martes, 15 de noviembre de 2016

UNA URGENCIA



                        Considera Rajoy “una urgencia”, no exento de razón, aprobar los Presupuestos Generales del Estado, por lo que, ante el reiterado anuncio del PSOE del “no es no” a la aprobación de los mismos (al igual que Unidos Podemos, ERC, PDC y compañía) el Gobierno buscará apoyos del PNV, dando por hecho que habrá Presupuestos con Ciudadanos y PNV, aunque necesita un escaño más con minorías como CC o Nueva Canarias. “Una urgencia”, entre otras cosas, para cumplir con los compromisos con Bruselas y, obviamente, para actualizar el gasto ya comprometido del pago de las pensiones, de las coberturas de desempleo, de los sueldos de los funcionarios, de la sanidad y la educación, etc. gastos totalmente inevitables que se llevan casi la totalidad de la tarta presupuestaria, quedando finalmente un trozo bastante pequeño de la misma para infraestructuras y otras partidas de cantidades variables que, en definitiva, sería el objeto real de negociación política para aprobar o no los Presupuestos, pues supongo que a nadie se le ocurrirá mantener públicamente la postura de impago de los anteriores compromisos de gastos fijos inevitables. Precisamente los barones del PSOE, que se niega a apoyar los Presupuestos incluso antes de conocer la propuesta del Gobierno, exigen más gasto para pactar con el PP y piden no reducir el déficit de las CCAA en 2017 para apoyar el techo de gasto de los Presupuestos, lo que sí aceptan negociar porque afecta a sus autonomías. Rajoy, sosteniendo que tan malo es no tener gobierno como no dejar gobernar al que haya, ya anuncia que en caso de bloqueo será imprescindible convocar nuevas elecciones en primavera, lo que para Susana Díaz significa un chantaje. Ya ven, va a ser imprescindible altas dosis de pedagogía política para que los ciudadanos tengamos bien claro qué parte de demagogia hay en los posicionamientos de unos y de otros partidos, por lo que sus líderes, deberían explicar con pelos y señales las causas reales y concretas que les llevan a tomar una postura determinada a favor o en contra de aprobar los Presupuestos, así como las consecuencias que aprobarlos o no acarrean, al igual que la alternativa concreta a los mismos. Movernos en el ámbito de la indefinición genérica sólo conduce a generar más confusión entre los ciudadanos y ya se sabe que a río revuelto ganancia de pescadores. ¿Es chantaje decir que si se bloquea la gobernabilidad habrá que ir a elecciones? Si es chantaje, demuéstrese; si no lo es, dígase cuál es la alternativa: ¿prorrogar indefinidamente los Presupuestos, no subir las pensiones, incumplir las exigencias del objetivo de déficit….? La situación, ni en España ni en Europa está para hacer juegos malabares, sino para coger la sartén por el mango y afrontar los grandes retos que los ciudadanos tenemos planteados y resolver sus problemas. Y ello requiere planteamientos concretos y viables en vez de descalificaciones genéricas y demagógicas rimbombantes por muy bien que éstas queden para los militantes de los distintos partidos que andan con las orejeras puestas.
            Por cierto, hablando de partidos políticos, mientras los errejonistas se ven en “estado de coma” mientras Pablo Iglesias acelera el Congreso de Podemos con el objetivo de afianzar su único e indiscutible liderazgo, el PSOE y el PSC dan largas al asunto de su relación político-organizativa y crean una comisión de trabajo sin consenso previo alguno, mientras Susana Díaz acusa al PSC, no exenta de razón, de “desleal” por negociar al margen del PSOE y, ya se sabe, cuando no tienes solución a un problema o no se quiere solucionar, se nombra una comisión de estudio y problema resuelto. Por su parte Rajoy convoca el Congreso del PP del 10 al 12 de febrero y confía a los vicesecretarios la renovación del partido, evitando ratificar a Cospedal de cara al cónclave y reforzando a Maíllo, a quien encarga la ponencia política.
            En cuanto a otros asuntos cabe destacar que la Audiencia de Madrid ordena investigar al “cura de los nobles” por blanqueo; que la suegra de la socialista Armengol y tres allegados más también reservaron pisos de lujo en el famoso palacete señorial de Palma; que la agresión de Alsasua es parte de un plan contra la Guardia Civil y la juez encarcela a seis de los ocho miembros detenidos por el asunto, mientras el Gobierno de Navarra financia una web contra la Guardia Civil; y que los okupas rompen con Carmena y convocan movilizaciones en Madrid, dándose el curioso caso de que cuatro de sus concejales se suman a la protesta apoyando a los okupas del “patio Maravillas”, entre ellos la concejal Montserrat Galcerán, quien curiosamente tiene nueve propiedades pero apoya al movimiento okupa sin ningún mínimo rubor… en fin, sorpresas que da la vida.
            Y en el exterior, mientras Obama intenta calmar a los aliados, asegurando que Trump será leal a la OTAN, y mientras el uribismo queda insatisfecho con la “reforma cosmética” de Santos para posibilitar el acuerdo con las FARC, Europa proyecta una defensa propia ante el riesgo de Trump, por lo que los ministros de AAEE europeos estudian un plan para reforzar el flanco militar, un replanteamiento lógico de la política de Defensa de la UE que, en román paladino supondría un aumento de los presupuestos en las partidas de defensa, bastante relajados hasta ahora al estar más o menos cubierta por el esfuerzo de los norteamericanos al respecto que ahora quedan en entredicho. Por su parte el BCE alerta sobre una era de incertidumbre y las consecuencias negativas del proteccionismo de Trump, mientras suben los intereses de la deuda, en tanto que el presidente electo estadounidense mantiene una primera conversación con Putin y pone a Steve Bannon, un agitador de extrema derecha, al lado de su Despacho Oval. Entretanto, Bulgaria y Moldavia eligen presidentes pro-rusos, dando así la espalda a la UE y acercándose a Putin, reconociendo la anexión de Crimea y pidiendo eliminar las sanciones a Rusia. ¿Tenemos los europeos motivos suficientes para andar bastante preocupados? Júzguenlo ustedes mismos.       
                                       Jorge Cremades Sena