domingo, 31 de julio de 2016

PRETEXTOS Y ESPECULACIONES



                        Mientras España exige Gobierno ya (así lo reclaman intelectuales, empresarios, juristas, científicos… y cualquier español con mero sentido común), y, aunque algunos apuesten por un hipotético e improbable gobierno frente-populista de izquierdas, lo razonable es que sea un Gobierno pivotado por el PP, ganador de las elecciones, quienes tienen la capacidad real de conformarlo andan con pretextos, especulaciones y ambigüedades calculadas para evitarlo y para justificar lo injustificable. Que si Rajoy acepta el encargo para cortar el paso a Sánchez, que si presiona a la oposición para ser investido urgentemente, que si quiere una sesión de investidura a final de agosto, que si no consigue mayoría declinará la sesión de investidura, que si el adelanto anunciado de las elecciones vascas en septiembre modificará el escenario con el PNV, que si ya se prepara para una doble investidura en agosto y octubre, que si… En fin, especulaciones utilizadas como pretexto para eludir la responsabilidad compartida que los españoles les hemos encomendado y, que según Metroscopia, la mayoría, como es lógico, cree que el PP debe gobernar con pactos y hasta un 63% de los votantes socialistas prefieren que el PSOE se abstenga antes de ir a nuevas elecciones, que todos los partidos dicen querer evitar. Así las cosas, lo cierto es que Rajoy, tras ser propuesto por el Rey, cita a Rivera y Sánchez para buscar un pacto que le permita aprobar los Presupuestos a tiempo, evitando los perjuicios pertinentes en caso contrario, y para desbloquear la situación de interinidad y poder afrontar los grandes retos internos y exteriores que España tiene planteados, mientras que PSOE y Ciudadanos ya le anticipan su empecinado “no” a la investidura (“no” socialista en primera y segunda votación; abstención naranja en segunda votación, que realmente se traduce en “no”) y reafirman su negativa a negociar, como ya reiteradamente vienen haciendo desde el 20-D, con el renovado pretexto ahora, uno más, de que lo hacen ante la actitud del Presidente tras ser propuesto por el Rey y no aclarar pública y tácitamente si comparecerá a la sesión de investidura en caso de no contar con los votos necesarios que previamente, sí o sí, le niegan de antemano. ¿No les parece un juego de niños irresponsable? El PP, ante semejante panorama, revisa su estrategia y ya tiene asumido que Sánchez y Rivera presionarán para que Rajoy fracase en una primera cita en el Congreso (así ya no será Sánchez el único fracasado) y creen que lo que buscan es una investidura fallida y que tras las elecciones vascas cambiará el panorama… nuevas especulaciones, mientras que Sáenz de Santamaría dice que “la coherencia política y personal” prevalece sobre la “jurídica”. En fin, pretextos y especulaciones mientras España se duele ya por los cuatro costados.
            Y, hablando de dolor, el Gobierno pide medidas penales para la Presidenta del Parlament con lo que el Constitucional decidirá urgentemente la sanción que habrá de imponer a Forcadell, tras la reclamación gubernamental para que investigue si delinquió y para que abra la vía penal, mientras la Generalitat ignora la advertencia del Estado, mantiene su hoja de ruta soberanista y da un nuevo impulso a la creación ilegal de su Hacienda propia. Entretanto la CUP, verdadera llave de la Generalitat, acorrala a Puigdemont, quien tampoco requiere especiales acorralamientos para exhibir su proyecto totalitario, y sólo le mantendrá, tras el voto de confianza, si hay consulta ilegal en 2017. Y ante semejante panorama Forcadell se marcha a Etiopía en plena polémica con el Constitucional… Ya ven, los españoles, incluidos los catalanes, pueden esperar. Pero lo trágico es que, ante semejantes irresponsabilidades (siendo yo benevolente), algunos, como sucede con el asunto de la gobernabilidad en España, se escudan en pretextos y especulan sobre qué ha de hacer el Estado ante semejante rebelión de las autoridades independentistas catalanas, exigiendo, en este caso a Rajoy, a negociar con dichas autoridades que no quieren negociar salvo que se les conceda el proyecto totalitario que pretenden, cuando lo racional y lo democrático es simplemente aplicar la ley como se hace con cualquier chorizo que se la salta cuando le viene en gana. Para estos personajes, aplicar la ley, que es lo que procede, supone abonar el terreno independentista. No entienden que es la legal y única forma de afrontar el proceso totalitario soberanista, que dicen no querer (bueno, habiendo otros que dicen no querer terceras elecciones, pero no hacen nada para evitarlas, se puede esperar en este país cualquier cosa). En fin, como para seguir jugando a este juego de niños irresponsable.
            En cuanto a otros asuntos, cabe citar que, en efecto, Urkullu adelanta las elecciones vascas; que las fortunas españolas se refugian en Suiza y huyen de Panamá; que muere José Menese genuino flamenco puro; que Fiscalía pide al Supremo que proceda contra Rita Barberá; que el Gobierno prevé un millón de parados menos para 2017; y que la Policía instruye a sus patrullas para “neutralizar” atentados como el de Niza, empleando videos de la masacre en los cursos impartidos en las comisarías para concienciar a los agentes de que deben disparar a los terroristas antes de que causen víctimas…. la imagen del camionero asesino arrollando gente durante dos kilómetros, habla por sí sola (no obstante, seguro que algunos preferirán que se sigan matando elefantes con tirachinas, y que en vez de tirotearlos se les pida identificarse, eso sí, con todo respeto, y se les invite cortésmente a que les acompañen a comisaría).
            Y mientras el test a la banca europea sitúa a Italia en el foco de los problemas financieros y el italiano Monte dei Paschi amplía capital para evitar un rescate público, los bancos españoles aprueban el examen con buena nota, encabezados curiosamente por Bankia. Entretanto Clinton define a Trump (que, si gana, exigirá a sus socios europeos que suban hasta un 52% su gasto militar) como un peligro para los valores de EEUU, mientras Maduro en Venezuela manda trabajar al campo a los empleados venezolanos durante 60 días, prorrogables otros dos meses, ya que todas las empresas, tanto públicas como privadas, (ordeno y mando) pondrán durante ese tiempo a disposición del Estado a sus empleados para trabajar en el “desarrollo agroalimentario” con la única condición de que dichos empleados tengan las “condiciones físicas y técnicas” requeridas. Seguro que algunos pensarán que el tal Maduro, cuyo régimen idolatra Unidos Podemos, acabaría con el paro en España en cuatro días… ¡así, cualquiera!
            Y entretanto el silencio del Papa en su visita a Auschwitz se convierte en un acto de contrición universal por el millón y medio de víctimas del campo de concentración nazi. Dice Francisco, orando en aquel imborrable infierno, que “la crueldad no se ha acabado en Auschwitz” mientras implora “Señor, perdona por tanta crueldad”; y no le falta razón. ¡Cómo para andar con pretextos, especulaciones y ambigüedades calculadas sobre asuntos serios de Estado como las que se practicaron desgraciadamente durante el primer tercio del siglo pasado respecto al hiperbólico radicalismo totalitario nacional-socialista alemán o al totalitario movimiento de salvación marxista-leninista-estalinista! Mal asunto si no somos capaces de aprender de la Historia.  
Jorge Cremades Sena