miércoles, 18 de mayo de 2016

TIEMPOS DE PAZ, AIRES DE LIBERTAD



                        Bonito título para una conferencia si el conferenciante fuese un luchador por la paz y la libertad, pero inaceptable si se trata de un político totalitario que ha dedicado buena parte de su vida a ejercer la violencia política como método para imponer por la fuerza su fanático proyecto y, sin pedir perdón alguno a sus víctimas ni a la sociedad democrática en su conjunto, acaba de salir de la cárcel por sus acciones terroristas. “Tiempos de paz, aires de libertad” es la conferencia que dará hoy el etarra Otegi en su gira “de paz” por Barcelona a cuyo efecto la alcaldesa Ada Colau ha cedido un edificio municipal y, para arroparle, junto a Podemos y Junts pel Sí (es decir la antigua CDC, más ERC y compañía), asistirá a su charla en la comisión de Acción Exterior del Parlament de Catalunya, a la que ha sido invitado tan insigne personaje nada menos que por la CUP. Por su parte, no acudirán ni PP, ni PSC, ni Ciudadanos, aunque el PSC considera un “error” que PP y C´s además protesten públicamente. Obviamente y con toda la razón del mundo las víctimas, sintiéndose traicionadas, plantarán cara a Otegi en el Parlamento Catalán, por lo que la Asociación de víctimas catalana envía una cara a la Presidenta del Parlament, Carme Forcadell, para que evite la visita de Otegi, argumentando, entre otras cosas, que “no sabemos qué política exterior viene a propagar” (hay que recordar que la política exterior es competencia exclusiva del Estado, por más que los independentistas que gobiernan la Generalitat hagan caso omiso, como en otras muchas políticas) y quejándose de que “dan voz a un terrorista como si fuera un Nobel de la Paz y se olvidan de nosotros” por lo que “no queremos que traspase esta puerta el representante de los asesinos”. Entretanto prosigue la precampaña electoral en la que Podemos recluta a 16 partidos de izquierda (y a alguno no de izquierda como el de Revilla) para superar al PSOE, que acepta pactos locales con Podemos pese a su plan electoral, pues la portavoz socialista en Madrid pedirá al partido apoyar a Carmena como el PSC ha hecho en Barcelona con Ada Colau, quien reivindica en Naciones Unidas el papel de las ciudades como espacios públicos y critica con dureza la política europea con los refugiados, en tanto que el PSOE valenciano, al estilo del PSC, quiere más autonomía. Por su parte Rajoy, que presentará el 4 de junio en Cataluña su programa para España, diseña una campaña “sin piedad” contra Rivera (hay que recordar que fue vetado por él) y presentará al PP como garante de la unidad frente al derecho a decidir y como la única alternativa frente a “las izquierdas”, en las que incluye a Ciudadanos, mientras parte de la dirección del partido sigue defendiendo que no se rompan puentes con este partido.
            Y mientras Barberá estalla contra los vicesecretarios populares, diciendo que “están ocupados en Eurovisión” (carga contra Maroto por no dar explicaciones sobre su condena en el “caso San Antonio” y acusa a Maíllo de irresponsable por filtrar su declaración de Génova), el cerebro de la “Púnica”, Marjaliza, amigo y socio de Granados, detalla la red de sobornos de éste en Madrid, acusando al PP madrileño de corrupción masiva e implicando a alcaldes y altos cargos madrileños en la trama. Marjaliza, que está en libertad al decidir colaborar con la Justicia, pone el ventilador en marcha y en el transcurso de trece horas de confesión ante el juez, señala, además de a Granados, a ediles del PP y de algún que otro partido, a algún alto cargo de Cifuentes e incluso al socialista Tomás Gómez, afirmando, entre otras cosas, que costeó su mitin con Felipe González en Parla,  que el número “tres” de Cifuentes era el que “mangoneaba” los contratos de la “Púnica”, que Granados cobraba el 20% y que, tras un chivatazo, “sacamos tres carros del Carrefour con papeles y los quemamos”. Afirmaciones que, en todo caso, tendrá que probar ya que se han anunciado querellas contra él por parte de algunos de los afectados. Siguiendo con temas de corrupción, mientras el Tribunal de Cuentas critica los “finiquitos de oro” del Banco de España, el ex número tres de Santamaría implica a Cañete en Acuamed, pues, en efecto, Federico Ramos declara al juez que el ex ministro y hoy comisario europeo avaló el pago de 40 millones a FCC contra el criterio de Agricultura y era quien trataba con el cerebro de la trama.
            Entretanto, mientras Cifuentes y Page permiten ya la vuelta a Seseña pese a que persiste el riesgo tóxico, sigue apareciendo datos sobre el incendio del cementerio de neumáticos en el citado municipio, cuyo alcalde pidió ayuda a Page diez días antes del mismo, enviando al Presidente de Castilla La Mancha una carta en la que alertaba de la falta de seguridad en el lugar y le pedía que cumpliera su compromiso y destinara fondos a su retirada; al parecer dicho incendio ha sido provocado y la empresa se creó en Senegal tres meses antes de la adjudicación…. En fin, toda una larga historia de desidia que viene provocando toda una serie de reproches entre unos y otros.
            En cuanto a asuntos del exterior se refiere cabe citar que las principales capitales de España se oponen al pacto comercial de la UE con EEUU; que España busca su sitio en la nueva Cuba con las visitas de los ministros García-Margallo y Ana Pastor a la isla; que EEUU quiere armar a Libia frente al ISIS; que la movilización contra la reforma laboral se radicaliza en Francia; y que Jens Weidmann, Presidente del Bundesbank, quien desea que España tenga cuanto antes un gobierno responsable y defiende la independencia del BCE, afirma que “Bruselas perjudica a veces la disciplina presupuestaria”.
            Y en Venezuela, mientras la oposición planta cara a las amenazas del chavismo y Maduro ultima un “pucherazo” para evitar el democrático referéndum revocatorio, Zapatero se presenta en Caracas en pleno despliegue militar como mediador en el conflicto “para abrir un espacio de diálogo entre el gobierno y la oposición”, según fuentes cercanas al ex Presidente español. Y, mientras Venezuela vive con extrema tensión la marcha convocada por la oposición democrática para protestar por el estado de excepción, Maduro sostiene que hay una campaña “brutal” contra él desde España y carga contra nuestro país en plena visita de ZP para tapar la situación de emergencia en Venezuela, acusando a la prensa española de preparar las condiciones necesarias para una “agresión a su país”. Y mientras tanto, aquí en España, Echenique pide que no se utilice Venezuela como “arma política” en la campaña electoral en vez de criticar duramente lo que está sufriendo el pueblo venezolano por culpa del régimen totalitario chavista, espejo en el que se miran muchos dirigentes de Podemos; ya sólo falta que den un paso más y, como hace Maduro, se dediquen a matar al mensajero.
Jorge Cremades Sena