sábado, 25 de febrero de 2017

RATO Y BLESA, CONDENADOS



                        Sin prisa, pero sin pausa, la Justicia va poniendo poco a poco a cada uno en el sitio que le corresponde y tras las primeras sentencias del “caso Gürtel” y la del “caso Noos” ha tocado liquidar el caso de las “tarjetas black” por el que la Audiencia Nacional condena a prisión a Rato y a Blesa, como “primeros beneficiarios” de las mismas, a penas de cuatro años y medio para el exministro y seis para el expresidente de Caja Madrid. A Blesa por idear las tarjetas opacas, y a Rato, su sucesor en la entidad bancaria, por perpetuarlas, “consciente” del fraude y de que “perjudicaban claramente a la entidad”. Para algunos un castigo ejemplar a la codicia contra los 65 acusados, también condenados a penas menores de prisión, por participar de esta red de “distracción de fondos”, montada al efecto, entre los que figura el exjefe de la Casa del Rey, dirigentes socialistas, de la CEOE y de sindicatos, sentenciados por “apropiación indebida” ya que los culpables “antepusieron sus intereses personales a los sociales” y no actuaron con “lealtad”, dando un “uso particular” a las tarjetas pese a que legalmente no podían, saldándose el asunto ahora con penas de 121 años de cárcel en total; mientras tanto Anticorrupción valorará el riesgo de fuga para pedir medidas contra Blesa, el principal acusado ya condenado. Y todo esto en medio de una polémica mediática sobre Urdangarín que, condenado igualmente por el “caso Nóos”, queda en libertad sin fianza de momento y podrá vivir en Suiza ya que, contra la propuesta del fiscal, la Sala, que no considera riesgo de fuga del condenado (es obvio ya que tiene escoltas), sólo le impone una comparecencia mensual en el juzgado, con lo que podrá esperar en Ginebra la decisión definitiva del Supremo que habrá de emitir el fallo definitivo. Es lo que suele hacerse en estos supuestos, por más que intereses políticos y mediáticos se dediquen a tergiversar las cosas y digan que el exduque se va de rositas. Y, por si no fuera suficiente, los relevos en la fiscalía avivan las denuncias de supuestas presiones políticas, por lo que la oposición exige a Catalá que explique si hubo “purga de fiscales”, mientras el fiscal saliente de Murcia acota las “presiones” a “artículos insultantes” en la Prensa y Maza mantiene al 80% de los nombramientos de Conde-Pumpido, en tanto que el Consejo Fiscal, que no ha recibido una sola denuncia por “presiones” políticas, reprueba la “injerencia” de Catalá, quien pide “contención” a los fiscales e insta a que las supuestas presiones se denuncien. 
            Y en medio de este enrarecido ambiente, que pone el punto de mira en la Justicia, ya bastante vapuleada interesadamente por unos y otros, Juntos por el Sí compara la nueva querella contra Forcadell con el 23-F, como si la aplicación de la ley, que es de lo que se trata, fuera homologable con Tejero cuando son ellos quienes, como el golpista, pretenden actuar saltándose la legalidad y la Justicia a la torera. Así funciona este país. Y, entretanto, el juez del 3% tiene pruebas de los pagos ilegales a Convergencia, siendo el tesorero de CDC “la clave de bóveda” para facilitar la adjudicación de obras públicas, según el magistrado; además un contratista implica por primera vez a Artur Mas ante el juez por dicha trama del 3% al declarar en secreto en el juzgado que habló de pagos de donaciones con el expresident y éste le derivó a Germá Gordó, quien llegó a amedrentarle por no dar dinero suficiente a Convergencia y, por otro lado, la Guardia Civil documenta el pago de seis comisiones al partido nacionalista a través de su extesorero Andreu Viloca, quien, según el juez, era, más que el responsable de las finanzas del partido, el “conseguidor” para los empresarios, tal como se acredita de forma bien detallada “un total de seis supuestos” tras examinar los documentos del “conseguidor”.
            En cuanto a otros asuntos se refiere cabe destacar que el pederasta de Ciudad Lineal es condenado a setenta años aunque, como máximo, cumplirá sólo veinte; que Telefónica sube la pensión de Alierta hasta 54 millones y el sueldo en medio millón; que Ciudadanos estudia llevar a los tribunales al presidente de Murcia por incumplir la ley de transparencia como alternativa a la moción de censura; que el TS avala que se pueda condenar a evasores con datos robados tal como reza en una sentencia sobre el caso Falciani; que la Policía habla con 200 asesinos machistas para intentar “entender sus mentes”; que los rivales de Pedro Sánchez critican que se presente como el único candidato de izquierdas; y que el Gobierno, en cumplimiento de lo que exige la UE, aprueba la reforma que acaba con el monopolio de la estiba y para ello pide ayuda al PSOE en su pulso con los estibadores, quienes redoblan la huelga encubierta e imponen su ley en los puertos como medida de presión para evitar la obligada liberalización del sector (como el resto de trabajadores), mientras que Podemos, por boca de la Anticapitalista Teresa Rodríguez, defiende que se mantengan los privilegios del trabajo de la estiba (anacrónicos y desiguales frente al resto de trabajadores, como sucedía con otros sectores como los pilotos de aviones) instando a que no se convalide en el Parlamento el decreto de liberalización de estos sectores laborales o monopolios privilegiados, pues, según la líder podemita andaluza “tenemos que cuidar a los estibadores como si fueran un oso panda porque para un colectivo que tiene unas condiciones laborales dignas, hay que defenderlos”…. ¡ahí queda eso!.  
            Y en política exterior el Presidente de Argentina, Mauricio Macri, completa una fructífera visita a España que realza el regreso del país al escenario político y económico global, afirmando que “no se sale del populismo de un día para otro”, que tiene “mucho que aprender de lo que España ha logrado en estos veinte años, mientras celebra que su “muy exitosa” visita oficial haya enderezado la relación entre “dos países complementarios” a los que les “irá mucho mejor si encaran juntos el desafío del mundo”; en definitiva, respirando una complicidad hispano-argentina que ha de servir para relanzar la relación bilateral tras una década de tensión provocada por el populismo kirchnerista que, entre otras cuestiones, ha provocado la ruina de Argentina y su descrédito a nivel mundial, como suele suceder cuando los populismos demagógicos del signo que sea arraigan en un país. Por su parte, y hablando de populismos, en EEUU Donald Trump anuncia un plan de rearme que califica como “uno de los mayores esfuerzos militares de la historia del país” y dice a sus seguidores en la Conferencia Conservadora: “creo en la paz a través de la fuerza”, mientras veta a The New York Times, a la CNN y a Politico de las ruedas de prensa… (sin comentarios; ¡para qué!).
                           Jorge Cremades Sena