sábado, 12 de noviembre de 2016

OPOSICIÓN Y GOBIERNO



                        Andan los partidos de la oposición buscando su sitio de cara al curso político que acaba de comenzar mientras el Gobierno comienza a echar a andar. De un lado, Guindos renueva su equipo para encarar la negociación política y, mientras se intenta que el Pacto de Toledo tenga en primavera las primeras medidas para asegurar las pensiones, Rajoy sorprende y elige a un magistrado, José Manuel Maza, como nuevo Fiscal General del Estado, lo que, al parecer, “agrada” a Ciudadanos, único partido de la oposición dispuesto a echar una mano en la gobernabilidad de España, para, entre otras cuestiones, impulsar que la investigación la lleven los fiscales y no los jueces, mientras Madrigal, la actual Fiscal General, se entera poco antes de la propuesta de que no seguiría en su cargo. De otro lado, los partidos de la oposición recalcitrante, socialistas y podemitas, andan enredados en sus problemas internos de forma palpable. El PSOE está decidido a sacar al PSC de los órganos de dirección, por lo que Fernández e Iceta ya preparan su reunión en un clima de ruptura, aunque el catalán pide al PSOE mantener el vínculo actual con el PSC, y, mientras Susana Díaz reduce la jornada de los funcionarios de la Junta a 35 horas semanales, no son pocos quienes apuestan cada vez más por crear la Federación del PSOE en Cataluña y romper con los nacional-socialistas del PSC con todas las consecuencias. Por su parte en Podemos, mientras Iglesias defiende un populismo de izquierdas para distinguirse del populismo triunfante de Trump, el pulso de los errejonistas a los pablistas para hacerse con la dirección del partido en determinados ámbitos territoriales refuerza a Pablo ya que su candidato, Espinar, ha salido triunfante en Madrid frente a la errejonista Rita Maestre, que, obviamente, ya esperan la purga pertinente por más que vencedores y perdedores anuncien a bombo y platillo que todos nadarán en un mar tranquilo en el futuro; las primarias, cuestionadas incluso por Monedero, son lo que son y dan para lo que dan, con lo que las bases se imponen a la facción aparente más radical y menos viable para gobernar el Estado…. ¡ya habrá tiempo para rectificar si llega el caso, pues una cosa es predicar para ganar unas elecciones y otra dar trigo si es que estas se ganan!; lo cierto es que a nivel interno el líder podemita logra una gran movilización de sus partidarios y derrota, también en Andalucía, a los sectores aparentemente más moderados, aunque no son pocos quienes opinan que este juego entre Errejón e Iglesias es mera estrategia de cara a la galería, pero lo cierto es que el caso del famoso pisito de Espinar se ha desvanecido, como desvanecido está el caso del pisito de la abuela de Iglesias, heredado por su madre, que no habita en el mismo (requisito indispensable para tener un piso de protección oficial), cuando, según palabras de su hijo, que vivía en él y allí tenia incluso domiciliada su empresa, lo utilizaba simplemente como “picadero” (lenguaje feminista donde los haya). Ya ven, el populismo no tiene fronteras.
          Quien tampoco tiene fronteras, ni legales ni de ningún tipo, es el totalitarismo independentista. Puigdemont, que copia para Cataluña el impuesto de Bildu a las grandes fortunas, nada más conocer el triunfo de Trump en EEUU, le ofrece colaborar entre sus naciones, lo que, sin lugar a dudas, habrá obligado al norteamericano a mirar un mapamundi para saber dónde está Cataluña y de qué nación se trata, mientras que París protesta a España (obviamente de Estado a Estado, de nación a nación) por la declaración del Parlament sobre el derecho a decidir de la Cataluña francesa que, según los independentistas, formaría parte indiscutible de la “nación catalana” al igual que sucedería con la “nación vasca”… reivindicaciones tímidas en todo caso por parte de los independentistas (sólo sostenidas por los más radicales) entre otras cosas porque saben que Francia no es España y, en caso contrario, no tolerarían ningún desliz totalitario al respecto como sucede en España… Pero, en fin, ahí queda la protesta francesa por si acaso.
          En cuanto a otros asuntos se refiere, cabe destacar que los agresores de los guardias de Alsasua son, según la Audiencia Nacional, un grupo organizado que pretende “provocar miedo e inseguridad” a los agentes y sus familias; que el juez pide al Diario El Mundo el “powerpoint” para investigar la financiación ilegal del PP valenciano ya que, al parecer, en él se explica cómo burlar los controles legales para delinquir; y que el empresario minero Victorino Alonso es condenado a dos años y medio de cárcel y a pagar una indemnización de 25´5 millones de euros por destruir el yacimiento neolítico de la Cueva de Chaves en Huesca. Igualmente cabe destacar el fallecimiento del dramaturgo y escenógrafo Francisco Nieva a los 91 años de edad y la del cantante canadiense de ronca voz Leonard Cohen a los 82 años, dos pérdidas en el mundo de la cultura irreparables e irrepetibles…. ¡descansen en paz!.
          Y en el exterior resalta obviamente el terremoto Trump. El todavía presidente Obama y el presidente electo ponen en marcha una difícil transición con su primer entrevista, fría y distante aunque correcta en las formas, en el Despacho Oval. Obama sostiene que “debemos trabajar juntos” y Trump dice que “haremos cosas absolutamente espectaculares” en este inicio de traspaso de poderes con pies de plomo y guante blanco. Y mientras Trump prepara un gobierno de grandes empresarios y políticos afines para revolucionar la gestión desde el inicio de su mandato, provocando la volatilidad en los mercados mundiales, afirma estar “impaciente” por trabajar y Obama califica el encuentro con el republicano de “excelente” (basta ver sus rostros para desmentirlo), mientras Rusia admite sus vínculos con Trump, quien, por cierto, borra de su web prohibir la inmigración musulmana (ya ven, empieza el tío Paco con las rebajas). Entretanto, miles y miles de ciudadanos protestan en las calles por la elección del populista republicano, mientras él desacredita a la prensa y a las manifestaciones en su contra, acusando a los participantes en las mismas de ser “agitadores profesionales incitados por los medios”, mientras aumenta la alarma por la violencia racista y el movimiento de “indignados” provocando violencia en las calles. Y es que quien siembra vientos recoge tempestades, pues siendo inaceptables dichas manifestaciones callejeras contra quien democráticamente ha ganado las elecciones (así lo ha querido el pueblo norteamericano mayoritariamente), no es menos inaceptable que él, durante la campaña electoral, dijera que sólo aceptaría el resultado si él era el vencedor y que, en caso contrario, lo cuestionaría. Ahora toca apechugar con las consecuencias… es la tragedia inevitable tras el triunfo de los populismos en los países democráticos.
                                      Jorge Cremades Sena