domingo, 30 de octubre de 2016

MARIANO RAJOY, PRESIDENTE



                         Como era de esperar Mariano Rajoy, tras 315 días de incertidumbre, es elegido finalmente Presidente del Gobierno por mayoría simple en segunda votación con 170 votos a favor, 111 en contra y 68 abstenciones, lo que le habilita para presidir un Gobierno sin mayoría parlamentaria que, aunque en España llama la atención por no ser habitual, en otros países de Europa suele ser frecuente y en algunos de ellos hasta es lo normal durante décadas. Por tanto, bienvenido sea este nuevo Gobierno que pone fin a la sinrazón política y despeja el horizonte de cara al futuro si es que de semejante crisis política hemos sido capaces de aprender algo. En todo caso, la segunda sesión de investidura, que debiera haber sido un mero trámite, que no un debate, en esta segunda convocatoria para que cada grupo parlamentario explicara simplemente el sentido de su voto en esta segunda votación, se ha convertido en un indecente y bochornoso espectáculo, como si nuestros políticos (o al menos algunos de ellos) sólo estuvieran capacitados para ofrecernos vergonzantes y bochornosos espectáculos para mostrar su incompetencia, su incapacidad, su demagogia supina, su chulería macarra y, en definitiva, su pensamiento totalitario y antidemocrático. En efecto, arropados y crecidos por una manifestación en el exterior del Congreso de unos cuantos miles de personas, que se autoadjudican la representatividad de todos los millones de españoles y que, por tanto, tachan de “ilegítima” la investidura sólo porque el candidato que va a ser democráticamente investido no es su preferido, algunos diputados portavoces como el populista-radical Iglesias de Unidos Podemos, como el conservador independentista Homs de CDC o el radical izquierdista independentista Rufián de ERC, no sólo hacen gala en el Hemiciclo de su cínica demagogia sin ofrecer ni una sola propuesta en beneficio de la ciudadanía sino que además se dedican a insultar y agredir verbalmente, no ya al PP y a Rajoy porque iba a ser investido sino al PSOE y sus actuales dirigentes porque favorecían la gobernabilidad absteniéndose en la votación y rectificaban la trayectoria errónea de Pedro Sánchez que, favorable a pactar con ellos, a pesar de haber sido rechazado por ellos mismos en su fallido intento de investidura, abocaba no ya al PSOE sino a España al borde de un abismo inevitable, que es el mejor escenario para que ellos puedan desarrollar sus repugnantes objetivos políticos, llevándose la palma Rufián acusándolos de traidores cuando su partido, ERC, gobierna sin escrúpulo alguno en Cataluña con la derecha pura y dura de la antigua CDC (hoy PDC para disimular), la formación más traidora a sus tradicionales objetivos y la más corrupta de todas, con sus tradicionales dirigentes inmersos en procedimientos judiciales y su propia sede embargada desde hace años.
               La sesión parlamentaria debió servir al PSOE, que ahora ya sabe cómo se las gastan los socios que Pedro Sánchez prefería cuándo los socialistas no se someten a sus totalitarios intereses, para revisar seriamente cuál es su situación actual si quiere resurgir del pozo en que él sólo se ha metido y para despejar algunas de sus contradicciones e incoherencias tanto organizativas como ideológicas. Los siete diputados del PSC, es decir este partido “hermano” en concreto y al completo, desacatan, junto a otros ocho diputados de otras federaciones, la decisión democráticamente tomada por el Comité Federal, por lo que la Gestora no puede ni debe quedarse con los brazos cruzados. Es curioso que Pedro Sánchez dejara el acta de diputado horas antes de la votación, para no dar su brazo a torcer e intentar volver a liderar el partido, mientras 15 de sus compañeros fieles hasta la ceguera (supuestos apoyos de su vuelta) votan no pero se quedan con su acta de diputado y, obviamente, el sueldo…. ¿por qué no han obrado como su líder supremo? ¿no debieran haber seguido su ejemplo? Y es llamativo que algunos, como Margarita Robles, nombrada a dedo por Sánchez y sin ser ni siquiera militante del partido, sea una de las rebeldes a las decisiones del PSOE y defienda la consulta a la militancia…. ¿pero para nombrarla a ella a dedo no? ¿no debiera haber seguido los pasos de quien tan democráticamente la nombró?, pero claro, Margarita se debe a la decisión digital de Sánchez quien se va apelando a las bases para volver a dirigir al PSOE. Y es sorprendente que algunos, como el mismísimo Patxi López, anunciando su intención de rebeldía hasta el último instante, se plegaran a última hora a lo decidido por el partido sin explicar tan drástico cambio… ¿por qué? ¿es que se dieron cuenta en el último instante de que el acertado es el Comité Federal y no Pedro Sánchez? Bueno, algunos de ellos, estaban tan podemizados que utilizaban la fórmula “abstención por imperativo”, como la preferida de los podemitas para prometer acatar la Constitución. Y entretanto Borrell, otro que tal baila, dice “quiero trabajar para que el PSOE seleccione mejor a sus dirigentes”, mientras la Gestora avisa a Iceta de que revisará la relación con la federación catalana…. ¿no sería mejor romper con ella y crear la propia Federación del PSOE en Cataluña como piden desde hace tiempo importantes socialistas?
              Además la sesión parlamentaria debiera servir a todos los parlamentarios constitucionalistas para defender a ultranza, seria y responsablemente, la gobernabilidad del Estado única prioridad que con las mimbres que hay en el Congreso no será fácil, pero es esencial tal proceder para cortar las alas a los comportamientos antidemocráticos de buena parte de la Cámara. Rajoy, que jurará su cargo mañana lunes y el jueves anunciará su nuevo gobierno, no en funciones sino con funciones, en previsión de tentaciones perversas, pone límites al todo vale y anuncia que no está dispuesto a “derribar lo construido” ni a que peligren los compromisos con la UE, como haría cualquier presidente de Gobierno responsable; Grecia puede valer de ejemplo si se hace lo contrario. Por su parte el socialista Antonio Hernando contesta “le vigilaremos a cada paso” y le advierte de que “tendrá que convencernos” para aprobar los Presupuestos Generales; es lo que procede en una oposición responsable, tal como hace Rivera al contestar a Iglesias que aquí (al Congreso) venimos a trabajar. El mejor ejemplo de lo que hay que hacer se dio cuando los diputados socialistas, con el respaldo de los del PP, Ciudadanos y otros grupos minoritarios, respaldaron puestos en pie y con aplausos la condena del portavoz del PSOE, Hernando, a la insultante intervención de Gabriel Rufián de ERC, que provocaron una bronca en el Hemiciclo (al final es lo único que sabe hacer), mientras los radicales fracasaban en su intento de boicotear la investidura por la asistencia más que modesta a la manifestación convocada por el movimiento “rodea el Congreso”, que algunos líderes podemitas y hasta el mismísimo Rufián salieron a saludar. Ya ven es lo que les va, la marcha, pero solucionar los problemas de los españoles, en absoluto.
                Y en el exterior, mientras Hillary Clinton exige al jefe del FBI que haga públicos sus mensajes para que Trump no haga un uso tendencioso de los mismos, la Cumbre Iberoamericana, celebrada en la colombiana Cartagena, respalda el proceso de paz en Colombia, mientras Maduro le da plantón a la misma por temor a las críticas que pudiera recibir en ella, subrayando así el aislamiento del régimen chavista, tan del gusto de Pablo Iglesias, Alberto Garzón y compañía.
                                      Jorge Cremades Sena