jueves, 2 de junio de 2016

CHAVES Y GRIÑÁN, PROCESADOS



                        A tres semanas de las elecciones generales el juez, como era más que previsible (siempre y en casi todos los casos de todos los partidos pasa lo mismo: primero desmiento todo y luego acabo en el banquillo), procesa finalmente a Chaves y Griñán, quienes, siguiendo el protocolo, se dan de baja en el PSOE. En efecto, los dos ex presidentes de la Junta de Andalucía, junto a otros 24 altos cargos de la misma (entre ellos, varios consejeros), responderán por los delitos de prevaricación y malversación (Chaves sólo del primero y Griñán de ambos) al “permitir” un fraude de 854 millones de euros, que pueden ser castigados con hasta ocho años de cárcel, pues, al parecer, la Junta implantó durante diez años, nada menos, un sistema ilegal de ayudas, por lo que la Justicia procesa también a seis ex consejeros entre el resto de altos cargos, amén de a otra suculenta serie de investigados en la causa. Ya ven que, lamentablemente, la famosa trama de los ERE no era un asunto de “cuatro golfos” como dijo el propio Chaves al saltar a la palestra las primeras irregularidades, sino, como dice el juez, la utilización durante una década de un método “claramente ilegal” con total “ausencia de control”, tejiendo una especie de red clientelar, para la concesión de ayudas a empresas y personas afectadas por un expediente de regulación de empleo. En fin, sin entrar en más detalles procesales del asunto (los tribunales tendrán la última palabra), hoy la noticia del procesamiento tiene gran repercusión política (como sucede con las de otros partidos), ahogando de entrada el discurso anticorrupción ante el 26-J de Pedro Sánchez, quien ha reaccionado diciendo “yo soy limpio”, lo que algunos dirigentes socialistas ven como “tremendo, injusto y desleal” preguntándose “¿Qué quiere decir, qué ellos no?”, mientras defienden la “honradez” de los ex presidentes de la Junta (borrados del mapa desde hace tiempo por Susana Díaz, su heredera) bajo el estúpido argumento de que “no se han llevado ni un céntimo”, lo que, incluso si es así, no les exime de las responsabilidades delictivas al haber permitido que sean otros quienes se lo hayan llevado calentito, en perjuicio de terceros a quienes pudieran haberle correspondido con mayor derecho las citadas subvenciones y ayudas. Mal asunto pues que, al margen de la lógica presunción de inocencia, se busquen escusas o justificaciones ante hechos tan graves, cuando, con toda la razón del mundo (incluso por cuantías mucho menores), se condena de entrada a los demás partidos sin contemplación alguna y se toma su corrupción como argumento para vetarlos. Ahora toca, como a los demás (y los hay para todos los gustos) apechugar con el asunto y, si realmente se quiere erradicar la corrupción política, ya que entramos en campaña electoral, proponer un consenso político anticorrupción contundente y claro. Seguir cayendo en el “y tú” más carece de sentido.
                   Entretanto, con estos y otros pedruscos en el camino (cada día le toca alguno a algún partido), prosigue el recorrido de la precampaña electoral de cara al 26-J en que, según GAD3, Rajoy amplía su mayoría absoluta en el Senado y el PSOE, que perdería cuatro escaños, se mantendría segundo, con lo que, si se quieren hacer profundas reformas constitucionales, es obvio que sin el concurso de ambos partidos serían imposibles y quedarían reducidas a la nada. En fin, de momento y en plena precampaña, cabe destacar que una película sale en apoyo de Podemos, tratándose del documental “Política, manual de instrucciones” de Fernando León de Aranoa, que se estrena mañana; que Rajoy recibe más votos de Ciudadanos que los que se le fugan hacia Rivera, pues 341.000 votantes naranjas se pasan al PP, frente a los 198.000 que lo hacen a la inversa; que el PP mantiene contactos con el PSOE de cara al 26-J y no descarta que Sánchez caiga; y que Margallo afirma que “el 26-J se decide entre populismo y Constitución”, asunto que habiéndose dado ya el 20-D (aplastante mayoría de los partidos constitucionalistas) algunos no quisieron ver.
                   Y mientras la OCDE prevé que la economía española perderá fuelle en 2017, alertando el organismo de los efectos de la incertidumbre política, el paro en España baja de los cuatro millones de parados por primera vez en seis años, ya que el número de parados registrados disminuye en 119.768 personas, situándose en 3.891.403 desempleados; una buena noticia, sin lugar a dudas, por más que de forma interesada se pretenda emborronar con el debate de la calidad del empleo creado. Buena noticia también que entre 2012 y 2016 se hayan suprimido 489 entes públicos autonómicos y otros 191 estén en proceso de extinción por la crisis, siendo Cataluña y Andalucía las CCAA que acaparan el 40% del total de los entes públicos existentes, la mayoría de ellos casi injustificables. 
                   En cuanto a otros asuntos cabe citar que Carlos Lesmes, presidente del TS, asegura que aumentará la objetividad en el nombramiento de los altos cargos judiciales y sostiene que “la Ley debe restringir la acusación popular”; que Manzanares y López Simón protagonizan una histórica doble Puerta Grande en Las Ventas con un triunfo conjunto en la corrida de Beneficencia 25 años después; y que, al parecer, el presunto asesino de Yeremi Vargas, desaparecido en 2007, era un vecino de la familia, señalando ayer la Guardia Civil a Antonio Ojeda como sospechoso de la desaparición y muerte del niño, cuyo cuerpo no se ha encontrado todavía, pues según testimonios, Ojeda, que agredió a otro niño después y hoy está siendo investigado por ello, le decía a Yeremi “nene, ven conmigo que tengo una bici para ti”.
                   Y en asuntos del exterior, mientras Europa está más unida gracias al mayor túnel del mundo que ha costado 11.000 millones y a través de los Alpes acerca las economías del norte y el sur del Continente, los jubilados de Reino Unido con destino dorado en la Costa del Sol son contrarios mayoritariamente al “Brexit”, temiendo que la salida de la UE fulmine, entre otras cosas, sus ventajas sanitarias. Por otro lado, Maduro, cada vez más patético, acusa nada menos que al parlamento venezolano de “traición” y “usurpación de funciones”, mientras llama a la rebelión y demanda a la Prensa española por las noticias que se publican sobre Venezuela; desconocemos si para tan patético comportamiento habrá consultado con el pajarito que le servía de intermediario con su adorado Chávez o con los asesores españoles que éste tenía en Venezuela. 
Jorge Cremades Sena