domingo, 17 de abril de 2016

EL EFECTO SORIA



                        Según NCReport el PP gana un diputado más en esta semana de crisis por el asunto Soria lo que supondría, en caso de estar acertada la encuesta, que el efecto Soria no es negativo para el PP, aunque en Moncloa preocupa que el desgaste por la corrupción vuelva a truncar estos últimos avances en los sondeos que vienen experimentando los populares. Entretanto, el ya ex Ministro Soria explica lo sucedido. “Montoro hará bien en investigarme, no hallará nada” o “Me parece bien que la Agencia Tributaria investigue; no hay más sociedades vinculadas a la familia que operen en paraísos fiscales” dice Soria saliendo al paso de las insinuaciones del titular de Hacienda mientras Rajoy intenta pasar página del asunto; añade Soria, respecto a la empresa familiar que “el BBV nos recomendó montar una sociedad en Jersey por la actividad internacional que tenía nuestra empresa” que “es legal” y, respecto al Presidente, asegura “Rajoy me apoyó, otros del Gobierno no me llamaron” añadiendo “le dije al Presidente que tampoco conocía lo de Jersey” y él contesto “lo que tienes que hacer es saber por qué estás ahí”. Es decir, todo normal en circunstancias semejantes, cuando nadie ni nada, salvo en tono mitinero, acusa al ex Ministro de alguna conducta delictiva, aunque sí de su amnesia, voluntaria o no, que le llevó a dimitir o a ser cesado de forma ejemplar si nos atenemos a otros casos (dentro y fuera del PP) mucho peores, con imputaciones incluidas, que se saldaron de forma manifiestamente mejorable. Cuestión distinta es que la oposición utilice, como suele ser normal en estos casos, la corrupción, que tanto afecta a todos los partidos (especialmente a los que tuvieron acceso a la tarta del Estado) como arma arrojadiza contra el Gobierno y el partido que lo sostiene, eso sí, sufriendo una incoherente amnesia sobre la corrupción propia y cargando las tintas sobre la ajena incluso cuando, al parecer, como en este caso, no hay corrupción que valga y, por primera vez, se haya resuelto políticamente el asunto como se debe resolver. Aunque en precampaña electoral no es buen momento para hacer mudanzas, lo que procedería es un pacto de Estado entre todos los partidos (y el que no quiera que se quede fuera y desenmascarado) para que en caso de flagrantes contradicciones o mentiras, no ya de corrupción o corruptelas, el afectado se fuera a su casa truncando su carrera política…. Es lo que se suele hacer en lugares de democracias avanzadas. El problema es que aquí si practicamos tan higiénica medida nos quedaríamos casi sin políticos.
            Y siguiendo con conductas indeseables y corrupción, mientras el presidente de Ausbanc dice sobre la abogada que acusa a la Infanta que “hay que apagarla; que no suba tanto el tono”, una conversación con Manos Limpias prueba el chantaje a la defensa de Doña Cristina de Borbón. Aquí, ya ven, el que no corre, vuela.
            En cuanto a otros asuntos se refiere, preocupa el frenazo de la economía mundial que obviamente afecta a España, cuyo Gobierno, por boca de De Guindos, rebaja tres décimas las previsiones iniciales de crecimiento para este año, admitiendo que la economía está en retroceso al crecer al 2´7% en vez de al 3% previsto, aunque será el país que más crezca entre las economías importantes. Salvo que apliquemos aquello de mal de muchos consuelo de tontos, una mala noticia sin lugar a dudas. Y la “nueva política” en España, los que van a sacarla de la crisis, proponiendo más gasto… ¿de dónde?
            Pero para noticias pésimas las de los refugiados y los habitantes de los países subdesarrollados, olvidados por este primer mundo desarrollado del derroche, el despilfarro y la corrupción. El Papa Francisco, tras su visita a Lesbos, dice “después de lo que he vivido es para echarse a llorar” tras comprobar en la isla la situación de los refugiados, de los cuales, como gesto ejemplarizante y humanitario, se trae a tres familias sirias para acogerlos en El Vaticano, y recuerda a Europa que es la patria de los derechos humanos. No está exento de razón Francisco, aunque para atropello de los derechos humano más elementales el de los países subdesarrollados africanos como es el caso de Sudán del Sur, donde la limpieza étnica es un hecho contrastado, donde la ONU protege a 50.000 personas y los guerrilleros agreden sexualmente a las mujeres mientras la hambruna y las enfermedades esquilman a las familias…; dicen las sudanesas “nos violaron a todas”, “los soldados del gobierno sursudanés están siempre borrachos; cuando salimos a por leña nos están esperando”. Y esta Europa de la opulencia, y este mundo desarrollado del despilfarro, haciendo oídos sordos a tanta miseria y deshumanización…. Y con gran preocupación por las décimas que se puedan perder de crecimiento económico no vaya a ser que haya que congelar los salarios o las pensiones, que haya que recortar algún gasto superfluo o que haya que meter un par de alumnos más por aula o esperar algún tiempo más en los hospitales para ser atendidos.
Jorge Cremades Sena