viernes, 28 de abril de 2017

MOCIÓN DE CENSURA DE IGLESIAS



                        Como lo oyen, en pleno revuelo mediático y político tras destaparse el “caso Lezo” en la Comunidad de Madrid y mientras PSOE y Ciudadanos intentan responder unidos a la corrupción en las filas populares, pactando entre otras cosas la reprobación de la cúpula fiscal y otras medidas por la regeneración, Pablo Iglesias, como si fuera el Justiciero solitario, se desmarca y propone en solitario una moción de censura contra el mismísimo Rajoy. Nada que objetar a la medida de la moción de censura constructiva, que no destructiva, recogida en nuestra Constitución, pero sí todas las objeciones a tomar las instituciones como plataformas circenses para hacer propaganda política personal, como hace Iglesias otra vez más, en vez de aportar en ellas propuestas viables y creíbles tendentes a resolver los problemas y mejorar la situación. En efecto, Pablo Iglesias, intentando instrumentalizar el Parlamento, sin consultar previamente a nadie, incluido su propio partido (salvo a su pareja en el liderazgo podemita y a nivel personal Irene Monteo, supongo) y, menos aún, al resto de la oposición, anuncia a bombo y platillo, buscando un golpe de efecto y no una solución, que va a presentar en el Congreso de los Diputados una moción de censura para derribar el gobierno de Rajoy. Y lo hace de forma esperpéntica, además de inútil (para prosperar necesitaría mayoría absoluta), pasándose por el arco del triunfo que la moción (al margen de que prospere o no) requiere (tal como hicieron Felipe González y Hernández Mancha en su momento, únicos que han presentado mociones de censura anteriormente en España) la presentación de un proyecto alternativo y de un candidato a Presidente de Gobierno, al extremo de que su pareja Irene Montero, preguntada si el candidato sería Iglesias, se sale por la tangente con el consabido “ahora no es momento de hablar de personas”. Y, obviamente, sin proyecto alternativo y sin candidato, el objetivo de Podemos o más bien de su secretario general, se convierte en un fiasco pues todos los partidos de la oposición, salvo ERC (tanto monta, monta tanto), critican su plan, que, en definitiva pretende desafiar al PSOE, y rechazan la esperpéntica iniciativa en el fondo y en la forma, tachándola de “fuegos artificiales” y de “circo”; los socialistas afirman que “ahora no nos va a engañar, actúa de mala fe”, los naranjas que “no vamos a apoyar ningún número de circo” y los peneuvistas que “no parece una forma seria de hacer política", mientras desde el PP le instan a que la presente cuanto antes acusándole de “iniciativas, cero pelotero; numeritos, todos los días”. Una vez más se le ve el plumero a Iglesias con esta moción por SMS con el objetivo de presionar al PSOE, bajo el disfraz de luchar contra la corrupción, cuyo mensaje envió antes a la prensa que a los grupos que tendrían supuestamente que apoyarle.
            Entretanto, mientras el Gobierno da por hecho el aval de PNV a los PGE pese a los “problemas técnicos” y niega que la corrupción haya entorpecido la negociación, el PP admite que conocía la actividad dudosa de Ignacio González, pues Juan Carlos Vera y Floriano, entonces dirigentes populares, reconocen que fueron informados de que el expresidente de Madrid tenía una cuenta en Suiza pero que él lo negó contundentemente y ellos no lo denunciaron. Por otro lado se desata una polémica ya que algunos sostienen que el fiscal del “caso Lezo” amenazó con irse por la injerencia de Moix, al extremo de que Carlos Iañez advirtió al Jefe de Anticorrupción de que volvería a su plaza de Granada si seguía obstaculizando sus investigaciones y que decidió continuar en el cargo tras el apoyo de sus compañeros, mientras otros sostienen que fue el fiscal quien planteó su dimisión a Moix y luego se retractó, diciendo que “fue un calentón”. En fin lo de siempre, por lo que, en todo caso, PSOE y Ciudadanos piden la reprobación del Fiscal General del Estado, en tanto que la UCO cree que la cuenta de Anglo Irish Bank, cuyo número se ha publicado ya en los medios, podría ser el destino de una parte importante de las comisiones del Canal y el juez ha pedido una comisión rogatoria, pues la pista suiza toma fuerza. Por su parte Rajoy da el siguiente mensaje al PP: “hay que esperar a que pase la tormenta” sosteniendo que reforzará el mensaje de la lucha contra la corrupción con el apoyo en el Congreso a la creación de la comisión sobre las finanzas del partido, aunque preferiría que se hiciera igualmente con los demás partidos. 
            Y como la corrupción va por barrios desgraciadamente, mientras se publica que Chaves, Griñán y otros 20 altos cargos de la Junta de Andalucía se sentarán en el banquillo por el “caso de los ERE”, en el “caso de los Pujol” la policía busca pruebas de que los miembros del clan actuaron coordinados y, al efecto, registra la casa del “expresident” dentro de la investigación a su hijo y para acreditar que lideraba la trama, buscando en archivos borrados sobre una sociedad en Panamá; además, un manuscrito acredita que Marta Ferrusola controlaba cuentas clave del clan y fue ella quien dio la orden de transferir sus activos del BPA andorrano al Banco Madrid en 2014…curiosamente Fiscalía ya pidió hace año y medio registrar la casa del patriarca para que no destruyera pruebas (en fin, más vale tarde que nunca).  Y qué dice la familia al respecto de este escándalo mayúsculo; pues bien, que “la culpa de todo la tiene España”; por su parte en el Parlament los diputados independentistas aplauden la intimidación de Lluis Llach, el cantautor y ahora diputado autonómico que pidió “sanciones” contra los funcionarios del Govern que no apliquen las ilegales leyes de “desconexión”, mientras Junts pel Sí y la CUP tumban las enmiendas para allanar la tramitación “exprés” de la secesión, a la que, por fin, le ha salido un defensor en el exterior… ¿de quién se trata?, nada más y nada menos que de Nicolás Maduro, por lo que ya no se podrá decir que Puigdemont y Junqueras están solos junto a las CUP. En fin, sin más comentarios.
            En lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el PNV se aprovecha de la debilidad de Rajoy para reclamar más competencias; que los toros encuentran refugio en Francia, pues la prohibición de la fiesta en Cataluña impulsa la lidia al otro lado de la frontera; que se ataca a coches de Uber y Cabify durante la huelga de taxistas; que Facebook y Google cambian sus algoritmos para evitar noticias falsas; que España vuele al nivel de PIB anterior a la crisis; y que Íñigo de la Serna, ministro de Fomento, dice que “no se detraerá un solo euro para otras regiones en favor de Cataluña” y asegura que “en el exterior nadie pregunta por la corrupción en España” y que “tenemos una imagen de país fuerte”.
            Y en cuanto al exterior se refiere cabe destacar que Bruselas rescata la agenda social contra los ultras y la eurofobia y promete ampliar la baja de paternidad a cuatro meses; que Trump envía al Congreso la “mayor rebaja de impuestos de la historia” y premiará a las empresas que repatríen beneficios; que se desata una escalada de tensión entre las dos Coreas y el ejército de EEUU inicia el despliegue de un escudo antimisiles en Seúl con intención de responder a la amenaza atómica de Pyongyang; que el Parlamento Europeo cifra en 5 millones el fraude de Le Pen por usar dinero europeo irregularmente para pagar a trabajadores del partido; que Merkel advierte a los británicos de que no se hagan ilusiones con el “Brexit” ya que primero se negociará la salida y sólo después el tipo de relación; que se desata la alarma en Moscú ante el mayor desahucio de la historia, un plan para derribar las viviendas de 1´6 millones de personas; y que el Papa visita Egipto donde se encontrará con los coptos, los perseguidos por no abrazar el Islam.
            En cuanto al futbol se refiere, Real Madrid y Barcelona mantienen el pulso por el título de Liga a base de goles: Barça-Osasuna 7-1 y Deportivo-Real Madrid 2-6; el Osasuna es el primer equipo que, tras esta derrota frente al Barça, deja la Primera División.
                                                Jorge Cremades Sena