lunes, 18 de julio de 2016

EL CONTRAGOLPE



                        Con un trágico balance de más de 250 muertos, bastantes más heridos, casi 3.000 militares detenidos y más de 2.700 jueces y fiscales cesados, se salda el frustrado Golpe de Estado en Turquía. Motivo de alegría y esperanza para todos los demócratas que el alzamiento de una parte del Ejército turco haya sido un fracaso, como siempre que, mediante la fuerza, se pretende finiquitar un gobierno democrático elegido por el pueblo en las urnas. Por ello, desde el inicio, Bruselas y los distintos dirigentes europeos no tuvieron duda alguna en respaldar la democracia de Turquía pese a que su líder, Erdogan, es cada vez más autoritario… Siempre que no rebase las reglas de juego democráticas establecidas, así debe ser por más que sus políticas gusten más o menos a unos u otros. Sin embargo, dicho lo anterior, tras el fracaso del golpe, se tiene la sensación de que Erdogan ha comenzado una purga en el Ejército, una especie de contragolpe, con el objetivo de acallar cualquier tipo de oposición y lograr todo el poder, lo que sería inaceptable, afirmando de entrada que la intentona golpista “ha sido un regalo de Dios para limpiar el Ejército”, por cierto, un ejército bastante poderoso que, en términos generales, se muestra bastante más pro-europeo que el propio Gobierno. Una cosa es juzgar individualmente con el rigor que proceda a todo aquel que, militar o no, haya participado en la asonada golpista, y otra bien distinta es pasarse de la raya aplicando procedimientos ilegales y antidemocráticos sin las pertinentes garantías procesales. No sería el primero, ni será el último, que, ganando las elecciones, desde el poder democrático logrado, emprende una deriva totalitaria intolerable. Erdogán culpa además de la intentona a su enemigo ideológico (y ex amigo y colaborador suyo) el imán Gülen, que vive exiliado en EEUU, concretamente en Pennsylvania, desde 1999 y defiende el Islam, la sociedad civil y el libre mercado, y, entretanto, EEUU suspende los ataques desde Turquía al Estado Islámico y los líderes mundiales alertan del riesgo de inestabilidad internacional que puede generar la evolución de los acontecimientos. Turquía, entre Asía y Europa, es clave geoestratégica para muchos asuntos. Por todo ello, Occidente advierte contra la represión masiva en Turquía, mientras Erdogan, envalentonado, promete acabar con el “virus” que causó el frustrado golpe militar, en tanto que Europa y EEUU temen el descabezamiento de toda la oposición turca, un contragolpe inaceptable, en el que el mandatario turco baraja incluso reinstaurar la pena de muerte en el país para castigar a los autores del alzamiento, lo que sería intolerable para la UE. Si el golpe militar era inaceptable ya que por la fuerza no se debe imponer nada por loable que sea en un sistema democrático, el contragolpe no se puede tolerar ya que al margen de la legalidad democrática establecida cualquier gobierno haría renuncia de la legitimidad de su poder. Incierto futuro pues, tanto en Turquía, como en Europa y en el Mundo Occidental en su conjunto.
            Entretanto, mientras otros tres policías norteamericanos y un atacante son asesinados en un nuevo ataque de venganza en EEUU durante un tiroteo, dentro del contexto de los enfrentamientos raciales, la investigación en Francia confirma la pista islamista en el atentado de Niza, reivindicado finalmente por el Estado Islámico; Lahouaiej, que así se llamaba el asesino, según confirmaban sus allegados “se radicalizó rápidamente”, siendo así captado por el yihadismo en pocas semanas y además no era un lobo solitario, pues escribió en un SMS antes de la tragedia “tráeme más armas” lo que pone en evidencia que no era un loco que actuaba solo.
            Y ya en España, mientras Bruselas exige a España un ajuste de 10.000 millones, en plena alarma en la UE por la imposibilidad de hallar un interlocutor válido en Madrid, el Gobierno en funciones de Rajoy rechaza la petición europea de más ajustes, alegando la Moncloa que el crecimiento del PIB será suficiente para reducir el déficit y salvar los Presupuestos, en tanto que, por otro lado, las empresas españolas logran un récord de 55.000 millones por concursos fuera de España. Entretanto, Rajoy negocia para llegar con la investidura cerrada al Rey y admite que sólo irá a la misma el tres de agosto si Sánchez garantiza al Monarca su abstención, en tanto que el PP apunta que la reunión del miércoles con el líder socialista en el Congreso “fue muy positiva y se avanzaron muchas cosas”. De momento, todo especulaciones, como que el PP censura por bajini los escándalos en Interior y pide una “limpieza”, dando por amortizado al ministro Jorge Fernández Díaz, que opta a la embajada en El Vaticano; como que Luis De Guindos aspira a una vicepresidencia en el nuevo Gobierno; o como que Ciudadanos quiere que Patxi López repita en la Presidencia del Congreso, mientras Iglesias negocia al margen del PSOE y propone a Domènech para presidirlo.
            Por otro lado, y por si vale de algo, según NCReport (aunque sólo son encuestas), dos de cada tres votantes de Rivera quieren que vote “sí” a Rajoy; el 65´4% de los que apoyaron al PSOE el 26-J creen que debe abstenerse para que haya Gobierno; la mayoría de españoles pide que el Rey impulse un acuerdo entre los partidos en la ronda de contactos; el 69´1% de españoles confía en que no habrá unas terceras elecciones; y casi el 80% asegura que el desgobierno influye de forma negativa en la economía.
            Y, para terminar, una curiosa noticia. Trías, siendo alcalde de Barcelona, pagó el sueldo a Colau, actual alcaldesa, como líder de la Plataforma Antidesahucios, al financiar con fondos públicos en 2013 un salario de 1.973 euros para la ex líder de la Plataforma, quien los recibió por su labor de asesoramiento y acompañamiento a personas afectadas por ejecuciones hipotecarias. ¡Amigo mío, no era tan altruista y desinteresado el comportamiento de la hoy reconvertida activista! Ya ven, aquí, el que no corre, vuela.
Jorge Cremades Sena