martes, 7 de marzo de 2017

METER LA PATA O LA MANO



                        En plena crisis entre PP y Ciudadanos por la investigación judicial sobre el Presidente de Murcia, a la que se suman echando más fuego el resto de partidos de la oposición, sale a la palestra Méndez de Vigo, portavoz del Gobierno y Ministro de Educación, Cultura y Deporte, diciendo que “si se mete la mano se paga, si se mete la pata es distinto”, una obviedad sin lugar a dudas, mientras califica a Pedro Antonio Sánchez como “persona honrada” y advierte a Ciudadanos de que “no debemos distraernos; está en juego la gobernabilidad de España”. Obviedades del ministro en tanto que el Presidente murciano declara por fin ante el juez y, durante más de cuatro horas, señala a los técnicos y presenta nuevas pruebas de su hipotética inocencia, que debiera presumirse en todo caso mientras no se demuestre lo contrario, sosteniendo que pueden caber errores técnicos pero que nadie se ha llevado un céntimo de euro a su bolsillo, por lo que se niega a dimitir. Por su parte, miles de murcianos recorren la Gran Vía de la capital de la región, convocados por la Plataforma Anticorrupción, pidiendo su dimisión y, ante la reiteración de su inocencia ante el juez por parte de Pedro Antonio, el PP está dispuesto incluso a forzar elecciones con él como candidato si finalmente se materializa la anunciada moción de censura, para que cada quien apechugue con sus propias responsabilidades y sean los murcianos quienes finalmente se pronuncien. Entretanto, el nuevo fiscal Anticorrupción, Manuel Moix, reacio a la proliferación de investigaciones, reivindica en su plan de actuación que la Fiscalía se centre en la “persecución de hechos delictivos” y huya de las pesquisas “sin soporte real”. Y entretanto Ciudadanos retrasa la comisión de la financiación del PP por falta de apoyos, mientras España pide a la UE que los gastos del “caso Bankia” no computen como déficit y el cabecilla de la Gürtel, Francisco Correa, negocia devolver todo su dinero en Suiza, planteándose entregar los 22 millones retenidos en el Credit Suisse, a cambio de atenuantes ante las duras condenas a las que se enfrenta. En efecto, no es lo mismo meter la pata que la mano, aunque siempre se pretenda hacer de ello un totum revolutum con claros fines políticos, olvidando que lo importante, siempre y en todos los casos, es esclarecer los hechos y depurar las responsabilidades civiles o penales que se deriven. Y eso es lo que hay que esclarecer sobre el terremoto político en Murcia.
            Por otro lado, un grupo de periodistas relata ante la Asociación de la Prensa el trato que reciben por parte de los colaboradores de Pablo Iglesias y los métodos de intimidación que ante la prensa utilizan, por lo que la APM denuncia el “acoso personal” y las “amenazas” de Podemos a periodistas que informan sobre el partido, cuando la crítica no les satisface. Aunque la cúpula podemita desmiente las amenazas y el acoso, es público y notorio que la conducta del mismísimo Iglesias ante determinados periodistas en las ruedas de prensa no es la más apropiada, así como el concepto que tiene sobre la prensa libre, lo que cuadra con su ideología comunista y autoritaria. Nada mejor que una prensa sometida y adiestrada, poco libre, como herramientas propagandísticas de determinados regímenes que tan del agrado de Podemos son. No obstante, según SigmaDos, Iglesias cuenta con el respaldo del 51% de los votantes de Podemos, aunque los que apoyan a otros partidos habrían optado por Errejón, mientras que, siempre según la encuesta, Pedro Sánchez, el socialista filopodemita, arrasa a Susana Díaz en la carrera por liderar el PSOE ya que el 49´9% de los votantes socialistas prefieren al exsecretario general, el 31´8% prefiere a Patxi López y sólo el 18´6% apuesta por Susana, a la vez que el 70% cree que el Congreso debería haberse celebrado antes. Con semejantes perspectivas demoscópicas no es ninguna quimera un futuro frente-populismo en España.
            Y en medio de este panorama incierto, mientras Colau cede ante los movimientos okupas a cambio de paz social, se desatan las protestas contra la televisión vasca, ETB, que recibe 134 millones de dinero público, por su programa antiespañol en el que descaradamente insulta a los españoles, mientras Puigdemont pide apoyo a los países del Este tras su fiasco en Bruselas. En efecto, la nueva ofensiva de la Generalitat, tras el portazo de los grandes países y de la UE al ilegal “procés”, lleva al President a enviar cartas a parlamentarios europeos para tener encuentros bilaterales ya que quiere reunirse con portavoces de Austria, Chequia, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, Hungría, Polonia y los Estados Bálticos, mientras el Gobierno español contacta con sus socios europeos para recordarles que el Tratado de la Unión reconoce la unidad territorial de los países, incluidos los que Puigdemont ahora elige como destinatarios. Además y por si acaso, Puigdemont, de puertas hacia dentro, coloca a Junqueras como responsable penal del anunciado ilegal referéndum, pues los Presupuestos, que se aprobarán este mes, implican al Vicepresidente y salvan a los consejeros de la ex Convèrgencia, con el objetivo de evitar que le suceda como a Artur Mas y que sea ERC quien cargue con la responsabilidad, ya que inhabilitando a Junqueras tendría más posibilidades electorales en un hipotético contexto de elecciones anticipadas ya que todas las encuestas, hoy por hoy, dan como ganador a ERC.
            Situando este preocupante panorama español en el contexto de una Europa desorientada el futuro es bastante imprevisible. En efecto, mientras en Francia Juppé renuncia a ser candidato y el partido ratifica a Fillon, inmerso en un proceso judicial por hechos que él mismo reconoce, el núcleo duro de la UE plantea una Europa a varias velocidades. En efecto Hollande, Merkel, Rajoy y Gentilone plantean en Versalles que los países que quieran avanzar en un área determinada, como por ejemplo en defensa, podrán unirse sin que el resto de países les frene. En definitiva, tanto Hollande como Merkel abogan por “una cooperación diferenciada” que pueda sacar a Europa de su actual “parálisis”, mientras Rajoy asegura que España estará en el pelotón de cabeza para conseguir el objetivo en consonancia con Alemania, Francia e Italia. Por su parte Trump pide al Congreso de EEUU que investigue si Obama espió sus llamadas, mientras partidarios y detractores suyos se enfrentan en las calles de varias ciudades norteamericanas, en tanto que el Presidente vuelve a decretar el veto migratorio que ya paró la justicia, insistiendo en prohibir la concesión de visados a ciudadanos de seis países de mayoría musulmana, aunque ahora excluye a Irak del veto porque su gobierno lucha contra el yihadismo. Como ven todo un paisaje nacional e internacional de paz, sosiego y entendimiento.
                                               Jorge Cremades Sena