domingo, 14 de agosto de 2016

PRESIÓN INTOLERABLE



                        Como si las presiones de todo tipo (tanto internas como externas) no fueran parte sustancial en la actividad política, algunos barones socialistas y algún que otro tertuliano dicen, tras el protagonismo informativo que ha adquirido el PSOE después del paso dado por PP y Ciudadanos hacía la gobernabilidad, que se trata de una “presión intolerable”, como si, tal como se publica, el malestar en C´s (como el malestar dentro del PSOE) por el inicial veto a Rajoy y la dureza contra el PP (hoy por hoy único partido viable para conformar un futuro gobierno) no hubiera sido una de las causas, junto a la presión empresarial, no hubieran sido decisivas a la hora de forzar el giro de Rivera desde su inicial “no” rotundo (tan rotundo como el de Sánchez) al hipotético “sí” actual, pasando por la famosa abstención técnica. En el cambio de estrategia de Rivera (como en la de los demás líderes políticos) influyen presiones de todo tipo, desde la connivencia de Ciudadanos con Susana Díaz y el fracasado pacto Rivera-Sánchez tras el 20-D, no del gusto de buena parte de las bases naranjas, hasta las presiones empresariales favorables a la opción centrista decidiendo que “se acabó el partido veleta” para seguir apostando por él, pasando por el propio resultado electoral, los sondeos actuales y tantos otros factores que inciden en la toma de decisiones de cualquier líder político, quien, obviamente, es libre de asumirlas o no, tan obvio como que de su acierto u error dependerá su futuro éxito o fracaso, que, al final, es la verdadera presión. No cabe pues calificar cualquier presión de “intolerable”, salvo que ésta se ejerza mediante la violencia. La realidad es que, mientras PP y Ciudadanos están decididos a pactar medidas para atraer al PSOE, utilizando el acuerdo Sánchez-Rivera como documento para la negociación, entre los socialistas sube la tensión mientras Sánchez se aferra al “no” pese al riesgo de fracturar el partido, afirmando miembros del Comité Federal que se ha enrocado para consolidar su liderazgo, que “sólo trabaja para sí mismo” y que su estrategia pasa por forzar a los críticos y a los barones a mover ficha. ¿Qué presiones son las intolerables? Que Rivera invite al PSOE a unir sus fuerzas en la oposición, que inste a Sánchez a enderezar juntos el rumbo del país, que ofrezca a Rajoy un “código ético” a cambio de mediar ante el PSOE, que haya barones socialistas pidiendo un Comité Federal y que Sánchez no consulte a la militancia y, como es tradicional en el PSOE, ejerza su liderazgo con todas las consecuencias, que Villegas, el vicesecretario general de Ciudadanos, diga que “al final el PSOE hará ese gesto imprescindible” que permita la investidura y la gobernabilidad……. ¡Cuál de ellas es intolerable! No diré yo que sea intolerable, pero sí absurdo e incomprensible, que la respuesta del PSOE de Sánchez a las condiciones que Rivera le ha presentado a Rajoy sea la petición en el Congreso de investigar al PP, cuando una de dichas condiciones, era precisamente eso. ¿No sería más razonable y comprensible aceptar públicamente las condiciones? ¿A quiénes pretenden convencer con estas triquiñuelas? Sánchez y su concienzudo equipo dirigente se siguen equivocando. En fin, sin más comentarios al respecto.
            Y mientras Unidos Podemos cede a última hora para evitar su crisis en Galicia, plegándose a todas las exigencias de En Marea de cara a las elecciones, incluida la mareante disolución de su propia identidad en la candidatura, en Euskadi el Fiscal vasco da alas a Otegi afirmando que “su argumento es legítimo”, cuestionando la inhabilitación propuesta por la Fiscalía de la Audiencia porque cree que se extinguió tras salir de la cárcel, mientras el líder abertzale, emulando a Neruda, dice con toda desfachatez que “cortarán todas las flores, pero no detendrán la primavera”…..¡Si Neruda levantara la cabeza! Entretanto Alonso, el candidato popular a lehendakari, dice que “el PSE es complaciente con Otegi y Bildu” al no sumarse a la anunciada impugnación de la candidatura por parte de PP, Ciudadanos y UPyD. Mientras tanto comienza una Semana Grande en San Sebastián contra la violencia sexual, con el eslogan “defiéndete, deja KO al agresor”, pues, en efecto, tras las agresiones en los pasados sanfermines, los ayuntamientos toman medidas para que no se repitan y el de Donostia reparte folletos aconsejando a las chicas que pongan límites claros y a los chicos que acepten que “no es no”.  
            Y en el exterior, mientras Italia se convierte en el foco de preocupación económica (la debilidad de Roma y París ensombrece la recuperación de la eurozona, en tanto que España es el segundo país que más crece, tras Eslovaquia), Venezuela es motivo de preocupación económica y política. En efecto, mientras más de 20.000 venezolanos cruzan a Colombia tras la reapertura oficial de la frontera buscando alimentos, la Justicia venezolana se rinde ante Maduro (contra quien ni siquiera puede la Asamblea Legislativa mayoritaria en el país) y, pese a la presión internacional, confirma la condena a catorce años del líder opositor Leopoldo López, quien, tras conocer la noticia, dice desde la cárcel “mamá no llores, eso es lo que quieren, vernos así, tristes; ahora más que nunca debemos estar fuertes y unidos” y Felipe González, entre otros, califica lo sucedido como un acto de “prevaricación”. Además cabe destacar que tropas rebeldes sirias expulsan al EI del estratégico enclave de Manjib y los vecinos, utilizados incluso como escudos humanos, se apresuran a desprenderse de los ropajes rigoristas impuestos por los yihadistas; y que un joven de 27 años apuñala y prende fuego a seis viajeros en un tren suizo, el atacante, armado con un cuchillo, prendió un líquido inflamable y a puñaladas sembró el terror, mientras las autoridades suizas no descartan ninguna hipótesis sobre este episodio de violencia, uno más de los que se han hecho tan frecuentes en toda Europa.
            En cuanto a los JJOO de Río se refiere, mientras  Phelps, el nadador norteamericano, vuelve por sus fueros sumando un nuevo oro en 200 estilos, la española Lydia Valentín logra bronce en halterofilia y la pareja de tenistas Nadal-López se alzan con el oro en dobles, aunque Nadal después cae en individuales ante Del Potro y tendrá que conformarse con luchar por el bronce.
Jorge Cremades Sena