martes, 25 de octubre de 2016

RODEAR EL CONGRESO



                   En la ronda de entrevistas con el Rey de cara a la inminente sesión de investidura de Rajoy, Garzón, el diluido líder de la diluida IU entre la marabunta de Unidos Podemos, llama ante el Monarca a rodear el Congreso contra dicha investidura, avisando que la boicotearán y harán la oposición en la calle, mientras el investigado Homs advierte a Felipe VI de que van a responder “a cada agresión del Estado”. Como ven dos comportamientos totalitarios en toda regla: de un lado, si una investidura no me interesa, además de oponerme lógicamente a ella, monto el pollo asediando el Congreso en honor al proceder de los chavistas venezolanos asaltando la Asamblea Legislativa, aunque esperemos que aquí sólo se atrevan a rodearlo; de otro lado, si el Estado me obliga a cumplir la ley, que es por lo que se investiga a los independentistas catalanes, lo considero una agresión inaceptable ya que mi planteamiento político totalitario está por encima de leyes y Constituciones, por lo que saltarme la legalidad cuando me venga en gana ni supone agresiones al Estado de Derecho ni a la Democracia. Y se quedan tan a gusto. Teniendo en cuenta de que semejantes planteamientos serán asumidos por Unidos Podemos y el resto de independentistas como tónica de su irresponsable oposición, imaginen el terreno abonado que queda tanto a PSOE como a Ciudadanos para ejercer una oposición responsable y constructiva frente a la que ejercerán semejantes energúmenos. Se lamentaban algunos dentro del Comité Federal del PSOE de “¡cuánto tiempo gastado en demonizar a unos compañeros contra otros!”, en tanto que la Gestora avisa de que echará al Grupo Mixto a los diputados que, obrando de forma antidemocrática, desacaten el mandato del PSOE y voten “no”, alineándose con los totalitarios citados anteriormente, con la agravante de que, a diferencia de ellos en sintonía con el montaraz proyecto de sus respectivas formaciones políticas, los socialistas díscolos tienen un mandato expreso de lo que deben votar. Y en plena guerra entre los barones del PSOE por la fórmula de la abstención o el desacato, el Rey prosigue su ronda de contactos, mientras que Ciudadanos, quería ratificar el pacto de investidura con otra firma pública, planeando rubricarlo su portavoz en el Congreso en un acto con su homólogo popular, como hizo en agosto, y, por su parte, la dirección del PP le traslada que lo “pondrán en valor” en el discurso del Presidente, quien además ofrecerá acuerdos al PSOE. Menos mal que ya, sólo con estas perspectivas de sacar la investidura adelante tras la decisión del Comité Federal del PSOE, la Bolsa celebra el desbloqueo político, por los que el IBEX35 sube un 1´2%, siendo Madrid el único parqué que subió más de un punto.
              Y por si no tuviéramos ya bastante con semejantes energúmenos, un concejal de la CUP, otro más, desafía a la mismísima Audiencia; se trata de Joan Coma, concejal y portavoz cupista en el Ayuntamiento de Vic, que decide desobedecer a la Audiencia Nacional y no acude a su citación ante el juez, estando acusado de un delito de incitación a la sedición, pues el personaje no reconoce “la autoridad de ningún tribunal” contra el derecho a defender cualquier idea de “forma democrática en las instituciones o en la calle”, olvidando que la base de la democracia y del Estado de Derecho es el respeto y acatamiento a la legalidad democrática vigente y que son los tribunales de Justicia quienes con todas las garantías para los acusados han de resolver si sus actuaciones están ajustadas a derecho o no. Los demócratas nos preguntamos qué hacen ya las autoridades sin poner sí o sí a semejante sujeto ante el juez, pues luego, ya ven, pasa lo que pasa.
              Precisamente ante los respectivos jueces comparecen personajes como Crespo, que sostiene que la “operación Gürtel” se gestó en el despacho de Rubalcaba, o todos los imputados por el caso de “las tarjetas black” sobre las que un presidente de Caja Madrid afirma que fueron obra de Blesa, siendo finalmente los jueces quienes emitan el veredicto sobre los casos. Por cierto, hablando de Caja Madrid, el Banco de España ocultó el agujero de Bancaja al fusionarla, pues un informe de la Inspección escondió la situación contable de la entidad “a fin e no significarse en el mercado”, justo una semana antes de la aprobación de la fusión con Caja Madrid. Y para acabar hoy con el capítulo de la corrupción, salta la noticia de que el empresario Vicente Huerta, propietario de la empresa de extinción de incendios Avialsa, considerado el cabecilla del “cártel del fuego” y detenido en mayo de 2015, regó de regalos durante años a decenas de altos cargos públicos y funcionarios valencianos.   
              Y en el exterior destaca sobremanera el asunto de los inmigrantes y refugiados en Europa, que intenta borrar las huellas del gran éxodo por motivos económicos o bélicos que parecen no tener fin. Mientras Grecia solicita urgente ayuda para 60.000 refugiados, Francia inicia en Calais el desalojo del mayor campo europeo de inmigrantes, conocido como “la jungla”, donde se hacinan 6.000 refugiados a la espera de cruzar el Canal de la Mancha para llegar a Reino Unido, mientras las autoridades francesas comienzan a desmantelar el campamento y llevar a sus ocupantes a ninguna parte, pues al grito de “¡volveremos!” la gran mayoría de ellos planea de nuevo regresar con la finalidad de conseguir su objetivo.
Jorge Cremades Sena