domingo, 7 de agosto de 2016

EN MANOS DE LOS LUISES



                        Mientras Podemos se queda fuera de juego tras perder toda iniciativa respecto a la gobernabilidad de España y la pertinente investidura, y mientras el PSOE sigue a lo suyo, enfangado en una verdadera crisis interna, el PP y Ciudadanos avanzan de forma positiva en su intento de negociar posibilidades de algún tipo de desbloqueo político que permita a España entrar de nuevo en la normalidad democrática e institucional. En efecto, según se publica, los equipos económicos, acercan a PP y Ciudadanos, favorecidos, entre otras cosas, por la relación entre Luis de Guindos y Luis Garicano, lo que facilita obviamente el entendimiento, por lo que no es nada descabellado afirmar que, de momento, el futuro de la gobernabilidad o al menos de intentarla está en manos de los Luises, quienes, alejados de demagogias populistas inaplicables, sabrán ajustar nuestros recursos, siempre escasos, a las necesidades más convenientes para los españoles de acuerdo con los ineludibles compromisos adquiridos como miembros de la UE. Entretanto, Susana Díaz, enfrentada a Pedro Sánchez desde que César Luena amenazara con una gestora en Andalucía, está cada vez más presionada para que dé el paso de presentarse a la Secretaría General del PSOE, aunque quiere evitar unas primarias creyendo tener más posibilidades si concurre en un Congreso directamente; para algunos, este cambio de liderazgo es la única forma de que se pueda atisbar una mínima flexibilidad del PSOE, ante la intransigente postura, aunque se hunda el mundo, de Pedro Sánchez, el Empecinado, y su cúpula dirigente, encallada en el no, no y no, a facilitar la gobernabilidad de quien ganó las elecciones, mientras dice no querer nuevos comicios, pero no aclara si volverá a protagonizar el esperpéntico acto de investidura fracasada tras el 20-D con una nueva edición de un hipotético gobierno frentista (supongo que en esta ocasión descartando a C´s) con el apoyo descabellado de todo bicho viviente que se preste a ello. Por su parte, Mariano Rajoy, se toma un respiro de fin de semana en Pontevedra, tras las negociaciones para su investidura, que nada han aclarado, salvo la disposición de Rivera a seguir negociando, mientras todo el mundo espera que aclare si se presentará a la investidura en caso de no conseguir apoyos suficientes, asunto que, a mi juicio, no debiera ni plantearse ya que no hacerlo le supondría un coste político mayor que perder la votación de investidura, al margen de que, como siempre sucede, se pudiera justificar tan irresponsable comportamiento con informes de algunos expertos a favor de la constitucionalidad del mismo. Así pues, por mero interés político personal y partidario, que no de constitucionalidad o inconstitucionalidad, me sumo a quienes piensan que Rajoy irá a la investidura, sí o sí, y que si ahora no contesta nada al respecto cuando los demás se lo piden lo hace por pura estrategia.
            Y mientras España podría perder cinco décimas del PIB sin tener gobierno, inevitablemente algunos van a quedar más tocados que otros en caso de que no haya una investidura positiva y tengamos que ir a terceros comicios, lo que supondría que, habiendo hecho los españoles nuestros deberes por partida doble, son nuestros políticos quienes no hacen los suyos al no estar a la altura de las circunstancias. Y por si sirve de algo, aunque, visto lo visto, los sondeos en nuestro país dejan mucho que desear, una encuesta que se publica hoy concluye que un 25% de los fieles de Ciudadanos cambiaría su voto en unos terceros comicios (siendo el partido que más seguidores perdería), seguido del PSOE, que perdería un 16´7%, de Podemos, que perdería un 15´7%, y del PP que perdería un 9´2% de seguidores…. Todo ello en un escenario en el que un 40% de los españoles se abstendría en caso de repetirse los comicios, es decir, un 10% más que el pasado 26-J. Pero, como siempre digo, sólo son encuestas.
            En cuanto a otros asuntos, mientras son atacadas con un machete dos policías belgas por un individuo al grito de “Alá es grande”, la ofensiva internacional pone en jaque al Estado Islámico con un asedio múltiple de la coalición antiterrorista provocándole importantes pérdidas de territorio, de recursos y de efectivos. Entretanto, el caos reina en la primera jornada de los JJOO de Río, pues, tras la espectacular inauguración, dicha jornada se ha desarrollado entre atascos, desinformación, largas colas y el colapso de los transportes; y, mientras Nadal comienza su lucha por tres medallas y el baloncesto inicia su reto, en ciclismo Purito Rodríguez, tras quedar quinto en la prueba en ruta, consiguiendo el pertinente diploma olímpico, que no medalla, confirma su retirada.
Jorge Cremades Sena