sábado, 28 de mayo de 2016

NO HABRÁ TERCERAS ELECCIONES



                        Pedro Sánchez dice ante los empresarios que “no habrá terceras elecciones”, lo que, sin lugar a dudas, en caso de que sea cierto, es reconfortante para todos ya que no alcanzar un acuerdo de gobierno por segunda vez sería lo peor de lo peor que le podría ocurrir a España, que no está como para tirar cohetes. Las palabras del líder socialista han sido interpretadas en general, probablemente confundiendo los deseos con la realidad, como que el PSOE dejará gobernar al PP si no logra él ser investido y que, por tanto, sugiere que no bloqueará la formación de Gobierno, dando lugar a la esperanza ya que Rivera también se compromete a facilitar un Ejecutivo. Desde esta interpretación el fantasma del bloqueo, como sucediera tras el 20-D, se aleja afortunadamente y, teniendo en cuenta las encuestas, algunos ya hacen cábalas de que la fórmula para conseguir la investidura sería a través de la abstención activa para que gobierne el partido más votado, pues, en caso de que las encuestas coincidan con los resultados, la alianza de sólo dos partidos constitucionalistas (salvo si fuera PP-PSOE) no alcanzaría la mayoría absoluta, con lo que estaríamos en una situación bien parecida a la de después del 20-D, pero sin vetos a la investidura. Por tanto, salvo un vuelco electoral, ya se especula con la posibilidad de un Gobierno en minoría del PP (al parecer el más votado) gracias a la abstención del PSOE y Ciudadanos o de un Gobierno PP-Ciudadanos con la abstención del PSOE, pues la de un Gobierno PP-PSOE no es aceptada por los socialistas, ni la de un Gobierno de gran coalición de todos los partidos constitucionalistas que es la que prefiere el PP, único partido que ha dicho públicamente que dejaría gobernar al partido más votado. No obstante cabe otra interpretación de las palabras de Sánchez, que no ha sido explícito asegurando que, si no es el más votado, colaboraría con el partido que lo fuera para que no haya unas terceras elecciones, sino, simplemente, ha dicho que no las habrá, añadiendo una obviedad como es la confianza en ganar en junio (todos confían en ganar) y en el apoyo o la abstención de Podemos (que estaría por ver), ya que, según él, “la ciudadanía será mucho más pragmática el 26-J, y el PSOE, el gran beneficiado” y se siente “en mejor disposición de ganar que el 20-D” ya que “por primera vez en dos años, estamos recuperando voto de Podemos”. Por tanto cabe preguntarse ¿y si no fuera así?
            Y mientras tanto prosigue el caos en Barcelona, donde en el Barrio de Gracia, mayoritariamente votante de Ada Colau y la CUP, unos 200 antisistema, perfectamente organizados, siembran la violencia callejera con la participación añadida en los disturbios de diputadas de la CUP, como Mireia Vehi y Eulalia Reguant, que estuvieron en los altercados de la plaza del Diamante y el martes hicieron una rueda de prensa para pedir la dimisión del Jefe de los Mossos, a los que acusaron de abuso policial en la manifestación de Gracia, mientras que concejales cupistas interrumpen con esteladas en mano un discurso del Ministro Catalá en Reus. En fin, el mundo al revés. Tan al revés que Puigdemont, Presidente de la Generalitat y por tanto representante institucional del Estado Español en Cataluña, cede a la presión de los radicales cupistas, que amenazan la estabilidad matemática de su gobierno, desde Madrid dice que declarará la independencia de Cataluña en el verano de 2.017, aunque perdona la vida a todos los españoles ya que aceptaría, al parecer, que se vote una solución federal, pero, en todo caso, “que no pase de este año para que el independentismo sea reconocido como un actor político”. Olvida el totalitario Puigdemont que nada hay que objetar a la errática opción del independentismo, como al resto de opciones meridianamente erráticas, sino a que se imponga por narices y al margen de la legalidad democrática vigente, forzando la voluntad soberana de todos los españoles con la amenaza de convocar ilegales elecciones constituyentes y emplazando al Estado a aceptarlo. Un Estado del que Cataluña forma parte y es corresponsable, que, por cierto, ya aportó 46.400 millones de euros en los últimos cuatro años para refinanciar la deuda de la Generalitat, provocada en buena medida con despilfarros innecesarios para fomentar la causa independentista y el totalitario “procés”, con lo que horas antes de semejantes despropósitos del President la agencia Moody´s anunció que rebajaba la nota de la deuda pública catalana al nivel que tiene Bangladesh.
            En cuanto a otros temas, tanto nacionales como internacionales, cabe destacar que Chaves y Griñán serán juzgados por el fraude de los ERE, unos 855 millones estafados; que Salud Hernández-Mora, la corresponsal cautiva seis días en la selva colombiana, ha sido puesta en libertad; que los países ricos creen que el “Brexit” es un riesgo global; y que Obama apela en Hiroshima a la obligación moral de luchar por un mundo sin armas nucleares.
            Y en cuanto al fútbol se refiere la noticia está en Milán, donde hoy se disputan la Final de Champions el Atlético y el Real Madrid, lo que supondrá para el Atlético conseguir su primer título europeo o para el Real su undécimo, pero lo que ya supone un triunfo para el fútbol español, para los dos equipos de la capital y para sus aficionados que, tomando Milán, reeditan la convivencia ejemplar que tuvieron en Lisboa en 2.014. Enhorabuena a ambos equipos y que gane el mejor.
Jorge Cremades Sena