jueves, 18 de agosto de 2016

CARTA BLANCA



                        De muy diversas formas han sido interpretadas por los medios de comunicación las conclusiones de la reunión de la Ejecutiva del PP tras la posterior explicación de lo acordado en rueda de prensa por parte de Rajoy, asegurando simplemente que por unanimidad ha obtenido carta blanca para negociar con Rivera, que es, según él, para lo que se convocó la reunión. Pero al no entrar al trapo a las preguntas directas y concretas de los periodistas, contestando en su ya conocido estilo gallego, era más que previsible que en los medios florecieran todo tipo de especulaciones: que si Rajoy se resiste a ceder y crece el riesgo de terceras elecciones, que si la Ejecutiva popular ignora las condiciones de Ciudadanos, que si el Presidente no pone fecha para la investidura y evita activarla sin el concurso del PSOE, que advierte de que no habrá gobierno si persiste el bloqueo socialista, que si enfría los pactos y se prepara para otras elecciones, que si Ciudadanos le da sus votos garantizará a Rivera ir a la investidura aunque ignora sus propuestas, que asume que habrá investidura fallida y se prepara para terceras elecciones, que traslada la presión a Sánchez y le pide fecha para la investidura, que si telefoneó al líder socialista para cerrar un calendario y éste no le contestó, que si…. En fin, suposiciones y poco más, pues, en todo caso, ante la insistencia de periodistas para obtener respuestas escuetas y concretas sobre las seis condiciones, la fecha de investidura, etc etc dejó bien claro que no las iba a hacer públicas antes de planteárselas a Rivera en la inminente entrevista. Puro estilo de Rajoy, bien por estrategia o por mera naturaleza. Por su parte Sánchez, tal como se esperaba, tras reunir su Ejecutiva, insiste en el “no” definitivo a Rajoy y le exige fijar antes del viernes “día y hora” para la votación de su investidura, anunciando que, en caso contrario, presentará una moción para que Pastor fije la sesión en el Congreso,  dando el líder socialista la sensación de tener verdadera ansiedad por ver la investidura fallida; mientras tanto Rajoy, asumiendo que no logrará formar gobierno sin la abstención socialista, quiere tratar la fecha del debate con Sánchez para evitar comicios en plenas Navidades. Rivera, por su parte, espera que el Presidente acepte en la reunión con él sus condiciones, que será lo más razonable y lo más probable. Y para dar más intriga a este asunto, Moncloa afirma que telefoneó al líder socialista para cerrar un calendario con él, pero que éste ni le contestó ni se puso al teléfono, mientras que el PSOE niega dicha llamada.
            Respecto a las elecciones vascas, que también traen cola, la socialista Meritxell Batet apoya que el inhabilitado Otegi se presente a las elecciones, considerando que “ha cumplido sus obligaciones”, mientras Bildu incluye en las listas, además de a Otegi, a la etarra Elena Beloki, recientemente salida de la cárcel. Inmediatamente Sánchez, ante las desafortunadas declaraciones de su Secretaria de Estudios y Programas, sale a la palestra para corregirla y aclara que “el PSOE acatará lo que diga la Justicia”. Una vez más, lamentablemente al PSOE de Sánchez le crecen los enanos, que no dan ni una en el clavo, o las discrepancias sobre algunos asuntos se ponen en evidencia. ¿De qué se trata en este caso? Es bien sabido que sobre el inhabilitado Otegi y su presentación como candidato se oponen políticamente (al margen de lo que diga la Justicia) el PP, Ciudadanos y UPyD, mientras le apoyan (aunque no lo diga la Justicia) Podemos, PNV y Bildu, en tanto que el PSOE, en su ya congénita ambigüedad política calculada, que le llevará al final al fracaso definitivo, ni dice sí, ni dice no, sino todo lo contrario, pues no tiene opinión política al respecto y se limita simplemente a acatar lo que la Justicia diga. A Maritxell se le ve el plumero al alinearse con lo que dicen podemitas, peneuvistas y abertzales…. Al menos, la Secretaria socialista tiene algún criterio político al respecto.   
            En cuanto a otros asuntos cabe citar que la deuda pública supera el 100% del PIB y alcanza niveles de hace un siglo; y que la Presidenta de la CNMV dice al juez, sobre el “caso Bankia” que “el Banco de España no puso pegas”.
            Y en el exterior mientras Trump renueva a su equipo para remontar en las encuestas y en México se desata una guerra de cárteles por el secuestro de un hijo del “Chapo”, Erdogan vacía de presos comunes las cárceles de Turquía para llenarlas de opositores, pues ordena 38.000 excarcelaciones para poder recluir a los detenidos tras el fallido golpe de Estado…. ¿se imaginan que hubiésemos hecho lo mismo tras el fallido 23-F?
            En cuanto a los deportes, mientras en Río la selección española masculina de baloncesto se mete en semifinales tras exhibirse ante Francia, el Barça de Luis Enrique vuelve a imponerse con claridad al Sevilla de Sampaoli, 3-0, como ya hiciera en la ida, 0-2, y gana la Supercopa de España de Futbol, su primer título de la temporada.
Jorge Cremades Sena