lunes, 13 de octubre de 2014

¿QUIÉN MANDA EN CATALUÑA?

                        Es la pregunta que hoy por hoy todos se hacen en España, incluido el Presidente del Gobierno, pues, en realidad, aunque lo normal en democracia es que mande el partido más votado o, en todo caso, la mayoría parlamentaria conformada al efecto, en Cataluña CiU, que ganó las últimas elecciones, hace tiempo que dejó de mandar ya que, a todas luces, manda ERC que, curiosamente, ni es gobierno ni oposición, con el permiso de ANC, una asamblea que, sin pasar por las urnas, se autoproclama representante del pueblo catalán. Y si sustituimos el verbo mandar por gobernar, cuestión meramente terminológica, no sabemos pues a ciencia cierta quién gobierna Cataluña. Es tal el caos que reina en Cataluña, es tal la confusión, que hasta Rajoy, siendo prudente, mientras ofrece un dialogo para la “mejor integración” de Cataluña en España (que no se sabe bien ni lo que quiere decir con ello) e invita a una nueva reunión con Mas “siempre que sea para algo”, afirma rotundo que “no sabe quién manda en Cataluña”. Entretanto, en la celebración del 12 de octubre, Fiesta Nacional de España, a la que desde hace siglos pertenece Cataluña, los partidos de oposición al supuesto gobierno de Mas (los verdaderamente opositores) le instan a que termine “con la pesadilla del 9-N” arropados por varios miles de catalanes en la calle. Es tal el desmadre y la orquestada ceremonia de la confusión entre soberanía, independencia, derecho a decidir, consulta, referéndum y otra serie de términos, conscientemente adulterados, que cada vez son más, como sucede al futbolista Piqué, quienes sin saber por y para qué, manifiestan que piden “la consulta, no la independencia”, cuando precisamente la consulta es lo ilegal ya que la independencia no lo sería, siempre que se ajustase a los procedimientos legales establecidos. Justo lo que no quiere Mas, Junqueras y compañía. No extraña que en este desgobierno catalán, el agobio asfixiante de Junqueras, el mandamás en la sombra, provocara en Artur Mas una reacción desesperada durante la última reunión: “Si queréis salgo ahora mismo y convoco elecciones”. Y, digo yo, pues ¿acaso no quieren todos votar? ¿Por qué no convoca elecciones autonómicas cuando para éstas si tiene competencia para hacerlo? Misterios sin resolver.
            Bueno, y continuando con la crisis del ébola, mientras los expertos europeos dicen que el hospital Carlos III no es adecuado para esta emergencia (probablemente ningún hospital, en ningún lugar, sea adecuado para afrontar con éxito y seguridad total una enfermedad para la que casi todo está en plan experimental), aunque aprueban los protocolos empleados, en EEUU (no sé si con hospitales adecuados o no) se contagia, desgraciadamente, al igual que Teresa en España, una sanitaria de Dallas que trató al liberiano fallecido por ébola, en tanto que el Centro de Control y Prevención de Enfermedades estadounidense lo atribuye a “una ruptura del protocolo de seguridad”. Curiosamente en EEUU nadie se rasga las vestiduras ni pide dimisiones masivas desde el primer día, seguramente porque, reconociendo que no somos infalibles, saben que, al margen de una mejor o peor gestión, todo puede fallar en un momento determinado. Por ello se curan en salud (nunca mejor dicho), asumiendo sin problemas “un fallo del protocolo”, en definitiva, un fallo humano, en tanto que las autoridades piden calma, que es lo que hay que hacer, y reconocen incluso que “habrá más infectados”, pues, obviamente, si las cosas no salieron como se esperaba es que algo falló en un momento determinado. Tristemente aquí, aunque en estos días ha remitido la locura, quienes, antes de saber el contagio en EEUU, señalaban que éramos genuinos en incompetencia, ahora, sin reconocer que, en todo caso, no somos los únicos incompetentes, buscan diferencias reales o inventadas para seguir demonizando nuestra sanidad. Incluso Margallo, ministro de AAEE, sale diciendo que “hicimos lo correcto al repatriar a los religiosos” como si tuviera que justificarlo, reconociendo implícitamente la repatriación como causa de que haya un caso de infección en España. En EEUU no se repatrió a nadie y, ya ven, sucede el contagio al igual que aquí. Al final, para quienes sólo pretenden buscar problemas en vez de soluciones a los existentes, debieran concluir que si no hubiera cooperantes, si las fronteras se cerrasen a cal y canto, si no se viajase, si los enfermos contagiosos fueran (como durante las pestes medievales) desterrados al infierno, y otros tantos absurdos condicionantes, el ébola nunca hubiese llegado a España, ni a EEUU, para concluir finalmente, en caso de que a pesar de todo se diese algún caso, que se trataría de una maldición divina. En fin, un despropósito. Al final, mejor quedarse con las propias palabras de Teresa Romero, quien, sufriendo directamente el problema, es capaz de animar a sus compañeros sanitarios, que la tratan, diciéndoles “Venga, tranquilos. Id con cuidado. No pasa nada”. Si, como parece, su carga viral en sangre ha disminuido y ya es capaz de generar anticuerpos, ojala que supere la fase crítica y se pueda vencer al virus maldito. Hoy por hoy es lo prioritario y casi lo exclusivo.
            Prioritario y casi exclusivo debiera ser también, como dice Catalá, el nuevo Ministro de Justicia, que “los políticos debemos cumplir un plus de exigencia ética”, mientras ofrece diálogo para sacar adelante las reformas pendientes. Otro gallo nos cantaría si así fuese. Los asuntos de corrupción son tan agobiantes que casi no nos dejan respirar. De un lado se siguen publicando detalles sobre el asunto de las tarjetas opacas y el uso fraudulento de las mismas que, curiosamente, en su mayoría era para sufragar el ocio y las vacaciones, en tanto que Blesa, que incluso ofrecía créditos blandos a los asambleístas de Caja Madrid para cerrar totalmente el círculo del control de la misma, mientras Economía dice ahora que “todo el dinero debe recuperarse” y muchos se preguntan si no hubiese sido más fácil impedir en su momento que se lo llevaran calentito y descaradamente. De otro lado, mientras Interpol Liechtenstein reclama al Ministerio de Interior los antecedentes de Pujol e investiga los movimientos financieros vinculados a su familia, en Aragón salta la liebre ya que, el alcalde independiente que ha denunciado el “caso Plaza” en Anticorrupción, dice que alertó “tres veces” a Javier Lamban, con lo que, de ser cierto, el actual líder del PSOE aragonés ignoró el desvío de 150 millones.
            Y entre las curiosidades y especulaciones, por primera vez en España se acepta como eximente de asesinato la negación del embarazo (trastorno opuesto al conocido embarazo sicológico), con lo que una joven evita la cárcel por matar a su bebé recién nacido tras actuar bajo dicho trastorno, tal como ha decidido un juez de Valencia. ¡Las cosas que hay que ver! Y, hablando de Valencia precisamente, se especula con que Rajoy, tan partidario de no hacer mudanzas, rompa su estrategia con Fabra y busque otro candidato del PP a la Generalitat. En fin, ya veremos.  
            En cuanto a asuntos extranjeros se refiere, Gas Natural, por 2.600 millones de euros, compra la mayor distribuidora de luz y gas de Chile; el IS recluta para su yihad a extremistas de toda Asía; Alemania evita que sus cajas sean controladas directamente por el BCE, ya que la mitad de las cajas de la Eurozona que quedan fuera de su control directo son alemanas; y, entretanto, la mitad de los eurodiputados, a pesar de sus sueldos de 8.000 euros, declaran actividades paralelas, es decir, están pluriempleados.
            Y en temas deportivos, la enhorabuena a Márquez que, a sus 21 años de edad, ya es bicampeón del mundo de MotoGP; a Hamilton por ser más líder al conseguir en Rusia su novena victoria del año; y a la Roja que vence a Luxemburgo por 0-4, despejando las dudas generadas en su deprimente actuación contra Eslovaquia.

                                               Jorge Cremades Sena