domingo, 19 de junio de 2016

LOS ÚLTIMOS SONDEOS



                        Según la Ley Orgánica del Régimen Electoral General “durante los cinco días anteriores al de la votación queda prohibida la publicación y difusión de sondeos electorales por cualquier medio de comunicación” por lo que los diversos sondeos publicados hoy por varios periódicos sobre intención de voto el día 26-J puede que sean los últimos ya que sólo queda un par de días para publicar legalmente cualesquiera otros. Y dichos sondeos coinciden en tres cosas: la victoria insuficiente del PP para gobernar, el “sorpasso” en votos y escaños de Unidos Podemos al PSOE y un escenario de ingobernabilidad si los cuatro partidos más importantes cumplen a rajatabla lo que le están diciendo a los ciudadanos en campaña sobre pactos postelectorales. Así pues estos últimos sondeos hasta que llegue el sondeo verdadero con el resultado electoral vaticinan lo siguiente: según Metroscopia (El País), el PP con el 29% de los votos obtendría entre 113-116 escaños, Unidos Podemos con el 26% entre 92-95, PSOE con el 20´5% entre 78-85 y Ciudadanos con el 14´5% entre 37-41; según GAD3 (ABC), el PP con el 30´3% de los votos obtendría ente 121-124 escaños, Unidos Podemos con el 24´6% entre 84-85, PSOE con el 21´4% entre 80-83 y Ciudadanos con el 14´4% entre 38-40; y, según Sigma-Dos (El Mundo), el PP con el 30´5% de los votos obtendría entre 124-129 escaños, Unidos Podemos con el 24´8% entre 86-92, PSOE con el 20% entre 73-78 y Ciudadanos con el 14´1% entre 35-40. Para poder comparar cualquiera de estos escenarios con el deplorable panorama tras el 20-D, basta recordar los resultados de entonces que hicieron ingobernable el país: el PP con el 28´7% obtuvo 123 diputados; el PSOE con el 22%, 90; Podemos con el 20´7%, 69; y Ciudadanos con el 13´9%, 40. Para tener más conocimiento de causa a la hora de hacer comparaciones con el 20-D hay que añadir que IU, hoy en la coalición Unidos Podemos, obtuvo con las siglas UP el 3´6% de los votos y dos escaños, con lo que Unidos Podemos partiría de unos resultados del 24´3% de votos (suma de ambas formaciones) y de 71 escaños.
                   Por tanto, al margen de las desviaciones al alza o a la baja de unos u otros respecto a lo acaecido el 20-D, que sirven para comprobar las tendencias de apoyo o rechazo por parte de los votantes, lo cierto es que, en el mejor de los casos y tomando la opción más favorable de la horquilla de votos para todos los partidos (lo que por lógica es bastante improbable) y descartando otros partidos minoritarios, salvo el pacto de gran coalición o colaboración PP-PSOE, que da mayoría absoluta en todas las encuestas, más aún si se suma Ciudadanos a la misma, sólo Metroscopia dibuja una mayoría absoluta de 180 escaños entre Unidos Podemos-PSOE para consolidar ese supuesto gobierno de izquierdas progresista y de cambio (para GAD3 alcanzaría 168 escaños y para Sigma-Dos 170) frente al otro supuesto gobierno de centro-derecha y moderado PP-C´s que obtendría 157 escaños (para GAD3 sería de 164 y para SigmaDos de 169). Pero si optamos por el escenario dialéctico entre partidos constitucionalistas o no, bien con una gran coalición de gobierno, bien con un acuerdo de estabilidad para afrontar las reformas previamente pactadas que España necesita, el bloque nítidamente democrático para Metroscopia sería de 242 escaños y para GAD3 y SigmaDos de 247, una sólida mayoría absoluta sin lugar a dudas, que generaría tranquilidad dentro y fuera de nuestro país. Otras opciones no caben y por tanto la gobernabilidad dependerá de si nuestros líderes se mueven en los parámetros clásicos izquierda-derecha o en los parámetros reales de defensa del constitucionalismo democrático, descartado tras el 20-D, tras sus peculiares análisis interesados sobre lo que los españoles hemos elegido en las urnas, adobados con ingredientes abstractos, como cambio sin más, para avalar los vetos a una gran parte de esa derecha o centro-derecha que encima es la más votada por los españoles. Ya sólo quedan siete días para saberlo.
                   Y entretanto, con la mirada puesta en los sondeos, los distintos candidatos hablan sobre cómo serán los pactos tras el 26-J, eso sí, unos con más claridad que otros, aunque todos apelan al dialogo mientras algunos curiosamente mantienen el bloqueo y ninguno de ellos admite que se irá si sufre un peor resultado del obtenido el 20-D. Rajoy dice, no exento de razón, “si con casi un 30% de los votos me tengo que ir ¿qué tendrían que hacer ellos?” mientras sigue ofertando la gran coalición en torno al partido más votado como la mejor solución para España. Sánchez manifiesta, avalado por la experiencia propia, “el 20-D me demostró que para pactar no basta con afinidades, hace falta voluntad de acuerdo”, mientras mantiene su veto al PP de Rajoy y considera que no tiene porqué nuclearse el gobierno en torno a la lista más votada, sino a quien sea más capaz de sumar más apoyos parlamentarios. Iglesias propone, convencido de que será la segunda fuerza, que “todos deberían decir en la campaña con quien pactarían; nosotros lo hemos hecho”, mientras con su variopinta coalición aboga por desalojar como sea a Rajoy. Y Rivera, manteniendo su ambigüedad calculada, sostiene que “algunos han pensado más en sus sillones que en los españoles, espero que cambien”, mientras el sigue manteniendo el veto a Rajoy y a cualquier otro miembro de su equipo. Ya ven, estas son las mimbres con las que construir el cesto.
                   Y en Reino Unido, mientras la juez pide un examen psiquiátrico del presunto asesino de la diputada Cox, los líderes británicos reanudan la campaña sobre el Brexit y piden ahora moderar el tono. Por su parte Cameron dice “no quiero dejar a mis hijos un Reino Unido fuera de Europa”. Y digo yo ¿y por qué prometiste en campaña electoral el esquizofrénico referéndum pensando en tener más votos? ¿había alguna obligación de hacer semejante arriesgada promesa? En fin, ahora toca apechugar con lo que venga y la mayoría de las veces no suele ser nada bueno y conveniente cuando se ponen los burros detrás de los carros.
Jorge Cremades Sena