miércoles, 2 de julio de 2014

CATALUÑA, QUO VADIS?

                        Prefiero hacer la pregunta en la lengua madre de la que derivan, entre otras, el catalán y el castellano, vaya a ser que, si la hago en la primera, se molesten unos y, si la hago en la segunda, se enfaden los otros. Cada nueva noticia, cada nuevo episodio del dislocado proceso independentista es un nuevo brindis al Sol que conduce a ninguna parte. Y, entretanto, Catalunya o Cataluña, ¡qué más da!, cada vez más desorientada. El Gobierno catalán utiliza todo lo que puede para hacer ver, no sé si así mismo o al resto del mundo, que su alocado y antidemocrático plan tiene apoyos sobrados para hacerse realidad. La última utilización, la de una declaración del embajador estadounidense James Costos en el sentido de que las empresas de EEUU se adaptarían a una Cataluña independiente, que ha generado un cierto malestar diplomático, a mi juicio, innecesario e injustificado. Semejante obviedad del embajador (obviamente las empresas habrían de adaptarse a cualquier circunstancia, aunque fuera la de la tercera guerra mundial), que ha dicho que sus palabras en un discurso sobre economía han sido malinterpretadas, ni merecen que García-Margallo las califique de chocantes, porque los independentistas las eleven a la categoría de un implícito apoyo al plan soberanista, que no es el caso, ni que el Gobierno español diga que Obama prometió a Rajoy apoyarle en Cataluña. Y, mientras tanto, la Asamblea Nacional Catalana, es decir, los socios de Mas, diseñan el futuro ejército catalán para después de la independencia, que contaría, según publica algún medio, con un servicio militar voluntario para desarrollar una “guerra de guerrillas”, una unidad de “operaciones encubiertas” para liberar a los catalanes secuestrados en el extranjero, barcos anfibio y corbetas con plataforma para helicópteros y una flota de embarcaciones civiles. Una especie de Marina con todas las de la ley de la “nación catalana” para entrar en la OTAN, pues, aunque todos los organismos internacionales digan lo contrario, ya se sabe que la UE, la OTAN, la ONU y todo quisqui recibirían con los brazos abiertos a la nueva nación surgida al margen de la legalidad española e internacional. Como ven, el anterior proyecto de delegar la Defensa de la Cataluña independiente al ejército francés ha quedado obsoleto. En fin, sin comentarios.  
            Igualmente sin comentarios que, al parecer, tanto el PP como el PSOE dejen para septiembre las medidas de regeneración. Por lo visto la regeneración y las leyes anticorrupción pueden esperar. No importa que el juez Ruz impute también al ex tesorero del PP, Lapuerta, por ayudar a Bárcenas, su sucesor, a apropiarse de 300.000 euros de donaciones de empresarios que acabaron en las cuentas de Suiza, vaciando así la supuesta caja B del PP. No obstante Rajoy confirma, con el apoyo de los alcaldes de las principales ciudades, su propuesta de elegir las alcaldías mediante la lista más votada que le aseguraría al PP en estos momentos unas cuarenta capitales. Por su parte, de los programas de Madina y Sánchez en su pugna por la Secretaría General del PSOE nada nuevo, poco se sabe y lo poco que se conoce es difuso e impreciso. Valga por ejemplo que la base de sus proyectos está en los “valores de la República” sin mayor precisión. No sabemos a qué república se refieren, aunque, suponiendo que sea la Segunda República Española, de ser así, no sabríamos qué cuestiones pulirían para que, en ese caso, no se volviera a repetir la tragedia que sufrieron nuestros antepasados, pues, precisamente dicho periodo, no es el ejemplo a seguir por culpa de las intransigencias de unos y de otros, ya que los valores de la tolerancia, la libertad democrática, el entendimiento y el consenso brillaron por su ausencia y, obviamente, acabó como acabó.
            En cuanto a otros asuntos se refiere, mientras Rosell dice que “un millón de amos y amas de casa están en el paro por un subsidio”, desatando la reacción de los sindicatos y de IU, se conoce el dato de que la Sanidad pública ha perdido en los dos últimos años 28.400 empleos y que los afiliados a la Seguridad Social superan los 16´7 millones por primera vez desde 2012. Datos que, al margen de la desafortunada frase de Rosell que, en todo caso sería una verdad a medias en el mejor de los casos para él, evidencian el duro golpe que la crisis ha dado al empleo (no sólo al público sino también al privado) y la incipiente recuperación que se vislumbra ahora, no sólo por el incremento de afiliados a la Seguridad Social, sino por los datos de empleo de estos últimos meses que ojalá continúen siendo positivos.
            Por otro lado, mientras Estrasburgo dice “no” al burka, apoyando que Francia lo prohíba en lugares públicos, durante la sesión inaugural del nuevo Parlamento Europeo determinados eurodiputados mostraban su eurofobia volviéndose de espaldas a la orquesta sinfónica de Estrasburgo mientras tocaba la Oda a la Alegría de Beethoven, convertida en himno de la Unión Europea. Una muestra del ambiente que se espera en la legislatura europea que ahora comienza. Por cierto, que, al margen de la crítica más que justificada que se pueda hacer a Podemos, es bueno reconocer que cuando sus propuestas son viables y mejoran la situación actual, debieran ser tenidas en cuenta. Lo cortés no quita lo valiente. Su líder Pablo Iglesias ha dicho a bombo y platillo: “Sabemos que es perfectamente legal tributar en Bélgica pero nosotros vamos a tributar en España aunque tengamos que tributar más. Es una forma de dar ejemplo”. Por supuesto Pablo, un ejemplo que, españoles o no, debieran seguir todos los eurodiputados tributando cada uno de ellos en su país. Nada que ver con otras propuestas inviables como ponerse un máximo sueldo de unos 2.000 euros, sabiendo que, sí o sí, él y todos los demás, como parte de la “casta” que tanto repudia, percibirá unos 8.000 euros brutos mensuales más dietas y comisiones. Por tanto, lo que posteriormente haga cada uno libremente con su respectivo sueldazo ya es una cuestión privada, sin relevancia pública, salvo en el ámbito de la caridad, si fuera el caso, como hacen incluso muchos millonarios con sus fortunas frente a otros que lo dedican a otros menesteres. Cuestión distinta será si, mediante propuestas concretas en el Parlamento Europeo, pretenda rebajar dichos sueldos y dietas (cada escaño europeo cuesta a todos los europeos unos 35.000 euros), así como acabar con todos los privilegios de los eurodiputados, la elitista “casta” política, según palabras del propio Iglesias, a la que ahora él mismo pertenece. Que su sueldazo lo dedique a lo que le venga en gana carece de relevancia política. Y él lo sabe o debiera saberlo. Ya hay diputados que destinan parte de su sueldo a su partido, a alguna ONG o vaya usted a saber a qué, lo que, obviamente, no le apea de la “casta”.
            Y fuera de nuestras fronteras, algunas noticias de interés. Mientras el Parlamento británico se irrita ante la firmeza española con Gibraltar y Hong Kong se echa a la calle por la democracia, Erdogan aspira de nuevo a la presidencia en Turquía para perpetuarse en el poder, en tanto que Israel se conmociona en el entierro de los tres jóvenes asesinados por Hamas. Pero la noticia más compartida y destacada en los medios es la apurada situación por la que atraviesa Sarkozy. El ex presidente francés, tras ser detenido por abuso de poder (tráfico de influencias), ha pasado a disposición del juez tras declarar durante quince horas en comisaría ante la Policía Judicial, frustrando tan insólita situación (es la primera vez que un ex presidente francés es retenido en comisaría) su regreso a la política.
            En cuanto a los deportes se refiere, Nadal se despide de Wimbledon al ser eliminado por el joven australiano Kyrgios, mientras que en el Mundial de Futbol en Brasil Messi y Di María salvan a Argentina en la prórroga, 1-0 frente a Suiza, con gol de Di María a pase de Messi en el minuto 117, en tanto que Bélgica hace lo propio, derrotando en la prórroga a EEUU por 2-1. La tónica casi general en estos octavos de final ha sido alargar los partidos a 120 minutos, ahora a esperar qué pasará en cuartos.


                                                Jorge Cremades Sena