martes, 26 de julio de 2016

FALLIDA RONDA DE CONSULTAS



                        Comienza la ronda de consultas de los distintos líderes (por decir algo) políticos con el Rey para decidir quién habrá de ser candidato a ser investido como Presidente de Gobierno y, salvo que cambien sustancialmente las cosas, todo indica que será una ronda de consultas fallida, pues tan insignes dirigentes de los partidos que se presentaron a las elecciones para que les votásemos son incapaces de ponerse de acuerdo al respecto. Y como ya es la segunda vez que les votamos, en caso de que hubiéramos de votarles una tercera vez, tengo la sensación de que la mayoría de los ciudadanos ya casi prefiere botarlos a todos en vez de votarlos para que exhiban de nuevo sus manifiestas incapacidades. Y justo cuando hace un mes de las segundas elecciones (tiempo han tenido de recapacitar desde que se celebraron las primeras el 20-D), según un sondeo de NCReport, casi el 40% de los españoles no votaría en caso de que haya terceros comicios, cayendo la participación en más de cinco puntos, cuyos resultados previstos darían de nuevo ganador al PP con el 34´1% de votos (hoy tiene el 33´%) y entre 142-144 escaños (5-7 más de los que tiene), seguido de PSOE con el 22´2% (tiene el 22´7%) y entre 83-85 escaños (los que tiene o dos menos), mientras Unidos Podemos seguiría tercero con el 21% (tiene el 21´1%) y entre 68-72 diputados (tres menos o uno más de los que tiene) y Ciudadanos cerraría el cuarteto con el 12´3% (tiene el 13%) y 30-31 escaños (uno o dos menos de los actuales). Es decir, más de lo mismo: el PP subiendo moderadamente y los demás estancados o con tendencia a la baja, por lo que algunos, por si los pronósticos demoscópicos fueran acertados (lo que tras los errores en el 26-J deja mucho que desear), ya comienzan incluso a hacer cábalas sobre cuantas elecciones más serán necesarias a este ritmo de progreso para que el PP consiga finalmente mayoría absoluta, que, con tanto incompetente de por medio, sería el resultado ideal para la gobernabilidad (¡y eso que muchos decían que el pluralismo y no el bipartidismo era lo mejor para la democracia!, aunque seguramente no contaban con dirigentes irresponsables ya que, en ese caso, es lo mejor para la anarquía y el desgobierno). De momento pues, los insignes líderes van a ver al Rey sin planes de poner fin al bloqueo y ni siquiera han abierto negociaciones serias al respecto.
            Así las cosas el PP espera que el Rey no proponga investir a Rajoy si no tiene apoyos y da pábulo a la tesis de que el Presidente declinará otra vez en caso contrario pues la esperpéntica experiencia de investiduras fallidas en el Congreso sólo conduce a más pérdidas de tiempo y más frustración ciudadana. Así pues, confían en que Felipe VI no haga propuestas si constata que carece de votos suficientes, mientras el PP, como es lógico, está decidido a no entregar la cabeza de Rajoy, ganador de las elecciones, para gobernar, tal como dicen de nuevo en Ciudadanos, a pesar de que Rivera, tras los resultados del 26-J dijera que para nada vetaba a Rajoy. Argumentan, y no sin razón, que cómo desde un partido se ha de imponer el liderazgo a otro partido, menos aún si el partido ha ganado las elecciones y saca más de cincuenta escaños al segundo y más de cien a quien pretende moverle la silla del líder. Coherencia en esto no les falta a los populares, pues ¿qué habrían de hacer el resto de líderes partidarios tras sus respectivos estrepitosos fracasos? Y, entretanto, al gallinero de las incoherencias se suman no pocos tertulianos, manteniendo que lo que debe hacer Rajoy es seducir a los contrarios quienes, poco susceptibles de seducción, le vetan y vetan desde el minuto cero. ¿No debieran ellos ser seducidos por la democracia y en vez de apostar por ambigüedades calculadas a base de pretextos exigir que se zanje rotundamente con un “sí” o un “no” la investidura del ganador de los comicios? Están en su perfecto derecho. Pero lo que no pueden hacer es jugar al escondite diciendo que no quieren nuevos comicios y a la vez poniendo obstáculos a la que, ellos mismos reconocen, es la única investidura viable, la de Rajoy y el PP.
            En cuanto a otros asuntos cabe citar que Hacienda descubre con el uso de drones 1´6 millones de inmuebles ilegales; que en Barcelona nace el primer bebé europeo con microcefalia a causa del zika; y que Ciudadanos (en esto sí) facilitará a Carmena hacer referéndums sobre, entre otros asuntos, la Iglesia y los toros, pues una iniciativa del partido de Rivera rebaja al mínimo los requisitos para que Ahora Madrid promueva consultas que propongan los vecinos, como gravar propiedades del clero o prohibir las corridas de toros….
            Y mientras Erdogan detiene a 42 periodistas (a este paso se queda sin oposición), EEUU investiga un posible pirateo de Rusia a Clinton, por lo que el FBI averigua si se “hackeó” al Partido Demócrata para ayudar a Trump, en lo que podría ser un objetivo de Putin de debilitar a la candidata demócrata para facilitar la victoria presidencial del candidato republicano. Pero lo más alarmante es la oleada de violencia de todo tipo que se extiende por buena parte del mundo, incluida Europa. En Polonia frustran un intento de atentado coincidiendo con la llegada de El Papa a Cracovia con motivo de la JMJ 2016; la amenaza terrorista se cierne sobre Río, donde los militares patrullan las calles en vísperas del arranque de los Juegos Olímpicos; al menos 19 muertos y 25 heridos (20 en estado crítico) en un centro para discapacitados en Japón, donde irrumpe un individuo a navajazo limpio, provocando la mayor matanza en el país desde el fin de la Segunda Guerra Mundial….. son noticias que acompañan estos días a los trágicos sucesos que se vienen dando en Alemania, donde el yihadismo usa a refugiados para golpearla y extender el pánico. En efecto, el ataque del sirio que se ha hecho estallar en un festival de música en Baviera lleva el sello del Daesh, que reivindica el atentado, cuya estrategia consiste en una cadena de ataques en toda Europa y ya se apunta a que tras Francia y Alemania atacarían en Italia y España en un claro objetivo de desestabilización política y crisis social. Entretanto Merkel intenta salvar su política de asilo frente a las críticas, cada vez más crecientes, sobre la inseguridad ciudadana generada…. Y los partidos populistas radicales haciendo su agosto con el asunto.
Jorge Cremades Sena