domingo, 19 de febrero de 2017

CRISTINA, ABSUELTA; IÑAKI, CONDENADO



                        Por fin el Tribunal pertinente ha dictado sentencia sobre el polémico “caso Noos”, sobre el que, desde el principio, se especuló públicamente que la Infanta Cristina no se sentaría en el banquillo y que finalmente, como cualquier hijo de vecino, ha sido juzgada, aunque, junto a otros 10 de los 18 acusados, ha sido absuelta. En efecto, teniendo en cuenta las expectativas iniciales, la sentencia devuelve a sus proporciones el “caso Noos” y el fallo, que absuelve por unanimidad a Cristina y a más de la mitad de los acusados, condena a seis años y tres meses a su marido, Iñaki Urdangarín, y a ocho años y seis meses a su socio Diego Torres, los principales protagonistas reales del mismo, para quienes el fiscal pedirá de inmediato el ingreso en prisión, pues, según Horrach, “el criterio es pedir prisión preventiva para penas superiores a cinco años”, librándose de ella, según dicho criterio, Jaume Matas, condenado a casi cuatro años de cárcel. A la Infanta Cristina, que, según Pedro Horrach, “se la ha sentado en el banquillo por ser quien es”, se la exculpa de los delitos fiscales y se la sitúa al margen de la gestión de Aizoon, alegando que desconocía el origen del dinero, considerándola sólo “partícipe a título lucrativo”, como pedía Fiscalía, y además a Manos Limpias, única que pedía prisión para la Infanta, se la condena a costas por “actuar con mala fe, sin la mínima prudencia y mesura exigibles”. En fin, una sentencia de mínimos que se salda con penas totales de 23 años de prisión frente a los 107 años solicitados en principio. Mientras la Casa del Rey y el Gobierno declaran que respetan y acatan la sentencia, el PSOE cree que se trata de un juicio ejemplar y un orgullo para la democracia, manteniéndose Podemos crítico con lo actuado. Al final, tras derramar ríos de tinta y críticas más o menos infundadas, se hace justicia y, al margen de las consideraciones sobre la sentencia, sólo resta acatarla una vez que se agoten los trámites y recursos pertinentes. Aquellos que hasta aseguraron que no se cerraría el caso y que tan insignes personajes encausados no pasarían ni al juicio oral, debieran hoy, aunque tarde, pedir disculpas por los previos juicios de valor que tanto daño hacen a la confianza de los españoles en la Justicia y, en definitiva, a nuestro sistema democrático. Y, hablando de daños, en el peliagudo asunto del soberanismo catalanista, el Gobierno sondeará si la tercera vía que propone ahora Mas es viable o no, mientras Rajoy prepara una oferta sin referéndum para Cataluña, pretendiendo su gobierno reconducir la crisis con una propuesta centrada en competencias e infraestructuras.
            Por lo que respecta a los partidos políticos, mientras la popular Cospedal dice “veo a Rajoy candidato si las cosas siguen como hasta ahora”, el socialista Madina afirma que “hay quien piensa en sí mismo y luego en el partido”, mientras se publica que Sánchez apostó en su día por la abstención con una lista de peticiones a Rajoy tras el 26-J. Por su parte en Podemos, como era de esperar, Iglesias aparta a Errejón y consuma así la esperada y anunciada purga en el partido, encumbrando a Irene Montero como portavoz y dejando a los críticos con apenas un 20% de la Ejecutiva; así, el cofundador del partido y “número dos” del mismo, convertido en enemigo íntimo de Iglesias, cuando era su íntimo amigo, pierde su poder aunque acepta ser candidato para Madrid en 2019 (¡menos es nada!), siendo relevado por la nueva amiga íntima de Iglesias, Irene Montero, que asciende a los cielos, gracias al indiscutible macho alfa podemita.
            En cuanto a otros asuntos se refiere cabe citar que el informe secreto del 11-M critica la gestión policial de la mochila de Vallecas; que Catalá se entrevistó con el Presidente de Murcia antes de que el fiscal retirara la acusación; que el TC tumba el impuesto de plusvalía a las casas vendidas con pérdidas; y que suenan vientos de guerra en los muelles ya que los estibadores se preparan para resistir a cualquier precio la liberalización del sector que ordena la UE y que el Gobierno ha de hacer cumplir.
            Y en el exterior, mientras los suburbios de París vuelven a estallar y miles de personas se manifiestan en el centro de la capital contra la violencia policial de estas semanas, Rusia pierde esperanzas en Trump tras la dimisión de Flynn, pues la salida del asesor de Seguridad Nacional enfría obviamente las expectativas de Moscú. Por otro lado, los insultos de Maduro a Rajoy abren otra crisis diplomática con Venezuela, respondiendo el Gobierno español a dichos insultos convocando al embajador venezolano en Madrid.
                                       Jorge Cremades Sena