miércoles, 28 de septiembre de 2016

GUERRA INTERNA EN EL PSOE



                        De “guerra interna” se puede calificar lo que está sucediendo en las filas del PSOE. Lo que venía siendo un descontento cada vez mayor por el insólito comportamiento de Pedro Sánchez, su secretario general, ha desembocado en una guerra sin cuartel de incalculables consecuencias para frenar su osadía de saltarse a la torera las decisiones del Comité Federal, máximo órgano entre congresos, y de amenazar con seguir saltándoselo si en la próxima reunión del mismo las decisiones que tome no le son favorables a los intereses personales que pretende. En efecto, ya no sólo es intolerable que desde agosto negocie con Iglesias, cuando el Comité Federal se lo tiene prohibido, sino que es inadmisible que anuncie públicamente que no piensa “dimitir” pase lo que pase en el mismo. El cambio de su dimisión, tras soportar otro varapalo electoral en Galicia y País Vasco, por unas primarias y la convocatoria de un Congreso y su tozudo interés de montar un gobierno alternativo con Unidos Podemos, apoyado por independentistas y quien quiera sumarse al experimento, ha desquiciado definitivamente al PSOE al extremo de que sanchistas y críticos, cada vez más distanciados, estaban dispuestos a medir sus fuerzas en el Comité, mientras González, Rubalcaba o Almunia, entre otros ilustres históricos, se disponían a actuar para “salvar el partido”, mientras Podemos, el más interesado en que prosiga la deriva de Sánchez, ponía fin al pacto con los socialistas en Castilla-La Mancha y amenazaba hacerlo con otras CCAA que, como la castellano-manchega, la dirigen barones socialistas críticos con Sánchez, para forzar a los socialistas a mantener el bloqueo gubernamental y que haya terceras elecciones o desbloquearlo mediante el experimento del ya famoso gobierno “frankestein”. En definitiva, el reto de Sánchez a Susana Díaz a batirse con él ante las bases, pasando por encima de los órganos de dirección del partido, y la petición de Sánchez de tener manos libres para negociar ese experimento de gobierno alternativo, junto a las maniobras de los críticos para evitarlo, exigiéndole que asuma “responsabilidades”, que no quiere asumir, han convertido el PSOE en un verdadero campo de batalla. Así las cosas, los críticos planean que dimita el 51% de la Ejecutiva, lo que provocaría la dimisión de toda ella, incluido el Secretario General, y nombrar una Gestora que se encargaría de convocar el próximo Congreso. Pero Sánchez reta a los barones a que defiendan en público la abstención ante una hipotética investidura de Rajoy, mientras las voces críticas dominan la reunión del grupo parlamentario socialista y Susana Díaz dice que hay que hablar de España y no de problemas internos, dando un paso al frente y postulándose como Secretaria General, movilizando a sus seguidores para forzar la dimisión de Sánchez y manifestando: “estaré donde me pongan mis compañeros”. Con este panorama bélico socialista se puede esperar cualquier desenlace que ojalá sea lo menos malo para los socialistas y sobre todo para España.
            Entretanto Puigdemont, uno de los posibles valedores del gobierno frankestein que pretende Sánchez, aboga por un referéndum vinculante de independencia y busca hoy el apoyo de la CUP en la cuestión de confianza como president, mientras los cupistas piden retirar la estatua de Colón en Barcelona…. Y eso que los independentistas, dándole patadas a la Historia, decían que Colón era catalán y que no partió de Palos sino de un pueblo catalán llamado Pals.
            Y en asuntos de corrupción, irregularidades, marrullerías y violencias cabe destacar que Rato y Blesa comparten banquillo junto a otros 63 imputados por las “tarjetas black” que reclaman la nulidad de la lista de gastos mientras Bankia dice al juez que Rato repartió más tarjetas cuando Guindos bajó los sueldos; que Flores es condenado a cuatro años de cárcel por el asunto Madrid Arena como responsable de cinco homicidios imprudentes, en tanto que la Audiencia declara al Ayuntamiento como responsable civil subsidiario y absuelve a los doctores Viñals; que investigan el entorno familiar del padre por el crimen de Pioz; que Diana borró los datos de la “nube” del móvil por lo que fuentes de la investigación dicen que “es como si no quisiera dejar rastro”; y que Rita Barberá manifiesta: “estoy en el Senado para defender mi inocencia, no por dinero”. ¡Ah! Y que según consta en una grabación, el Secretario General de Manos Limpias, Miguel Bernad, le contó a la abogada Virginia López-Negrete (ambos investigados por corrupción), que Íñigo Cotoner, Marqués de Mondejar, le hizo una oferta en nombre de Juan Carlos I para que retirara la acusación contra la Infanta Cristina en diciembre de 2015, la conversación grabada entre ambos presuntos delincuentes es exactamente “el Rey Emérito ofrece dos millones de euros en cash más gastos”.
            Y en el exterior, mientras Clinton toma delantera frente a Trump en el primer debate cara a cara, superando al candidato republicano, aunque los indecisos no se mueven y permanece muy ajustada la distancia entre ambos, en Colombia Santos y las FARC firman definitivamente la paz ante testigos de todo el mundo, entre ellos Juan Carlos I, y la participación de 250 víctima en la ceremonia de Cartagena de Indias, aunque serán los colombianos quienes en un referéndum ratificarán o no el histórico acuerdo.
            En cuanto a los deportes, el Real Madrid sigue sin ganar en Dortmund, empatando 2-2 en su estadio maldito a pesar de hacer un gran partido de Champions frente al Borussia que empató a pocos minutos del final.
Jorge Cremades Sena