lunes, 8 de agosto de 2016

ABSTENCIÓN NEGOCIADA



                        Basta echar un vistazo a los distintos medios de comunicación para constatar las disparidades existentes acerca de lo que va a hacer el PSOE en la investidura. Seguramente depende de los distintos interlocutores periodísticos tal diversidad de opiniones, lo que pone en evidencia las diversas voces que se dan entre los socialistas sobre asunto tan delicado, tan importante y tan urgente. En efecto, mientras algunos medios afirman que los barones quieren forzar la “abstención negociada” del PSOE, otros dicen que los líderes socialistas no abrirán el debate sobre la investidura, ya que consideran que “abstenerse es dar la oposición a Iglesias”; mientras unos mantienen que reconsiderarían el “no” si Sánchez lo pide o si Ciudadanos vota a Rajoy, otros relatan que los socialistas esgrimen el calendario judicial del PP en otoño para mantener su veto a Rajoy; y mientras unos publican que algunos dirigentes admiten que sólo se plantearían la abstención si Rajoy renuncia a ser candidato, otros sostienen que los barones proponen una oposición constructiva frente a Podemos y que sellarían un acuerdo escrito en el que incluirían la reforma constitucional y la financiación autonómica. División de opiniones, como en los toros, dentro del PSOE, algunas de ellas casi opuestas y contradictorias como los famosos “noes” de Sánchez, sabiendo que, al ser imposible avalar todos a la vez, en algún momento se habrá de romper la baraja y el PSOE tendrá que optar por cuál de ellos renuncia inevitablemente. Ya ven, un juego de estrategias que tiene la gobernabilidad de España patas arriba, lo que, en estos momentos, guste o no guste, depende sustancialmente de lo que decidan los socialistas. Y mientras algunos afirman que se podría aprobar el techo de gasto con apoyo de Ciudadanos antes de la investidura (no así los Presupuesto), ante tan desconcertante situación política, el popular Alfonso Alonso dice que “si no hay gobierno tras las vacaciones, la ola de indignación será enorme” y la socialista Margarita Robles afirma que “las presiones de fuera no harán cambiar de posición al PSOE ante Rajoy”, lo que me parece totalmente razonable, aunque cabe preguntarse si al final serán las presiones internas las que hagan cambiar la oposición; al fin y al cabo será el PSOE el mayor perjudicado o beneficiado de lo que haga y esa es la principal presión que tiene en estos momentos.
            En cuanto a otros asuntos cabe citar que ha muerto Gustavo Bueno, el filósofo inconformista y políticamente incorrecto; que la trama de Rodrigo Rato manejaba 108 cuentas en 18 bancos (¡menudo pajarraco!); y que la élite china apunta a España para su inversión inmobiliaria, pues los bajos precios y el visado de oro, que facilita el permiso de residencia, favorecen el interés por la adquisición de inmuebles en España. 
            Y en el exterior, muchos cubanos migrantes en Colombia hacia EEUU, prefieren morir en la selva que ser deportados, desde que la presión del gobierno de Santos les obliga arriesgarse, cuando antes esperaban tranquilamente en Turbo, un pueblo ribereño colombiano. Por otro lado Erdogán hace una gran exhibición de fuerza en Estambul, tomando sus calles cinco millones de personas para rechazar el fallido golpe de Estado, mientras el Presidente turco, arropado por todo el Gobierno y por casi toda la oposición, arenga a las masas e insiste en que, si el Parlamento lo aprueba, ratificará la pena de muerte para los golpistas.
            En cuanto a los JJOO de Río Mireia Belmonte consigue la primera medalla para España, la de bronce, en 400 metros estilo, mientras Nadal, tras un buen periodo sin competir, debuta con victoria ante Delbonis. Entretanto de nuevo la nota la dan los independentistas catalanes, en este caso desde la televisión pública, TV3, pagada por todos los catalanes, independentistas o no, que borra a España de los JJOO y celebra la medalla catalana de Mireia, por supuesto, con exhibición de la bandera catalana y total ausencia de la española en los logotipos identificativos de los países. Otra aberración intolerable más por parte de los independentistas totalitarios catalanes.
Jorge Cremades Sena