domingo, 18 de marzo de 2018

POLÍTICAS CALLEJERAS


                        Mal asunto cuando en democracia, ante la inoperancia de las instituciones y los partidos políticos, las políticas se hacen en las calles con genéricas propuestas demagógicas y con pocos argumentos razonados y razonables. Así ha sido en esta turbulenta semana que agoniza, tras asistir a dos inoperantes debates parlamentarios en el Congreso (uno sobre pensiones y otro sobre prisión permanente revisable) que han brillado por la ausencia de propuestas viables concretas, razonadas y argumentadas, para mejorar la situación actual de sendos problemas. Así las cosas, la semana finaliza con manifestaciones callejeras, lideradas por eslóganes que todos podríamos apoyar pero sin ofertas concretas de solución. Y por si lo anterior fuera poco, la muerte fortuita de un inmigrante senegalés en el barrio de Lavapiés de Madrid alienta la demagogia populista que, con mentiras flagrantes y denunciables probablemente, añaden al turbulento panorama callejero el fantasma del racismo, generando máxima tensión y graves disturbios en el barrio, destrozos en el mobiliario y en las tiendas con ataques intolerables a la Policía, a la que falsamente acusan de ser la responsable de la fortuita muerte del “mantero”, pues, tal como revela la autopsia, Mmame Mbaye, que así se llama el fallecido, tenía una cardiopatía congénita y murió de un desgraciado paro cardiaco fortuito, tal como declara incluso otro compañero suyo que le acompañaba, dejando bien claro que la policía nada tuvo que ver en el trágico suceso y que Mbaye se desplomó de repente casi a las puertas de su casa. Pero el rumor, desencadenado de forma intencionada probablemente, de que le perseguía la Policía desató el caos y generó el típico vandalismo antisistema, cuyos daños pagaremos una vez más todos los ciudadanos, mientras Podemos manipulaba esta muerte natural y concejales de Carmena culpaban del fallecimiento al “capitalismo” y al “racismo institucional”, en tanto que, para colmo, Monedero, mintiendo y calumniando flagrantemente, declaraba que “aquí, en Lavapiés, ha muerto esta noche Mmame Mbaye, un inmigrante perseguido por la Policía; cuánto dolor innecesario” alentando el bulo miserable que se extendía como la pólvora en las redes sociales, cuando el atestado policial acreditaba lo contrario, tal como se demostró después. En su locura demagógica Podemos, para denunciar que el mantero era una “víctima del capitalismo” olvidó incluso que en Madrid gobierna su partido, con el impagable e incomprensible apoyo del PSOE de Sánchez, y que, por tanto, la Policía Local depende del Ayuntamiento, quien tuvo finalmente que salir a la palestra para, ante la evidencia, sintonizar y coincidir con el atestado policial y con los testigos, entre ellos un amigo de Mmame, que le acompañaba, quien aseguraba contundente: “me dijo que estaba mal, se sintió indispuesto y cayó desplomado antes de llegar a su casa”. El daño malintencionado ya estaba hecho. Al parecer Mmame se encontraba en la Puerta del Sol cuando se produjo una operación rutinaria por parte de la Policía Local, dirigida por Carmena y compañía, contra la venta ambulante por lo que decide trasladarse del lugar, se encuentra con un amigo y se desplazan a Lavapiés, donde sufre un infarto de miocardio que le provoca una parada cardiorrespiratoria; un desgraciado suceso que aprovecha Ramón Espinar, portavoz de Unidos Podemos en el Senado y Secretario General de Podemos en Madrid, para calificar tan lamentable muerte natural como un “fracaso de la democracia”. Así se las gasta el populismo podemita, sin aportar ninguna solución a ningún problema en las pertinentes instituciones democráticas, pero alentando las políticas y revueltas callejeras, donde impunemente vomita demagogia irresponsable con el único objetivo de dañar esta democracia, que tanto detesta.
            Mientras tanto, a pesar de la lluvia y la nieve, miles y miles de jubilados llenan las calles en toda España para pedir mejores pensiones, con manifestaciones multitudinarias en Barcelona, Bilbao, Sevilla, Vigo y Madrid, entre otras ciudades, sin que ningún partido les demuestre con datos y cifras concretas la viabilidad del actual sistema y las revalorizaciones anuales de las pensiones para no perder poder adquisitivo (asunto que ningún sector ve garantizado en épocas de crisis económicas), lo que pone en grave riesgo nuestro actual Sistema de Seguridad Social (no es sólo cuestión de las Pensiones), uno de los mejor valorados del mundo. Por cierto, según el FMI, el futuro de las pensiones en España, un país con una preocupante baja de natalidad descomunal, exige en las próximas décadas unos 5´5 millones de extranjeros, de nuevos inmigrantes, para sostener las cuentas de la Seguridad Social, pues es imposible su mantenimiento con una pirámide demográfica invertida, cada vez con menos niños y menos adultos en edad de trabajar y con más ancianos y clases pasivas (hoy ya por cada dos trabajadores hay un pensionista, y las perspectivas futuras de este desajuste va in crescendo). Pero de estos asuntos nadie habla con sinceridad y crudeza a los ciudadanos, prefieren las demagógicas ofertas y promesas inviables. Con este planteamiento, la política se echa así a la calle, con una izquierda anunciando una “primavera caliente” ante la suma mayoritaria, según los sondeos, de PP y Ciudadanos, mientras Moncloa concluye que “si se pasan, movilizarán nuestro electorado”, en tanto que Carmen Calvo, Secretaria de Igualdad del PSOE, manifiesta que “algunos partidos hacen política con el dolor de las familias” cuando el 81´3% de los votantes de su partido están, según NCReport, en contra de derogar la prisión permanente revisable. No en vano, mientras Díaz planta a Sánchez, el histórico Javier Solana (otro más de la vieja guardia socialista) critica la gestión del partido y se lamenta del rumbo que ha tomado el PSOE diciendo a sus compañeros: “yo no estoy contento con nuestro partido; vosotros, tampoco”.
            Entretanto, los soberanistas andan a sus anchas desde que Estrasburgo otorga impunidad a quemar imágenes del Rey (es decir, del Jefe de Estado), aunque el Congreso rechace despenalizar las injurias, con lo que el Fiscal ordena reducir las causas por enaltecimiento e insta a la Guardia Civil a frenar sus actuaciones ante la jurisprudencia restrictiva, tanto del Tribunal Supremo como del Tribunal Europeo, al extremo de que Fiscalía de la Audiencia Nacional solicita el archivo de un caso de injurias a la Corona, mientras la CUP celebra con propuestas de seguir quemando banderas y fotos del Rey este varapalo a España por vulnerar la “libertad de expresión”. Por cierto, el grave asunto del secesionismo catalán, adormecido en esta turbulenta semana de políticas callejeras, nos deja nuevas noticias como que los Mossos seguían a Fernández Díaz para interceptar su teléfono cuando era ministro (la Policía detectó un operativo para pinchar su móvil mientas paseaba al perro y mossos con doble identidad hicieron vigilancia junto al Congreso); como que el PDeCat frena a Puigdemont y descarta elecciones; como que la Generalitat deja sin sueldo a un mosso por usar el español en pleno 155; como que la Guardia Civil rastrea los gastos del “procés” de 2015 a 2017 y registra la Generalitat en busca de una partida de 2´2 millones desviados al 1-O; como que el TS procesará por rebelión al Govern, los Jordis y Forcadell (medida que acordará el juez Llarena, incluyendo a Marta Rovira); como que, según informes de la Guardia Civil, que reconocen los mensajes entre los líderes del “procés”, los correos del 1-O delatan a Puigdemont y Junqueras, pues el ex president pidió “entregar en mano” una carta a Trapero para agradecerle su papel, Turull apretó “como un loco” para que el ex vicepresident pagase 3´4 millones para el 1-O, y el Mayor informó a Forn de que habría “una escalada de violencia” separatista ese día; o, como que Cuixart pidió medio millón “por si nos meten en la cárcel”, revelando los mails de los Jordis su consciencia sobre las graves ilegalidades que cometían, entre ellas, que el líder de Omnium instruyó a sus fieles para retener a Guardia Civil y Policía Nacional el 1-O, con un “no les dejéis salir” rotundo, mientras Jordi Sánchez tenía un plan para controlar a los Mossos y que desobedecieran a los jueces. Ya ven, la planificación de un golpe de Estado totalitario en toda regla. Y hoy, mientras Torrent decide convocar el pleno de investidura para el próximo miércoles, la ingobernabilidad autonómica catalana sigue vigente, mientras Andreu Mas-Colell, ex consejero de Economía de Cataluña, al menos reconoce “no me sentiría cómodo haciendo un presupuesto con la CUP”.
            En cuanto a otros asuntos se refiere cabe citar que el PSOE exige más dinero para pactar la financiación y el popular Pablo Casado asegura que la propuesta para las autonomías estará lista “en breve”; que Cifuentes baja el IRPF y Sucesiones frente al resto de CCAA, rebajando aún más en Madrid la carga fiscal en pleno debate sobre armonización de impuestos con el impuesto más bajo de toda España; que Colau redobla los subsidios y los contratos a grupos y personas afines, como el Observatorio DESC, donde trabajó ella misma, que recibe un 78% más de ayudas; que la asesina confesa del pequeño Gabriel cavó la tumba cuando el niño estaba todavía vivo; que Urdangarin se aferra a una irregularidad del perito para intentar eludir la cárcel, pues en una reciente declaración sostiene que por orden del juez Castro empezó a trabajar en la causa sin que ésta existiera todavía; que el Gobierno ve despejado el camino para los Presupuestos, intentando aprobarlos el 27 de marzo y negociar el apoyo de Ciudadanos y PNV en el trámite parlamentario; que Rajoy frenó la guerra con Atlantia y facilitó el acuerdo con ACS por Abertis; que Carmena veta a Cifuentes en una campaña contra la violencia machista; que Mercadona se convierte en la empresa que más vende en España; y que Ibiza se queda sin su única neuropediatra porque no habla catalán y, por tanto, huye ante el decreto del Govern de Baleares. Destacar asimismo la muerte a los 76 años de edad del físico Stephen Hawking, el científico que supo explicar el Universo y casi todo desde su silla de ruedas, el mito de la ciencia que demostró que el cuerpo tiene límites, pero la mente y el Universo, no; descanse en paz.
            Y del exterior preocupa sobremanera el resurgimiento de la Guerra Fría: Londres implica a Rusia en el caso del espía envenenado en Londres, considerando May “muy probable” que el Kremlin esté detrás del ataque contra Skripal y pidiendo explicaciones por ello a Putin, pero, al no recibirlas, expulsa a 23 diplomáticos por el caso del espía envenenado, a lo que Putin responde con idéntica medida. Así Londres y Moscú se sumergen en su peor crisis diplomática desde la Guerra Fría, al considerar el Kremlin la medida de Reino Unido como “provocación brutal” y como tal contestar con idéntica respuesta. Por su parte Trump, se suma al choque de Europa con Rusia, uniéndose a Reino Unido con las primeras sanciones a Rusia, mientras Francia y Alemania consuman la repulsa occidental por los actos intolerables atribuidos al Kremlin, mientras May condena el ataque de Moscú “contra la soberanía británica”. Así Trump y sus aliados de la OTAN plantan cara a Putin, quien, precisamente hoy, pretende revalidar su poder con una clarísima victoria en las urnas, que nadie duda, explotando la anexión de Crimea, que tanta popularidad le dio entre los rusos, para atizar el voto nacionalista e inquietando así al mundo en plena crisis con Occidente. Veremos pues como acaba este preocupante asunto. También cabe citar del exterior que Macron apremia a Merkel a reformar la Unión Europea; que Trump fulmina con un “tuit” al Secretario de Estado Rex Tillerson, el último reducto de cordura, para sustituirlo por Mike Pompeo, jefe de la CIA y perteneciente al sector más radical, en tanto que al frente de la Agencia pone a una mujer que dirigió una cárcel donde se torturaba; y que se desata una gran conmoción en Brasil por un insólito asesinato político, pues Manelie Franco, concejal y activista, que era muy crítica con el despliegue del Ejército en Río de Janeiro es asesinada a tiros en el centro de dicha ciudad.
            Por lo que respecta al futbol, mientras un gran Sevilla elimina al Manchester United, 1-2, y se mete en cuartos de Champions por primera vez en su historia, el Barça hace lo propio aplastando al Chelsea, 3-0, con lo que tres equipos españoles pasan entre los ocho equipos mejores de Europa, mientras el sorteo ha querido que en cuartos se emparejen Juventus-Real Madrid; Barcelona-Roma; y Sevilla-Bayern; quedando el cuarto choque, sin españoles, entre Liverpool y Manchester City. También hay que resaltar, lamentablemente, que ultras del Olympique de Marsella, apuñalan en San Mamés a dos vigilantes jurados, aunque por fortuna sus vidas no corren peligro alguno, en el partido de vuelta de la Europa League, donde tras la eliminatoria del Bilbao, sólo queda el Atlético de Madrid como representante español, que se enfrentará en cuartos al Sp. Portugal.
Jorge Cremades Sena