sábado, 6 de agosto de 2016

NADIE VA A QUEBRAR AL PSOE



                        Mientras Lamban, entre otros dirigentes socialistas, respalda a Zapatero para abrir un debate interno en el PSOE, la dirección del partido desde Ferraz intenta frenar dicho debate, que pide salir del “no”, rotundo e inmovilista, a la única investidura viable, guste o no guste, tras los resultados del 26-J. Y como argumento concienzudo y razonado para avalar tan criticada decisión (incluso por bastantes ex dirigentes socialistas de prestigio y actuales barones socialistas) sale a la palestra el portavoz parlamentario Antonio Hernando asegurando que “nadie va a quebrar al Partido Socialista”. Pues bien, lleva razón Hernando, ya que, vista la evolución electoral desde el 20-D, en que comenzara Sánchez su caprichosa e incomprensible política de vetos a otros contrincantes democráticos y constitucionalistas, hasta el 26-J, con la evidencia manifiesta de sus coqueteos con Unidos Podemos y nacionalistas, afortunadamente cortados de cuajo por Ciudadanos que no estaba dispuesto a semejante chalaneo, y visto que la cúpula socialista no ha aprendido nada de dicha evolución, culminada con el castigo de los ciudadanos al PSOE en dichas elecciones (en que pierden cinco escaños), los dirigentes socialista actuales no necesitan a nadie para quebrar el Partido, ya se encargan ellos solitos de hacerlo. Por tanto, nadie va a quebrar al PSOE, atrincherado en la barrera del inmovilismo, mientras otros, como Ciudadanos, por ejemplo, hacen gestos razonables para salir de este absurdo bloqueo político en que nos hemos metido. Por su parte el Gobierno en funciones quiere negociar en “un mismo pack” el techo de gasto, los Presupuestos y la investidura de Rajoy, aunque no da fecha para tan complejo objetivo tal como están las cosas. Por otro lado, Unidos Podemos, el gran desaparecido y autodescartado de los grandes asuntos de Estado, más bien entretenido en los asuntos de comportamientos poco ejemplarizantes, cuando no delictivos, que están saliendo a la palestra en estos días, con la parálisis de su líder, Iglesias, se borra del Congreso, pues no ha presentado ninguna iniciativa últimamente, mientras, por ejemplo, el PSOE acumula ya 118 y ERC 28, en tanto que los comunistas podemitas ni siquiera dejan ya rastro de la Ley de Emergencia Social, su bandera en la pasada legislatura; simplemente se tiene constancia de la esperpéntica rueda de Prensa de Cañamero, que amaña con dos amigos (no periodistas) para que le pregunten lo que a él le interesa y así evitar que le siguieran exigiendo explicaciones por sus prácticas nepotistas en favor de sus familiares y hermanos cuando era alcalde del pequeño pueblo de El Coronil, incluido el cortijo que hoy explota uno de sus hermanos y su cuñada.
            En cuanto a otros asuntos se refiere, cabe citar que Empleo dedica 250 millones a formación, excluyendo a la patronal y a los sindicatos; y que el incendio de La Palma sigue activo y ya son 3.600 hectáreas las afectadas.
            Por lo que respecta al exterior, mientras las medidas de la UE reducen un 50% la llegada de refugiados a Europa, pero muere el doble de ellos, y mientras Francia cancela la feria de Lille para evitar atentados, Merkel cae en los sondeos tras los ataques terroristas, mientras el 76% de los alemanes cree que habrá más atentados a corto plazo y el 65% critica la gestión de la crisis de los refugiados.
            Y en medio de este panorama nacional e internacional, que no tiene desperdicio, comienzan los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, ya calificados como los juegos de la crisis, que ponen a Suramérica en el centro mediático del mundo. En efecto la cita deportiva más importante llega en plena convulsión del propio movimiento olímpico y en un país, Brasil, en recesión económica, que está en la cuerda floja. Esperemos que el caos político no manche el sueño deportivo y no enturbien el entusiasmo y la emoción de los más de 10.000 atletas que, con toda seguridad, se dispondrán a dar lo mejor de sí mismos intentando, desde la inauguración, dar todo el brillo posible a la inigualable cita deportiva mundial.
Jorge Cremades Sena