sábado, 18 de junio de 2016

MONEDERO Y LA JUSTICIA



                        Tanto jueces como fiscales, así como el resto de profesionales de la Justicia, salen a defender su independencia frente a Unidos Podemos, criticando a Monedero por reclamar en plena campaña electoral un Gobierno que dirija el aparato judicial y dé órdenes para detener a los corruptos, poniendo en evidencia su simpatía por los modelos autoritarios comunistas en los que la separación de poderes brilla por su ausencia. Cierto que, tras fallarle el subconsciente, ante la avalancha de críticas (no conviene en campaña mostrar la pata del lobo sino exhibir la piel de cordero), matiza después sus palabras y aclara lo que realmente quería decir (precisamente justo lo contrario, es decir, que es inadmisible que haya interferencias del Gobierno en la Justicia), mientras la coalición comunista Unidos Podemos, a la que Monedero representa, sitúa sus palabras en el contexto de un mitin, resultando sorprendente e inexplicable que en tan preclara mente como la de Monedero, profesor universitario, quepan tan inexplicables fallos a la hora de transmitir su mensaje. Más razonable y sensato es considerar que, guste o no guste, se trata de otra propuesta electoral más de corte populista y totalitaria como tantas otras que aparecen en los folletos de Ikea. Y, entretanto, el Parlamento de Venezuela investiga los pagos de 7 millones a la fundación CEPS, vinculada a los líderes podemitas, por parte del régimen chavista, tan del agrado de Monedero y compañía y en el que, como todos ustedes saben, la separación de poderes es total y absoluto (¡menuda broma!), por lo que es razonable creer que el cofundador de Podemos pensaba en el gobierno de Maduro durante el mitin y por ello tuvo semejante lapsus, inconveniente en una campaña electoral en cualquier país democrático de corte occidental. En todo caso, al respecto de la investigación que sobre Podemos ha iniciado la Asamblea Venezolana, ninguneada por el Ejecutivo (buen ejemplo de respeto y acatamiento de la división de poderes), Freddy Guevara, presidente de la Comisión de Contraloría del Parlamento, hace las siguientes declaraciones: “los consejos de Podemos son los más caros del planeta”, “lo que se abonó a sus líderes es muy superior a lo que se paga por este tipo de estudios” y concluye “queremos saber si el dinero que hacía falta para medicinas se usó para financiar un partido extranjero”. ¿Acaso la Asamblea de Venezuela no tiene todo el derecho de indagar sobre tan turbio asunto? ¿Acaso tanto los venezolanos como los españoles no tienen derecho a saber lo que ha sucedido? No vale pues la estrategia de especular sobre las razones que tengan unos u otros para airear tan peliagudo asunto en plena campaña electoral en España; tan legítimo es hacerlo por una u otra razón… lo impresentable es intentar ocultar la realidad poniendo cortinas de humo. Y la realidad es la que es, no la que algunos quisieran ahora que fuera.
                   Y, mientras Mario Conde sale de la cárcel tras conseguir la fianza de 300.000 euros en metálico, en menos de 24 horas, en España prosigue la campaña electoral en la que Rivera eleva el tono contra Rajoy y exige regeneración en el PP, pero los populares, que están en su derecho, defienden su autonomía interna para desarrollar el proceso regeneracionista y para elegir a sus líderes y candidatos como consideren oportuno (tal como hacen los demás), entendiendo que Rajoy no se irá tras el 26-J pues, si gana las elecciones, no dará un paso atrás ya que saldría reforzado y no ve otro Gobierno alternativo al comunista de Unidos Podemos; además el PP cree que los únicos que le pueden cuestionar serían Aznar o Aguirre, quienes, precisamente, ya no cuentan con la “fuerza interna” en el partido como para lograrlo. Por su parte Rivera, que tuvo el acierto de plantar cara a Colau y a los independentistas viendo anoche con sus seguidores el partido de fútbol de la selección española contra Turquía en una pantalla gigante en Barcelona, insiste en no pactar con el PP si el candidato a Presidente de Gobierno es Rajoy o cualquier otro miembro (o miembra, para que Aído se sienta contenta) de su equipo, aunque estaría dispuesto a apoyar a Cifuentes, Feijòo o Casado como presidente. ¿No sería más honesto y conveniente hablar sobre qué pactar en vez de con quién, respetando la autonomía de cada partido a nivel interno? Me temo que tras el 26-J habrá que cambiar muchas cosas que, consideradas objetivamente, son verdaderos contrasentidos que no conducen a ninguna parte.
                   En cuanto a noticias del exterior destaca sobremanera la situación en Reino Unido donde el FMI prevé una recesión si gana el Brexit, mientras los líderes políticos británicos mantienen suspendida la campaña y se unen en el homenaje a la diputada laborista asesinada, admitiendo, en todo caso, su culpa en la crispación por la campaña del Brexit. Tanto Cameron como Corbyn acuden unidos a honrar a la diputada muerta, mientras se confirma el vínculo de su asesino con la ultraderecha y se conocen detalles del mismo como, por ejemplo, que es un floricultor obsesivo, que ama la simetría de forma obsesiva tal como se ha visualizado en su casa y en su jardín. Es obvio que cuando se desatan los demonios del odio, la intolerancia y la confrontación irracional, tal como hacen los movimientos radicales populistas y ultranacionalistas (ya sean de extrema izquierda o de extrema derecha), es difícil volver a atarlos e inevitable que los más descerebrados cometan atrocidades violentas animados por tan repugnantes consignas políticas, haciendo cada vez más difícil la vuelta atrás, hacia la racionalidad y la tolerancia perdidas.
                   Y en cuanto se refiere a los deportes, mientras el atletismo ruso no irá a Río por el dopaje, aunque el Comité Olímpico Internacional estudia permitir la presencia individual de atletas, en la Eurocopa de fútbol la Selección Española, La Roja, pasa ya a octavos de final tras exhibirse frente a Turquía, derrotándola por 3-0, la mayor goleada hasta el momento del campeonato; por cierto Pedro Sánchez dice “no me siento cómodo” al ver jugar a De Gea, en referencia al caso de abusos sexuales en que se ha visto envuelto el portero y otros jugadores, quienes, de momento, desmienten los hechos.
Jorge Cremades Sena