prisión tras pasar 202 días por el caso Lezo; que con una grabación se intentó chantajear a Rajoy asegurando un empresario que “daba sobres a Lapuerta con el 3% para que me trataran bien” diciendo al “número 2” del Canal que pagaba al PP a cambio de obras; que el PP cita en el Senado a jefes de la banca por condonar deuda al PSOE; que el alcalde de Valencia, el de la bici, gasta 700.000 euros en escolta cuando había prometido que no llevaría seguridad y ahora tiene más agentes que Barberá; y que un maltratador reincidente mata en el alicantino pueblo de Elda a su expareja delante de su hijo, violando la orden de alejamiento y tiroteándola en el colegio cuando ésta iba a recoger al niño de tres años y finalmente, tras intentar huir, se suicidó de un disparo en la boca.
            Y en el exterior, además de las preocupaciones en la UE por los nacionalismos y los planes de desestabilización provenientes de Rusia, cuyo populismo apuesta por desintegrar Europa, cabe destacar que la UE acuerda sancionar a Venezuela por iniciativa española, imponiendo sus primeras sanciones al régimen de Maduro; que Trump y Xi escenifican “un nuevo punto de partida histórico” en la relación de EEUU con China; y que Arabia Saudí acusa a los príncipes destituidos de robar 100.000 millones de dólares.
Jorge Cremades Sena