sábado, 4 de junio de 2016

POR FIN, ALGUNAS PROPUESTAS CONCRETAS



                        Hartos ya de genéricos tópicos electorales sobre los buenos y los malos (como si la bondad o la maldad fuera exclusiva de unos u otros), sobre la vieja y la nueva política para avalar el cambio (como si el cambio “per se” necesariamente tuviera que ser a mejor), y sobre otros tantos tópicos por el estilo que sólo generan confusión en los electores, afortunadamente ya van apareciendo por fin algunas propuestas concretas por parte de los partidos para que analicemos realmente su viabilidad y su conveniencia para el conjunto de los españoles. El PP de Rajoy, que afronta el 26-J con su mejor cifra de paro (rebajando la cifra sicológica de los cuatro millones de parados), en una precampaña marcada por la mejora de la economía, presenta hoy mismo casi una treintena de propuestas concretas, para implantar a lo largo de la legislatura, que van desde la bajada impositiva de dos puntos del IRPF a la jornada laboral hasta las seis, pasando por más ayudas y días de excedencia por hijo. El PSOE de Sánchez, copiando el “plan de emergencia” de Podemos, promete luz y agua para todos en seis meses y subir los impuestos, diciendo que la propuesta de bajarlos del PP es inviable. Y en el universo multipartidario y variopinto de Podemos, una de sus múltiples marcas, En Comú Podem, apoya el referéndum para atraer el voto soberanista, mientras Carmena, respaldando a los okupas, manifiesta que “la utilización de inmuebles en desuso no es okupación”, lo que, en boca de una jueza, como es el caso, no deja de ser chocante al menos (vamos, que si eres propietario de una casa que no usas y esta es okupada por narices, con tales criterios jurídicos te quedas sin ella y punto). Además, junto a tales propuestas, los distintos partidos desarrollan sus estrategias de campaña, no siempre sin dificultades añadidas. En el PP irrumpe Aznar sugiriendo a Rajoy que no sea obstáculo para formar Gobierno y pide “los sacrificios personales que sean necesarios” para enderezar el futuro de España, convirtiéndose así en un inesperado aliado de Rivera frente a la figura personal de Rajoy. En el PSOE, que trata de reforzar su unidad ante la crisis por el asunto de los ERE y el procesamiento de Chaves y Griñán, irrumpe Felipe González rechazando una gran coalición tras las elecciones, mientras Susana Díaz apoyará sin fisuras a Sánchez en una campaña que se cerrará en Madrid y Sevilla. En Unidos Podemos, que quiere relegar a Garzón en los debates, seguramente para camuflar ante los electores su ideología comunista, Iglesias prefiere copiar el estilo del logotipo utilizado por Maduro, convirtiendo la “o” de Unidos en un corazón, al igual que hizo el sucesor de Chávez con la “a” de Maduro en las presidenciales venezolanas de 2013. Y en Ciudadanos, Rivera exige “regeneración y reformas”, que no concreta de momento, a PP y PSOE para frenar el auge del populismo, pero sí se muestra dispuesto a entenderse con ellos ya que, según dice y con razón, “nadie podrá gobernar España sin saber llegar a acuerdos” por lo que “no criminalicemos los pactos entre partidos constitucionalistas”, pues según el popular Fernández Díaz “una legislatura populista sería una generación perdida”.
                   Y, entretanto, mientras el Gobierno prevé que la economía española crezca más de lo previsto y llegue al 3% a final de año, los sectores económicos, especialmente Turismo y Comercio, llevan el paro a menos de cuatro millones de parados por primera vez desde hace casi seis años, con una media diaria de 3.863 parados menos, situando la cifra de paro registrado en 3.891.403 personas que buscan empleo (todavía una cifra desorbitada), tras un mayo “histórico” en que la cifra disminuyó en 119.768 personas. Inevitablemente estos buenos datos de mejora económica, gusten o no a tirios y troyanos, irrumpen en la precampaña electoral generando un debate añadido sobre la calidad de los trabajos creados, que no sobre la cantidad, que es indiscutible, ya que no hace mucho la cifra de parados rondaba los seis millones de personas. Por su parte, el Banco de España pide menos protección para los empleos fijos, pidiendo abaratar los despidos en los mismos eliminando así la “excesiva protección” de los trabajadores con contrato fijo (más del 75% de los trabajadores en España lo tienen) para desincentivar la temporalidad y reducir la dualidad del mercado laboral, y advierte del riesgo de “minimizar” unos niveles altos de déficit y deuda.
                   Y en el capítulo de corruptelas, chanchullos y conductas indecorosas, mientras investigan la sede del Banco Santander por el blanqueo del HSBC, por lo que dicho banco entrega a la Guardia Civil datos sobre cuentas de la “lista Falciani”, la Fiscalía pide sólo cinco años de cárcel a Oriol Pujol para facilitar un acuerdo en el caso de las ITV. Entretanto el futbolista Messi se sienta en el banquillo (no del campo sino del juzgado) para responder al fiscal sobre los tres años en los que no declaró el IRPF, defraudando presuntamente a Hacienda (es decir a todos nosotros) más de cuatro millones de euros, aunque su respuesta consiste en hacerse el ignorante al alegar “me dedicaba a jugar al fútbol y confiaba en mi papá” por tanto “yo lo firmaba todo porque confío en mi papá” (vamos, como un tonto de remate), cuando, curiosamente, se conoce que Hacienda le devolvió al jugador 8.000 euros por la renta de 2.007 y 2.009 en que su declaración de la renta le salió a devolver (seguramente tampoco se enteró del ingreso de esta calderilla en sus cuentas); en fin, sin comentarios, como si fuera un menor de edad, papá es el responsable de todo.
                   En cuanto a asuntos del exterior se refiere, mientras Alemania abre una crisis con Turquía al reconocer el genocidio armenio, cuya memoria desata la ira de Erdogán contra Merkel, en el Mediterráneo acaecen cada vez más muertes ya que, por diversos factores, se multiplica la salida de barcos de migrantes desde el norte de África y, por tanto, los naufragios masivos, que se han cobrado ya la vida de 2.510 personas en lo que va de año, cuyos cuerpos o buena parte de ellos son devueltos por las aguas a la orilla, como ha sucedido en una playa libia donde han aparecido 117 cadáveres procedentes de un naufragio ocurrido la pasada semana. ¿Y no se desatan las iras de nadie? Entretanto el socialista francés Manuel Valls, reconoce la dificultad de gobernar bajo la amenaza de los extremismos, asegurando que “la izquierda aún no se ha modernizado”, mientras que Cardoso, ex presidente de Brasil, manifiesta que “la destitución de Rousseff no fue ningún golpe de Estado”.
                   Por lo demás, una noticia conmociona al mundo del motociclismo, ya que el joven piloto Luis Salom ha muerto en el circuito de Montmeló al estrellarse en una curva en la sesión de entrenamientos de Moto2, cuando esperaba “demostrar” su “gran nivel este fin de semana” en España, tal como contó horas antes de tan trágico accidente: “quiero despuntar aquí, en mi circuito preferido”… Y su circuito preferido se lo llevó por delante; descanse en paz.      
Jorge Cremades Sena