lunes, 21 de julio de 2014

UCRANIA, ISRAEL Y CATALUÑA

                        Son los tres lugares del mundo que más interés mediático generan en el día de hoy. El conflicto generado desde que Ucrania decidiera soltar amarras con Rusia para acercarse a Europa, el viejo conflicto árabe-israelí, surgido desde el mismo instante en que, tras la segunda guerra mundial, se tomara la decisión de crear un estado judío propio, y el conflicto inventado por los nacionalistas catalanes de CIU entregándose de pies y manos al independentismo crónico de la minoritaria ERC, sacándola de las cenizas en que había quedado sepultada tras la nefasta gestión del nefasto gobierno tripartito de Montilla, están, hoy por hoy, entre los asuntos más preocupantes, no sólo para sus respectivos territorios, sino también para toda Europa e incluso para buena parte del resto del mundo. Y lo peor es que, en vez de apuntar a vías de solución, los citados conflictos se agravan día a día sin que, al parecer, nadie sea capaz de solucionarlo democráticamente.
            Por si no fuera suficiente con la adjudicación de Crimea por parte de Rusia, el movimiento prorruso en el este de Ucrania, un Estado internacionalmente reconocido cuya integridad territorial debiera ser asegurada aunque sólo fuese como aviso a navegantes, más que bien visto por Putin y compañía, amenaza la paz y la estabilidad europea, pues el derribo del avión malasio por un misil le imprime un carácter que excede cualquier dimensión de lo que debiera ser, en todo caso, un conflicto interno. El gobierno ruso cada vez más acorralado, se queda solo ante la unánime exigencia de los líderes mundiales de que colabore en finiquitar la guerra y en la aclaración de la autoría de tan cruel atentado aéreo. Putin hace mutis por el foro, mientras, al parecer, los prorrusos roban los cadáveres y eliminan pruebas, ocultándoselas a los observadores de la OSCE, que, a pesar del clamor internacional, no tienen pleno acceso al área del siniestro.   
            En cuanto al latente e intermitente conflicto entre Israel y Palestina, lamentablemente cada vez son más alarmantes las noticias, al extremo de que en la progresiva escalada bélica en la franja de Gaza, se ha vivido el día más sangriento y mortífero desde que se iniciara este último episodio bélico. Un centenar de palestinos y trece soldados israelíes muertos, además de los miles y miles de personas que huyen hacia el interior de la franja, es un trágico balance, que algunos califican de masacre en toda regla en Gaza, desde que, ante la negativa de Hamás de aceptar una tregua, Israel llevase a cabo, previo aviso, un ataque por tierra, mar y aire contra dicha organización. Un conflicto viejo que, después de sesenta y cinco años nada menos, con sus altibajos en la siempre difícil convivencia, en vez de remitir cada vez parece recrudecerse sin remedio alguno con el uso de la violencia como único lenguaje para la solución.
            Y qué decir de Cataluña. Qué decir de España y su conflicto territorial. Mientras de un lado ETA pide a sus militantes que se “sumerjan” en Bildu y Sortu, con el ojo puesto en el independentismo de Esuskadi, en Cataluña los independentistas siguen a la suya, en tanto que el resto de fuerzas políticas, económicas y sociales en su conjunto conforman una empanada mental sin precedentes. El PSC de Iceta con total apoyo de Sánchez, el nuevo líder del PSOE, con su propuesta de Estado Federal (como si eso solucionase el problema), plantea que “No habrá solución sin consulta”, por tanto su jefe en Madrid, apoyado por Susana Díaz desde Andalucía, piensa proponer a Rajoy un pacto frente al reto soberanista para reformar la Constitución (supongo que, obviamente, sin saltarse los procedimientos que la propia Constitución establece al efecto). Los empresarios advierten a Mas ante su reunión con Rajoy que “mejor financiación que secesión”. Rajoy y el PP mantiene que, menos de la consulta ilegal, se puede hablar de todo. El TC dará en mano a Mas la suspensión de la consulta que le reclamará el Gobierno para que el President catalán no burle la prohibición de la misma el próximo 9-N. Entretanto Durán i Lleida por fin abandona la dirección de CiU en vísperas de la entrevista Rajoy-Mas. Entre todos, la casa sin barrer. Pero ¿qué dice la ANC que es quien lleva la voz cantante en el asunto? Está bien claro, presiona por activa y pasiva a Mas, que, según parece, no se siente incómodo con la presión, advirtiéndole que no admitirá “terceras vías” en tanto que promueve en la calle la agitación y el rechazo a que los catalanes sigan siendo españoles. Conociendo el percal, parece de una ingenuidad sospechosa que algunos piensen en atajos, reformas o mecanismos forzados para complacer el capricho de quienes sencillamente quieren quebrantar la integridad territorial de España, ya sea su estado unitario, federal, confederal o extraterrestre. Y ante ello ni caben medias tintas, ni ingenuos planteamientos. Los estados federales lo son por la expresa voluntad de sus territorios de conformar, por el bien de todos, un proyecto común. Pero eso no es lo que pasa en España, donde lo que se plantea es justo todo lo contrario. De no ser así, nadie rompería la estructura actual autonómica que en muchos aspectos rebasa las competencias de muchos estados federales. Esta es la verdadera tragedia que, en el mejor de los casos, supondría, salvo que con todo rigor se exija la legalidad, una prolongación de la agonía española.
            Y con este panorama, mientras doce autonomías ignoran a Wert y no impondrán los libros de su ley educativa (aquí cada uno hace lo que le viene en gana), el 63% de los españoles cree que la imagen de la Monarquía ha mejorado con la abdicación de Juan Carlos y casi el 74% valora positivamente que el primer viaje de Felipe VI haya sido a Cataluña, a pesar de la acometida progresiva en favor de una República Española. Seguramente muchos estarán pensando que, tal como nos lo montamos aquí en España, más vale que la Jefatura del Estado, aunque desposeída de poderes, esté en manos de Felipe o el monarca correspondiente, al margen de ideologías políticas, que en personajes como Felipe González, Aznar o Zapatero que con toda probabilidad serían por su trayectoria los principales candidatos,
            Finalizo con tres noticias: el fuego devora 3.000 hectáreas en Guadalajara, uno de los problemas medioambientales de nuestras tierras; la delincuencia alcanza el nivel más bajo en una década, ya era hora; y, Holanda se resiste a que Guindos dirija el Eurogrupo, veremos en que queda el asunto.


                                                Jorge Cremades Sena