sábado, 26 de marzo de 2016

PEZ TERRORISTA GORDO O CIUDADANO INOCENTE



                        En plena psicosis por todo lo acaecido en Bélgica, el país reacciona contra el terror y lanza una redada con siete detenidos en tanto que anuncia que bombardeará al Daesh, mientras Francia asegura que ha desbaratado un atentado inminente. En efecto, las detenciones y el envío de F-16 a Siria son dos elementos preventivos a tener en cuenta para amortiguar las críticas, ya que el propio Gobierno belga acusa de negligencia a su propia policía, mientras Fiscalía identifica como el segundo kamikaze del aeropuerto a Najim Laachroui, que participó en la matanza de Francia, evidenciando que dicha pista, relacionada con otras, apuntan a claros vínculos entre los atentados de París y los de Bruselas, donde, por cierto, se confirma que entre las víctimas hay una española, Jennifer García Scintu, residente en Alemania aunque también ostentaba nacionalidad alemana e italiana. Por su parte EEUU da una respuesta mortal al Estado Islámico y abate en Siria a su “número dos”, Abd al Rahman Mustafa Al Qaduli, ministro de Finanzas y responsable de atentados yihadistas, que era uno de los grandes objetivos del Ejército estadounidense. Así están las cosas en tan grave problema internacional, mientras Bélgica, como ven (más vale tarde que nunca), tras admitir su negligencia para evitar los atentados, reconociendo que tardaron seis meses en comenzar a investigar a los yihadistas que luego atentarían en Bruselas, intensifica ahora las redadas, en las que, entre los detenidos, hay un sospechoso, que portaba una mochila y fue previamente herido por un disparo en una espectacular detención por parte de la policía en el barrio de Schaerbeek, para después enviar un robot e inspeccionar la mochila por si hubiera explosivos en ella. Detención espectacular que paradójicamente está levantando cierta polémica, pues, según la policía, el herido detenido era un sospechoso “pez gordo” y, según otros medios, era un ciudadano inocente que pasaba por allí y no entendió las indicaciones policiales. Ya estamos en el buenismo estúpido de siempre sin entender que, al margen de la investigación que proceda, incluso si se tratara de un grave error, por lamentable que fuera, o de una actuación policial incorrecta puntual y concreta, que sería depurada en sus justos términos, podría haberse tratado de otra masacre, una más, a ciudadanos inocentes y que se trata pues de una medida preventiva. Pez gordo terrorista o ciudadano inocente, lo cierto es que al no atender las indicaciones policiales (por error o intencionadamente), dejarle pasar o acercarse ingenuamente a preguntarle qué llevaba en la mochila hubiese sido, tal como está el asunto, una negligencia policial más que potencialmente hubiéramos lamentado, si estuviéramos en la primera hipótesis (pez gordo) como lamentamos si estamos en la segunda (ciudadano inocente) con la diferencia de que en la hipotética balanza quedarían decenas de muertos o un herido, por inocente que sea. No estaría de más que ustedes se hagan dicha reflexión sobre que es, no ya lo correcto y lo bueno, sino lo menos incorrecto y menos malo.
            En fin, volviendo a casa, donde habas como las anteriores con actuaciones policiales cuecen con cierta frecuencia, la Generalitat de Catalunya sigue a lo suyo y prepara la Agencia de la Seguridad Social, mientras el Gobierno catalán prevé que el ente en cuestión gestione 169 prestaciones económicas con un presupuesto anual de 32.400 millones. Y mientras Homs propone una lista con ERC si hay elecciones generales (eso de “ni izquierdas ni derechas sino todo lo contrario” con cierta tendencia al partido único se ve que les gusta a los independentistas), su jefe Puigdemont, de forma indecente, politiza el legado futbolístico de Cruyff y, ¡cómo no!, extrapola su revolución futbolística y su concepto de que todo se puede cambiar (así hizo grande al Barça) al independentismo, intentando convertirlo en un paladín de su rancio independentismo totalitario. Ya ven, como en el más rancio franquismo, todo sea por la causa nacionalista, en aquel caso, el nacionalismo español; en este, el catalán; simplemente, diferencias territoriales. Entretanto, la familia de Cruyff acepta con frialdad los actos del Barça, pues, ni siquiera en lo futbolístico las relaciones entre el genio y la entidad, que es “mes que un club”, fueron un camino de rosas.
            En cuanto a otros asuntos cabe destacar que Podemos-Euskadi critica “las formas” de Pablo Iglesias en la purga a los errejonistas (es obvio que en el fondo, que es lo esencial, coinciden); que los 17 parlamentos autonómicos cuestan al año 328 millones de euros, siendo el catalán el más caro con un desembolso de 51´9 millones, es decir, que cuesta más que el Congreso y el Senado juntos; y que la bajada de ingresos deja a los empleados del PP sin extra, ya que han perdido casi un tercio de lo percibido en subvenciones por los resultados electorales, por lo que Génova congela los recortes de gasto a la espera de unos nuevos comicios.
Jorge Cremades Sena