viernes, 22 de abril de 2016

IGLESIAS SE DISCULPA, PERO…



                        El Secretario General de Podemos, Pablo Iglesias, pide disculpas por personalizar en uno de los periodistas sus críticas hacia la cobertura que realizan los medios sobre su formación política, pero se reafirma en su idea de que los informadores están “obligados profesionalmente a hablar mal” de su partido si es que quieren “prosperar” e insiste que, al margen de la personalización en uno de ellos, él dice “la verdad”. En efecto, Iglesias, tras criticar a los periodistas por “hablar mal de Podemos”, intentando denigrar incluso a Álvaro Carvajal en un acto en la Complutense, acusándoles de dar noticias falsas para “prosperar en sus medios”, tras verse abandonado por los medios asistentes al acto, que abandonan el recinto, y tras la oleada de críticas por el ataque a los medios críticos a su ideología, pide disculpas por Twitter pero no se arrepiente obviamente de su modelo ideológico respecto a la libertad de expresión y la relación de la política con los medios de comunicación: “Siento haber ofendido y pido disculpas; no debí personalizar, pero dije la verdad”, es literalmente la frase. Había asegurado en su conferencia titulada “En defensa del populismo”, en la que finalmente se quedó sólo, que “les veo con cara de miedo por primera vez a los periodistas” tras intentar desacreditar las informaciones negativas de su partido y ante la impotencia de amordazar a la prensa, poniendo en evidencia cuál es su modelo de política informativa. Obviamente asociaciones de la prensa y partidos políticos respaldan al informador agredido de forma tan sucia, mientras tanto, Podemos e IU invitan a Otegi a hablar ante la Eurocámara. Parece increíble que el líder de Podemos, surgido, al igual que su partido, del apoyo constante de determinados medios privados de comunicación (la cuota de audiencia manda) casi a piñón fijo diariamente y con las orejeras puestas contra otras opciones políticas contrarias, arremeta tan cínicamente contra aquellos medios que en una sociedad libre se permiten criticar sus proyectos o sus intervenciones, incluso acusándoles, pero sin demandarlos judicialmente, de mentir conscientemente. En definitiva, lo que hace Pablo, al margen de las disculpas obligadas, es sencillamente exponer cuál es su verdadero modelo marxista-leninista de entender la vida y las relaciones político-sociales mediante un ataque de sinceridad imparable, un lapsus espontáneo que añadir a su autoproclamado “leninismo amable” con el que ya intenta suavizar, para venderlo mejor a quien quiera comprarlo, los ácidos perfiles del modelo totalitario y liberticida que su ideología preconiza, justo para que el “miedo” del que habla, genuino fenómeno de su modelo político, no se convierta en pavor y espante a quienes de buena fe confían en su discurso adulterado en esta sociedad democrática, en este “régimen del 78” que quieren destruir. En fin, un lapsus imperdonable.   
            Entretanto, mientras el Poder Judicial justifica que los jueces cobren de Ausbanc, aunque magistrados y fiscales advierten de que el pago por cursos puede dañar la percepción de imparcialidad, José María Castellano, ex presidente de Novagalicia, manifiesta: “Avisé a todas las cajas de que Pineda era un extorsionador, pero no me hicieron caso”. Por otro lado el juez quiere que Barberá y el PP declaren por blanqueo y pide al TS imputar a la ex alcaldesa de Valencia para igualarla al resto de ediles investigados, pero el TS no podrá decidir si la imputa antes de las elecciones ya que los trámites impiden que el perceptivo suplicatorio llegue al Senado antes de la disolución de la Cámara, mientras que la senadora dice “no veo ningún motivo para dimitir, es normal que me investiguen”.
            Y mientras el Parlamento español homenajea a Cervantes con la lectura de textos de El Quijote por parte, entre otros, de diversos actores que suben a la tribuna y hacen disfrutar a los diputados junto a escolares de algún colegio, Draghi carga con dureza contra las presiones alemanas al BCE, señalando que “obedecemos a la ley, no a los políticos”. Y eso que hablamos de la UE donde hay democracia, imaginen qué no harían los políticos del régimen en otros lares y con otros modelos políticos.
            Añadir que ha muerto Prince, icono del pop, y, como señala algún medio, el cantante que renovó la música negra y la abrió al público blanco; el genio de la música ha fallecido a los 57 años de edad en su casa-estudio de Minneápolis. Descanse en paz.
Jorge Cremades Sena