domingo, 8 de mayo de 2016

UN ERROR DE IGLESIAS



                        Justo en pleno tira y afloja por el matrimonio de conveniencias entre Podemos e IU, dice Alberto Garzón que “repartir los ministerios fue un error de Iglesias”, mientras ataca a los críticos de su propio partido porque “prefieren perder las elecciones con un 5% a ganarlas”, en tanto que es precisamente la pugna por los puestos de salida el mayor escollo que complica el citado pacto Podemos-IU. Al final una verdadera guerra en las listas, pues Iglesias considera un abuso que Garzón quiera doce diputados, con lo que la coalición encalla e IU volverá a consultar a las bases el pacto con Podemos, por lo que ambos partidos retrasan la firma del acuerdo por desacuerdo en las listas y los puestos de salida. ¿Qué diferencia hay entre el “error de Iglesias” con los ministerios y la lucha por el poder personal en la confección de las listas de coalición? Al final una mera lucha sin más por el poder en el variopinto escenario político podemita. Entretanto, según el CIS uno de cada tres electores de Podemos no repetiría su voto, con lo que Podemos se desplomaría, aunque daría el “sorpasso” al PSOE con IU (siempre que la coalición consiguiera la suma matemática de sus porcentajes por separado, asunto que está por ver), mientras el PP se afianzaría como primera fuerza política, aumentando su distancia con el PSOE, y Ciudadanos subiría hasta el 15´6% de votos. Por cierto, según NCReport, en la probable subida de C´s, Rivera “roba” ya casi el doble de votos a Sánchez que a Rajoy, pues un 2´8% de los votantes del PP se fugarían hacia Ciudadanos, frente al 4´3% de los del PSOE que ya optarían por el partido naranja. Y, mientras tanto, en este atomizado panorama político español, plagado de cálculos electorales y elucubraciones, el PSOE negocia con socios de Podemos para las listas del Senado, ya que los socialistas buscan un pacto para el 26-J con Compromís en Valencia y con otras fuerzas de izquierda en Baleares y Aragón. Al final, un laberinto político para que los españoles no sepamos finalmente ni lo que votamos, con ofertas políticas amigas o enemigas según los territorios, con propuestas indefinidas y difusas, fruto de los pactos de conveniencia, y con objetivos contrapuestos e incluso contradictorios; en fin, cualquier cosa menos un proyecto global en beneficio del interés general de todos los españoles.
            En cuanto a otros asuntos se refiere cabe destacar que Rajoy pide a Bruselas que no multe a España por el déficit, en tanto que la UE considera retrasar la sanción hasta después de las elecciones para no interferir en la campaña; que tres millones de españoles dejan de ser clase media, con lo que la crisis les hace descender al grupo de rentas más bajas, disparándose este grupo hasta los 17´6 millones en una década por culpa del paro y representando ya el 38% de la población frente al 31% de 2.004; que un debate realizado por tres universidades vascas muestra el desconocimiento de los alumnos sobre el pasado violento, con lo que es obvio la pérdida de la memoria histórica de la juventud en Euskadi; y que José Tomás sale por la puerta grande al natural en Jerez con un apoteósico triunfo y logrando tres orejas y un rabo.
            Pero la noticia por excelencia, sin duda, es la liberación de Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre, los reporteros secuestrados el pasado julio por Al Nusra, una facción de Al Qaeda, y retenidos en Alepo, al norte de Siria, que hablaron ayer con la Vicpresidenta Santamaría y hoy llegan a la base de Torrejón.
            Y en el exterior cabe citar que Londres elige el primer alcalde musulmán de una gran ciudad europea (se trata del laborista Sadiq Khan, el “alcalde de los suburbios”, que se impone al conservador Zac Goldsmith por el 57% a 43% en la segunda vuelta), mientras los laboristas sufren un fuerte castigo en Escocia, obteniendo el peor resultado en cien años; que Europa envía policías a buscar yihadistas entre los refugiados, la nueva estrategia para evitar atentados, tal como revela el director del Centro Europeo contra el Terrorismo; que en Marruecos, donde están prohibidas las relaciones sexuales extramatrimoniales, miles de mujeres marroquíes sufren el repudio por ser madres solteras y sus hijos son estigmatizados como “hijos del pecado”; y que el Papa, que ha recibido el premio Carlomagno en presencia del Rey y de varios líderes europeos, urge a recuperar las raíces humanistas del Viejo Continente y sueña con una Europa que no levante muros.
Jorge Cremades Sena