martes, 21 de junio de 2016

DESESTABILIZACIÓN POLÍTICA Y ECONÓMICA



                        No lo digo yo, que también, lo dice Bruselas, que teme un gobierno de Podemos tanto como al Brexit. En efecto, los socios de la UE trasladan a España su preocupación y creen que la llegada del populismo supondría una “desestabilización política y económica”, mientras la OTAN alerta del riesgo para la seguridad si nuestro país revisa su participación en dicha organización. Dos asuntos que trascienden el ámbito nacional de Reino Unido y España, países dónde se dan respectivamente, y que precisamente se decidirán esta misma semana por británicos y españoles. Si, en España, a cinco días de las elecciones, la rotunda negativa de los candidatos a propiciar cualquiera de los pactos de gobernabilidad que apuntan las encuestas dibuja otra España ingobernable, como la del 20-D, en Reino Unido, el mero repunte del “no” al Brexit en los sondeos de los últimos días impulsa las Bolsas que suben de forma importante ante la posibilidad de que los últimos vaticinios se confirmen dentro de dos días en que se celebra el histórico referéndum al respecto, anticipando un “sí” eufórico a Europa, mientras que Jean Claude Piris, “padre” del Tratado de Lisboa, afirma que “el Brexit puede contagiar a Escocia, no a Cataluña”, justo cuando Pablo Iglesias, en una entrevista, manifiesta que España debe ser (porque lo dice él) un Estado plurinacional como Reino Unido (vamos, como si un Estado se diseñara en una mañana al antojo de unos cuantos), desconociendo totalmente el proceso histórico de Reino Unido y el de España que son totalmente diferentes y nada tiene que ver uno con el otro, y añade “se podría discutir que Cataluña jugara la Eurocopa, pero no me gustaría”. Y a las puertas de celebrar el referéndum del Brexit, que tanto convulsiona a la UE y a la mayor parte de la Comunidad Internacional en este mundo globalizado, en el Parlamento británico se hace un justo homenaje a Jo Cox, la diputada proeuropea asesinada, llenando Westminster de rosas blancas contra el odio, que tanto daño hace a la Humanidad, donde el “premier” británico conservador ha hecho un llamamiento a la unión “contra el odio que la ha matado”, mientras el líder laborista insta a hacer “una política más amable y gentil”. Ante tanta incertidumbre y ante tanta irresponsabilidad ¡cómo no se va a temer la desestabilización política y económica! Lo irracional y suicida sería mirar hacia otro lado ante semejantes comportamientos desestabilizadores e irresponsables, cuando todo apunta que en caso de materializarse todo iría claramente a peor, tal como demuestran los distintos organismos, nacionales e internacionales.
                   En fin, pocos días de campaña en España y ante las incertidumbres los partidos políticos dan la batalla final precisamente en las provincias más reñidas, donde los líderes concentran sus últimos esfuerzos, pues un diputado (el último de la circunscripción) depende sólo de un puñado de votos que a última hora se pueda decantar hacia una u otra opción. Y mientras Iglesias trata de desmarcarse de la “guerrilla” de sus afines en la red (asumir determinadas cosas puede ser perjudicial), tanto PP como Unidos Podemos radicalizan su campaña por el voto útil; Rajoy pide a los seguidores de Ciudadanos que “no tiren su voto” porque “concederían diputados y senadores al radicalismo” e Iglesias apela al apoyo de las bases socialistas “para frenar al PP”, en tanto que Sánchez no hará Presidente a Pablo si hay “sorpasso” a lo que éste contesta avisando de que irá a la investidura si tiene un solo voto más que los socialistas y, preguntado en la citada entrevista, sobre Grecia y Venezuela, dos países con los que tiene bastante que ver Unidos Podemos, Iglesias dice “no reniego de Tsipras, pero él no gobierna un país sino un protectorado” (como si él, en caso de ganar, fuera a gobernar un imperio al margen de la UE, FMI, OTAN y el resto de organismos internacionales en que está España) y añade “del tema de Venezuela responderemos sólo ante tribunales españoles” (buena forma de eludir el requerimiento hecho por la Asamblea de Venezuela para que comparezcan y den explicaciones sobre el dinero que recibieron del régimen chavista). Y, mientras esto manifiesta Iglesias, Maduro frena la liberación de Leopoldo López al que deja sin esperanzas al suspender “sine die” la vista para revisar la condena imparcial y sin garantías que le impusieron basando su decisión en la “indisposición” de un juez. ¡Cómo para no temer el afianzamiento de los populismos radicales marxistas-leninistas o cualquier otro totalitarismo! Basta recordar que Maduro, al igual que Chávez y Hitler, ganaron las elecciones en sus respectivos pueblos… ¿se equivocaron? No, simplemente optaron por la peor de las decisiones, probablemente inducidos por la promesa de paraísos inexistentes.
                   Y todo esto sucede mientras el gasto de las familias aumenta por primera vez desde la crisis, creciendo su presupuesto destinado a bares, restaurantes y ocio, lo que, a pesar de todas las dificultades y problemas, es otro síntoma más de que lentamente estamos saliendo del negro agujero de la crisis económica. Eso sí, no todos los territorios por igual ya que, mientras Colau pagó 10.000 euros de luz a los ”okupas” (sus ex colegas) en las fiestas de Gracia, las aventuras independentistas y radicales de los dirigentes de la Generalitat provocan que la inversión extranjera se dispare en la Comunidad de Madrid, donde en el primer trimestre aumentó un 43%, y que en el mismo periodo se hunda en Cataluña, cayendo un 35%. ¡Cómo para no preocuparse de la desestabilización política y económica del aventurerismo político! ¿No creen ustedes que es como para pensárselo antes de emitir el voto? Yo creo que sí; y mucho.
Jorge Cremades Sena