jueves, 26 de mayo de 2016

DEBATE A CUATRO



                        Mientras Pedro Sánchez pide un “cara a cara” con Rajoy en la campaña electoral con lo que Ferraz pretende mantener a su candidato como líder de la oposición, tal como ocurriera en la campaña del 20-D, el Presidente en funciones confirma que quiere un único debate a cuatro, alegando que, si entonces se negó a ello y ahora lo prefiere, es porque ahora, tanto el partido de Iglesias como el de Rivera, tienen representación parlamentaria y entonces no la tenían. En todo caso, seguramente la experiencia de aquel “cara a cara” Rajoy-Sánchez a cara de perro, que ensombreció el resto de campaña tras el apelativo de “indecente” con que el socialista calificó al popular, aunque tras las elecciones acabara reconociendo que se equivocó (como en otras tantas cosas), tiene bastante que ver ahora con la decisión de Rajoy de no hacer distinciones con Sánchez a quien no le vendría nada mal ser reconocido como jefe de la oposición ante los otros dos candidatos para intentar frenar el “sorpasso” que auguran algunos medios y algunas encuestas. Por tanto, lo más probable es que ahora, cuando ya se conocen todos sobradamente, habrá un debate entre Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera; un debate de todos contra todos en la que el mínimo desliz, tal como está el patio, puede acarrear graves consecuencias a cualquiera de ellos. De entrada y preparando el terreno, Rajoy agita el debate sobre Educación como arma electoral, asegurando que la izquierda pone en peligro la enseñanza concertada, mientras el PP endurece el tono contra los jueces tras ser inculpado de nuevo en plena precampaña (¡qué casualidad!, dicen) al creer el juez De la Mata que el partido se lucró con la red de corrupción atribuida al alcalde de Boadilla. Por su parte Rivera acusa sin reparos a Podemos de venderse al chavismo, culminando su viaje a Caracas con un duro ataque a Iglesias (“ellos venían aquí a buscar dinero y formación; otros venimos a ayudar a los que ha hecho sufrir Maduro” dice sin reparos), quien, por cierto, justifica la prisión del opositor venezolano López diciendo que “si se probara que alguien ha cometido delitos de terrorismo, es sensato que pueda estar en la cárcel”, olvidando cínicamente que el citado opositor fue condenado en un juicio sin garantía alguna; añade además Rivera  que todos le “han preguntado si en España somos conscientes de lo que significa Podemos”, que se siente “con el corazón roto” por “una situación peor de lo que me imaginaba” y que “las víctimas del chavismo me recuerdan a las de ETA”, como colofón de un viaje a Venezuela que, por cierto, se desprendió del 16% de sus reservas de oro en tres meses. Y, entretanto, al militar antimilitarista ex Jemad de Podemos, futuro Ministro podemita de Defensa, se le ocurre quitar el Día de las Fuerzas Armadas y prefiere una Fiesta Nacional “a la francesa”.
            Pero donde está la cosa que arde es en Cataluña con la retirada de confianza de la CUP al gobierno independentista de Puigdemont; y, más concretamente aún, en Barcelona, que vive una tercera noche de altercados por el conflicto del “Banco Expropiado”, a causa de la rebelión de los “okupas” de Colau, acudiendo a los disturbios, entre otros, hasta un concejal de la CUP. Un asunto curioso ya que el alcalde de Barcelona anterior, de la extinguida CDC de Artur Mas, tuvo la genial idea, probablemente delictiva, de pagar un alquiler por el edificio ocupado ilegalmente, tan del gusto de la actual alcaldesa, para que los “okupas” no montaran el pollo y ahora el Ayuntamiento de Colau, a mi juicio con acierto, decide no seguir afrontando el alquiler y por tanto que sean desalojados del edificio (¡quién lo diría en la lideresa anti-desahucios y anti-desalojos!), con lo que quienes antes adoraban a la activista Colau y aplaudían sus algaradas callejeras, ahora demonizan a la alcaldesa Colau y arremeten de forma violenta cuando, de vez en cuando, toma alguna decisión de puro sentido común y conforme con la legalidad vigente. Ella por su parte, mantiene que les comprende a pesar de todo, mientras los energúmenos destrozan las calles de Barcelona delante de los mossos enviados a desalojarlos. Y en tales circunstancias el PSC entra en el gobierno de Barcelona para salvar a Colau, aunque el líder socialista en el Ayuntamiento, Jaume Collboni, advierte de que han llegado “para trabajar, ser leales y exigentes”…. ¿alguien entiende algo? En fin, sin más comentarios.
            En cuanto se refiere a otros asuntos, destacar que el Estado tendrá que aportar 2.000 millones al mes para refinanciar a las CCAA; que los españoles reconocen más de 140.000 millones en el extranjero y Hacienda ingresa 840 millones por bienes en el exterior; que Pineda, sobre la extorsión a la Infanta y su imputación en el “caso Nóos”, manifestaba: “es una oportunidad de la hostia”; y que las grabaciones evidencian los chantajes y extorsiones que sufrían los funcionarios por parte de la trama de corrupción incrustada en Acuamed: “el contratista me dijo que iba a destrozar mi carrera”.
            Y en el exterior, mientras Alemania obliga a los refugiados a aprender alemán y a buscar trabajo, se da un nuevo rescate “in extremis” en el Mediterráneo, concretamente frente a las costas de Libia, donde la Marina italiana rescata a 567 refugiados al interceptar la barcaza en que viajaban justo en el momento de hundirse, pero, pese a ello, cinco de los pasajeros perdieron la vida, cinco más que se suman a los 1.350 personas que han muerto en lo que va de año intentando alcanzar las costas europeas. Por otro lado, Clinton es acusada de conducta impropia por el departamento que ella dirigió, pues la Secretaría de Estado de EEUU afirma que la ahora aspirante demócrata incumplió sus obligaciones en el uso de su cuenta de “e-mail”, al parecer, usándola para asuntos oficiales.  
Jorge Cremades Sena