miércoles, 23 de noviembre de 2016

EL CONGRESO MANDA



                        Como era previsible con un Gobierno en minoría parlamentaria es el Congreso de los Diputados quien decide y manda respecto a la gobernabilidad en España y cada grupo parlamentario deberá asumir la responsabilidad que le corresponda al respecto. El Congreso vota a favor de elevar el salario mínimo al admitir a trámite, con el voto en contra del PP, una proposición de ley para subirlo a 800 euros mensuales en 2018 y a 950 euros en 2020. Por otro lado, Rajoy gira a la izquierda para reformar las pensiones y acepta subir las cotizaciones a los salarios altos, tal como piden PSOE y Podemos, además los Presupuestos asumirán el coste de las pensiones de viudedad y orfandad, mientras el Gobierno estudia la supresión progresiva de los regímenes especiales. Los PGE de 2017 aportarán a las pensiones 2.100 millones, y según el Pacto de Toledo el Gobierno ahorrará a la Seguridad Social las tarifas planas y reducciones por contratación. Por otro lado Montoro rectifica a C´s y reducirá al menos 5.000 millones de techo de gasto, mientras Rajoy hace ese guiño a PSOE y Podemos, ofreciendo eliminar el tope máximo de las cotizaciones. Al final, como las lentejas, si quieres las comes y, si no, las dejas, es el inexorable destino de un gobierno en minoría parlamentaria: o tragas con lo que la mayoría decida o, sencillamente, dimites y que de nuevo los españoles decidan quién y cómo ha de gobernar España. Los españoles tendremos que habituarnos a ver como una serie de propuestas u objetivos del partido que sostiene al gobierno, sin mayoría suficiente, son rechazadas, o que iniciativas de la variopinta oposición prosperan de forma inexorable. Quienes sostenían que permitir la investidura del candidato popular era entregarse a la derecha en este caso, o mentían o andaban altamente errados pues precisamente desde la oposición mayoritaria se pueden conseguir una serie de objetivos (cuestión distinta es si ello es bueno o malo; el tiempo lo dirá) que en ningún caso hubiesen sido pensables en caso de obligar a la repetición de elecciones en su momento. Cuestión distinta es que si el Gobierno considera que no es aceptable lo que el Congreso le mandata que ejecute pueda dimitir en cualquier momento, pero obviamente tendría que comparecer ante los ciudadanos explicando las razones que le llevan a semejante decisión. La Legislatura ha comenzado con todas sus consecuencias y a las pruebas me remito, con el debate de los Presupuestos como principal reto a afrontar en el futuro inmediato.
            Por otro lado y, como era de esperar, la Cámara Baja concede el suplicatorio para que Homs pueda ser juzgado, a pesar de las coacciones de los independentistas para que el diputado nacionalista-independentista catalán quedase protegido por la inmunidad y no compareciera ante los tribunales. En efecto, el secesionismo fracasa en su coacción al Congreso para blindar a Homs ya que sólo los independentistas y Podemos piden aplicar el privilegio de la inmunidad parlamentaria al diputado catalán investigado por el 9-N. Como no podía ser de otra forma, salvo que el Estado de Derecho quisiera hacerse el harakiri, para nada ha valido el chantaje a la legalidad y la concesión del suplicatorio para procesar a Homs (como viene siendo lo habitual en todos los casos de presunción de delitos cometidos) ha sido admitida, a pesar que tal asunto, junto a la citación de Forcadell como investigada, haya provocado que los partidos independentistas hayan desplegado una ofensiva para cuestionar la Democracia y la Justicia en España, diciendo demagógicamente que todo esto es “político” y vale como prueba de que no hay voluntad de diálogo. El desembarco de Puigdemont en Madrid frente a su tropa independentista para desafiar al Estado de Derecho les ha servido de poco y ahora, como debe ser, serán los tribunales pertinentes quienes juzguen si las actuaciones de Homs se ajustan a Derecho o no, que es lo que está en cuestión. Ni a Homs, ni a Forcadell, ni a Mas, se les juzga por sus ideas independentistas, sino por sus conductas probablemente delictivas, como a cualquier otro ciudadano que en cualquier otro ámbito se presuma que haya podido cometerlas.
            En cuanto a otros asuntos cabe citar que Susana Díaz avanza hacia su candidatura por el liderazgo del PSOE y defiende la compatibilidad de su cargo en la Junta con la Secretaría General del partido; que Íñigo Errejón se opone de forma rotunda a la fusión de IU y Podemos; que la ponente del “caso Noos” pide tres meses más para redactar la sentencia; que el Rey agradece a la Iglesia su labor asistencial y visita junto a la Reina la Conferencia Episcopal con motivo de su 50 aniversario; y que acusan a un miembro de la Ejecutiva de Susana Díaz por cobrar de Mercasevilla por lo que la juez pide al TSJA que investigue a Carmelo Gómez, que es de quien se trata, por prevaricación, malversación y falsedad.
            Y en temas del exterior cabe citar que Uribe rechaza el nuevo acuerdo con las FARC y pide otro plebiscito en Colombia; que EEUU deja vía libre a China tras abandonar el Tratadpo Transpacífico; y que Trump recrudece su enfrentamiento con los medios de comunicación y renuncia a investigar a Hillary Clinton para procesarla asegurando que “ella ha sufrido ya de muchas formas diferentes”.
            En cuanto al fútbol de Champions se refiere Benzemá rescata al Real Madrid, que peleará por la primera plaza de octavos, tras vencer 1-2 al Sporting de Portugal, desempatando el francés con un gol casi al final del partido, aunque el Sevilla deberá esperar a meterse en octavos al perder en su casa con la Juventus por 1-3.
                                       Jorge Cremades Sena