lunes, 29 de agosto de 2016

PACTO INSUFICIENTE



                        Tal como se esperaba PP y Ciudadanos cierran un pacto de investidura que, junto a CC, les garantiza 170 votos favorables en la sesión de investidura que comienza mañana. Un pacto insuficiente a todas luces si el resto de partidos (PSOE, Unidos Podemos, ERC, Convergencia, PNV y Bildu) mantiene invariable su proclamado “no” a la investidura del popular Rajoy, que quedaría bloqueada por más que haga el candidato y aunque el PP haga el pino para evitarlo. Ninguno de ellos está dispuesto a apoyarla y, lo que es peor y menos justificable, ni siquiera a abstenerse, que no supone apoyo sino simplemente permitir que haya gobierno. Por tanto Rajoy da por fallida su investidura y pide responsabilidad a los demás, especialmente al PSOE, mientras reconoce que, pese al pacto con C´s, “la formación de gobierno es un deseo más que un hecho” y denuncia que Sánchez, a quien ha llamado varias veces, “no se pone al teléfono”. En todo caso el insuficiente pacto ha visto la luz, no sin dificultades, tras la intervención personal de Rajoy y Rivera; un pacto de 28.500 millones de gasto, obviamente supeditado al cumplimiento del déficit, que, entre otras medidas, propone un plan social hasta 2020 que incluye una partida de 5.000 millones para este año, recuperar 2.800 millones de la amnistía fiscal que no se ingresaron en las arcas del Estado, tres tipos de contratos y un complemento salarial para las personas con ingresos más bajos, reforma de la ley electoral municipal que permita la elección directa de los alcaldes, mayor control del Congreso de la labor del Fiscal General del Estado y más independencia, el compromiso de igualar el permiso de paternidad de mujeres y hombres, aunque deja fuera la supresión de los aforamientos y de las diputaciones. Así Rajoy llega a la investidura con más apoyos que Zapatero en 2008, que se presentó con 169. Un pacto de 150 reformas, por el que Ciudadanos arranca al PP reformas sociales que ya acordó con el PSOE, diseñado por tanto para ganarse a los socialistas al incluir 100 medidas que Sánchez ya negoció con Ciudadanos, destacando entre ellas la dación en pago, parar la Lomce, revisar la “ley mordaza”, pacto contra la violencia de género, educación trilingüe en Cataluña, modificación en un mes de la financiación autonómica, un Senado Federal… y otra serie de asuntos que mejorarían sustancialmente la situación actual. Pero ni por esas, Sánchez ya ha anunciado que votará “no” pese al pacto, pese a los 170 escaños que lo avalan, mientras Rajoy ya anuncia que podría presentarse de nuevo, si fracasa esta semana, para evitar nuevas elecciones, mientras convoca a Sánchez a una reunión para intentar negociar con él alguna salida al bloqueo institucional.
            En cuanto a otros asuntos cabe destacar que el Corte Inglés certifica la recuperación al subir en ventas y ganar un 34% más; y que, según NCReport, Feijóo revalidaría la mayoría absoluta para el PP en Galicia si las elecciones se celebrasen ahora.
            Y en el exterior cabe citar que Rousseff trata de salvar su presidencia en su testimonio ante el Senado, buscando apoyos antes de que su destitución como presidenta de Brasil se vote esta semana; que el plebiscito sobre la paz con las FARC divide a Colombia cuando el alto el fuego definitivo acaba de entrar en vigor, entre partidarios y contrarios de que los guerrilleros vayan a la cárcel; y que Italia teme que la mafia se infiltres en la reconstrucción tras el terremoto, que ha puesto en evidencia dos Italias distintas, representadas por dos de sus pueblos, Arquata y Norcia, que sufrieron por igual el temblor, pero mientras en el primero murieron 49 personas en el segundo, que le triplica en población, se salvaron todos… simplemente habían aplicado un plan antisísmico.
Jorge Cremades Sena