jueves, 20 de octubre de 2016

LIBERTAD DE EXPRESIÓN AMENAZADA



                        Mal asunto para la democracia cuando se ejerce la violencia para impedir como sea la libertad de expresión con la finalidad de imponer la ley del silencio o sólo la voz de su amo. Es lo que acaba de suceder en la Universidad Autónoma de Madrid, donde un grupo violento de poco más de un centenar de energúmenos, perfectamente organizados, ha impedido un debate, obligando a sus conferenciantes Felipe González y Juan Luis Cebrián a suspender el acto programado. La decana de la Facultad de Derecho así lo ha considerado conveniente para evitar males mayores ante la actitud agresiva de semejantes cafres que con caretas y pancartas irrumpían al grito de “fascista” y “terrorista” contra el ex presidente del Gobierno que finalmente no pudo dar su conferencia titulada “El futuro ya no es lo que era”. Tal comportamiento fascista se da curiosamente tras una campaña de Podemos contra Felipe González por lo que el PSOE desenmascara a los comunista-populistas de semejante boicot al ex líder socialista y la actual Gestora acusa al partido de Iglesias de “señalar” a González ante los violentos, en cuyas pancartas y gritos se podían ver y oír los típicos eslóganes utilizados por los radicales podemitas, recuperando la “cal viva” avivada por Iglesias en el debate de la fallida investidura de Sánchez, con frases como “tus manos están manchadas de cal viva”, asunto que, por más repudiable que fuera, ya fue juzgado por cierto en su día y sus responsables condenados. Obviamente, mientras el actual Gobierno y el PSOE culpan a Podemos de semejante boicot a González en vez de rebatir sus argumentos (que ni siquiera quisieron escuchar) tal como se les ofreció, Pablo Iglesias minimiza los altercados y los califica como una mera “protesta estudiantil” en tanto que la Policía, a la que no se le permitió entrar en la Universidad, identifica a representantes de su partido en el boicot y los populistas opinan sobre tal asalto que “es una cosa que ocurre muchas veces” (en los regímenes totalitarios ocurre siempre). Y seguramente ocurrirán muchas más (estas cosas u otras parecidas), si Iglesias y los suyos, tal como han anunciado, se decantan por la rebelión callejera, es decir, por tomar las calles, en vez de por hacer oposición política en el Congreso de los Diputados. Aliados no les van a faltar, pues, además de otros radicalistas de izquierdas, hasta el mismísimo convergente Francés Homs, investigado judicialmente, visto el fracaso del pretendido “gobierno frankenstein” de Sánchez, que tanto le gustaba, manifiesta que “Felipe González hoy es la provocación con patas andando”. Ya ven, los extremos se juntan y, paradójicamente, todos estos personajes que hacen gala de conductas y actos totalitarios radicales antidemocráticos, como se pone en evidencia con el asalto a la Autónoma, acusan de fascistas a quienes no les gustan cuando los verdaderos fascistas son ellos mismos. A las pruebas me remito. Lo insólito es que todavía haya algunos dirigentes y militantes del PSOE que no tengan ningún reparo en negociar con semejantes individuos o en mantener alianzas gubernamentales con ellos cuando lo procedente sería rechazarlos rotundamente por sus amenazas e insultos al socialismo democrático y por sus comportamientos antidemocráticos. Como decía el título de la conferencia que pretendía dar Felipe, con semejantes fascistas del signo ideológico que sean tocando poder “el futuro ya no es lo que era”, será bastante peor.
            Y mientras diputados y concejales podemitas defienden en la calle a los inmigrantes amotinados en el CIE de Madrid en vez de hacerlo en el Congreso, donde los demócratas deben resolver los problemas, la Fiscalía acusa a Forcadell, la Presidenta del Parlament de Catalunya, de “dinamitar” la Constitución por la “fuerza de los hechos”. En fin, por la fuerza de los hechos se dinamita el derecho fundamental a la libertad de expresión en la Universidad y por la fuerza de los hechos se dinamita el resto de derechos y libertades que los españoles, incluidos los catalanes, nos dimos en su día para convivir en paz y en libertad democráticamente. Cabe preguntarse: ¿Y cuándo la fuerza del Derecho dinamitará la fuerza de los hechos totalitarios? Esta es la cuestión.
            En cuanto a otros asuntos se refiere cabe destacar que el Gobierno prepara una “megasubasta” para relanzar las renovables; que el presunto asesino de Pioz  vuelve de Brasil y se entrega en España, donde la cárcel es infinitamente más llevadera; que Susana Díaz urge a resolver la gobernabilidad pero evita la palabra “abstención”, el vocablo maldito; que la UE investiga una presunta malversación de 4´6 millones en contratos del Canal Isabel II por parte de la trama Púnica; y que, por cierto, el abogado del PSOE en la Gürtel recibió regalos de la Púnica.
            Y en el exterior, mientras Hollande y Merkel añaden presión a Putin para aliviar la crisis en Siria, el IS siembra de minas las salidas de Mosul, donde algún que otro vecino afirma que “los yihadistas no están preparados para una batalla a muerte”; entretanto Italia dedica grandes recursos a los naufragios y sus 11.000 agentes de su guardia costera ya han salvado de una muerte segura a 700.000 personas…. Y lo que se avecina.
            En cuanto a la Champions se refiere, un genial Messi, con un triplete, sonroja a Pep Guardiola, venciendo el Barça al City por 4-0 en Barcelona; por su parte el Atlético de Madrid gana al Rostov por 0-1, lo que, sumado a las victorias de ayer de Real Madrid y Sevilla, supone un pleno de éxitos para los equipos españoles.
Jorge Cremades Sena