domingo, 27 de marzo de 2016

FBI EUROPEO, MUY VERDE



                        Dice Jorge Fernández Díaz, Ministro de Interior en funciones, que “en España se han evitado atentados como el de Bruselas”, lo que, en todo caso, es reconfortante, aunque, como es lógico, nadie pueda garantizar que en cualquier momento podamos vernos inmersos en una tragedia como la de Bruselas. Y añade el ministro que los terroristas que han sembrado el terror en la capital belga no estaban en nuestra base de datos pero había “conocimiento indirecto”, lo que, en todo caso, resulta preocupante ya que cabe preguntarse si ese conocimiento indirecto no merecía ser contrastado para haberlo convertido en conocimiento directo y pasarlo a nuestras bases de datos. Pero es que, al final, el ministro, tras asegurar que la colaboración entre países es clave para la lucha antiterrorista, asume que el FBI europeo “está muy verde”, una especie de FBI europeo que, tras los atentados de París, proponía Pedro Sánchez al reclamar la creación de un servicio de inteligencia europeo para luchar contra el autodenominado Estado Islámico, con el objetivo, según el líder socialista, de “fortalecer las fronteras exteriores de la UE, su política de defensa, de seguridad común”, aunque lo más importante, decía Pedro, es “ayudar desde la diplomacia a la guerra civil en Siria” porque “ese será el golpe más contundente que podemos dar al Daesh”. Nada que objetar ni al ministro ni al líder socialista, aunque vale la pena añadir que, además de esa especie de FBI europeo, se necesitaría una política común europea exterior, social, económica….; en definitiva, una profundización en unos futuros Estados Unidos de Europa que, como los Estados Unidos de América, velasen por los intereses europeos como hacen ellos por los intereses de los norteamericanos. Pero, en fin, eso queda tan lejos que, hoy por hoy, sólo es una utopía. Entretanto Bruselas suspende la “marcha contra el miedo” prevista para hoy ya que el Gobierno belga lo aconseja por razones de seguridad, mientras estrecha el cerco a los terroristas con nuevas detenciones, mientras se conocen nuevos datos, como la identificación del cuarto autor de la matanza en Bélgica, tratándose de Fayçal Cheffou, un periodista independiente, conocido ya como el “asesino del sombrero” (así aparecía en las fotos publicadas tras los atentados), denunciado ya por el alcalde de Bruselas en 2015 por captar yihadistas, aunque la Fiscalía le dejó entonces en libertad por no considerarlo peligroso, mientras ahora le acusa de atentar en el aeropuerto. En fin, cosas de nuestro buenismo político garantista que, como en otros tantos asuntos (independentismo antidemocrático, abertzalismo, etc. en nuestro país, por ejemplo) prefiere pecar con los criminales por defecto que por exceso, sometiendo a la población mayoritariamente decente y normal a un plus de inseguridad innecesario.
            En cuanto a otras noticias del exterior, cabe destacar que los Rolling Stones se cobran la revancha en La Habana, tras estar prohibidos por el régimen cubano porque el rock, según el propio Fidel Castro, era una “moda yanqui de pepillos vagos y feminoides” (más o menos lo que hacía Franco en España, pues lo que no pasa de moda son los machos dictadores totalitarios que se dan la mano ya sean de un signo político o el opuesto). Y citar también que Dilma Rousseff, Presidenta de Brasil, dice que “quieren que renuncie para evitar echarme ilegalmente”, sin preguntarse en absoluto de si la razón de su impopularidad obedece a razones económicas y sociales, a las que se añade ahora el cobijo de inmunidad que ha prestado a su mentor Lula da Silva tras ser investigado, nombrándole ministro para aforarlo….; y eso, si además te proclamas de izquierdas y luchador por la igualdad, en este caso de los brasileños, quema bastante a la población.
            Y ya en nuestra patria, pasada la Semana Santa y el impacto por lo acaecido en Bruselas, volvemos a la cotidiana realidad de la ingobernabilidad de España. Parece ser ahora que los líderes regionales del PSOE quieren retrasar el Congreso Socialista, intentando contener la lucha interna entre Sánchez y Díaz en plenas negociaciones con Podemos (en todo caso paralizadas) por la investidura de Pedro, por lo que ya se especula con que Ferraz aprueba aplazar el cónclave socialista para evitar el pulso entre ambos y así será si las previsiones se cumplen, pues a Ferraz le interesa cambiar la fecha para que Pedro repita como candidato si hay nuevas elecciones y, por su parte Susana espera el descalabro, con lo que, mientras tanto, no interesa a nadie dar una imagen de división mientras el Secretario General intenta ya, como última posibilidad para salvarse, pactar con Podemos que, por ejemplo, en Euskadi se acaba de sumar al famoso derecho a decidir, intolerable para Rivera, el socio de Sánchez. Por el lado popular se especula también con que los actuales ministros en funciones repetirían en las listas del PP si hay elecciones, pues Rajoy mantendrá a su núcleo duro para afrontar los comicios.
            En cuanto a otros asuntos cabe citar que Artur Mas pagó una póliza a los voluntarios del 9-N, asegurando a 1.317 colaboradores en la consulta con las mismas coberturas que a los funcionarios de la Generalitat (en fin, se derrocha el dinero para asuntos ilegales desde las instituciones y no pasa nada); que detrás de viajes como el que causó 13 muertes en Tarragona hay un negocio descontrolado millonario de los Erasmus, un negocio de excursiones exprés para estudiantes que mueve a decenas de miles en España (ya ven, el que no corre, vuela); y que Fabián Picardo, Ministro Principal de Gibraltar, manifiesta que “su majestad británica reinará aquí para siempre”, refiriéndose al Peñón, pues, aunque su gobierno teme la salida de Reino Unido de la UE, advierte de que no aceptará la cosoberanía con España “absolutamente nunca” (y España, a pesar de estar respaldada por el derecho internacional, ni “mú” sobre el tema).
            Para acabar, conviene relatar las peripecias de María José Carrascosa para entender la hipócrita defensa que sobre los menores solemos hacer en nuestro desarrollado sacrosanto mundo occidental, incluidos los EEUU. María José, que manifiesta que “en la cárcel dormía con un ojo abierto” ha recuperado la libertad tras nueve años de cautiverio; su delito fue separarse de su marido estadounidense pero no de su pequeña de seis años que se trajo a España y acabó por ello condenada a cumplir catorce años en una prisión de Nueva Jersey, perdiendo su familia y a su madre que hoy sufre alzhéimer. María José afirma ahora que no se rinde porque su hija, que ahora tiene dieciséis años, le ha dicho que si deja de luchar “no la mirará a la cara”… Lo que faltaba. ¿Les parece justo? En fin, sin comentarios, los niños están, como ven, totalmente protegidos en nuestra sociedad. ¡Menudo sarcasmo!
Jorge Cremades Sena