domingo, 3 de abril de 2016

POSIBLE, PERO NO PROBABLE



                        Ahora los dirigentes críticos del PSOE ven “posible, pero no probable” el pacto de gobernabilidad suscrito entre PSOE, Ciudadanos y Podemos, no se sabe bien si para que gobiernen los dos primeros con la abstención de Podemos o de éstos con los socialistas y la abstención de C´s, un gobierno a tres, con todo lo que se han dicho y le han dicho a los ciudadanos, sería el colmo de la desfachatez, aunque tal como está el patio todo es posible en la viña del Señor. Además se intuye pues que para los dirigentes socialistas no críticos el pacto de gobernabilidad no sólo es posible sino también probable. De entrada tanto la dirección del PSOE como la de Podemos, coincidentes en el nuevo modelo organizativo asambleario de conducir a sus respectivos partidos, se quitan, tal como hicieron las CUP en Cataluña, las responsabilidades de encima sobre las consecuencias derivadas de la decisión que se tome trasladando a sus respectivas militancias decisión tan trascendental. Ello quiere decir que, además de los militantes socialistas (que no los votantes), el destino de España, de momento, está en manos de los 400.000 podemitas de Iglesias inscritos en el censo coyuntural y movible de Podemos, censo que, como todo el mundo sabe, y ya hay antecedentes, carece de control y cuenta con inscritos falsos, además de las manipulaciones de este tipo de sistemas que los regímenes totalitarios utilizan (Corea del Norte es el mejor de los ejemplos, pero también Cuba entre otros) en los que, casualmente, se da la coincidencia, muchas veces unánime, entre las cúpulas del partido único o con aspiración de serlo con las masas populares que, desde la miseria,  casi adoran a sus benéficos líderes con beatífica pleitesía. De estos podemitas pues depende la Presidencia que tanto desea Sánchez y sólo faltaría ya que Ciudadanos adoptase el asamblearismo organizativo para cuadrar el círculo, siendo las tres militancias, que no los votantes, quienes decidieran al final el destino futuro de los españoles, mientras sus jefes (Sánchez, Iglesias y Rivera) se blindan, por si acaso, del desgaste que ocasionaría repetir elecciones cuando el partido ganador de las mismas, con el que no quieren hablar, les oferta desde el minuto cero la posibilidad de un acuerdo de gran coalición para sacar España adelante de una vez por todas con el concurso de los tres partidos nítidamente (aunque cada vez queden más dudas) constitucionalistas y democráticos en vez de echarse al monte con un “posible, pero no probable” (aunque también) gobierno de sopa de letras ideológico que no conduce, en el mejor de los casos, a ninguna parte. A la espera pues de lo que digan los militantes circunstanciales podemitas, cuyos líderes, como el de Galicia, siguen metiendo en el mismo cesto de la “casta” a PP y PSOE aunque su líder supremo, Iglesias, no tenga reparos en favorecer un gobierno con uno de ellos.
            Y mientras Rajoy propone adoptar la hora de Canarias y acabar la jornada laboral a las seis de la tarde para facilitar la conciliación familiar e incorpora medidas del pacto entre Sánchez y Rivera, según Metroscopia en unas hipotéticas elecciones, posibles, pero, tal como está el patio, improbables (el modelo chapucero catalán del último minuto cada vez es más probable), los resultados en estimación de voto serían: PP el 27´7%, PSOE el 21%, Ciudadanos el 18´8% y Podemos el 15´9%; un escenario parecido al actual en el que seguiría ganando las elecciones el apestado PP, sacándole más o menos los mismos puntos al PSOE (ambos perderían algo de fuelle), Ciudadanos subiría y Podemos sería el gran perdedor y además el sondeo constata que el 94% de los españoles considera mala la situación política (no hay que ir a Salamanca para saberlo) y que el 64% quiere un acuerdo ya (no sabemos si el de la gran coalición o el de la sopa de letras). Pero, en fin, sólo es una encuesta.
            Por otra parte en el escenario político español se despeja una incógnita en Galicia, ya que Feijóo anuncia que aspira a otra mayoría absoluta en Galicia con la vista puesta en la política nacional que, de momento, le queda algo más alejada; en efecto, el líder popular gallego anuncia entre lágrimas que pugnará por la Xunta, lo que para algunos supone que Rajoy le deja fuera de la sucesión.
            Y para finalizar, a Kichi le crecen los problemas. La pareja que irrumpió en el último pleno del Ayuntamiento de Cádiz exigiéndole el cumplimiento de sus ofertas electorales se pregunta “¿Dónde están las casas que nos iba a dar Kichi?”, mientras anuncia una huelga de hambre, afirmando que “si morimos, el alcalde será culpable”. En fin, ni tanto ni tan calvo. Lo cierto es que ni hay casas para dar, ni el alcalde sería culpable de la hipotética muerte de la pareja. El alcalde es responsable de generar falsas expectativas de índole vital inasumibles en personas que lo están pasando muy mal, generando en ellos una frustración descomunal, y la pareja es responsable de creer que los gnomos existen tal como les dijo el dicharachero Kichi. Son los responsables, uno, el alcalde, y la otra, la pareja…. los culpables, ya ven; la culpa fue del cha cha chá. ¿Por qué no le consultan a los 400.000 podemitas circunstanciales inscritos en el censo?  
            En cuanto al fútbol se refiere destaca la remontada del Real Madrid en el Camp Nou, una victoria ante el Barça, 1-2, sabiendo sobreponerse los de Zidane al gol inicial de Piqué y a la expulsión de Sergio Ramos, con goles de Benzemá y Cristiano Ronaldo, que hubiera sido aún mayor la victoria si el árbitro no hubiera anulado un gol legal a Bale, mayor victoria y más contundente ya que la BBC hubiera marcado al completo mientras la MSN ni se hubiera estrenado. En fin, el Madrid, que todavía queda a siete puntos del Barça, se rearma más bien de cara a la Liga de Campeones y se queda a un punto del Atlético de Madrid que goleó en su estadio al Betis, 5-1.
Jorge Cremades Sena