lunes, 24 de octubre de 2016

FINALMENTE ABSTENCIÓN



                    Tal como se presumía, el Comité Federal del PSOE ha apostado finalmente por una abstención en la ya casi segura sesión de investidura de Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados. Por 139 votos a favor y 96 en contra, es decir, un 60% frente a un 40% aproximadamente, los socialistas salen de este profundo agujero en el que nunca debieran haber caído, y salen divididos y enfrentados unos a otros para colmo de sus desgracias o, más bien, de sus incomprensibles errores. Una abstención para evitar nuevas elecciones y desbloquear la gobernabilidad de España, que, en definitiva, ya debiera haber decidido tras el resultado electoral del 20-D y, en todo caso, con absoluta certeza tras el 26-J, lo que, sin duda alguna, hubiera evitado la trágica división interna y el descrédito político ante la ciudadanía, ya evidenciado tras provocar la repetición de elecciones en junio. Una abstención que, aunque tarde y mal, bienvenida sea, pues más vale tarde que nunca, salvo que los socialistas se empeñen más aun en seguir desprestigiándose como partido ante los ciudadanos. No en vano Fernández deja bien claro que la decisión tomada (como si hubiera sido la contraria) es un “mandato imperativo” para todos los diputados, mientras que, entre otros, Miquel Iceta, que señala que los siete diputados socialistas catalanes votarán “no”, pide “comprensión” a la Gestora ante tan insólito desacato, más acorde con el autoritarismo antidemocrático que con la democracia sin lugar a dudas. Por tanto, aunque el Comité Federal ha decidido caminar por la senda acertada, no es desorbitado descartar que algunos socialistas se empeñen en seguir vagando por los atascos que no conducen a ninguna parte. El PSOE acepta pues la abstención sin despejar su propio futuro ni el de España, en un Comité Federal “duro” y “franco” en el que se impone la federación andaluza de Susana Díaz (igual que se impuso en su día para que un desconocido Pedro Sánchez se convirtiera en el nefasto Secretario General), obviamente sin concesiones a los partidarios del “no” a Rajoy pero sin compromiso real con la gobernabilidad a medio plazo, aunque prometen una oposición “firme y constructiva” y un “diálogo con el Gobierno y todas las fuerza políticas”, es decir, lo que debiera haber hecho Sánchez desde el primer momento en que los españoles, como él mismo reconoció después (pero buscó hacer lo contrario), le enviaran a la oposición. Ahora sus discípulos más aventajados del frentismo político y el “no es no” a Rajoy y a la gobernabilidad, tras perder democráticamente en el Comité Federal, piden que se pueda votar “no”, la opción perdedora, sin represalias o que se arbitre una abstención técnica de doce diputados (un paripé impresentable), para evitar las consecuencias disciplinarias que pudieran recaer en los desacatadores, confundiendo que no es cuestión de apariencias, sino de responsabilidad, y que no es cuestión de disciplina, sino de democracia. ¿Para qué votaron pues en el Comité Federal? ¿Para hacer después cada uno lo que le venga en gana? Y mientras la Gestora, con total acierto, les avisa de las consecuencias, reaparece Sánchez, el líder supremo, vía Twitter advirtiendo de que la militancia recuperará el partido. Es obvio que la solución pasa, por traumática que sea, porque se vayan del PSOE quienes, obviamente, se equivocaron de partido, quienes, curiosamente, suelen ser los más preclaros especialistas en perder elecciones, eso sí, pero sin asumir responsabilidades por el fracaso.
                    En cuanto a otros asuntos se refiere cabe citar que la Eurocámara propone un seguro de desempleo común, un plan, pensado para futuras crisis, que se votará en noviembre (¿un avance en la igualdad de los trabajadores europeos?); que Xi Jinping trata de afianzar su poder en el Partido Comunista Chino (¿tendrá problemas con su militancia?); y que, mientras se da un brote de difteria en Venezuela dos décadas y media después de su erradicación, los simpatizantes de Maduro irrumpen en la Asamblea Legislativa y agreden a la oposición con golpes y puñetazos (ya ven estos comunistas populistas, una vez en el poder, no tienen problema alguno para imponer la disciplina de voto, incluso cuando pierden las elecciones, y sus métodos, como ven, son infalibles).
                   Y en cuanto al futbol se refiere, el Real Madrid pasa a ser líder de la Liga en solitario después de que Morata resolviera ante el Athletic en el Bernabeu, 2-1, un partido malo y para olvidar, y después de que el Sevilla consiguiera la primera derrota del Atlético de Madrid, 1-0, colíder con el Real hasta en ese momento; por su parte el Barça se impone ante el Valencia 2-3 en el último minuto y de penalti. Es, sin duda, la Liga más igualada en muchos años. Por cierto, cabe citar una noticia, no de fútbol pero sí relacionada con él, pues un juez ordena el embargo de nueve millones al ex jugador Raúl, quien recurre la decisión y se niega a pagar a sus antiguos socios por una inversión en renovables, en definitiva, una orden judicial que afecta a una firma que administra la madre del genial jugador.
Jorge Cremades Sena