lunes, 14 de julio de 2014

GANA EL PSOE, GANA ALEMANIA

                        El final del proceso de elección directa por los militantes socialistas de su Secretario General y el final del Mundial de futbol copan la atención mediática de este caluroso lunes de julio en que, por cierto, también finalizan las fiestas de San Fermín en Pamplona. Pedro Sánchez es el Secretario General electo del PSOE y Alemania la nueva campeona de futbol del mundo. Enhorabuena a ambos. Poco más que destacar, que no es poco, salvo el éxodo en Gaza ante la amenaza de Israel de una invasión terrestre que causa un verdadero pánico, la creación de un Banco de Desarrollo por parte de los países emergentes o la espera de 135 personas que necesitan urgentemente un trasplante cardiaco en España.
            Con una participación del 67% de la militancia socialista, que no está nada mal, aunque tal como está el partido llama la atención que más de un 30% haya pasado olímpicamente del asunto, Pedro Sánchez ha sido elegido como nuevo Secretario General del PSOE con algo más del 48´5% de votos, aventajando a Madina en más de 12 puntos y al representante de la corriente minoritaria Izquierda Socialista, Pérez Tapias, que, en todo caso ha obtenido un importante 15% de apoyos. Algunos, entre los que me encuentro, ya dijimos por escrito que Sánchez era el mejor candidato de los tres, pues, descartando a Tapias, cuya derrota era más que previsible, es el que menos lastre arrastra del periodo anterior y, por tanto, su imagen de renovación le hacía más creíble. Los militantes, a mi juicio, han acertado en la elección, aunque ello no signifique que ahora vayan a recorrer con Sánchez a la cabeza un camino de rosas. Ha ofrecido a sus rivales un Congreso, en que será nombrado oficialmente Secretario General, de unidad “para trabajar en un proyecto ganador”, dejando claro en su primer mensaje que “ha comenzado el principio del fin de Rajoy como presidente”. Buenos propósitos en un partido con vocación mayoritaria que jamás debiera haber perdido. Esperemos que se cumpla aquello de más vale tarde que nunca. Cuestión distinta es si a Pedro le va a temblar el pulso a la hora de hacer la necesaria limpieza que el PSOE necesita, pues sin duda alguna surgirán reticencias y resistencias interesadas que se lo pondrán difícil. Sería lo peor para el PSOE y para España, que necesita una sólida alternativa de gobierno con un proyecto progresista, viable y creíble, de corte socialdemócrata, distinto del proyecto conservador del PP por un lado, de los proyectos populistas de los partidos que dicen estar a su izquierda por otro lado y firme ante los aventurerismos independentistas. Esperemos que Pedro, al contar con el plus de legitimidad y poder que le supone haber sido elegido, por primera vez en la historia, de forma directa por la militancia, sea capaz de hacer entender a tantos aparatos, a tantos barones territoriales y a tantas familias y clientelas que el bien general de todos los españoles debe ser el objetivo claro y prioritario del partido y que así debe ser percibido por la ciudadanía, caiga quien caiga.
            En cuanto al Mundial de Futbol Brasil-2014, cuya final ha eclipsado el noveno triunfo consecutivo de Márquez en motociclismo, ganó quien a lo largo de todo el evento más se lo merecía. Alemania, no sin dificultades, se impuso en Maracaná en la final a una Argentina rácana con un gol de Gotzen en la segunda parte de la prórroga. Curiosamente un Messi muy apagado, casi desaparecido en el partido, como en casi todo el mundial, fue galardonado, para asombro de todos y de él mismo, como el mejor futbolista o balón de oro, cuando otros varios jugadores, a juicio de todos, han destacado mucho más que el argentino. En fin, sin quitar mérito a la valía demostrada de Messi a lo largo de su carrera, pero teniendo en cuenta su mediocre actuación en el mundial, da la sensación de que algunos jugadores nacen con estrellas mientras otros están estrellados. ¿Qué le hubiesen concedido si en el último minuto de la prórroga ya con el 1-0 en contra hubiese metido el gol de falta en vez de tirar el balón a las nubes? Imagínenselo ustedes.


                                                Jorge Cremades Sena