jueves, 6 de octubre de 2016

LEGISLATURA CORTA E INCÓMODA



                        Como era de esperar, el PSOE asume que la peor solución para los propios socialistas es la repetición de terceras elecciones, por lo que el Presidente de la Gestora, Javier Fernández, cree prioritaria la unidad del partido mientras recuerda que “una abstención no es lo mismo que un apoyo” y Unidos Podemos amenaza a los socialistas con romper los pactos de gobiernos autonómicos o locales que tiene suscritos con el PSOE, que quiere pactar una legislatura “corta e incómoda” cuando lo que España necesita es una legislatura larga (si es posible de los cuatro años que dura normalmente) y cómoda para afrontar con un amplio respaldo parlamentario todos los difíciles retos que tiene planteados. En todo caso, Fernández, que ya habló con Rajoy, se reunirá con los barones para negociar una abstención con condiciones “claras”, buscando evitar nuevas elecciones ante la debilidad actual del partido y también frenar las opciones de Sánchez, mientras el PP, por si acaso, ya presenta la reforma para votar el 18 de diciembre y Rivera advierte al Presidente en funciones de que no ponga condiciones a la abstención del PSOE, en tanto que se constata que la mayoría de diputados socialistas apuestan por la abstención, como el mal menor en estos momentos. Así las cosas, parece ser que el PSOE no consultará a las bases del partido si deja o no gobernar a Rajoy, por lo que Javier Fernández convocará un Comité Federal a mediados de este mes para decidir al respecto, aunque el PSC amenaza con romper la disciplina de voto; Iceta, el gran líder de masas e indiscutible ganador de elecciones en Cataluña, como siempre, dando la nota. Es obvio que el PSOE tendrá que asumir que su grupo parlamentario hasta puede ir a una votación dividido, pues en la reunión del mismo, algunos como Luena, el gran estratega, relegado a la sexta fila en el Congreso (Sánchez que no asistió a la reunión también es relegado a la cuarta fila, mientras de momento Hernando, que se salva de la quema, ocupará su puesto), apela a las bases, como si de un partido asambleario se tratara, manifestando “vosotros decidiréis” en detrimento de los pertinentes órganos de dirección socialista. No extraña pues que desde Moncloa se tema que tras la investidura vuelvan Sánchez y, con él, el bloqueo, disponiéndose Rajoy a negociar concesiones con el PSOE, pero, además de la abstención, pretende garantizar al menos el apoyo a los Presupuestos, no vaya a ser que, iniciada la legislatura, las terceras elecciones se tengan que convocar a los pocos meses. Así el panorama, mientras el PSOE espera un gesto de Rajoy para girar a la abstención, como pretenden algunos dirigentes y la mayoría de diputados, que se pronuncian en contra de nuevas elecciones, Moncloa asegura que no tomará ninguna iniciativa hasta que se vote en el Comité Federal. Menos mal que, al menos, el Parlamento de la UE es contrario a congelar fondos a España.
            Entretanto Fiscalía pide inhabilitar a Artur Mas durante diez años por el desafío del 9-N, acusado de desobediencia grave y prevaricación y exonerado del delito de malversación que podría haberle llevado incluso a prisión, por lo que el ex president de la Generalitat, que gastó casi cinco millones en la chapuza e ilegal consulta, puede darse con el canto en los dientes y prueba de ello, es que se permite afirmar que es “un honor ser procesado”. ¡Así cualquiera! Pero el capítulo de presuntas golferías, sinvergonzonerías y corruptelas no se acaba con las de índole política, como las de Mas y compañía, sino que, aunque estén pasando casi desapercibidas por los últimos acontecimiento políticos, son varios asuntos los que se están dilucidando en los tribunales. El primero de ellos la “trama Gürtel” en el que Bárcenas, que dice “vengo a defenderme, no voy contra nadie”, apunta a Mato y su ex marido en el inicio del juicio, aportando correos a última hora para documentar que se encargaban de supervisar los gastos en campaña, mientras Correa da muestras de colaborar con la Justicia en el inicio de la vista. El segundo, el asunto de las “tarjetas black” en el que Rato mantiene que los pagos con dichas tarjetas eran parte de su retribución y totalmente “legales”, aunque el ex presidente de Caja Madrid y Bankia no aclara por qué no informó a la CNMV. Y el tercero el asunto de Unió Mallorquina, cuya antaño todopoderosa líder y Presidenta del Consell de Mallorca, reconoce que cobró un soborno de cuatro millones por Can Domenge, admitiendo ante un tribunal que se ha lucrado con sus decisiones políticas y, entre sollozos, afirmando que cobró dicha cantidad a cambio de la adjudicación de Can Domenge.
            Por lo que se refiere a otros asuntos, cabe destacar que por culpa del bloqueo presupuestario Hacienda bloquea el dinero del Cervantes y los premios nacionales, y que el Ejército ordena a la tropa limpiar los cuarteles; que la fundación Aznar y el PP rompen tras años de desencuentro, escenificando dicha ruptura el ex presidente de Gobierno con la desvinculación de FAES del PP; que el PP y Ciudadanos aparcan la reforma del Poder Judicial presentando una proposición no de ley en el Congreso en la que no concretan la despolitización del CGPJ; que el presunto asesino de Pioz estaba obsesionado con su tía a la que descuartizó; y que la ponencia del TC avala que los toros vuelvan a Cataluña, pero los nacionalistas dicen que desobedecerán… ¡cómo si fuera una novedad!.
            Y en asuntos del exterior, Colombia busca nuevas vías para rescatar el acuerdo de paz, pues las FARC están dispuestas a rectificar para conseguirla, mientras el Presidente Santos, tras el “no” al acuerdo, intenta calmar a los colombianos y anuncia que se mantiene el alto el fuego y que buscará un nuevo pacto, mientras la cúpula guerrillera, que siguió, puro en mano, el desarrollo del referéndum desde La Habana, junto al ex Presidente Uribe, hablan de buscar otra salida que no polarice a Colombia.  
Jorge Cremades Sena