miércoles, 30 de julio de 2014

EN EL PEOR MOMENTO

                        Justo en el peor momento para PP y CiU Rajoy recibe a Mas en La Moncloa. En efecto, acabada la investigación de la fase inicial del caso Gürtel, la comprendida entre 1999 y 2005, el juez Ruz lleva al banquillo nada menos que a 45 personas, imputando entre ellos a los ex tesoreros Bárcenas, Sánchis y Lapuerta, para esclarecer la red de enriquecimiento de cargos del PP (para algunos, la trama de financiación ilegal del partido), el nubarrón más negro que amenaza a los populares en asuntos de corrupción. Y, en efecto, si en CDC, con su sede embargada por casos de corrupción, no fuera suficiente la degradación de Pujol, que acaba de renunciar a todo tipo de privilegios y honores como ex president, el propio juez Ruz investiga a su hijo Jordi Pujol Ferrusola por una comisión cercana a los diez millones de euros en Méjico, obviamente, como en otros supuestos, con empresas por medio que trabajan para la Generalitat. Así el Molt Honorable Pujol, confeso de actuar en la ilegalidad, deja de serlo, y el Molt Honorable Mas, su sucesor, viene a Madrid dispuesto a seguir actuando dentro de la ilegalidad que supone empeñarse en mantener la consulta catalana. Por más que el “caso Pujol” marque la reunión y, para diluir el problema, se abra el foco de la entrevista a otros asuntos, poco se espera de la entrevista cuando de antemano, en el tema esencial, las cartas están marcadas. El escándalo Pujol, quien parece ser que va a alegar motivos de salud para no comparecer en el Parlament, que, excepto CiU, solicita toda la oposición, no va a afectar al proyecto soberanista, pues, según el Gobierno catalán “la consulta no está debilitada”, por ilegal que sea. Que el clan Pujol haya acumulado una astronómica fortuna, que la haya tenido oculta y sin contribuir al erario público, que se hayan cobrado comisiones y mordidas millonarias por servicios ni siquiera prestados, que el clan esté enredado en asuntos judiciales desde la época del padre de Pujol y continúe con varios de sus nietos y que sea “vox populi” en toda Cataluña este escándalo mayúsculo de corrupción casi institucionalizada, parece no afectar políticamente al, hasta ahora, Molt Honorable Artur Mas ni a su coalición, CiU, pues todo queda reducido a un mero asunto privado y familiar que sólo le causa dolor y compasión. No le causa compasión las penurias de muchos catalanes afectados por estas chorizadas indecentes o por el despilfarro en el proyecto ilegal soberanista que les ha obligado a recortar servicios públicos básicos, incluso con más intensidad que los del Gobierno central, con el beneplácito, cuando no la colaboración, de los políticos de izquierdas que dirigen ERC. En fin, siendo realistas, poco que esperar de la entrevista Rajoy-Mas.
            Cambiando de temas, para que no nos sigan dando ganas de vomitar, señalar que, mientras las plusvalías de los mayores de 65 años, según la reforma fiscal, no tributarán, Empleo activará un plan para parados de larga duración. La reunión de Rajoy con la patronal y los sindicatos, en la que se reconoce la salida de la depresión económica, es una buena imagen y da sus frutos, entre ellos el pacto con sindicatos para dar ayudas a los parados sin ingresos. Y es que ya se vislumbra una luz al final del túnel. El Gobierno eleva las previsiones de crecimiento económico tras la evolución del semestre, confirmando Guindos que se revisarán al alza en septiembre, en torno al 1´5% para 2014 y el 2% para 2015, frente a la previsión actual del 1-2% y el 1´8% respectivamente. Ahora de lo que debiera tratarse es de que, aliviada la crítica situación económica y financiera de hace bien poco, la recuperación económica se traduzca en políticas de solidaridad que lleguen lo antes posible a quienes peor lo están pasando y menos recursos tienen.
            Tampoco están nada mal las declaraciones de Sánchez como Secretario General del PSOE en su primera entrevista a un medio de comunicación. Su contundente afirmación de que “debemos anteponer los intereses de España a los intereses de los partidos” o de que “los que proponen no pagar la deuda pública no explican que a quien realmente perjudica esta medida es al trabajador que gana 600 euros” demuestran su talante responsable y despejan algunas incertidumbres, supongo que anecdóticas, como la de no votar a Juncker. Que diga “defiendo la unión de España y defenderé a los que de verdad hacen patria con su esfuerzo y trabajo, la clase media” es un ejercicio de realismo y equilibrio ya que, al margen de demagogias, quienes están siendo más machacados por la crisis son las trabajadoras clases medias, las que, además, soportan siempre el mayor peso en el sostenimiento del Estado. Que exija que “Pujol tiene que explicar el origen del dinero en paraísos fiscales” y que es “partidario de abrir una comisión en el Parlament” conecta no sólo con el resto de partidos, excepto CiU, sino con el sentir mayoritario de la ciudadanía que espera llegar hasta el final en un asunto tan indeseable. Y que sobre la reunión con Rajoy diga que coincidió con él “en que la consulta de Mas es ilegal” pero que a su juicio “la manera de defender la Constitución es renovarla, no petrificarla” no deja de ser más que una obviedad (la ilegalidad de la consulta es una evidencia para el derecho nacional e internacional) y una salida astuta ante las veleidades anteriores del PSOE y especialmente las meteduras de pata del PSC, pues, claro que la Constitución es renovable, faltaría más, y no debe ser petrificada, aunque obviamente la renovación deba hacerse no sólo en el momento oportuno, sino también con los procedimientos que en ella se recogen para su propia renovación.
            Finalizo destacando que el Papa acepta la renuncia de Rouco Varela que propicia un relevo inmediato en el arzobispado de Madrid. Entretanto, EEUU y la UE aprueban las sanciones más duras contra Rusia por no respetar la integridad territorial de Ucrania, mientras en China se investiga la posible corrupción de un miembro de su cúpula política. Como ven, en todos los sitios cuecen habas, pero a nadie le gustaría estar en la situación del citado dirigente chino, pues allí no se andan con chinitas a la hora de resolver asuntos de corrupción. No digo yo que aquí procedamos igual, pero… un poquito más contundentes…¡por qué no! Al menos para que no se rían de los ciudadanos honrados que son la inmensa mayoría.

                                                Jorge Cremades Sena