sábado, 7 de marzo de 2015

RAJOY DESPEJA LA INCÓGNITA

                        Sin lugar a dudas, es la noticia nacional del día y así lo recogen las portadas de todos los diarios. Mariano Rajoy despeja por fin la incógnita de las candidaturas de Madrid, zanjando así todo tipo de especulaciones y aliviando los nervios, para bien o para mal, de sus compañeros. En efecto, tras dejar caer a Ignacio González o sacrificarlo, que viene a ser lo mismo, elige a Cristina Cifuentes como candidata a presidir la Comunidad de Madrid y a Esperanza Aguirre como candidata a la alcaldía de la capital de España. Dos mujeres valientes y decididas para dar la batalla más difícil como es Madrid, sin lugar a dudas algo bastante más que ganar o perder una comunidad o un ayuntamiento. Para la Comunidad ha primado, a la hora de decidir, el “caso ático” y el temor a nuevas revelaciones, como apunté días atrás; y para el Ayuntamiento, el éxito de Esperanza en todas las encuestas que la situaban en el primer lugar y la preferida respecto a otros posibles aspirantes. Mantener a González, a quien Cospedal comunica su descarte por teléfono, conllevaba asumir un riesgo peligroso e innecesario, por más que él, tras conocer la noticia, lamente que “la campaña orquestada haya condicionado” la decisión de Rajoy y sea sustituido por la Delegada del Gobierno con todas las bendiciones desde Génova. Sin menoscabar en ningún momento la presunción de inocencia, como en el resto de personas, tal como está el patio, siempre es mejor aplicar el dicho clásico de que “la mujer del César no sólo ha de ser honrada sino parecerlo”, y, por las noticias publicadas estos días (al margen de sí se deben a campaña orquestada o no), González, de entrada, aunque sea honrado (todos dicen lo mismo) no lo parecía, por lo que afrontar el PP una campaña electoral bajo el murmullo de que “cuando el río suena, agua lleva” no era políticamente lo más correcto. Acierto pues de Rajoy en la decisión final para que, al margen del color político que tenga cada quien, sean Cifuentes y Aguirre las dos guerreras populares para intentar ganar la difícil batalla por Madrid y que el PP conserve la Comunidad y el Ayuntamiento, objetivo complicado, según las encuestas, a las que, en todo caso, habrán de plantar cara así como a los populismos.
            Y si no, que le pregunten a Susana Díaz, que arranca su campaña electoral andaluza con un ataque en toda regla a Podemos, que puede erigirse en árbitro de la gobernabilidad en la Junta tras las elecciones, aunque, de entrada, el “caso Errejón” lastra el estreno de Podemos en Andalucía, pues la Universidad de Málaga propone no volver a contratar al número dos de la formación de Pablo Iglesias por “no haber desarrollado su trabajo conforme a su contrato”, en tanto que la presidenta en funciones dice que “actuará contra él”. En fin otro golpe más a la cúpula de Podemos que debe ir asumiendo que determinados comportamientos también en ellos han de ser cuestionables, invalidando a sus protagonistas para ejercer responsabilidades públicas, al igual que se exige para los miembros del resto de partidos. Nadie, con dos dedos de frente, entendería la aplicación de la ley del embudo, aplicando lo estrecho contra los contrarios y lo ancho a favor de los propios.
            Por otra parte, mientras el TC aborta que Artur Mas coloque en la ONU a una “autoridad” de Cataluña (lo que faltaba para adornar el esperpento), la policía francesa retiene a Jordi Pujol Jr. en su Lamborghini con un paquete de diez mil euros. Lo dicho, la ley del embudo, pues nadie entiende que semejante personaje siga sin ningún tipo de medidas cautelares cuando pesan sobre él demasiadas sospechas e imputaciones que a otros personajes les han costado incluso prisión preventiva. En fin, misterios sin resolver.
            En cuanto a asuntos del exterior, Pedro Morenés, el Ministro de Defensa, visita a las tropas españolas en Bagdad que entrenan al ejército iraquí, manifestando que “la presencia de EEUU en bases españolas es fundamental y apoyaremos su aumento”, justo cuando EEUU consigue reducir el paro hasta el 5´5%, el nivel previo a la crisis. Destacar asimismo que Grecia quiere que las amas de casa y los turistas recauden impuestos, según el plan de reformas de Tsipras para obtener liquidez, contemplando la posibilidad de pagar a dichas amas de casa para que actúen como espías fiscales (sin comentarios). Y, para finalizar, proliferan las cuentas de yihadistas en Twitter, unas 46.000, que, a modo de proyectiles ideológicos, propagan las ideas del Estado Islámico.

                                                Jorge Cremades Sena