sábado, 3 de septiembre de 2016

RATIFICACIÓN DE LA INCOMPETENCIA



                        Como era de esperar, dada la manifiesta irresponsabilidad de buena parte de nuestros políticos, la segunda votación de la sesión de investidura en el Congreso de los Diputados simplemente sirvió para ratificar la incompetencia de nuestros diputados para desbloquear una situación insoportable de ingobernabilidad en España. Ni las supuestas presiones de los líderes regionales socialista pidiendo un debate interno en el Comité Federal para evitar nuevas elecciones, ni las del pacto PP-C´s-CC con sus 170 escaños, que le dejaban bien cerca de la solución, ni la esperanza de Rajoy de que el PSOE se moviera, confiando en que Susana Díaz cambiara la postura de Sánchez o que el PNV cambiara la suya, ni la presión mediática nacional e internacional, ni nada de nada, ha servido para enmendar el entuerto. La manifiesta incompetencia política parlamentaria ha quedado ratificada: 180 votos en contra frente a 170 a favor de la investidura son los culpables de que sigamos con un gobierno en funciones en vez de tener un gobierno que funcione. Pero hay más, ya no es que no avancemos, sino que incluso retrocedemos para situarnos de nuevo en el 20-D, como si el 26-J no hubiera existido. Rivera pide al PP un candidato “que tenga una investidura viable” para otro intento de investidura y Felipe González desde allende los mares pide a Rajoy, que deje paso a otro candidato, mientras Sánchez sugiere que intentará un acuerdo con Podemos y Ciudadanos, postulándose para una alternativa a Rajoy y descolocando al PSOE, al pedir, durante su definitivo discurso inmovilista del “no” al Presidente en funciones, a “las fuerzas del cambio”, que, según él, son todas menos el PP, “altura de miras y generosidad”, justo lo que a él le ha faltado desde diciembre. Ya ven, propuestas superadas y descartadas ya tras la fallida intentona de investidura de Sánchez que ahora se resucitan con menos escaños y con menos apoyos electorales para conseguir el más difícil todavía. Obviamente los populares cierran filas en torno a su líder, que ha ganado dos elecciones consecutivas incrementando apoyos frente a los demás y que ha sido capaz de entenderse con Rivera ofreciendo acuerdos a los socialistas para sacar a España de la parálisis. Sin embargo, tras dos meses de penumbra, Sánchez, que ha dicho por activa y pasiva que los españoles le han mandado a la oposición, resucita de nuevo el famoso gobierno del cambio, mostrándose dispuesto a negociar con Podemos y Ciudadanos, que, por activa y pasiva, dicen reiteradamente no ir juntos ni a la puerta de la esquina, mientras Iglesias, el más astuto o listillo de la clase, le avisa que “es su última oportunidad”. Y el PP, que acusa a Sánchez de querer forzar elecciones, acepta, por si acaso, un cambio legal para adelantarlas al 18-D, que supondría el gran logro político de esta sesión de investidura para los españoles, pues, si consiguen semejante objetivo, que todavía está por ver, al menos iremos a votar por tercera vez sin atragantarnos con los polvorones.
            Y por si no fuera suficiente el espectáculo, en el capítulo de conductas poco ejemplares, por no calificarlas de algo peor, mientras el popular Jaume Matas es procesado por blanqueo de dinero en la adquisición de su palacete, otro palacete trae de cabeza a la socialista Francina Armengol, líder del PSOE balear, presidenta de Baleares y adicta compulsiva al bloqueo de la investidura de Rajoy y a ese gobierno progresista y de izquierdas del cambio inexistente que  propone Sánchez. Y es que, a pesar de haberlo desmentido, la Presidenta balear firmó la precompra de un ático de lujo (tal como demuestra un documento con su firma, según se publica y nadie desmiente) situado en un palacete en el casco histórico de Palma de Mallorca, que iba a serle vendido por poco más de un millón de euros, queriendo adquirir el ático por una cuarta parte del precio del mercado; el palacete en cuestión había sido comprado y rehabilitado por su pareja, que pagó dos millones de euros por él. Lo grave del asunto, al margen de esta adicción patológica de los políticos baleares, tanto de derechas como de izquierdas, por los palacetes, es que Francina, adicta compulsiva a las responsables políticas de Sánchez, mintió al negar públicamente su relación con el inmueble y, obviamente, mentir en un político y que te pillen suele tener consecuencias; y, si no, que le pregunten al ex ministro popular Soria, el que figuraba en los “papeles de Panamá”, que tuvo que dimitir del cargo no tanto por el escándalo en sí mismo, por el que ni está siendo investigado, sino más bien por haber mentido al respecto, como Francina, diciendo que no había tenido nada que ver con el asunto…. Pues bien, de forma incomprensible, el citado ex ministro es ahora propuesto por el Gobierno como directivo en el Banco Mundial, provocando lógicamente las críticas de los partidos de la oposición, incluido obviamente el PSOE, que, paradójicamente, nada dice sobre las mentirijillas de su correligionaria Armengol. Ya ven, así no vamos a ningún sitio.
            En cuanto a otros asuntos, cabe destacar que Sanidad controla y vigila a 200 personas en Madrid por fiebre hemorrágica, activando un protocolo similar al del ébola, tras la muerte de un hombre por esta enfermedad inédita en Europa; que el último día de agosto acaba con cinco meses positivos de crecimiento de empleo batiendo el récord de pérdida de empleos, 236.000 en un solo día, al finalizar los contratos temporales turísticos; y que la investigación en la búsqueda de Diana Quer se centra ahora en su entorno familiar, mientras a la madre de la joven desaparecida en Galicia se le retira la custodia de su otra hija menor de edad.
            Y en el exterior, mientras Trump vuelve a despreciar a Méjico tras su entrevista con Peña Nieto y dice que habrá un muro en la frontera y que lo pagarán los mejicanos, el presidente mejicano, ante el aluvión de críticas por la visita relámpago del candidato norteamericano, sale a la palestra diciendo: “ante Trump no puedo quedarme de brazos cruzados”. Entretanto se produce una protesta masiva en Venezuela contra Maduro, exigiendo en la calle miles y miles de venezolanos que se agilice el referéndum para destituirle al grito de libertad en una histórica manifestación de más de un millón de personas en Caracas que desafió las amenazas del chavismo al grito de “¡Revocatorio ya!”, mientras en España Monedero llama golpistas a los manifestantes y los comunistas de IU convocan una manifestación de apoyo al chavismo; es paradójico que estos personajes comunista-populista-radicales se dediquen en los países democráticos, como España, a hablar en nombre del “pueblo” y de la “gente”, que no les vota mayoritariamente, autoadjudicándose en exclusiva su representación total, mientras que en países con regímenes autoritarios o totalitarios de izquierdas, como Venezuela, llamen “golpistas” a sus pueblos y gentes que protestan en las calles contra su gobierno liberticida. ¿Es con éstos con quienes Pedro Sánchez quiere postularse para ser investido como Presidente de un gobierno de “cambio”? ¡Menudo cambio! Bueno, es probable que al no conseguir mayoría con tan diabólica alianza la completen con los independentistas de derechas e izquierdas para que dicho gobierno mejore sustancialmente… ¡Estamos arreglados!
            En fin, menos mal que la Selección Española de Futbol de Lopetegui debuta en un amistoso con una notable victoria, 0-2, ante Bélgica. No todo está perdido, ya ven, hay asuntos en España que nos permiten albergar esperanzas. ¡Menos mal! 
                                                                                                                                                
Jorge Cremades Sena